jueves, 9 de julio de 2020

Otro capítulo de “El Nuevo gobierno de Sancho”: El Obedientista - Antonio Caponnetto

Castellani apócrifo: 

EL OBEDIENTISTA


Por ANTONIO CAPONNETTO

Exiguamente púsose el sol ese día, violando la fase segunda de la cuarentena, y huyendo a gatas del testeo obligatorio ordenado por el hidrofóbico rabí Pedrosky Sabueso, cuando Sancho se entretenía con un mondadientes, a la par que entonaba salmodias de su tierra. Aunque de a ratos, claro, y no pudiendo con su natural zafio, le interpolaba a las preces una coplilla cuasiquevediana, con aires de carnestolenda:

Diz que el obispo es miedoso,
con los curas, por su edad,
si todos son mozos fuertes,
podréis su estancia acortad.
Labradores y artesanos
le han dado la solución,
proponiendo a su mancebo
que siga la tradición.

        Con un rubor que no llegaba a ser señal de metanoia, detuvo el Gobernador su chusco cantejondo, al entrever a media distancia al Edecán, quien venía de atribuciones a requerirlo.

        -¡Sobresaliencia!, dispense usté el interruptus, pero lo aguardan prestos en la Basílica Pachamama, al parecer, por una nueva Querella de las Investiduras.

        -Tate, tate, follón; que a mi las pilchas me las lava Sanchica, y no ando en querellas por unas bragas más o un jubón menos. <Que a cada paje su ropaje>; <A ropa de terciopelo, dos dueñas y un escudero>; <Ni en verano sin ropa ni en invierno sin bota>; y <está el que viste decente o el hijo del presidente...>

        -Vuesa Estupendidad, me permito recordaros que no ha renovado aún vuestro permiso de libre circulación de refranes, ni están rotulados estos como insumos esenciales...

        Iba Sancho a darle dos lonjadas recias al coagente, cuando recordó que sólo estaba autorizado a hacerlo los días pares; y se limitó a mirarlo fijo. Gesto que repitieron los demás de la comitiva, por disciplina partidaria.

        Fue llegar primero al <Salón de la Neonormalidad>, tomar sus antañones atributos regios, y dirigirse a la sede del Basileus Pachamámico, en donde le indicaron que aguardara posando sus ancas espaciosas en mullida silla gestatoria.

        De pronto aparecieron dos sujetos de extraña facha. Érase uno con talla de canijo o retaco, despoblada la calabaza, semblante tieso cuanto engolado, andar de gorgojo huidizo y pompa versallesca, más ficta que pandemia de Fernández. De la su boca expedía un grito enajenado, compatible con la palabra “¡Obediencia!”,que repetía cual lunático fluyente del Borda.

        Un paso y medio por detrás del menino, giboso, anteojuno y desprolijamente embarbetado, seguíale una especie de mimo, envuelto todo él en un felpudo gris. Tanto cubríalo la moqueta que dudábase en el ambiente de si era hombre o estera, y por ende si correspondía o no el protocolo cortesano cuidadosamente previsto.

        No se aguantaba Sancho un segundo más tamaña incógnita, y creyendo que nadie lo escuchaba le preguntó al Maestre de Campo:

        -Groso, ¡decime ya quiénes son estos tipos!

        -¡Su Brillantez!, la larva, perdón, el más bajo, es Monsiñori Obediencia Servil. Del que lo sigue gacho, si alguna vez tuvo buen nombre, lo ha perdido. Sólo sabemos que es el Postulador de la Causa de Beatificación de Caín. Las mozas viñateras (dispense el hipertexto griego) lo llaman “El lameculo”.

        -¡Pardiez!, farfulló el buen Sancho, mientras se santiguaba varias veces, compulsivamente. ¿Y qué tendrá el petiso?, le inquirió al Maestre de Campo, recordando un hexámetro homérico que le enseñara Ricki Mirifica en las danzas palaciegas. Dejémosle hablar:

        -¡Obediencia, obediencia, obediencia; todos a mí, obedecedme. Fiat voluntas mea!

-¡Pronto!- reaccionó Sancho- traigan al Dr. Wikipedia y a un urólogo. Al primero para que me traduzca los latines, y al segundo porque si no entendí mal tiene algún problema de micción...

        -Sosiégate Monsiñori, y mientras llegan las Altas Jerarquías de la <Escuela de Traductores Apache Tevez> y el urólogo de guardia, dime porqué y para qué; quiénes y cuándo y cómo procuras que te obedezcan.

        - Eminencia:Soy hijo espiritual de los ilustres Cardenales Focito y Panchamplas; hombres de mi siglo y del Siglo. Sé comer con trinchante y cuchillo. Puedo rascarme la aurícula diestra con la mano del mismo flanco. Ha entrado en tórculos y está pronta a editarse una autobiografía titulada: “Aprended de mí. O de la modestia”. Lo que trato de decirle es que soy un hombre cultísimo, superior al resto, y ni qué decir a mis predecesores en esta diócesis aldeano-oscurantista. Lo puede leer en el Aquinate en la quaestio seventy-seven,four. ¡Mando y ordeno, prescribo y preceptúo que todo el mundo tome la eucaristía en la mano; sin excepciones, así sea manco, tullido, Scioli, Cervantes o René Lavand. La hostia en la mano, ya; y al que desobedece, descomulga, se abstiene, razona, duda o arguye en contra, leña, afuera, out. Obediencia, obediencia, obe...

        Perplejo y colérico Sancho ante lo que acababa de oir, se disponía a tronar, acallando al Monsiñori, cuando el discreto Dr. Wikipedia, que había seguido de cerca el vocerío del orate, arrimándosele al Jefe con estudiada cautela, le susurra en la de Eustaquio:

          -Perdone su Gloriositud, pero considere vosé que el chaparro, macanea y trucha las citas del Aquinate. No se deje impresionar...

          -¡Impresionarme yo!, vociferó el buen Sancho. ¡¿Cómo te atreves Monsiñori Servil, y tú cón él de ladero, Padre Felpudo o como te llamen las santas hembras de la ínsula; digo, cómo te atreves a imponer la Santa Hostia obligatoriamente, de un modo distinto al que la recibió la mismísima Virgen Santa, según cuenta Sor María de Jesús de Agreda, sacristana que fuera, ya en edad canónica, del párroco de mi villa?!. ¡¿Cómo, cómo te atreves zopenco, a propender irreverencias, decretar impiedades, abolir siglos de recta latría y prácticas devocionales más antañonas que la misma Caballería?! ¿Cómo osas imperar sobre los tuyos, emulado al déspota Calí Gula o cuál fuera el pecado capital del gringo? Va te faire foutre, agregó, para que vieran que él también era culto, y medio políglota.

        Poseído de santo furor –aunque el vulgo llamaba apenas calenturas o tanadas- el Gobernador profirió las últimas imprecaciones contra los visitantes, a la par que los expulsaba del templo pachamámico a golpes de su propia y bien regada andorga. Lo que viéndose la escena, se sumaron otros mondongos y curvaturas propia tropa, algunos de cuyos más osados portadores, acompasaron la justiciera expulsión con onomatopeyas de flato.

        Recuperado el recinto y vuelto a la calma con la ayuda de un personal trainer de gorro mazorquero, el gobernador promulgó la siguiente:

SENTENCIA

        -En reparación por sus agravios y vejámenes múltiples al Cielo y a la tierra, a Dios y a los hombres, Monsiñori Obediencia Servil se dedicará a entregar la Sagrada Forma, de rodillas y en la boca, a los enfermos de lepra, albarazo, malatía, y toda peste contagiosa que ande dispersa por la diócesis. Aguantará incluso, a pie firme, y cara a cara, los estornudos y las toses de niños y ancianos circundantes.

        -Hará adoración nocturna, con genuflexión doble, y espalda en 90º, cuatro días a la semana; vigilando que no duerma ni desfallezca, Fray Alberto Cejas Tacuara O.R (Orden de los Resucitados). Misma pena cabrá para sus secuaces hasta hoy visibles.

        -Rendirá examen semestral de <Milagros Eucarísticos>, ante el Sacro Tribunal de los maestros Lanciano, Orvieto y Ferrara, con facultad la mesa tribunalicia para darle con el puntero en las yemas, en caso de aplazamiento. O si prefiere en la boca, pues son partes igualmente aptas en este caso.

        -La Basílica, ahora denominada De la Pachamama, se consagrará a San León, quedando la sana feligresía en libertad polisémica para pensar si tal advocación se debe a Degrelle, a Kruk o a León I, pontífice santo.

ºººººº

        Pronunciada la cual dio Sancho la señal de los festejos, consistentes los mismos en una suelta de seminaristas, una quema de barbijos, trescientas rupturas de la distancia social y una palenormalidad seguida de abrazos, besos y conyugales rozamientos de nalgas.

sábado, 4 de julio de 2020

Jesús en el Talmud

Artículo publicado en la revista EINSICHT, año 43, núm. 4 (Junio de 2013), págs. 54-56. Visto en el blog Miles Christi

JESUS EN EL TALMUD: ¿HA VENCIDO CAIFAS, Y NO EL GALILEO?
Una nueva mirada a la presentación del Redentor en el antiguo Talmud

Reseña por el docente Dr. Friedrich Romig


Una comparación entre la Revelación y Nostra aetate sobre el problema judío

Por SÍ SÍ NO NO - Visto en ADELANTE LA FE



I – La Divina Revelación

San Pablo – Epístola a los Romanos

San Pablo, en la Epístola a los Romanos (I, 6) escribe: “El Evangelio es una fuerza de Dios para la salvación del que cree: primero para el Judío y después para el Gentil”.

