"Esos tales son unos falsos apóstoles, unos trabajadores engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo.Y nada tiene de extraño: que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Por tanto, no es mucho que sus ministros se disfracen también de ministros de justicia. Pero su fin será conforme a sus obras." (Apóstol S. Pablo, 2 Cor. XI, 13-15)

jueves, 31 de diciembre de 2020

Para fin de año, un poco de humor Novus Ordo ...

Es la Iglesia de la Alegría, ¿no?

Para fin de año, un poco de humor Novus Ordo ...

Lo que fue un año muy pesado y desafiante para muchos ha llegado a su fin. Dios permite el mal para nuestra santificación, así que no hay motivo para estar menos agradecido por el 2020 que por cualquier otro año. De hecho, deberíamos estar aún más agradecidos porque toda adversidad es una oportunidad para la práctica de la virtud; es una oportunidad para demostrar, aunque solo sea a nosotros mismos, que realmente amamos a Cristo:

Y el que no carga su cruz y viene en pos de mí, no puede ser mi discípulo. (Lucas 14:27)

Porque el Señor al que ama, castiga; y azota a todo el que recibe por hijo. (Hebreos 12: 6)

Porque considero que los sufrimientos de este tiempo no son dignos de ser comparados con la gloria venidera que se revelará en nosotros. (Romanos 8:18)

Al mismo tiempo, también es legítimo disfrutar un poco de humor sano y bromas ligeras de vez en cuando. De hecho, es importante hacerlo, no sea que las luchas, los dolores y las decepciones de la vida nos abrumen. Con ese fin, incluso la “Iglesia de la Alegría” del Vaticano II puede contribuir, aunque sin saberlo.

El siguiente videoclip muestra lo que quizás sea uno de los contratiempos más divertidos que jamás haya visto. Solo dura 20 segundos y no se necesitan palabras:


Para aquellos que no pueden reproducir el video por una razón u otra, esto es lo que muestra: Un obispo anciano del Novus Ordo habla a la multitud usando un micrófono estándar. Cuando termina, quiere rociar a todos con agua bendita y confunde el micrófono con el aspersorio, es decir, el dispositivo de aspersión que se usa para dispensar agua bendita. Mientras intenta sumergir el micrófono en el balde de agua bendita, se escucha una respuesta audible, y uno de sus asistentes se lo quita y le da el aspersorio  real. El clérigo se da cuenta de su error, sonríe y procede con normalidad. El clip también incluye una divertida voz en off en alemán. El orador dice: "El padre Bacterius es simplemente demasiado viejo para la tecnología ... de la década de 1930".

Sea lo que sea lo que depare el año nuevo, habrá muchas oportunidades para cada uno de nosotros para que obremos “con temor y temblor nuestra salvación” (Filipenses 2:12). El sufrimiento, si se abraza con el espíritu sobrenatural correcto, es el camino que conduce al cielo. Si queremos resucitar con Cristo a la felicidad eterna, también debemos hacer nuestro su doloroso camino al Calvario. No hay resurrección sin cruz.

Que Dios conceda que 2021 sea un año en el que más almas se conviertan a Él y a Su santa Iglesia Católica, la única Arca de Salvación. Y que aquellos que ya están convertidos, sean más fervientes en su amor a Dios y al prójimo, y aumenten en devoción y celo por Su gloria. 

El aborto en Argentina y el calculado silencio de Bergoglio

(Fratres In Unum) - Ayer temprano, a las 4:10 am, se legalizó el aborto en Argentina mediante votación en el Senado (por 38 votos a favor, 29 en contra y 1 abstención). Las feministas gritan, lloran, celebran: ahora las madres argentinas podrán matar a sus hijos en el vientre con el apoyo de la ley, y se abren en América Latina las puertas al avance de este genocidio silencioso. La muerte avanza como un perro furioso sobre nuestros países, pero mientras tanto, una pregunta permanece en silencio:

¿Qué hace Jorge Mario Bergoglio? ...

Cuando la legalización del aborto era inminente en su país natal, Bergoglio se limitó a tres discretas intervenciones : la primera, una carta dirigida a un grupo de mujeres pro-vida; el segundo, una carta a sus antiguos alumnos; y el tercero, una carta a un sacerdote llamado Padre Pepe, en la que destaca que el rechazo al aborto no es un tema religioso, sino científico. ¡C'est tout !

¿Por qué, en lo que respecta al aborto, actúa tan comedido, templado, discreto, pero cuando se trata de inmigrantes y ecología, escribe encíclicas, convoca sínodos, da entrevistas, hace llamadas telefónicas, lanza todo tipo de acciones contra sus oponentes y moviliza todo su lobby papal? ¿Es mera falta de atención?

En 2013, en su controvertida entrevista con el padre Spadaro , Bergoglio dijo que “no podemos insistir solo en temas relacionados con el aborto, el matrimonio entre personas del mismo sexo y el uso de métodos anticonceptivos. Esto no es posible. No dije mucho sobre estas cosas y me censuraron por ello. (…) Las enseñanzas, tanto dogmáticas como morales, no son todas equivalentes. Un ministerio misionero no está obsesionado con la transmisión desarticulada de una multiplicidad de doctrinas a imponer insistentemente ”.

De hecho, piensa como los progresistas que infestan al clero de la Iglesia católica: no aprueban descaradamente la legalización del aborto, salvo en casos excepcionales, como el de grupos de monjas o sacerdotes ultrafeministas- sino que anestesian la opinión pública; no solo son voluntariamente tímidos en la lucha contra el aborto, sino que son sobre todo proselitistas de la timidez, inventando argumentos para neutralizar el activismo provida, quitando el asunto y silenciándolo en torno a toda la agenda izquierdista.

El político vestido de blanco que ahora se sienta en la silla de Pedro es ostensiblemente de izquierda: nunca dudó en expresar su oposición al anterior presidente de Argentina (Macri también era un liberal, absurdo, por cierto); Francisco nunca ocultó su simpatía por los políticos de izquierda, incluso recibió al condenado Lula y le dijo que estaba “muy feliz de verlo caminar por la calle”, recibió un crucifijo blasfemo de manos de Evo Morales en el que Nuestro Señor es crucificado en hoz y martillo, símbolos del Partido Comunista, además de muchos otros gestos, como, por ejemplo,elogiar a Emma Bonino, una acérrima partidaria del aborto, como uno de “las grandes de Italia” .