Santo Tomás de Aquino, en su Expositio in Epistolam ad Romanos (cap I, lección VI, n. 101), comenta: “Es necesario considerar para quién es salvación el Evangelio. En verdad, no es solo de los Judíos, sino también de los Gentiles: “En primer lugar del Judío y también del Gentil”. Pues bien, “en primer lugar al Judío” se refiere en cuanto al orden cronológico de la salvación: los Judíos son los primeros porque, coronológicamente, a ellos les fueron dirigidas en primer lugar las promesas, después a los Paganos. Por tanto, “en primer lugar al Judío” no se refiere ontológicamente en cuanto a la obtención – durante el tiempo – de la salvación, para la cual no existe distinción ni prioridad de valor intrínseco entre Judíos y Gentiles. En efecto, ambos consiguen una misma retribución”. Y por este motivo, Jesús envía a sus Apóstoles a predicar, en el tiempo, primero a los Judíos y después a los Gentiles, mientras que Él mismo predicó solo a los Judíos y solamente en ciertas situaciones excepcionales a algún Pagano.

viernes, 3 de julio de 2020

TRADIFARISEÍSMO

Si los tradicionalistas tenemos la verdad, es por un regalo, por una gracia de Dios. Pero la luz de la fe verdadera es para iluminar a los hombres en orden a la salvación eterna, no para querer deslumbrarlos haciendo gala de conocimientos, ni para aplastarlos.


Cuidado con el calificativo de “modernistas”. No miremos con desdén al resto de los católicos, a los que solemos llamar modernistas a secas, pues, en su inmensa mayoría, son víctimas de los salteadores que los despojan de la verdadera fe.

Cuidado, porque esos, muchas veces, muchísimas, son eso: víctimas, no victimarios. No son los asaltantes de la parábola, sino el hombre asaltado.

Pensemos, por ejemplo, en el inmenso bien espiritual que, en su gran simplicidad, con sus fervorosas oraciones hacen esas ancianas “modernistas”, devotas verdaderas del Rosario, infaltables en las Parroquias; pensemos en esas monjas “modernistas” de clausura que, pese a la Misa Nueva y a las malas prédicas, viven enteramente crucificadas por causa de su caridad ardentísima.

Pensemos en esos "Sacerdotes" y laicos que se esfuerzan sinceramente por alcanzar la santidad, a pesar de tener que respirar cada día el humo liberal que ha entrado en el templo mediante la grieta excavada desde dentro por una Jerarquía de traidores.

Cuidado con el desprecio del prójimo: no nos vaya a suceder que estemos haciendo a veces la oración del fariseo:

Te doy gracias, Señor, 
porque no soy como los demás hombres, 
ni como esos estúpidos e ignorantes 
modernistas de las Parroquias.

Cuidado: peor que ser hereje material modernista es ser un orgulloso tradicionalista, porque Dios resiste a los soberbios y da su gracia a los humildes (1 Pe 5, 5).

Cuidado con la soberbia.

El orgullo farisaico es la gran tentación de los tradicionalistas. 

Los fariseos fueron los descendientes de los asideos, esos mártires y héroes tradicionalistas que combatieron a las órdenes de los Macabeos.

Cuidado con la soberbia. A esos que parecen vivir de diatribas y discusiones, habría que preguntarles qué es más importante: si tener razón o tener caridad. 

Si los tradicionalistas tenemos la verdad, es por un regalo, por una gracia de Dios. Pero la luz de la fe verdadera es para iluminar a los hombres en orden a la salvación eterna, no para querer deslumbrarlos haciendo gala de conocimientos, ni para aplastarlos.

Dios nos haga caritativos y humildes.

Ciertamente, los tradicionalistas debemos ser el buen samaritano especialmente para con todas las pobres ovejas asaltadas y heridas por esos ministros del diablo que les dan a beber el veneno liberal y modernista.

Estos últimos se comportan como los ladrones de la parábola, de modo mucho más criminal que el Sacerdote y el levita, que pecaron sólo por omisión.

Estos ladrones son la Jerarquía liberal que objetivamente despoja y asesina a las almas desde esa verdadera emboscada que fue el Vaticano II.

Con estos envenenadores de las almas no cabe buscar cooperación ni concordia alguna, ni menos aceptar la posibilidad de someterse un día a su poder destructor.

Si el samaritano hubiera pretendido ponerse a las órdenes de los ladrones, no habría hecho con eso un acto de caridad, sino la mayor insensatez imaginable.

Y habría terminado robando, o robado y medio muerto él también.

Todopoderoso, para que las misericordias del Señor nos alcancen cuanto antes. Somete al dragón, la antigua serpiente que es diablo y Satán, encadénalo y precipítalo en el abismo, para que no pueda seducir a los pueblos. Amén

- He aquí la Cruz del Señor, huyan potencias enemigas.
Venció el León de Judá, el retoño de David
-Que tus misericordias, Oh Señor se realicen sobre nosotros.
Como hemos esperado de ti.
-Señor, escucha mi oración
Y que mis gritos se eleven hasta ti.


Oh Dios Padre Nuestro Señor Jesucristo, invocamos tu Santo Nombre, e imploramos insistentemente tu clemencia para que por la intercesión de María inmaculada siempre Virgen, nuestra Madre, y del glorioso san Miguel arcángel, te dignes auxiliarnos contra Satán y todos los otros espíritus inmundos que recorren la tierra para dañar al género humano y perder las almas. Amén


Los cuatro obispos de la "Resistencia" (dirigida por Mons. Williamson) expresan su apoyo a Mons. Viganò

COMENTARIOS ELEISON
Su Excelencia Richard Williamson
Declaración de Apoyo
27 de junio de 2020
Número DCLXXVI (676)


Quiera Dios que muchos Obispos amigos de Viganò
Tomen su espada de él para luchar por la Iglesia

Su Excelencia, el Arzobispo Viganò,

Hace varios días, uno de los cuatro obispos que se esfuerzan dentro de la Iglesia por mantener la defensa de la Fe de acuerdo con el ejemplo puesto por Monseñor Lefebvre, le escribió una carta de felicitación y apoyo a su carta del 9 de junio, en la que usted remite al Concilio Vaticano II (1962–1965) la actual crisis de la Iglesia. Con esta nueva carta para usted, todos cuatro obispos desean expresarle públicamente las mismas felicitaciones y apoyo en sus difíciles circunstancias actuales. Esencialmente repetimos lo que le escribió Mons. Tomás, sólo un poco abreviado –

Es un deber de conciencia frente a toda la Iglesia que esta carta venga a darle apoyo público en su reciente denuncia de la crisis que atraviesa la Iglesia, y de sus orígenes en el Concilio Vaticano II. Santo Tomás de Aquino enseña que no hay obligación de profesar la Fe en todo momento, pero cuando la Fe está en peligro, entonces hay un grave deber de profesarla, incluso a riesgo de la vida.

¿Puede alguien hoy negar la crisis sin precedentes de la Iglesia, que golpea profundamente al sacerdocio católico? Sin embargo, los sacerdotes verdaderamente católicos son absolutamente necesarios para el Santo Sacrificio de la Misa y para el mantenimiento de la santa doctrina. Cuando las autoridades legítimas de la Iglesia se niegan a actuar de acuerdo con la intención de la Iglesia, ningún obispo puede simplemente resistir en la Fe, como lo puede hacer un laico. Ante Dios, de quien recibimos nuestro episcopado, declaramos por nuestra consagración con la plenitud del Orden Sagrado que en la presente crisis no sólo es lícito, sino que es nuestro deber obligado usar estos poderes para el bien de las almas.

En su carta del 6 de junio, con una claridad y sinceridad admirables, Su Excelencia reconoce cómo el clero y los fieles católicos fueron engañados cuando el Concilio introdujo nuevas direcciones originadas en la conspiración anticristiana. Es doloroso observar la lamentable ceguera de tantos colegas del episcopado y del sacerdocio que no ven, o no quieren ver, la crisis actual y la necesidad de resistir al modernismo que ahora reina supremo, y a la secta conciliar que se atrinchera en los niveles más altos de la Iglesia. Esta resistencia es totalmente legal y de acuerdo con la voluntad de la Iglesia perdurable. Un obispo debe, en efecto, cumplir la misión que se le ha encomendado: transmitir todo lo que pueda y deba transmitirse por la plenitud de sus Órdenes para la conservación de la Fe: “Tradidi quod et accepi”.

Por su antiliberalismo y antimodernismo, en junio de 1988 el arzobispo Marcel Lefebvre y el obispo Antonio de Castro Mayer, para salvar el tesoro de la Tradición Católica del modernismo y de la Nueva Misa y las reformas del Concilio, procedieron a consagrar cuatro obispos en la llamada “Operación de Supervivencia”, garantizando así que la gracia y la doctrina inmutable seguirían siendo transmitidas. Como sus herederos, queremos expresar nuestra sincera adhesión a la posición de Su Excelencia, dictada por su fidelidad a la Iglesia de todos los tiempos. Con ello no queremos hacer otra cosa que beber de la misma fuente, que es la Santa, Católica y Apostólica Iglesia Romana, fuera de la cual no hay salvación.