De hecho, respecto a la visita de Lula a Francisco, no hay que olvidar que fue a través del presidente de Argentina, Alberto Fernández , lo que demuestra su amistad con el pontífice argentino y, por tanto, su falta de uso de su influencia para detener la legalización del aborto. Fernández, el mismo día de su elección, durante el conteo , “publicó en su Twitter una foto mostrando la letra 'L' con las manos, símbolo del movimiento Lula Livre… 'Hoy también está mi amigo Lula, un hombre extraordinario que es encarcelado injustamente durante un año y medio '”, escribió.

Como todo clero de izquierda, cuando el tema es el "aborto", Francisco reduce la protesta al volumen de un susurro, para no correr el riesgo de favorecer al bando contrario. Así es exactamente como actuó siempre el clero del PT en Brasil: cuando los católicos hablaban de su aborto, pretendían -y siguen pretendiendo- que es una pena, pero que no hay nada de malo, que tenemos que ser democráticos y aceptar lo contradictorio, incluso eso con tristeza, pero que tenemos que enfocarnos en temas mucho más importantes y en los que tenemos una gran convergencia, como por ejemplo, la salvación de árboles y tortugas.

La defensa de la vida, de la familia natural, de la libertad de culto de los católicos, del respeto a nuestros signos de fe, todo esto se recalcula en función del beneficio de la izquierda internacional, financiada por los supercapitalistas (porque estos dos males, el socialismo y el capitalismo , ambos condenados por la Iglesia, nunca fueron contradictorios) ... Cómo Bergoglio podría expresar una fuerte opinión contra el aborto y cambiar el rumbo de las cosas en Argentina si lo que quiere es intercambiar bromas junto a los patrocinadores internacionales del aborto, miembros del Consejo del Capitalismo inclusivo, ¿del que Bergoglio quería formar parte ?

De nada sirve cerrar los ojos a la realidad. Tenemos un Papa que es esclavo de la izquierda internacional y que fue reclutado en el globalismo más flagrante. La traición a la Iglesia ya se ha consumado y, ahora, ¡lo que vemos son los resultados de este iscariotismo!

Una cosa es cierta: el papel (...) en la lucha contra el aborto, la ideología de género y todos los enemigos de la fe católica es inmenso y, ahora, ¡nuestro deber de resistir se nos impone de una manera mucho más intensa! Más que nunca, ahora es el momento de la resistencia. ¡Ayúdanos Dios! ¡Ayúdanos Santa María!

Link


Nuevo post relacionado: El aborto en Argentina y el Papa Francisco

Sobre la reacción episcopal ante la "ley" del aborto en Argentina

"Esta ley que ha sido votada ahondará aún más las divisiones en nuestro país. Lamentamos profundamente la lejanía de parte de la dirigencia del sentir del pueblo, el cual se ha expresado de diversas maneras a favor de la vida a lo largo y a lo ancho de nuestra Patria" ´

ESTA ES LA REACCIÓN OFICIAL DE LOS OBISPOS ARGENTINOS ANTE LA "LEY", APROBADA HOY POR EL SENADO, QUE CONCEDE EL DERECHO A LAS MUJERES DE ASESINAR A SUS HIJOS EN GESTACIÓN. 

EL PROBLEMA, SEGÚN ESTOS MITRADOS CARENTES DE ATRIBUTOS VIRILES, RESIDIRÍA EN QUE EL ENGENDRO JURÍDICO SANCIONADO "AHONDA LAS DIVISIONES" Y DA LA ESPALDA AL "SENTIR DEL PUEBLO". 

Y NO EN EL HECHO DE MASACRAR A LOS INOCENTES NI DE VIOLAR LA LEY DE DIOS Y DE LA IGLESIA. 

Y NI UNA PALABRA EN EL COMUNICADO DE LA CONFERENCIA EPISCOPAL ACERCA DE LA EXCOMUNIÓN RESERVADA PARA EL GOBIERNO QUE PRESENTÓ EL PROYECTO DE LEY Y PARA LOS LEGISLADORES QUE NO SE OPUSIERON A ÉL. 

NO SE ENCUENTRA TAMPOCO NINGUNA CONDENA MORAL CLARA Y CONTUNDENTE CONTRA ESTE CRIMEN BÁRBARO, ABOMINABLE Y QUE CLAMA VENGANZA AL CIELO.

 A TODO LO CUAL SE SUMA EL SILENCIO ENSORDECEDOR DEL "SANTO PADRE" ARGENTINO, JORGE MARIO BERGOGLIO, DURANTE TODO EL PROCESO DEL "DEBATE DEMOCRÁTICO" SOBRE EL DERECHO O NO DE LOS NIÑOS A VER LA LUZ DEL DÍA. 

MUCHAS GRACIAS AL EX PRESIDENTE, "CATÓLICO DE DERECHA", MAURICIO MACRI, POR HABERLO ABIERTO EN 2018. 

TODO ESTO ES UNA AUTÉNTICA VERGÜENZA. ESTAMOS ANTE DIRIGENTES CORRUPTOS, SIN PRINCIPIOS ÉTICOS, CRIMINALES DESALMADOS, Y ANTE PRELADOS HIPÓCRITAS Y COBARDES, FALSOS PASTORES, LOBOS RAPACES DISFRAZADOS DE OVEJAS. 

ESTE ES UN DÍA DE LUTO Y DE LÁGRIMAS PARA MI PAÍS Y PARA UNA SOCIEDAD ARGENTINA A LA DERIVA Y SUMIDA EN LAS TINIEBLAS.

    Miles Christi


 * * * * *


* * * * *






* * * * *

martes, 29 de diciembre de 2020

Desde los primeros cristianos hasta hoy, los verdaderos fieles están contra el horrendo crimen del aborto

Ejemplos para el cristiano del siglo XXI

por Luis Fernando Pérez Bustamante

Todos los Padres de la Iglesia y los primeros apologistas y maestros cristianos hablaron a favor de la vida y gracias a su influencia el aborto y el infanticidio fueron gradualmente desapareciendo de Europa

Para cualquiera que tenga un mínimo de sensibilidad humana es claro que una de las plagas más infecta, desastrosa e inmunda de nuestra sociedad en pleno siglo XXI es el aborto. La Iglesia Católica, así como la mayoría de las iglesias y comunidades eclesiales separadas de ella, condena sin paliativos la aniquilación de seres humanos en el seno de sus madres. Dado que la Biblia apenas habla específicamente del aborto, aunque obviamente hay indicios muy claros de que las Escrituras consideran que el feto es una vida humana (p.e Jueces 16,17; Salmo 22,9-10; Lucas 1, 15-16 y 41-44; Galatas 1,15), es importante que estudiemos lo que creían los primeros cristianos acerca de este tema. Su testimonio es unánime y no deja lugar a dudas en la condena del aborto. La Didajé, que pudo haber sido escrita incluso en el siglo I, es quizás el primer testimonio patrístico en el que se introduce dicha condena:

“He aquí el segundo precepto de la Doctrina: No matarás; no cometerás adulterio; no prostituirás a los niños, ni los inducirás al vicio; no robarás; no te entregarás a la magia, ni a la brujería; no harás abortar a la criatura engendrada en la orgía, y después de nacida no la harás morir.” (Didajé II)

En la Epístola de Bernabé, escrita en la tercera década del siglo II, se llama hijo al feto que está en el vientre de la madre, se prohíbe expresamente el aborto y se le equipara al asesinato:

“No vacilarás sobre si será o no será. No tomes en vano el nombre de Dios. Amarás a tu prójimo más que a tu propia vida. No matarás a tu hijo en el seno de la madre ni, una vez nacido, le quitarás la vida. No levantes tu mano de tu hijo o de tu hija, sino que, desde su juventud, les enseñarás el temor del Señor.” (Ep Bernabé XIX,5)

y

“Perseguidores de los buenos, aborrecedores de la verdad, amadores de la mentira, desconocedores de la recompensa de la justicia, que no se adhieren al bien ni al juicio justo, que no atienden a la viuda y al huérfano, que valen no para el temor de Dios, si no para el mal, de quienes está lejos y remota la mansedumbre y la paciencia, que aman la vanidad, que persiguen la recompensa, que no se compadecen del menesteroso, que no sufren con el atribulado, prontos a la maledicencia, desconocedores de Aquel que los creó, matadores de sus hijos por el aborto, destructores de la obra de Dios, que echan de sí al necesitado, que sobreatribulan al atribulado, abogados de los ricos, jueces inicuos de los pobres, pecadores en todo.” (Ep Bernabé XX, 2)

El primer apologista latino Minucio Félix, llama parricidio al aborto en su obra Octavius de finales del siglo II:

“Hay algunas mujeres que, bebiendo preparados médicos, extinguen los cimientos del hombre futuro en sus propias entrañas, y de esa forma cometen parricidio antes de parirlo.”  (Octavius XXXIII)

El apologeta cristiano Atenágoras es igualmente tajante en su consideración sobre el aborto cuando escribió al Emperador Marco Aurelio:

“Decimos a las mujeres que utilizan medicamentos para provocar un aborto que están cometiendo un asesinato, y que tendrán que dar cuentas a Dios por el aborto... contemplamos al feto que está en el vientre como un ser creado, y por lo tanto como un objeto al cuidado de Dios... y no abandonamos a los niños, porque los que los exponen son culpables de asesinar niños”

(Atenágoras, En defensa de los cristianos, XXXV)

Los testimonios se multiplican por doquier. Así leemos en la Epístola a Diogneto que los cristianos:

“Se casan como todos los demás hombres y engendran hijos; pero no se desembarazan de su descendencia (fetos)” (Ep a Diogneto V,6)

Tertuliano condena el aborto como homicidio y reconoce la identidad humana del no nacido:

“ Es un homicidio anticipado impedir el nacimiento; poco importa que se suprima el alma ya nacida o que se la haga desaparecer en el nacimiento. Es ya un hombre aquél que lo será.” (Apologeticum IX,8)

Ya en el siglo IV San Basilio va incluso más allá al llamar asesinos no sólo a la mujer que aborta sino a quienes proporcionan lo necesario para abortar, lo cual sería perfectamente aplicable a quienes fabrican o prescriben la píldora abortiva:

“ Las mujeres que proporcionan medicinas para causar el aborto así como las que toman las pociones para destruir a los niños no nacidos, son asesinas”

(San Basilio, ep 188, VIII)

San Jerónimo trata la situación de la mujer que muere mientras procura abortar a su criatura:

“Algunas, al darse cuenta de que han quedado embarazadas por su pecado, toman medicinas para procurar el aborto, y cuando (como ocurre a menudo) mueren a la vez que su retoño, entran en el bajo mundo cargadas no sólo con la culpa de adulterio contra Cristo sino también con la del suicidio y del asesinato de niños. ” (San Jerónimo, Carta a Eustoquio)

Quizás el texto más dramático en relación al aborto sea un párrafo que aparece en el libro apócrifo conocido como Apocalipsis de Pedro. El libro seguramente es de origen gnóstico, lo cual supone que no debemos considerarlo del mismo valor que las citas anteriores, pero he decidido copiar este pequeño párrafo como muestra de hasta qué punto la condena del aborto estaba presente incluso entre los heterodoxos de los primeros siglos:

“Muy cerca de allí vi otro lugar angosto, donde iban a parar el desagüe y la hediondez de los que allí sufrían tormento, y se formaba allí como un lago. Y allí había mujeres sentadas, sumergidas en aquel albañal hasta la garganta; y frente a ellas, sentados y llorando, muchos niños que habían nacido antes de tiempo; y de ellos salían unos rayos como de fuego que herían los ojos de las mujeres; éstas eran las que habían concebido fuera del matrimonio y se habían procurado aborto.” (Ap Pedro 26)

Todos esos testimonios en contra del aborto tienen un doble valor para nosotros en las circunstancias que nos toca vivir en nuestro tiempo. Por una parte deben servirnos de aviso para que bajo ningún concepto nos acomodemos a un estado de opinión en nuestra sociedad cada vez más favorable a la aceptación del aborto como algo normal. Hacer tal cosa sería ir justo en la dirección opuesta a la que tomaron nuestros antepasados en la fe. Ellos ni se callaron ni fueron tibios a la hora de condenar esa lacra. Por otra lado, debemos ser sinceros y reconocer que vivimos en un mundo donde gran parte de lo más abominable del paganismo antiguo, el aborto y la profusión de todo tipo de amoralidad sexual, no sólo ha resurgido con fuerza sino que ha conseguido “legitimarse” socialmente echando sus raíces incluso en las legislaciones de nuestros países. (...) 