Y si alguien nos pregunta cuándo habrá un acuerdo con las autoridades de Roma, nuestra respuesta es simple: cuando Roma vuelva a Nuestro Señor. El día en que los oficiales romanos reconozcan una vez más a Nuestro Señor como el Rey de todos los pueblos y naciones, ese día no seremos nosotros los que regresemos a la Iglesia, sino aquellos que intentaron derrocar a la Iglesia Católica, de la que nunca nos fuimos. Mientras tanto juzgamos que al oponernos abiertamente y resistir a los errores del Concilio y a aquellos que los promueven, estamos prestando el más necesario servicio a la Iglesia de Nuestro Señor Jesucristo.

Que la Santísima Virgen, Nuestra Señora, que en Fátima nos advirtió de la gravedad de la hora actual, conceda al Papa y a los obispos del mundo entero las gracias necesarias para que se realice la Consagración de Rusia a su Inmaculado Corazón, y para que se difunda por todas partes la devoción reparadora de los Cinco Primeros Sábados, de modo que se abandone el modernismo y las almas vuelvan a la Fe Católica, entera e inviolada, sin la cual es imposible agradar a Dios.

Que Dios bendiga a Su Excelencia Monseñor Carlo María Viganò,

Mons. Jean-Michel Faure
Mons. Tomás de Aquino
Mons. Richard Williamson
Mons. Gerardo Zendejas.

Enlace

jueves, 2 de julio de 2020

¿Está el arzobispo Viganò avanzando lentamente hacia el sedevacantismo?

Por Louie Verrecchio para akaCatholic.com


El continuo viaje del arzobispo Carlo Maria Viganò hacia la auténtica tradición católica, una que en cierto modo se parece a la mía, dio otro gran paso adelante en junio al apuntar públicamente a "los principios enunciados o implicados por el Vaticano II".

En una misiva fechada el 9 de junio de 2020, Viganò acusó al Concilio de su tratamiento de la libertad religiosa de "contradecir el testimonio de la Sagrada Escritura y la voz de la Tradición, así como el Magisterio católico, que es el fiel guardián de ambos . "

Dijo que el concepto de ecumenismo del Concilio "se configuró de una manera que estaba en oposición directa a la doctrina previamente expresada por el Magisterio".

Incluso llegó a identificar a Satanás como el verdadero autor del "Concilio presidido por Juan XXIII y Pablo VI", diciendo:

Así como la Verdad proviene de Dios, el error es alimentado por el Adversario, que odia a la Iglesia de Cristo y su corazón: la Santa Misa y la Santísima Eucaristía.

En una carta de seguimiento fechada el 14 de junio, el arzobispo Viganò agudizó sus críticas, acusando al Concilio de comportamiento "intencionado y concebido por su valor subversivo, y que como tal ha causado muchos males". Dijo que en lugar de condenar selectivamente sus errores, "es preferible dejar que todo caiga y ser olvidado" y "declarar su olvido".

Estas son palabras fuertes del arzobispo Viganò, y necesariamente conducen a algunas preguntas muy importantes sobre la eclesiología y el papado.

Con respecto al primero, deja poco espacio para la confusión al identificar los actos del Concilio como "voluntariamente diferentes y opuestos a la Iglesia Católica". En otras palabras, deja en claro que el Concilio Vaticano II no vino de la única Iglesia verdadera de Cristo. Como dijo Nuestro Señor:

Todo reino dividido contra sí mismo quedará desolado; y toda ciudad o casa dividida contra sí misma no se mantendrá. (Mt 12:25)

Además, la Iglesia Católica es una Santa Madre que siempre y en todas partes nutre a sus hijos en lo que es bueno. El Concilio, como declaró el Arzobispo Viganò, fue "concebido y concebido por su valor subversivo", y "ha causado muchos males".

Con esto evidentemente en mente, el arzobispo Viganò dice lo más claramente posible:

Desde el Vaticano II en adelante se construyó una iglesia paralela, superpuesta y diametralmente opuesta a la verdadera Iglesia de Cristo.

Y, sin embargo, a pesar de tanta claridad, la concepción del arzobispo Viganò del papado sigue nublada y confusa. Por ejemplo, se refiere al Reino Bergogliano del Terror como proveniente del "Trono más alto" y del "Pontificado actual".

Este es el mismo hombre que el arzobispo Viganò se disculpa por haber firmado y promovido la infame Declaración de Abu Dhabi, un texto que él llama un "triunfo del plan masónico en preparación para el reino del Anticristo".

Incluso sugiere que  tal hombre reina desde el Trono de San Pedro, cuyos ocupantes han sido divinamente dotados con el don de la verdad y una fe que nunca falla, que todo el rebaño de Cristo puede estar protegido de la comida venenosa del error?  (cf Primer Concilio Vaticano, Pastor Aeternus)

En términos más generales, ¿debemos imaginar que el hombre al frente de la "iglesia paralela", lo mismo que el arzobispo Viganò identificó correctamente como "diametralmente opuesto a la verdadera Iglesia de Cristo", es al mismo tiempo el Santo Romano Pontífice y Vicario de Cristo?

La sola idea de que esto describe al hombre conocido como "Francisco" es cada vez más absurda con cada día que pasa.

¿Pero por qué parar allí?

Bergoglio es solo uno de la media docena de hombres que, mientras reclamaban el papado, presidieron o promovieron la revolución conciliar, liderando a la iglesia paralela en su oposición diametral a la verdadera Iglesia de Cristo .

En esto, hemos llegado al aspecto más notable del ensayo del Arzobispo Viganò.

Verá, a pesar de sus ideas insostenibles con respecto al "pontificado" de Bergoglio, parece que no se detiene allí en su evaluación del papado en su conjunto. Más bien, hay signos de que él está explorando en privado algunos de los mismos argumentos sedevacantistas que estoy sopesando actualmente.

Volveremos a esas señales momentáneamente, pero primero deseo señalar lo que es mucho más obvio; a saber, el hecho de que el arzobispo Viganò evidentemente suscita dudas sobre la legitimidad del cónclave 2013.

Refiriéndose a los eventos del 13 de marzo de 2013, mencionó "la primera aparición del Papa 'recién elegido'", con las palabras recién elegidas colocadas visiblemente entre comillas.

Esto solo puede significar una de dos cosas; o no está convencido de que la renuncia de Benedicto XVI haya sido válida y / o cree que las actividades de la llamada mafia de St. Gallen pueden haber anulado el resultado, incluso si lo fuera.

Sobre esos eventos, el Arzobispo Viganò declaró:

La máscara cayó de los conspiradores, quienes finalmente quedaron libres de la presencia inconveniente de Benedicto XVI y descaradamente orgullosos de haber logrado finalmente promover a un Cardenal que encarnara sus ideales, su forma de revolucionar la Iglesia, de hacer que la doctrina sea maleable, la moral adaptable y la liturgia. adulterable y disciplina desechable. Y todo esto fue considerado, por los propios protagonistas de la conspiración, como la consecuencia lógica y la aplicación obvia del Vaticano II, que según ellos había sido debilitado por las críticas expresadas por Benedicto XVI.

¿Las consecuencias lógicas del Vaticano II fueron debilitadas por Benedicto XVI? No, ese perro no cazará; de hecho, esa bestia ni siquiera saldrá de la cama y, en el fondo, creo que lo sabe.

Benedicto era un firme defensor de la versión de la libertad religiosa del Concilio; también fue un ecumenista teñido en la lana que convocó su propia abominación de Asís: los dos errores conciliares que el arzobispo Viganò eligió condenar por su nombre.

Entonces, ¿qué da? Mi conjetura es que el arzobispo Viganò está luchando para aceptar las desastrosas tenencias de Juan Pablo II y Benedicto XVI por la sencilla razón de que tuvo una relación personal con ambos hombres y que realmente los apreciaba.

Aun así, creo que es sincero en sus esfuerzos por encontrar y decir la verdad, sea lo que sea, en preparación para el día del juicio final que nos espera a todos. Como tal, creo que es razonable imaginar que él está aplicando en privado y en oración todo lo que los papas, los concilios y los teólogos enseñaron sobre el papado en los siglos previos al Vaticano II a los sinvergüenzas que reclamaron la Cátedra de San Pedro. tanto durante como después del evento.

Claro, puedo estar proyectando mi propia experiencia en el Arzobispo, pero siento que hay más que eso.

Por un lado, menciona por su nombre a Juan XIII, Pablo VI, Juan Pablo II, Benedicto y Francisco (a quien llama más a menudo "Bergoglio"), algunos de ellos varias veces. Curiosamente, sin embargo, no se refiere a ninguno de ellos como "Papa", ni a ninguno de los tres anteriores como "Santo".

También se observa el hecho de que cuando el arzobispo Viganò se impresionó por primera vez con su testimonio de agosto de 2018 sobre el tío Ted McCarrick, tuvo mucho cuidado de no decir nada que pudiera reflejar mal a Juan Pablo II o Benedicto XVI a pesar de su evidente responsabilidad para permitir que el depredador deambule más o menos libremente.

Ahora, casi dos años después, vemos que los guantes se están quitando lentamente.

En su último ensayo, el arzobispo Viganò señaló abiertamente el ejemplo de "Juan Pablo II rodeado de encantadores-sanadores, monjes budistas, imanes, rabinos, pastores protestantes y otros herejes"  como lo que llevó a "el punto de ver ahora a los obispos cargando a los impuros" ídolos de la Pachamama sobre sus hombros". 