Nadie pues que se precie de tener el nombre de cristiano y el apellido de católico, puede justificar, aprobar, legislar o colaborar, por activa o por pasiva, con el aborto. Es nuestro deber como cristianos combatir en la guerra por salvar a millones de inocentes. Ellos no tienen voz, no tienen fuerza para oponerse a quienes desean asesinarlos. Seamos nosotros la voz y la fuerza que, como en el pasado, venza la batalla por la vida, por la esperanza y por el amor hacia toda criatura humana desde su concepción.

Fuente: Revista Arbil Nº 88

www.notivida.com.ar

sábado, 26 de diciembre de 2020

Monseñor Carlo María Viganò: "La Iglesia no es propiedad del Papa, ni tampoco de una camarilla de herejes y fornicarios que ha conseguido acceder al poder mediante engaños y fraudes"

Intro S.I.M.: Por la importancia y la gravedad de los temas planteados, reproducimos el reportaje que le hiciera recientemente Life Site News (23/12/20) a Monseñor Carlo María Viganò, traducido al castellano por Adelante la Fe. El puntapié inicial se da con el tema de "que el altar pontificio de la basílica vaticana no se ha vuelto a utilizar desde que se profanó con la ofrenda del ídolo de la Pachamama", situación de la que dimos cuenta aquí. La Dra. Maike Hickson aquella y esta vez es quien acertadamente realiza las preguntas. Los resaltados son nuestros.  

Estamos asistiendo al 'ensayo general para el establecimiento del reino del Anticristo'

Monseñor Viganò habla con la Dra. Maike Hicson sobre el altar pontificio vacío.

Omnes dii gentium demonia.

Salmo 95,5

1 Excelencia, en un artículo reciente señaló que el altar pontificio de la basílica vaticana no se ha vuelto a utilizar desde que se profanó con la ofrenda del ídolo de la Pachamama. En aquel momento, en presencia de Bergoglio y de su corte pontificia, se cometió un gravísimo sacrilegio. ¿Qué opina de ello?

La profanación de la basílica del Vaticano durante la ceremonia de clausura del Sínodo para la Amazonía contaminó el Altar de la Confesión desde el momento en que se colocó sobre la mesa una vasija dedicada al culto infernal de la Pachamama. A mí me parece que ésa y otras profanaciones cometidas en iglesias y altares evocan en cierta forma actos por el estilo que se han dado con anterioridad y nos permiten entender su verdadera naturaleza.

2 ¿A qué se refiere?

Me refiero a ocasiones en que se ha soltado a Satanás contra la Iglesia de Cristo, desde las persecuciones de los primeros cristianos hasta la guerra de Cosroes de Persia contra Bizancio; desde la furia iconoclasta de los mahometanos hasta el Saco de Roma por parte de los lansquenetes alemanes; más tarde vino la Revolución Francesa, luego el anticlericalismo del siglo XIX, el comunismo ateo, la Guerra Cristera de México y la Cruzada de Liberación española; después, los horrendos crímenes de los partisanos comunistas durante la Segunda Guerra Mundial y sus posguerra, y las diversas formas de cristianofobia que observamos hoy en día por todo el mundo. Siempre, sin excepción, la Revolución en todas sus formas confirma su esencia luciferina permitiendo que se manifieste la bíblica enemistad entre el linaje de la Serpiente y el de la Mujer, entre los hijos de Satanás y los de la Santísima Virgen. No tiene otra explicación esta ferocidad contra la Santísima Madre y sus hijos.

Pienso concretamente en la entronización de la Diosa Razón que tuvo lugar el 10 de noviembre de 1793 en la parisina catedral de Notre Dame, durante el apogeo del Terror. También en aquella ocasión el odio infernal de los revolucionarios quiso sustituir el culto a la Madre de Dios por el culto a una prostituta, erigida en símbolo de la religión masónica, la llevaron a hombros en una silla gestatoria y colocada en el santuario. Esto tiene muchas analogías con la Pachamama, y denotan la mentalidad infernal que lo ha inspirado.

No olvidemos que el 10 de agosto de 1793, escasos meses antes de la profanación de Notre Dame, la estatua de la diosa Razón se había erigido en la plaza de la Bastilla con los rasgos de la diosa egipcia Isis. No deja de ser significativo que esta alusión a los cultos egipcios la encontremos también en el horripilante nacimiento que en este momento se alza en la Plaza de San Pedro. Pero está claro que las semejanzas que encontramos en estas cosas que están pasando vienen acompañadas de algo totalmente nuevo.


Charles Mueller, Le culte de la déesse Raison / Estatua de la Pachamama trasladada en San Pedro

3 ¿Nos podría explicar en qué consiste ese nuevo elemento?

Me refiero a que mientras que hasta el Concilio –o, para ser menos duros, hasta este pontificad–, las profanaciones y sacrilegios los realizaban enemigos externos de la Iglesia. Desde entonces los escándalos han llegado a los más altos niveles de la Jerarquía, eso sin hablar del culpable silencio de los obispos y el escándalo de los fieles. La Iglesia bergogliana da una imagen cada vez más desconcertante, en la que la negación de las verdades católicas viene acompañada de la afirmación explícita de una ideología intrínsecamente anticatólica y anticristiana en la que el culto idolátrico de deidades paganas –o sea de demonios– ha salido a la luz, y se promueve con actos sacrílegos y profanaciones de objetos sagrados. Colocar una vasija inmunda en el Altar de la Confesión de San Pedro es un gesto litúrgico con un valor concreto y una finalidad que va más allá de lo simbólico. La presencia de un ídolo de la madre tierra es una clara ofensa a Dios y a la Santísima Virgen, una señal palpable que en cierto sentido explica las muchas afirmaciones irreverentes de Bergoglio con relación a nuestra santísima Madre.

No es de extrañar por tanto que quienes se proponen derribar la Iglesia de Cristo y el Papado de Roma lo hagan desde el solio supremo, como dijo la profecía de la Virgen de la Salette: «Roma perderá la fe y se convertirá en la sede del Anticristo». Yo diría que hoy en día ya no se puede hablar de una simple pérdida de la fe, sino que debemos tomar nota del próximo paso, que se expresará en una auténtica apostasía, del mismo modo que la reforma litúrgica va evolucionando hacia una forma de paganismo que incluye la profanación sistemática del Santísimo Sacramento. Sobre todo con la imposición de la Comunión en la mano so pretexto del covid. Así como en una cada vez más evidente aversión a la antigua liturgia.

En esencia, muchas formas de prudencia inicial ocultando las verdadera intenciones de los novadores, poniendo cada vez más al descubierto la verdadera naturaleza de la obra que realizan los enemigos de Dios.Ya no hace falta el pretexto de la oración en común por la paz que legitimó la matanza de gallinas y otras escandalosas abominaciones en Asís, y ya hay  quien teoriza que la hermandad entre los hombres puede prescindir de Dios y de la misión salvífica de la Iglesia.

4 ¿Qué piensa de los sucesos que se han dado a partir de octubre de 2019? En particular, de que Bergoglio haya abandonado el título de Vicario de Cristo, así como de que haya dejado de celebrar la Misa en el altar pontificio y de la suspensión de la celebración de misas públicas en Santa Marta.

El principio filosófico agere sequitur esse, el modo de obrar sigue al de ser, nos enseña que todo actúa en conformidad con lo que es. Quien renuncia a ser llamado Vicario de Cristo da la impresión de entender que el título no le corresponde, o incluso de  que desprecia la posibilidad de ser el vicario de Aquel que Bergoglio demuestra con sus palabras y sus actos que no quiere reconocer y adorar como a Dios. O, expresado más sencillamente, que no le parece que su misión como máxima autoridad de la Iglesia tenga que coincidir con el concepto católico de pontificado, sino con una versión supuesta actualizada y desmitologizada. Al mismo tiempo, como no cree ser el Vicario de Cristo, Bergoglio puede eximirse de actuar como tal, adulterando como si nada el Magisterio y escandalizando a todo el pueblo cristiano. Celebrar in pontificatibus en el altar erigido sobre la tumba del apóstol San Pedro invisibilizaría al argentino, eclipsaría sus excentricidades y su perpetua expresión de disgusto que no consigue ocultar cada vez que celebra como Papa. Al contrario, le resulta mucho más fácil destacar en la Plaza de San Pedro en pleno confinamiento, atrayendo hacia sí la atención de los fieles, que de lo contrario pondrían en Dios.

5 ¿Reconoce entonces el valor simbólico de los actos del papa Francisco?

Los símbolos tienen un valor preciso: el nombre que eligió, la decisión de vivir en Santa Marta, el abandono de insignias y vestiduras propias del Romano Pontífice, como la muceta roja, el roquete y la estola, o el escudo de armas pontificio en el fajín. La obsesión por todo lo profano es simbólica, como lo es también la intolerancia hacia todo lo que evoque un sentido católico. Y quizá sea también simbólico el gesto con que en la epiclesis, durante la Consagración, Bergoglio cubra siempre el cáliz con las manos, como si quisiera impedir el derramamiento del Espíritu Santo.

Del mismo modo, así como cuando uno se arrodilla ante el Santísimo Sacramento da testimonio de fe en la Presencia Real y realiza un acto de latría o adoración a Dios, al no arrodillarse ante el Santísimo, Bergoglio proclama públicamente que no quiere humillarse ante Dios. Eso sí, no tiene problema para postrarse a cuatro patas ante inmigrantes o ante funcionarios de repúblicas africanas. Y al postrarse ante la Pachamama, algunos frailes, monjas, curas y seglares realizaron un acto de auténtica idolatría, honrando a un ídolo y rindiendo culto a un demonio. Símbolos, signos y gestos rituales son los instrumentos por los que la iglesia bergogliana se manifiesta sin tapujos.

Todos esos ritos de la neoiglesia, esas ceremonias más o menos indicadas, esos elementos tomados de liturgias profanas, no son casuales ni mucho menos. Constituyen uno de los cambios de la ventana de Overton que Bergoglio ya ha teorizado en sus intervenciones y en los actos de su magisterio. Por otra parte, los hechiceros que trazaron el signo de Shiva en la frente de Juan Pablo II y el buda que se adoró en el tabernáculo de Asís se pueden entender en plena coherencia con los horrores que estamos presenciando. Exactamente igual que, en el ámbito social, antes de considerar aceptable el aborto en el noveno mes de gestación éste tuvo que ser legalizado en casos más limitados, y que antes de legalizar el matrimonio entre personas del mismo sexo se prefirió prudentemente dejar que la gente creyese que la protección legal de la sodomía no terminaría por poner en tela de juicio la institución del matrimonio natural entre un hombre y una mujer.

6 ¿Cree Vuestra Excelencia que estas cosas irán a más?

Si el Señor, Sumo y Eterno Sacerdote, no se digna poner fin a esta perversión generalizada de la Jerarquía, la Iglesia Católica quedará cada vez más opacada por la secta que se le está superponiendo abusivamente. Confiamos en las promesas de Cristo y en la asistencia especial del Espíritu Santo, pero no olvidemos que la apostasía de la cúpula de la Iglesia forma parte de los acontecimientos esjatológicos y no se podrá evitar.

Considero que las premisas que hemos visto hasta ahora, y que se remontan en buena parte al Concilio, conducirán inexorablemente de un modo cada vez más explícito a una profesión de apostasía por parte de la cúpula de la iglesia bergogliana. El Enemigo exige fidelidad a sus siervos, y si al principio, parece contentarse con un ídolo de madera adorado en los jardines vaticanos o de una oblación de tierra y plantas sobre el Altar de San Pedro, dentro de poco exigirá un culto público y oficial que reemplace al Sacrificio Perpetuo. En ese caso se cumplirá lo que profetizó Daniel de la abominación desoladora en el lugar santo. Me llama la atención la expresión precisa que emplea la Sagrada Escritura: «Cum videritis abominationem desolationis stantem in loco sancto» [cuando veáis la abominación desoladora en el lugar santo] (Mt.24,15). Está escrito con toda claridad que esta abominación estará en una descarada y arrogante imposición en el lugar más ajeno e impropio para ella. Será una vergüenza, un escándalo, algo sin precedentes, y no hay palabras para calificar y condenarla.