En otra parte del texto, escribió sobre la hermenéutica de la continuidad  que Benedicto XVI inventó como un medio para interpretar e implementar el Concilio, admitiendo abiertamente que había "naufragado miserablemente".

En agosto del año pasado, escribí en este espacio: parecería solo cuestión de tiempo antes de que el arzobispo Viganò se conmueva a admitir que tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI no sólo fueron agentes, sino líderes de la gigantesca operación subversiva. que se lanzó en el Concilio Vaticano II.

Ahora que hay evidencia de que este momento está cerca, te dejaré con esto:

Parecería solo cuestión de tiempo antes de que el arzobispo Viganò se mueva a postular abiertamente si alguno de los hombres que sirvieron al timón de la iglesia paralela que nació en el Concilio Vaticano II tiene algún derecho legítimo al Pontificado Romano. Este es, después de todo, el siguiente paso lógico en su viaje hacia la tradición.

miércoles, 1 de julio de 2020

Preciosísima Sangre de Nuestro Señor Jesucristo


Ant. Respondiendo * TODO el pueblo, dijo: Caiga su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos.
Salmo 63 [6]
63:2 Escucha, oh Dios, la voz de mi lamento, * protege mi vida del terrible enemigo;
63:3 Escóndeme de la conjura de los perversos * y del motín de los malhechores:
63:4 Afilan sus lenguas como espadas * y disparan como flechas palabras venenosas, para herir a escondidas al inocente,
63:6 Para herirlo por sorpresa y sin riesgo. * Se animan al delito,
63:6 Calculan cómo esconder trampas, * y dicen: «¿quién lo descubrirá?»
63:7 Inventan maldades * y ocultan sus invenciones,
63:7 Porque su mente y su corazón * no tienen fondo.
63:8 Pero Dios los acribilla a flechazos, por sorpresa los cubre de heridas; * su misma lengua los lleva a la ruina,
63:9 Y los que lo ven menean la cabeza. * Todo el mundo se atemoriza,
63:10 Proclama la obra de Dios * y medita sus acciones.
63:11 El justo se alegra con el Señor, se refugia en Él, * y se felicitan los rectos de corazón.
V. Gloria al Padre, al Hijo, * y al Espíritu Santo.
R. Como era en el principio, ahora y siempre, * por los siglos de los siglos. Amén.
Ant. Respondiendo TODO el pueblo, dijo: Caiga su sangre sobre nosotros y sobre nuestros hijos.

(Maitines - Breviario Romano)

Señor, que sea siempre perpetua bendición para tus fieles tu Sangre Preciosa, la misma que los judíos una vez cegados de odio y perfidia impetraron para sí como maldición.

Viganò X dos

1 - El periodista Sandro Magister ha escrito una articulo en que acusa a al Arz. Viganò de estar al borde del cisma por decir la verdad sobre el concilio vaticano II, que en resumidas cuentas lo cierto es que no fue un concilio católico. Magister basa su acusacion contra Viganò usando palabras de Benedicto XVI que alaban el liberalismo judeomasónico conciliar, intentándolo pintar de católico. Una buena refutación a Magister la hace Luis Fernando Pérez Bustamante en el blog Exsurge Domine con el post recomendado "Viganò el cismático".

* * * * * * *

2 - Prominente prelado italiano se une al arzobispo Viganò (Gloria.tv)



“Quiero hacerle llegar mi adhesión a su mensaje” que “me parece que ha captado el corazón vivo de nuestra experiencia eclesial”, escribió el 16 de junio al arzobispo Viganò el jubilado arzobispo de Ferrara-Comacchio, monseñor Luigi Negri. Así lo informa el 30 de junio el sitio web MarcoTosatti.com.

Negri agrega que “nos adherimos a usted” y “nos gustaría poder acompañarlo como los últimos discípulos en su paso seguro por el camino de la verdad, la belleza y la bondad”.

Un día después Viganò contestó que el momento presente “nos lleva de nuevo a las cosas básicas de la vida, a la simplicidad del Bien y al horror del Mal, a la necesidad de elegir el lado de pertenencia”. Él comenta que algunos consideran esa concepción como una banalización, como si el Evangelio no pudiera dar respuestas a los interrogantes de hoy y la Palabra Divina necesitara ser adaptada por ellos, para hacerla más seductora para el mundo.

Como ejemplo, Viganò menciona a obispos que “casi obsesivamente” se preocupan por la “inclusión” y “la teología verde”, auspiciando “el nuevo orden mundial” y una “casa común para las religiones abrahamitas”, mientras sus sacerdotes y fieles se sienten abandonados.

DEL OBISPO FELÓN Y DE LA NIÑA FIEL - Por Antonio Caponnetto

DEL OBISPO FELÓN Y DE LA NIÑA FIEL

Por Antonio Caponnetto

“Pero al que escandalice a uno de estos pequeños que creen en mí,más le vale que le cuelguen al cuello una de esas piedras de molino que mueven los asnos, y le hundan en lo profundo del mar”.
Mateo 18,6.


Son conocidos ya, públicamente, los desafueros, atropellos y vejámenes múltiples con los que el obispo de San Rafael, Eduardo Taussig, en un verdadero compendio de despotismo clericalista, viene castigando a los sacerdotes y laicos fieles de su diócesis. El último motivo que  ha encontrado para desfogar su obsesión –de origen psicopatológico o preternatural- es la legítima negativa del clero y del laicado a recibir de prepo la comunión en la mano. Y a recibirla así, coactivamente, bajo amenza de puniciones severas y crueles.

En medio de la natural conmoción de la feligresía, que se ha movilizado para defender los derechos de Dios, tuvo lugar un episodio que no puede ni debe quedar sin registro. Y que, si hubiera justicia en la Iglesia y en la sociedad civil, no debería tampoco quedar impune.

Una niñita de seis años –María José- lloraba en la puerta del Obispado, con inspirada tristeza infantil, porque no quería que la obligaran a recibir a Jesús en la mano. Estaba con sus padres, sus hermanitas y sus amigos; bien conocida la familia ejemplar en el pago que habitan. El pastor felón no tuvo mejor ocurrencia que conducir a la pequeña hacia adentro de su sede, para “convencerla” de que debía aceptar sus órdenes, aprovechando además la ocasión para desautorizar la crianza religiosa que le habían dado sus padres. La apercibió por su conducta, y quiso conminarla –ejerciendo presión moral y psicológica – a que recibiera la Eucaristía en la mano. La pequeña, conste, precisamente por su madurez espiritual, ya ha hecho su Primera Comunión.

La niña se resistió con sus ojos llenos de lágrimas, mientras sus hermanas y amigas, al verla partir llevada compulsivamente por el obispo, se hincaron a rezar fervorosamente, para que María José no aflojara. Y no aflojó. Aunque el déspota indocto, entre otras insensateces, apeló al bajísimo golpe de decirle que,entonces, si no le hacía caso, “se perdería a Jesús”.

Todo esto que narro, y otras cosas que por ahora callo, me constan de un modo directo, personal, objetivo y fehaciente. Taussig ha tratado de enmascarar los hechos ante una potencial denuncia por abuso de autoridad; cargo que podría ampliarse con algún otro conexo, según me dice un jurista y canonista amigo.

Pasará la mentira de la pandemia y el suplicio de la cuarentena. Entonces puede ser que me encuentre cara a cara con el obispo felón. Veremos si es tan bravo con los viejos católicos como con las niñitas del poblado.

Mientras tanto, en homenaje a la pequeña gran comulgante, le compuse este Romance:


ROMANCE DE LA NIÑA MARÍA JOSÉ


San Rafael era en junio
y ya unas brisas heladas,
cuando la nieve hace cima
por los cerros o enramadas.

En el aire de la aldea
hay un gemido de herida,
cruenta y sin sangre a la vez
como una cruz invertida.

Trocó el cayado en azote
el pastor de la comarca,
verdugo de los sagrarios
negro sayón de la Barca.

Su corazón vuelto piedra
no oye súplicas ni llantos,
tiene la piel de Caifás,
tiene del lobo quebrantos.

Entonces fue una pequeña
con sus lágrimas de luz,
la que le dijo inocente:
“¡Quiero en la boca a Jesús!

De rodillas y en mis labios
así lo recibiré,
tal cual lo hiciera la Virgen,
si ella lo hizo, yo lo haré”.

¡Ay mi María José!
Tal el nombre de la niña,
tu sollozo tiene el cielo,
el trigo de oro en la Viña.

¡Ay mi María José!
tus amigas, tus hermanas,
tus padres, los curas fieles,
quieren doblar las campanas.

Por tu bravura y pureza
que celebran relucientes
los ángeles de las guardias,
y cantan los combatientes.

Yo no estaré cuando crezcas,
te verán crecer los montes,
el rocío de la noche
las vides, los horizontes.

 Pero te dejo estos versos
de breve y de última grey
con un lema: ¡Dios no muere!
¡Viva siempre Cristo Rey!

Antonio Caponnetto

martes, 30 de junio de 2020

A 11 años de un post que hizo ruido

"Elimina a San Miguel Arcángel que aplasta a Satanás porque recuerda el asesinato de George Floyd"

Es la petición lanzada por activistas en Change.org que alcanzó las 2000 firmas en pocas horas, según informó The Guardian.

San Miguel pisoteando a Satanás

Elimina la imagen de San Miguel aplastando al diablo porque recuerda el asesinato de George Floyd en Minneapolis. Es la petición lanzada por activistas en Change.org que alcanzó las 2000 firmas en pocas horas, según informó The Guardian.