7 ¿Qué nos espera si todo sigue así?

A mi modo de ver, estamos presenciando el ensayo general previo a la instauración del reino del Anticristo, que será precedido por la predicación del Falso Profeta, precursor de aquél que desencadenará la persecución final de la Iglesia antes de la victoria aplastante y definitiva de Nuestro Señor.

El vacío simbólico del altar pontifico es algo más que una advertencia para quienes fingen no ver los escándalos de este pontificado. En cierta forma, Bergoglio se está valiendo de ello para que nos acostumbremos a tomar nota de la mutación sustancial del papado y de la propia Iglesia. También lo es para que veamos en él algo más que el último en el largo linaje de romanos pontífices a los que Cristo mandó apacentar sus ovejas y sus corderos: el primer jefe de una organización filantrópica multinacional que ha usurpado el nombre de Iglesia Católica sólo porque le permite disfrutar de un prestigio y autoridad sin igual, incluso en tiempos de crisis religiosa.

La paradoja es patente: Bergoglio sabe que sólo puede destruir a todos los efectos la Iglesia Católica si se lo reconoce como Papa, pero al mismo tiempo no puede ejercer el pontificado en sentido estricto, ya que ello exigiría que hablase y se comportase como el Vicario de Cristo y Sucesor del Príncipe de los Apóstoles, y se manifestara como tal. Es la misma paradoja que observamos en los ámbitos civil y político, en los que quienes han sido constituidos como autoridades para gobernar los asuntos públicos y promover el bien común son al mismo tiempo emisarios de la élite con la misión de destruir su país y vulnerar los derechos de los ciudadanos. Por detrás del estado profundo y la iglesia profunda siempre hay un mismo instigador: Satanás.

8 ¿Qué pueden hacer los laicos y el clero para prevenir está carrera desenfrenada hacia el precipicio?

La Iglesia no es propiedad del Papa, ni tampoco de una camarilla de herejes y fornicarios que ha conseguido acceder al poder mediante engaños y fraudes. Por eso, debemos unir nuestra fe sobrenatural en que Dios obra constantemente en medio de su pueblo a una labor de resistencia, como aconsejan los Padres de la Iglesia. Los católicos tienen el deber de enfrentarse a la infidelidad de sus pastores, porque el objeto de la obediencia que les deben es la gloria de Dios y la salvación de las almas. Por consiguiente, denunciamos todo lo que suponga traición a la misión de los pastores, mientras imploramos al Señor que abrevie estos tiempos de prueba. Y si algún día Bergoglio nos dijera que para estar en comunión con él tenemos que hacer algo que ofenda a Dios, tendremos más confirmación de que es un impostor y de que, como tal, carece de autoridad.

Oremos, pues. Recemos mucho y con fervor, conscientes de las palabras del Salvador y de su victoria final. No se nos juzgará por los escándalos de Bergoglio y sus secuaces, sino por nuestra fidelidad a las enseñanzas de Cristo; fidelidad que comienza por vivir en gracia de Dios, recibiendo con frecuencia los sacramentos y ofreciendo sacrificios y penitencias por la salvación de los ministros de Dios.

9 ¿Cuál es su petición para esta Navidad?

Me gustaría que estos tiempos difíciles nos permitan ver que donde no reina Cristo se instaura irremediablemente la tiranía de Satanás. Donde no impera la Gracia, se imponen el pecado y el vicio. Donde no se ama la verdad, la gente termina por abrazar el error y la herejía. Si hasta ahora muchas almas tibias no han sabido volverse a Dios, reconociendo que su vida sólo puede hallar plena y perfecta realización en él, quizás puedan entender ahora que la vida sin Dios se convierte en un infierno.

Como los pastores se postraron adorantes a los pies del Niño Rey, acostado en un pesebre pero significativamente arropado en unas telas que antiguamente eran prerrogativa de reyes, también nosotros debemos congregarnos en oración en torno al altar, aunque sea en un desván o en sótano para escapar a la persecución o burlar la prohibición de reuniones. Porque aun en la pobreza de una capilla clandestina o una iglesia abandonada el Señor desciende sobre el altar para sacrificarse místicamente en aras de nuestra salvación.

Roguemos porque un día veamos a un pontífice que vuelva a celebrar el Santo Sacrifico sobre el Altar de la Confesión de San Pedro según el rito que enseñó Nuestro Señor a los Apóstoles y que se ha transmitido íntegro a lo largo de los siglos. Será la señal de que se han restaurado el papado y la Iglesia de Cristo.

Fuente: Life Site News - Traducido por Bruno de la Inmaculada para Adelante la Fe

jueves, 24 de diciembre de 2020

La Navidad es un llamado a la Alegría para todos sin excepciones

 
La Natividad - El Greco, 1605 - Santuario de Nuestra Señora de la Caridad, Illescas, España

Nuestro Salvador, carísimos, hoy ha nacido: alegrémonos. No es en verdad justo que nos entristezcamos en el día en que nace la vida, la cual dando fin a todo temor de muerte, nos alegra con la promesa de la eternidad. Esta alegría es para todos, y ninguno se debe creer excluido de ella. Una misma es la causa de la común alegría. 

Y es que siendo nuestro Señor el que ha venido para destruir el pecado y la muerte, así como a ninguno halló libre de culpa, así ha venido para librarnos a todos. Por lo mismo, gócese el santo porque se acerca a la corona; alégrese el pecador, porque se le invita al perdón; anímese el gentil, porque es llamado a la vida... 

Reconoce, oh cristiano, tu dignidad, y constituido participante de la naturaleza divina, no quieras rebajarte volviendo a la antigua degeneración. Acuérdate de qué cabeza y de qué cuerpo eres miembro. Ten presente que libre del poder de las tinieblas, has sido trasladado al reino y resplandor de Dios.

San León, Papa

* * * * *

SANTA IGLESIA MILITANTE LES DESEA UNA SANTA Y FELIZ NAVIDAD PARA TODOS SUS LECTORES Y VISITANTES

* * * * *

miércoles, 23 de diciembre de 2020

Ya tiene Canción la piña a Taussig

 

Posts recientes 

Don Camilo ¡Beato Súbito! - Antonio Caponnetto 

El Padre Camilo Dib (¡Santo Súbito!) y una paliza simpática al obispo Taussig 

Don Camilo ¡Beato Súbito! - Antonio Caponnetto

 DON CAMILO
¡BEATO SÚBITO!

ORACIÓN PARA LA DEVOCIÓN PRIVADA


Señor, tu que suscitaste a tu siervo Camilo:


a)   para que implorase cual remozado Salmista: ¡Levántate, Señor! ¡Sálvame, Dios mío! Tú golpearás en la cara a mis enemigos; ¡les romperás los dientes a los malvados! (Salmo 3,7);

b)  para que fuera intérprete literaliter del parresíaco mandato neotestamentario, según el cual, “es preferible dar que recibir” (Hechos 20, 25);

c)   para que pusiera en acto el magisterio infalible del Santo Padre Francisco, quien ha dicho: ”Si alguien insulta a mi madre puede esperarse un puñetazo”(Declaración del 15/12/2015), tanto más, si análogamente refiere el críptico texto petrino a la Madre Iglesia.

d)  para que, encarnando el espíritu paulino, hiciera realidad la justiciera amenaza del Apóstol al malvado Ananías: “A tí te golpeará Dios, muro blanqueado!” (Hechos 23,3).

e)   para que reeditara el ciclópeo mamporro e inspirado soplamocos de San Nicolás de Bari al heresiarca Arrio;

f)   para que no dejara caer en el olvido la sentencia conminatoria del Crisóstomo, referida a los protervos: “rómpele la boca, santificando así vuestras manos”, como en inolvidable moraleja nos alecciona San Luis María Grignion de Monfort(cfr. Obras Ascéticas, vol. II, Madrid, BAC, 1954, p. 529);

g)   para que rememorara e hiciera patente y vigente el viejo e hidalgo ritual medieval de la colafización; palabra que hunde su raíz etimológica en el griego, pasando después por el latin: colaphizo, y que en principio y simplificando significa propinar una reverenda y doble cachetada.

h)  para que se prestara atención debida al pedido del futuro Juan Pablo I, quien en epístola de 1972, propuso este canon: “Quien golpeare moderadamente a un clérigo que habitualmente descuida la catequesis, no incurre en excomunión, antes bien merece alabanza. Porque tales golpes serían dados a instigación no del diablo, sino del ángel”.

 

      Para que, al fin, nos inspirara en la batalla terrena anticipo de la celeste; te pedimos, Oh Señor de los Ejércitos, que eleves súbitamente a tu siervo Don Camilo a la condición de beato. Que sea tenida por festividad suya, propiamente el 21 de diciembre, tomándose por milagro probado la manifestación pugilística en la mentada fecha de un cura másculo, converso de los Islamitas, según las Crónicas refieren. Que, al fin, y hasta que la Congregatio de Causis Sanctorum se expida, se celebren en el precitado fasto, y en todos los templos y oratorios de la patria -por presbíteros de Catecismo Romano sabido que oficien en ellos- la Misa Votiva Coram Deo, con ornamentos de color encarnado, en memoria de que los sacerdotes, incluso, tienen sangre en las venas, y cuando así sucede son dechados, arbotantes y arquetipos para los laicos y gloria inmensa para el Altísimo.


    ¡Señor!: te lo pide, impetra y ruega y suplica con nos, el mismísimo Don Pepone. Y en señal de devoción, rezamos a continuación:

    Tres Avemarías, Paternoster y Gloria. 


      Antonio Caponnetto, Anagni, Adviento de 2020.





martes, 22 de diciembre de 2020

El Padre Camilo Dib (¡Santo Súbito!) y una paliza simpática al obispo Taussig

Intro S.I.M.: Con humor titulamos la entrada. Dejamos ahora que el blog "SEMINARIO DE SAN RAFAEL por siempre", realizado por sacerdotes formados en el Seminario Diocesano de San Rafael, nos cuente y reflexione sobre los golpes físicos recibidos por Mons. Taussig, que nos tienen a todos tan... entusiasmados!  (Para ver más sobre la historia del caso del injusto cierre del Seminario de San Rafael por su obispo haga click aquí). Nosotros no nos olvidamos que Taussig ha dicho que en esto tiene como cómplice a Bergoglio. Tampoco simpatizamos con la misa de Paulo VI. Sí estamos en contra de la Comunión en la mano, motivo por el cual laudablemente al no ceder ante esa práctica aberrante, tuvieron una excusa para cerrar el Seminario. 

____________________________________________________________


Padre Camilo Dib, a ejemplo de san Nicolás…


San Nicolás abofetea a arzobispo hereje Arrio

Lamentable… Lamentable que la situación de indefensión de los sacerdotes haya tenido que llegar al extremo de que uno de ellos haya intentado, como último recurso, hacerle entender virilmente al Obispo Taussig la gravedad de sus acciones a los golpes.

La primicia nos la da el Sr. Henry Gómez Casas, conocido comunicador católico de Colombia, desde su canal de YouTube (AQUÍ).

Mientras esperamos la corroboración de la noticia y los detalles fehacientes de lo sucedido, nos apresuramos a decir que no es verdad lo que el comunicador afirma con entusiasmo y admiración: que esta trifulca sea algo que ocurre por primera vez en la historia de la Iglesia. La existencia de sanciones para quien agrede físicamente a un ministro de la Iglesia, tanto en el anterior como en el actual Derecho Canónico, indican que las ocasiones en que los consagrados han sido vapuleados han sido varias, al punto de tipificarse el delito o contravención en la legislación.

Más aún: entre los mismos santos, destaca un episodio que guarda muchas similitudes con lo sucedido en la sede del obispado de San Rafael: la bofetada de san Nicolás al arzobispo hereje Arrio, anécdota que puede encontrarse en varias páginas, por ejemplo, aquí.