Los activistas han involucrado a la corona británica porque la Orden de San Miguel y San Jorge es uno de los más altos honores diplomáticos que la Reina otorga a los embajadores y diplomáticos y altos funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores que han servido en el extranjero.

La petición, iniciada por Tracy Reeve, declara: “Esta es una imagen muy ofensiva, que también recuerda el reciente asesinato de George Floyd por parte del policía blanco similar al presentado aquí en esta medalla. Nosotros, los abajo firmantes, pedimos que esta medalla se rediseñe por completo de una manera más apropiada y que se den disculpas oficiales".


Fuente HuffPost - Visto en MiL

Ay Infovaticana


lunes, 29 de junio de 2020

Los santos Pedro y Pablo fundadores de la Roma Eterna

SS. Apostolorum Petri et Pauli (SS. Apóstoles Pedro y Pablo)


Sermón de San León, Papa.
1º sobre la fiesta de los santos apóstoles.


El mundo entero toma parte en las solemnidades. Una devoción fundada en una misma fe pide que se celebre en todas partes, con júbilo común, lo cumplido para la salvación de todos. La fiesta de hoy, digna de ser celebrada en toda la tierra, debe ser en nuestra ciudad objeto de una veneración especial, acompañada de una alegría particular; para que donde los dos principales Apóstoles fueron glorificados, haya, en el día de su martirio, mayor alegría. Estos son ¡oh Roma! los dos héroes que te llevaron el Evangelio de Cristo; por ellos, tú, que eras maestra del error, te convertiste en discípula de la verdad.

Tus padres y verdaderos pastores son los que te insertaron en el reino celestial; te fundaron mejor y más felizmente que los que pusieron los primeros fundamentos de tus murallas, ya que de aquel que procede el nombre que llevas, te manchó con la muerte de su hermano. Esos dos Apóstoles te elevaron a una gran gloria; te convirtieron en la nación santa, pueblo escogido, ciudad sacerdotal y real, y por la Cátedra sagrada de San Pedro, en capital del mundo; así, la supremacía que te viene de la religión divina, se extiende más allá de tu dominación terrenal. Aunque con victorias extendiste tu imperio sobre la tierra y mar, debes menos conquistas a la guerra, que súbditos te ha procurado la paz cristiana.

Por otra parte, convenía muchísimo para el plan divino que muchos reinos estuviesen unidos en un vasto imperio para que la predicación tuviese fácil acceso y pronta difusión entre los pueblos sometidos al gobierno de una misma ciudad. Pero esta ciudad, desconocedora del Autor de su encumbramiento, que dominaba sobre casi todas las naciones, era esclava de todos sus errores, y por cuanto no rechazaba ninguna falsedad, creía ser religiosa. De suerte que Jesucristo la libertó tanto más maravillosamente, cuanto más la había encadenado el demonio.

(Breviario Romano - II Noct.)
Traducción al español: divinumofficium.com 

sábado, 27 de junio de 2020

Mons. Viganò: "Será para un Sucesor de Pedro en la plenitud de su poder apostólico, reanudar el hilo de la Tradición donde ha sido cortado"

"La autoridad e infalibilidad del Sucesor del Príncipe de los Apóstoles surgirá intacta y reconfirmada".

El obispo Viganò responde al director de CWN, Phil Lawler, sobre los problemas doctrinales y pastorales derivados del Vaticano II.

Texto de la respuesta del obispo Viganò al director de Catholic World News , Phil Lawler, sobre los problemas doctrinales y pastorales que surgieron del Vaticano II; Aquí el texto publicado en su blog,  Catholic Culture.
__________________________________________________________________

Obispo Viganò sobre los problemas doctrinales y pastorales que surgieron del Vaticano II

"La Iglesia es una institución divina, y todo en ella debe partir de Dios y volver a él. El prestigio de una clase dominante no está en juego, ni la imagen de una empresa o un partido: se trata de la gloria de la Majestad de Dios, de no anular la Pasión de Nuestro Señor en la Cruz, de los sufrimientos y sufrimientos de Su Santísima Madre, de la sangre de los Mártires, del testimonio de los Santos, de la salvación eterna de las almas ... "

Estimado doctor
Phil Lawler
Mail plawler@cwnews.com
21 de junio de 2020
Dominica infra Octavam Ss.mi Cordis Jesu
Estimado doctor Lawler:

Recibí su correo electrónico a través de su amigo mutuo Edward Pentin, en el que hace algunas preguntas relacionadas con lo que ya he expresado sobre el Vaticano II. Con mucho gusto le respondo, esperando que estas reflexiones ayuden a sanar a la Iglesia Católica de los males graves que la afligen.

Ph. Lawler : En primer lugar, ¿cuál es su opinión sobre el Vaticano II? Que las cosas han ido cuesta abajo rápidamente desde entonces es ciertamente cierto; pero si todo el Concilio es un problema, ¿cómo sucedió esto? ¿Cómo se concilia esta posición con lo que creemos en la inerrancia del Magisterio? ¿Cómo fue posible que todos los Padres del Concilio fueran engañados? Incluso si solo algunas partes del Concilio (por ejemplo, Nostra Aetate , Dignitatis Humanae ) son problemáticas, debemos hacernos las mismas preguntas. Muchos de nosotros hemos dicho durante años que el "espíritu del Vaticano II" está mal. ¿Su Excelencia ahora dice que este falso "espíritu" liberal refleja exactamente el Concilio mismo?

Creo que no es necesario probar que el Consejo representa un problema: el simple hecho de que nos hagamos esta pregunta sobre el Vaticano II y no sobre el Tridentino o el Vaticano I, me parece confirmar un hecho evidente reconocido por todos. En realidad, incluso aquellos que defienden el Concilio con una espada se encontrarán al margen de todos los demás Concilios Ecuménicos, de los cuales ni uno solo se definió como un concilio pastoral . Y tenga en cuenta: lo llaman el Concilio por excelencia, casi como si fuera el único de toda la historia de la Iglesia, o al menos lo consideran un unicum tanto para la formulación de su doctrina como para la autoridad de su magisterio. Una asamblea que, a diferencia de las que la precedieron, se define precisamente como pastoral y declara que no quiere proponer ninguna nueva doctrina, pero que de hecho crea una discriminación entre el antes y el después , entre el Concilio dogmático y el Concilio pastoral, entre los cánones inequívocos y vacíos, entre los anatemas y los guiños con el mundo.

En este sentido, creo que el problema de la infalibilidad del Magisterio - (la inerrancia que mencionó se refiere adecuadamente a la Sagrada Escritura) - ni siquiera surge, porque el Legislador, que es el Romano Pontífice alrededor del cual se convoca al Concilio, solemne y claramente afirmó que no quería usar la autoridad doctrinal que habría podido ejercer si hubiera deseado. Me gustaría señalar que nada es más pastoral que lo que se propone como dogmático, ya que el ejercicio del munus docendi en su forma más alta coincide con la orden que el Señor le dio a Pedro para alimentar a sus ovejas y corderos. Sin embargo, esta oposición entre dogmático y pastoral se hizo suyo por quienes, en el discurso de apertura del Concilio, quisieron dar un sentido estricto al dogma y un significado más suave y conciliador al cuidado pastoral. También encontramos el mismo enfoque en los discursos de Bergoglio, donde identifica en el pastoralismo una versión suave de la rígida enseñanza católica sobre la fe y la moral, en nombre del discernimiento . Es doloroso reconocer que el recurso a un léxico malentendido, o a términos católicos entendidos en un sentido inapropiado, es invadido en la Iglesia a partir del Vaticano II, el circularismo.-es decir, equívoco, la imprecisión deseada del lenguaje- es el primer y más emblemático ejemplo. Esto sucedió porque la Actualización , un término que también era equívoco e ideológicamente perseguido por el Concilio como absoluto , había puesto el diálogo con el mundo como una prioridad para todos.

Hay otro concepto erróneo que debe aclararse. Si, por un lado, Juan XXIII y Pablo VI declaran que no quieren comprometer al Concilio en la definición de nuevas doctrinas y quieren que se limite a ser solo pastoral , por otro lado, es cierto que externamente, mediáticamente , uno diría hoy, el énfasis dado a sus actos fue enorme. Sirvió para transmitir la idea de una supuesta autoridad doctrinal, una implícita infalibilidad magisterial que claramente había sido excluida desde el principio. Si esto sucedía, era para permitir que sus instancias más o menos heterodoxas fueran percibidas como autorizadas y, por lo tanto, aceptadas por el clero y los fieles. Pero esto sería suficiente para desacreditar a los autores de tal engaño, que aún surge si tocas a Nostra Aetate , mientras están en silencio ante aquellos que niegan la divinidad de Nuestro Señor o la virginidad perpetua de María Santísima. Recordemos que el católico no adora a un Concilio, ni al Vaticano II ni al Tridentino, sino a la Santísima Trinidad, el único Dios verdadero; no venera una declaración conciliar o una exhortación post-sinodal, sino la Verdad que transmiten estos actos del magisterio.

Me preguntó: " ¿Cómo fue posible que todos los Padres del Consejo fueran engañados? "Respondo recurriendo a mi experiencia de esos años y a las palabras de los cohermanos con quienes me enfrenté. Nadie podía imaginar que dentro del cuerpo eclesial había fuerzas hostiles tan poderosas y organizadas, que lograron rechazar los esquemas preparatorios perfectamente ortodoxos preparados por los Cardenales y Prelados de fidelidad segura a la Iglesia, reemplazándolos con un montón de errores ingeniosamente disfrazados detrás de largos discursos y discursos malentendidos deliberadamente. Nadie podía creer que los estados generales pudieran ser convocados bajo las bóvedas de la Basílica del Vaticano eso habría decretado la abdicación de la Iglesia Católica y el establecimiento de la Revolución (como mencioné en mis escritos anteriores, ¡el Cardenal Suenens definió el Vaticano II como 1789 de la Iglesia! ). Los padres conciliares fueron objeto de un engaño sensacional, de un fraude inteligentemente perpetrado con el uso de los medios más sutiles: se encontraron en la minoría de los grupos lingüísticos, excluidos de las reuniones convocadas en el último momento, empujó a dar su placet haciéndolos creer que el Santo Padre lo quería. Y lo que los novatos no pudieron lograr en la Cámara del Concilio, lo lograron en las Comisiones y Consejos, gracias también al activismo de teólogos y expertos.acreditados y aclamados por una poderosa máquina de medios. Hay una gran cantidad de estudios y documentos que dan testimonio de este hombre sistemático malicioso, por un lado, y el optimismo ingenuo o el descuido del bien por el otro. La actividad del Coetus Internationalis Patrum era de poca o ninguna importancia, cuando las violaciones de la regulación por parte de los progresistas fueron ratificadas en la Mesa Sagrada.

Quienes afirmaron que el " espíritu del Concilio " representaba una interpretación poco ortodoxa del Vaticano II realizó una operación innecesaria y perjudicial, incluso si al hacerlo fue impulsado por la buena fe. Es comprensible, para un Cardenal o un Obispo, querer defender el honor de la Iglesia y tratar de no desacreditarlo ante los fieles y el mundo: por lo tanto, se pensó que lo que los progresistas atribuyeron al Concilio era en realidad una tergiversación indebida, un forzamiento arbitrario. Pero si en ese momento podría ser difícil pensar que la libertad religiosa condenada por Pío XI en el Mortalium Animos podría ser afirmada por Dignitatis humanae , o que el Romano Pontífice podría ver su autoridad usurpada por un fantasma Colegio de obispos , hoy entendemos que lo que en el Vaticano II estaba disfrazado hábilmente, ahora se afirma durante horas en los documentos papales, precisamente en nombre de la aplicación coherente del Concilio.

Por otro lado, cuando comúnmente hablamos del espíritu de un evento, queremos decir exactamente lo que constituye el alma, la esencia de ese evento. Por lo tanto, podemos afirmar que el espíritu del Concilio es el propio Concilio, que los errores del postconcilio están contenidos en pocas palabras en las Actas del Concilio, tal como se dice correctamente que el Novus Ordo es la Misa del Concilio, incluso si en presencia de los Padres se celebró la misa que los progresistas llaman significativamente preconciliar . Y de nuevo: si el Vaticano II realmente no representó un punto de quiebre, ¿por qué hablamos de una Iglesia preconciliar y una Iglesia postconciliar?, como si se tratara de dos entidades diferentes, definidas en su esencia por el Concilio? Y si el Concilio estuviera realmente en línea con el Magisterio infalible e ininterrumpido de la Iglesia, ¿por qué es el único que plantea serios y muy serios problemas de interpretación, demostrando su propia heterogeneidad ontológica con respecto a los otros Concilios?

Ph. Lawler : Segundo, ¿cuál es la solución? El arzobispo Schneider sugiere que un futuro pontífice debería repudiar los errores; El arzobispo Viganò lo considera inadecuado. Pero entonces, ¿cómo pueden corregirse los errores para mantener la autoridad del magisterio docente?

La solución, en mi opinión, radica sobre todo en un acto de humildad que todos nosotros, comenzando por la Jerarquía y el Papa, debemos llevar a cabo: reconocer la infiltración del enemigo dentro de la Iglesia, la ocupación sistemática de los puestos clave de la Curia romana, seminarios y universidades, la conspiración de un grupo de rebeldes, incluida, en primera línea, la desviada Compañía de Jesús, que lograron dar la apariencia de legitimidad y legalidad a un acto subversivo y revolucionario. También debemos reconocer la insuficiencia de la respuesta del bien, la ingenuidad de muchos, el temor de los demás, el interés de aquellos que se han beneficiado de esa conspiración gracias a esa conspiración.

Antes de la triple negación de Cristo en el patio del sumo sacerdote, Pedro " flevit amare" Lloró amargamente. La tradición nos dice que el Príncipe de los Apóstoles tenía dos surcos en sus mejillas, debido a las lágrimas que derramó copiosamente por el resto de sus días, arrepintiéndose de su traición. Será para uno de sus Sucesores, el Vicario de Cristo, en la plenitud de su poder apostólico, reanudar el hilo de la tradición donde ha sido cortado. Esto no será una derrota, sino un acto de verdad, humildad y coraje. La autoridad e infalibilidad del Sucesor del Príncipe de los Apóstoles surgirá intacta y reconfirmada. De hecho, no fueron cuestionados deliberadamente en el Vaticano II, pero irónicamente lo estarían en un día futuro en el que un Pontífice corregiría los errores que permitía ese Concilio,lo hizo por toda la Jerarquía, comenzando justo con los Papas del Concilio.

Quiero recordarles que, para algunos de los anteriores, lo anterior puede sonar excesivo, ya que pondría en duda la autoridad de la Iglesia y los pontífices romanos. Sin embargo, ningún escrúpulo ha impedido violar la Bula Quo primum tempore de San Pío V, aboliendo toda la liturgia romana, el venerable tesoro milenario de doctrina y espiritualidad de la misa tradicional, el inmenso patrimonio del canto gregoriano. y de la música sagrada, la belleza de los ritos y las vestimentas sagradas, desfigurando la armonía arquitectónica, incluso de las famosas basílicas, eliminando balaustradas, altares monumentales y tabernáculos: todo fue sacrificado en el altar del coram populo de la renovación conciliar, con la circunstancia agravante de haberlo hecho solo porque esa liturgia era admirablemente católica e incompatible con el espíritu del Vaticano II.

La Iglesia es una institución divina, y todo en ella debe partir de Dios y volver a él. El prestigio de una clase dominante no está en juego, ni la imagen de una empresa o un partido: aquí se trata de la gloria de la Majestad de Dios, de no anular la Pasión de Nuestro Señor en la Cruz, de los sufrimientos y sufrimientos. de Su Santísima Madre, de la sangre de los Mártires, del testimonio de los Santos, de la salvación eterna de las almas. Si el orgullo o la terquedad son desafortunados, no reconoceremos el error y el engaño en los que hemos caído, tendremos que rendir cuentas a Dios, que es tan misericordioso con su pueblo cuando se arrepiente, como implacable en seguir a Lucifer en justicia cuando no vamos a servir .

+ Carlo Maria Viganò

El Arz. Carlo Maria Viganò y la Tesis Sedevacantista

Intro SIM: Cuenta la historia que Plinio Correa de Oliveira encomendó a su discípulo Atila Sinke Guimarães estudiar el concilio vaticano 2, por lo cual este ultimo empezó a escribir y no paró más… Bromas aparte, es autor de 11 volúmenes y otras obras sobre el Vat2, y se supone que debería tener una posición clara tomada después de tanto estudio… pero desconozco cuál sea, al igual que la de su Maestro, que salvo unas pocas líneas poco se le conoce sobre este tema. Lo que sí es Atila Sinke Guimarães es anti-sedevacantista. Vicio este muy extendido del que nosotros carecemos a Dios gracias. El artículo siguiente, escrito por él, y que versa sobre Mons. Vigano, es bueno porque hace un correcto recuento y ponderación de lo hasta aquí dicho por el Arzobispo. Si bien el objeto para el autor sigue siendo averiguar si Viganó es o no es sedevacantista, tira datos que parecieran inclinar la balanza para un costado, aunque sin decirlo desagrade a sus malsanos prejuicios. El texto fue publicado originalmente en Tradition in Action y traducido al español por Amor de la Verdad

* * *

DOS PREGUNTAS AL ARZ. VIGANÒ
Por Atila Sinke Guimarães

Con alegría los católicos tradicionalistas hemos seguido las sucesivas posiciones públicas tomadas por el Arzb. Carlo Maria Viganò sobre diferentes temas desde agosto de 2018 hasta su último pronunciamiento el 9 de junio de 2020. (1) Las denuncias públicas iniciales fueron sobre el encubrimiento del Vaticano del cárdena, homosexual. Theodore McCarrick, encubrimiento hecho bajo Juan Pablo II, Benedicto XVI y particularmente bajo  el Papa Francisco.Más tarde el Arzobispo refugiado en la clandestinidad comenzó a abordar una amplia gama de temas, que abarcan cuestiones religiosas, sociopolíticas e incluso sanitarias, como la pandemia de Covid-19. Recientemente el Arzb.. Viganò demostró que sus preocupaciones no terminan ahí: envió una carta al presidente Donald Trump ofreciéndole orientación sobre qué hacer para ganar las elecciones de noviembre.

El Arzb. Vigano multiplica sus intervenciones públicas defendiendo la Doctrina Católica Tradicional
Con ello el Arzb. Viganò parece dispuesto a asumir el liderazgo espiritual del Movimiento Católico Tradicionalista, así como parcialmente del Movimiento Conservador, y se presenta como un hombre recto que tuvo la honestidad de pasar del progresismo al tradicionalismo. Me complace en proponerle algunas preguntas con la esperanza de que no se negará a responderlas.

Entre las muchas  declaraciones de Mons. Viganò, me centraré en su Carta del 9 de junio de 2020, publicada on line en el sitio web italiano Chiesa e Post-Concilio . A lo largo de ese documento aborda la situación de la Iglesia Católica y, más particularmente, la crisis actual que fue generada por el Concilio Vaticano II. Este es un tema que me llama mucho la atención.

Creo que, como católico laico común, no necesito títulos para dirigirme a un prelado cuya credencial principal para corregir papas y cardenales es simplemente su condición de ser un prelado católico. Sin embargo, podría insertar que he estado estudiando el Vaticano II durante los últimos 37 años y que hace 27 años terminé de escribir una Colección de 11 volúmenes analizándolo. Esta colección, titulada Eli, Eli, Lamma Sabacthani? (Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?) Se publicó en inglés a partir de 1997 (hace 23 años). Desde entonces, he seguido los pasos de la posición progresista de la Iglesia Católica en otros libros y artículos que he escrito.

El primer mensaje que quiero enviar al Arzobispo Viganò es de agradecimiento.

Él muestra que la pretensión del obispo Athanasius Schneider de salvar el Vaticano II al proponer que será corregida en el futuro no tiene fundamento, porque “a pesar de todos los esfuerzos de la hermenéutica de la continuidad ésta naufragó miserablemente en la primera confrontación con la realidad de la crisis actual , es innegable que desde el Vaticano II en adelante se constituyó una Iglesia paralela, superpuesta y opuesta a la Verdadera Iglesia de Cristo. Esta iglesia paralela ha oscurecido gradualmente la institución divina fundada por Nuestro Señor para reemplazarla por una entidad espuria, que corresponde a la religión universalmente deseada según lo planeado inicialmente por la masonería “.

Esta es una declaración que limpia el aire contaminado que dejan las declaraciones de varios prelados que han entrado en la arena pública como anti-progresistas solo para tratar de llevar al rebaño tradicionalista al Vaticano II, que , según ellos, ha sido mal interpretado.

En este contexto de apertura y simpatía por el Arzb.Viganò, quien dijo, “así que hoy, con igual serenidad y honestidad, reconozco que me he dejado engañar”, paso a dirigirme a él personalmente con dos preguntas para comprender mejor su posición y, en consecuencia, para ver si puedo prestarle o no mi adhesión, tan pronto como aclare éstas  y algunas dudas anteriores .

1. ¿Considera que el Papa Francisco es un Papa válido?

En toda la carta de Su Excelencia, el tono de trato hacia el Papa Francisco es desdeñoso. Normalmente ud. se  dirige a él como Bergoglio. Solo lo trata como Papa en algunas ocasiones,  colocando el título de Papa en expresiones hechas por otras personas: “los prelados que enviaron los Dubia a Francisco” o un periodista que mencionó la “soledad del papa Francisco”.

13 de marzo de 2013, Francisco se niega a usar los símbolos del papado: “¡Se acabó el carnaval!”
Cuando Su Excelencia describe lo que sucedió antes de la primera aparición de Francisco después de su elección, usted dice: “En la Sala de las Lágrimas adyacente a la [Capilla] Sixtina, mientras Mons. Guido Marini preparaba el rochetto blanco , la mozzeta para la primera aparición del Papa ‘recién elegido’ , Bergoglio exclamó: ‘¡Se acabó el carnaval!’ (¡ Sono finite le carnevalate! ), Rechazando con desdén la vestidura que todos los Papas hasta entonces habían aceptado humildemente como el atuendo distintivo del Vicario de Cristo. Pero esas palabras contenían la verdad, incluso si se hablaban involuntariamente : el 13 de marzo de 2013, la máscara se cayó de los conspiradores ( congiurati ), que estaban finalmente libres de la inconveniente presencia de Benedicto XVI, y descaradamente se enorgullecían de haber logrado finalmente promover un cardenal que encarnara sus ideales y sus planes  de revolucionar la Iglesia. ”

El hecho de que VE pone la elección de Francisco entre comillas lleva al lector a cuestionar si realmente él lo considera un Papa válido y legítimo. Además, la afirmación de que fue elegido por un grupo de conspiradores refuerza la hipótesis de que no lo tiene realmente por Papa.

El movimiento tradicionalista se divide entre:

          -Aquellos que consideran válidos a los seis Papas Conciliares, a pesar de que todos defendieron la herejía de la salvación universal; ellos resisten a sus malas enseñanzas; e intentan alertar a los católicos de que no deben seguir esas malas enseñanzas;
          -Aquellos que consideran que la Sede de Pedro está vacante porque, según ellos, ningún hereje puede ser Papa y, si llega a serlo automáticamente deja de ser Papa.
Por lo tanto, las declaraciones de Su Excelencia sobre el Papa Francisco parecen alimentar la idea de que la Sede de Pedro está vacante.

Entonces, mi primera pregunta es: ¿Considera que el Papa Francisco es un Papa válido?

2. ¿Podría aclarar su posición sobre los otros cinco papas conciliares?

Los Papas conciliares incluyen a Juan XXIII y Pablo VI, quienes convocaron el Concilio y  all dirigieron y los dos Papas siguientes, Juan Pablo I y Juan Pablo II, que consideraron la acción de los primeros dos Papas que hicieron al Concilio tan importante que crearon para sí mismos un nuevo nombre papal, Juan Pablo, , como una forma de afirmar indiscutiblemente que estaban siguiendo sus pasos.

A estos cuatro Papas agregamos a Benedicto XVI, que había sido un teólogo activo en el Vaticano II y, luego, un mentor inspirador de Juan Pablo II durante el período de 24 años en el que dirigió la Congregación para la Doctrina de la Fe.

En la carta, Su Excelencia a veces parece incluirlos en sus censuras:

Al tratar con el Sínodo herético de Pistoia, usted dice en contra de Juan XXIII y Pablo VI: “Al releer las actas  de ese Sínodo, nos asombra la formulación servil de los mismos errores que encontramos más tarde, en forma creciente, en el Concilio  presidido por Juan XXIII y Pablo VI “.
Juan XXIII y Pablo VI también parecen estar incluidos en las críticas que hizo sobre las reformas litúrgicas y la Nueva Misa, en las que  Mons. Bugnini trabajó bajo las órdenes directas de ambos pontífices para la aprobación del Sacrosanctum Concilum en 1963 y del Novus Ordo Missae en 1969. De hecho, usted escribió: “ Si tenemos una liturgia protestante y, en ocasiones, incluso paganizada, se la debemos a la acción revolucionaria de Mons. Annibale Bugnini y las reformas post-conciliares.. “

Juan Pablo II permitió colocar una estatua de Budasobre el Tabernáculo en Asís – 1986
Juan Pablo II es directamente criticado en su carta cuando menciona dos veces el “Panteón de Asís”, imaginándolo “rodeado de chamanes, bonzos (monjes budistas), imanes, rabinos, pastores protestantes y otros herejes”, pero principalmente es criticado en esta evaluación general en la que también debe incluirse a  Benedicto XVI: “ Y sabemos bien que el propósito de estas iniciativas ecuménicas e interreligiosas no es convertir a Cristo a los que están lejos de la única Iglesia, sino más bien desviar y corromper a todos los que todavía mantienen  la fe católica, llevándolos a creer que es deseable tener una gran religión universal que reúna ‘ en una sola casa ‘ a los tres grandes religiones  abrahámicas. Este es el triunfo del plan masónico que prepara  el reino del Anticristo!"

En 2008, Benedicto XVI en la ONU conmemora el 60 º aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos
Benedicto XVI también es criticado cuando mencionas su fracasada ”hermenéutica de continuidad”  cuando VE atacó  su ” nuevo humanismo”, entre otras expresiones que se encuentran fácilmente en los documentos de Benedicto XVI. De hecho, usted afirmó: ”Expresiones como el nuevo humanismo, la fraternidad universal, la dignidad del hombre son las consignas del humanitarismo filantrópico que niega al Dios verdadero, de la solidaridad horizontal de la vaga inspiración espiritualista y del irenicismo ecuménico, que la Iglesia condena inequívocamente.“

Por lo tanto, cualquiera puede decir que en esta carta Su Excelencia criticó el conjunto de los Papas Conciliares.

Por lo tanto, le pregunto a Su Excelencia: ¿Podría aclarar su posición sobre los otros cinco Papas conciliares? ¿Los consideras papas válidos? Papas legítimos? ¿Deberían los católicos resistirse a ellos? ¿Deberían los católicos considerar que la Sede de Pedro está vacía?

Hasta donde pude verificar, estas fueron sus declaraciones públicas: Cartas : 1. 25 de agosto de 2018 ; 2. 27 de septiembre de 2018 ; 3. 19 de octubre de 2018 ; 4. 8 de mayo de 2020 ; 5. 7 de junio de 2020 ; 6. 9 de junio de 2020 . Entrevistas : 1. 10 de junio de 2019 a The Washington Post ; 2. 9 de septiembre de 2019 a Inside the Vatican ; 3. 1 de abril de 2020 a The Remnant ; 4. 22 de abril de 2020 a Dies Irae ; 5. 29 de abril de 2020 a Stilum Curialis

Apuntes del Opus Dei

LA "ESPIRITUALIDAD" DEL OPUS DEI... NO ESPIRITUAL


(...) También en esto, Mons. Josemaría Escrivà de Balaguer argumentó que la "espiritualidad" del Opus Dei era original, tanto que los superiores de su Opus Dei afirmaron que el "cristianismo" renacía con el Opus Dei. Pero los ex-miembros, por otro lado, hablan de una gran estafa en esto también! ¡Más que "original", la idea de Escrivá de rechazar la tradición teológica, ascética y mística de dos mil años de cristianismo era una idea diabólica! ¡Incluso Lutero, Calvino y muchos otros herejes hicieron lo mismo! La base espiritual del Opus Dei, de hecho, fue deformada por la visión mundana y personal del fundador, quien dijo, en la práctica, que lo importante no es vivir una vida cristiana y que no vale la pena imitar a Jesús, porque el miembro del Opus Dei "se salva" imitando al propio fundador!

De hecho, los "miembros" del Opus Dei propusieron un estilo de vida basado en las "normas" impuestas por Escrivá, ya que el "Padre" afirmaba que quien seguía sus pasos había obtenido la salvación! Ahora, ¿cuáles eran sus "normas"? La base se hizo, sí, de elementos que la Iglesia siempre ha recomendado: Oración, Santo Rosario, Vía Crucis, Confesión, Retiros espirituales; pero la "novedad" del Opus Dei radica en el estricto control que el Opus, mediante la fe y la buena voluntad, obtiene sobre la mente y la vida entera de la persona.

Aquí está el esquema básico:
-En los únicos momentos de socialización que existen durante el día, los miembros deben tener temas y estructuras preestablecidas y determinadas;
-Nadie puede desahogarse a menos que sea la persona a cargo;--uno debe aceptar cualquier "acción" como carismática y directamente derivada de la voluntad de Dios;
-su vida debe ser constantemente monitoreada, a través del contacto con el director, y en la "descrepancia" con respecto a la voluntad del "padre".
-Un día de retiro mensual; cinco días de ejercicios espirituales al año; un curso anual de formación en convivencia variada; es decir, cada vez que se tenga que iniciar una actividad, o de vez en cuando, después de iniciarla, para que no haya posibilidad de variaciones con lo establecido!
-dos años de entrenamiento intensivo, al principio, específicamente dedicado a conocer el "espíritu del Opus" (o mejor, la doctrina del "Padre"!)...Está claro que esta forma de proceder anula gradualmente la capacidad de razonamiento propio, ¡incluso de la virtud personal!

Por eso, María Angustias Moreno, vio a los profesionales "comiendo dulces como locos", porque el Padre les dijo que era "bueno" !Por eso los arquitectos de Torreciudad cambiaron el mármol, que ya estaba colocado en el santuario, ¡porque al "Padre" no le gustaba el color!...etc.
El "Padre" solía decir que los peces son atrapados por la cabeza; de esta manera, controlaba y dominaba a todos, "sumergiendo la cabeza". En su libro "Camino", escribe: "¿Quién eres tú para juzgar a tu superior? ¿No ves que él posee más elementos de juicio que tú, más experiencia, etc., sobre todo más gracia, una gracia especial, gracia de estado, que es la luz y la ayuda de Dios?"..." ¡No olvide que usted es sólo un ejecutor!" Aunque, en principio, esto también puede ser interpretado de manera correcta, no es en absoluto cierto ni positivo, cuando hay dogmas o tradiciones católicas parciales!

Por ejemplo, el concepto de trabajo que tenía Escrivá, lo encontramos en los escritos de algunos autores del Opus Dei. Letourneau, por ejemplo, un portavoz del Opus Dei, escribe: "En la vida de los primeros cristianos, el trabajo no se veía como algo bueno en sí mismo, sino como un medio ascético ...Después de San Juan Crisóstomo, uno tiene la impresión de que el cristiano medio no está llamado a vivir el Evangelio." Y continúa: "La aparición de las Órdenes Mendicantes (...) no implica la afirmación del valor del trabajo profesional. (...). Santo Tomás presenta las ocupaciones seculares como un obstáculo para la contemplación (...). A lo largo de los siglos, la atención se desvía del trabajo". 

Finalmente, sin embargo, después de quince siglos, llega Escrivá, "et labor, caro factum est!" [y la obra se hizo carne] 

Por eso el teólogo del Opus Dei cita al propio Escrivá, que escribe: "el camino de la vocación religiosa me parece... necesario en la Iglesia, pero no es el mío, ni el de los miembros del Opus Dei (...). Viniendo al Opus Dei... lo hicieron con la condición explícita de no cambiar el estado de uno”.
Por eso, Juan Pablo I dijo que San Francisco de Sales proponía una espiritualidad para los laicos, ¡mientras que Escrivá propone una espiritualidad laica!

Incluso Juan Morales, después de estudiar las siete obras de las "Ediciones Rialp" (Opus Dei), escribió que el Opus Dei "es un verdadero caballo de troya en el seno de la Iglesia". Además: el autor, con citas, muestra que el espíritu de Mons. Escrivá no sólo era "secular", sino incluso "anticlerical".
Y Peter Berglar escribió: "Escrivá, contento de tener a sus tres sacerdotes ordenados, pero triste por no mantenerlos laicos". Y Salvador Bernal escribió: "Para nosotros (Monseñor Escrivá), el sacerdocio es una circunstancia, un accidente, porque en el corazón del trabajo, la vocación de los sacerdotes y la de los laicos es la misma."(!!) Y más adelante escribe: "las obras apostólicas organizadas por el Opus Dei (...) se rigen por una mentalidad laica (...); por esta razón, no son confesionales".

Ahora bien, estas doctrinas, fueron vistas con recelo en la España de los años 40, porque expresan el culto al trabajo, al dinero, al laicismo, al anticlericalismo, es decir, son como una marca de la judeomasonería, pero vinieron luego, como escribe Vásquez Del Prada, ratificadas por el Vaticano II! "los miembros del Opus Dei no tienen dificultad en admitir el espíritu esencialmente novelista, aunque aparentemente conservador, del Opus; (¡pero esta es una de las características más engañosas del Opus Dei!)".

A este respecto, José Miguel Ceja también afirma: "la novedad de las enseñanzas de Mons. Escrivá (...), las páginas de "Camino" representaban una novedad, e incluso casi, siempre escandalosa!"
Por lo tanto, es significativo que, para Mons. Escrivá, el hombre fue creado por Dios no "para conocerlo, amarlo y servirlo", sino para trabajar. Y para probarlo, Monseñor distorsionó el significado de la Sagrada Escritura donde leemos que Dios "colocó al Hombre en el Paraíso terrenal para cultivarlo", lo que significa que para el cristiano, el trabajo no puede ser un "fin", sino sólo un "medio", ¡si no quiere convertirse en calvinista o talmudista!

¡Y así sucesivamente! Toda su charla y acción está casi siempre compuesta de medias verdades y subterfugios de la verdad. Si el Opus Dei, de hecho, tenía tanta seguridad en la santidad de su fundador, ¿por qué siempre declaraba la guerra abierta - ¡e incluso la guerra sucia! - contra todos aquellos que no estaban de acuerdo con su aprobación? ¿Qué hay debajo de todo esto? ¡Queremos, por lo tanto, traer aquí algunas extrañas coincidencias que incluso se podría decir que son inquietantes!

He aquí un "Juicio Masónico" sobre el Opus Dei expresado durante la VI Convención Iniciática de Estrasburgo: "... En cuanto al Opus Dei, esta organización que une la mística con la iniciación, no es casualidad que su fundador, Monseñor Escrivá, uno de los hombres más iluminados de este siglo, cerrara las máximas de su obra "Camino" con el 999, y no con otro número; Camino que conquistó millones de conciencias y un despertar espiritual. 999 es el número máximo de iniciación, el del triunfo de la Bestia del Apocalipsis de Juan".

Al morir el Primer Ministro israelí Rabin, Mons. Javier Echevarrìa, antiguo Prelado del Opus Dei, envió sus condolencias a la "Liga Antidifamación" de la B'nai B'rith, a través de la Sra. Lisa Palmieri Billig (que escribe en "Studi Cattolici", ¡la revista del Opus Dei!)

Se sabe que esta dama es la representante italiana de la B'nai B'rith; así como también se sabe que Rabin era masón, como lo declaró abiertamente el Gran Maestro de la masonería, Virgilio Gaito. Por lo tanto, digamos: ¿por qué el segundo sucesor de Mons. Escrivá envió sus condolencias a la Organización de la mayor logia masónica, compuesta sólo por judíos? ¿Y por qué lo hizo a través de la Sra. Billig, que es una importante y conocida miembro de la masonería judía, a quien también se le permitió escribir en su revista?

¿Y por qué el primer sucesor de Mons. Escrivá, Mons. Álvaro del Portillo, después de muerto, no fue colocado en una cama o en una mesa, como se hace con los cristianos, sino que fue puesto en el suelo, sobre una sábana blanca? ¿No es esta una costumbre puramente judía, como se establece en las "Reglas judías de luto", "el cuerpo va... tumbado en el suelo"?
Así que, quid dicendum?...[¿Qué es esto?]

Entonces, no es de extrañar que incluso los Opusdeistas hayan logrado estropear el "proceso de canonización" de su "padre"!

~Chiesa Viva, enero 2019