Decimos que hay varias similitudes: en primer lugar, el carácter de san Nicolás y del P. Camilo. Se trata de dos personalidades mansas. Pero atentti!: no temperamentos fofos, como incluso se ha terminado caricaturizando al santo de los regalos, popular en los tiempos modernos como Santa Claus, Papá Noel, el viejito pascuero y otros apelativos. Mucho se ha distorsionado la verdadera santidad. Y si bien es verdad que el Señor Jesús, nuestro Modelo, nos dice: “Aprended de Mí, que soy manso y humilde de corazón”, es el mismo que se tomó el trabajo de trenzar un látigo (lo consigna del manso Juan 2, 15, sí, el Apóstol del Amor), a lo cual hay que dedicar un tiempo: o sea que no fue una reacción temperamental del momento, como si Jesús hubiera “manoteado” lo que tenía a mano, sino que hizo lo que hizo con premeditación, dolido y airado al ver la Casa de su Padre convertida en cueva de ladrones.

En el caso de san Nicolás, su carácter bondadoso se consigna en las leyendas que adornan su vida con episodios cuya historicidad no siempre está garantizada (milagros espectaculares, como rescatar del horno a tres niños que habían sido puestos al fuego por un panadero malvado) pero que es expresiva de su bondad, de su predilección por los niños (son beneficiarios predilectos de sus milagros los pequeños y los adolescentes) y de su generosidad: habiendo heredado una fortuna de sus padres, la gastaba en ayudar a los más necesitados: de allí el recuerdo navideño de las monedas de oro en el calzado, por aquello de las tres jovencitas a quienes su afligido y confundido padre planeaba dedicar a la prostitución para salir de la miseria en que estaban. De allí que, si bien es verdad que hay que corregir la distorsión de la celebración de la Natividad, en la cual el protagonismo lo ha perdido el divino Niño y lo ha acaparado la figura rechoncha del barbudo vestido de rojo, es mejor catequizar, como muchos lo vienen haciendo y, aunque cueste o parezca infructuoso, rescatar la figura histórica del obispo generoso, bondadoso, alegre y afable que se oculta tras la fachada comercial. Puede verse también este artículo. El autor de estas líneas tiene un gran afecto a san Nicolás desde que ha conocido su verdadera historia, y lo celebra con devoción cada 6 de diciembre, ya en tiempo de Adviento.

Volviendo a las similitudes entre san Nicolás y el P. Camilo, los dos tienen sangre oriental: el santo, nació en Myra, Turquía. En Argentina llamamos “turcos” a todos los venidos o descendientes de Medio Oriente, aunque no sean de Turquía propiamente. El P. Camilo tiene sus antepasados en Siria, por lo cual aún hoy es conocido como “el turco Dib”.

No nos extenderemos sobre las virtudes del P. Camilo: confiamos en que en estas horas difíciles, que él sobrelleva sin embargo con serenidad, den su testimonio quienes lo conocen.

______________________________________________

Entrevista al P. Camilo del año 2014 en el Canal Diocesano

CANAL 21


LO QUE HA OCURRIDO

No faltarán quienes critiquen lo que hizo el P. Camilo. Apresurémonos a decir que no necesariamente quienes lo hagan sean enemigos de él o del Seminario. Como se ha dicho, hay una generalizada devaluación del concepto de la auténtica santidad que hace que toda violencia, incluso justificada (suficientemente moderada o no: he ahí un difícil discernimiento) es contraria a la santidad. Y no es así. Pero, siendo una decisión “prudencial”, es lícito que alguien afirme “eso no se debe hacer”, queriendo decir en realidad “yo no lo haría”.

También habrá las reacciones de aplauso al modo de las canchas de futbol, pero que por ser pura emotividad tampoco son correctas. Menos si no se está dispuesto a “jugarse” por lo bueno.

Sólo el P. Camilo conoce cuánto de voluntario y los motivos de su proceder, y cuándo de espontanea emotividad, que si bien puede ser totalmente lícita (es decir, buena, virtuosa) en sí misma, puede también resultarle perjudicial por las consecuencias institucionales. Aquí será importante el apoyo explícito y constante, y también el respeto de su privacidad.

LO QUE PUEDE Y LO QUE DEBE OCURRIR

Como se decía en estas mismas páginas, el Obispo Taussig está cebado: ha probado (metafóricamente hablando) el gusto de la sangre, y a pesar de los modestos ultrajes padecidos, que él magnifica victimizándose, creía que saldría indemne. Suponemos que la contundencia del P. Camilo hará que ahora esté alerta, pues que con el mismo lenguaje pueden interpelarlo los laicos, muchos de los cuales estarán no sólo dolidos sino avergonzados de no haber “primereado” (para usar una expresión papal) al P. Camilo en su tarea de hacer entrar en razón al prelado secuaz de Arrio.

Porque hay que decir que esta sea quizá la principal afinidad entre el P. Camilo y su casi paisano san Nicolás: ha obrado en defensa de la fe y contra el que altera el orden eclesiástico.

El Código de Derecho Canónico (canon 1370 § 3) dice que debe ser sancionado quien atenta físicamente contra un consagrado haciéndolo “en desprecio de la fe, de la Iglesia, de la potestad eclesiástica o del ministerio”.

En este caso, hay que decir que el P. Camilo no ha tenido ninguno de esos cuatro motivos y que precisamente es el Obispo Taussig el que incurre en dichas cuatro actitudes reprobables:

Mons. Taussig desprecia la fe de la Iglesia porque afirma en su decreto de cierre del Seminario Diocesano que “es un bien” que una casa de formación sacerdotal en perfecta concordancia con las orientaciones de la Iglesia sea cerrada.

Desprecia y se burla también de la fe personal de su comunidad diocesana, clero y fieles, al permanecer contumaz en su capricho a pesar de todas las respetuosas apelaciones que se le hicieron desde el inicio. Solamente en los últimos días previos a la clausura, ocurrida el 27 de noviembre, ha habido episodios más tensos, como lo sucedido en Malargüe, quizá el único episodio de “agresión”, contra su vehículo. Y si descontamos momentos de tensión verbal como cuando el mismo Obispo ofreció trompis a un joven o (más grave en sí mismo) cuando en una de las primeras ocasiones separó a una niña pequeña de sus padres y se la llevó para “catequizarla”, corrigiendo las supuestas deficiencias de lo aprendido con su familia y su parroquia, pasando por encima de la patria potestad de los padres allí presentes.

Mons. Taussig atenta contra la Iglesia: contra la Iglesia particular de San Rafael, sumergiéndola en una tormenta de malestar, dolor, incertidumbre y desgaste, para toda la feligresía, y particularmente para los seminaristas y sus familias, que han sido humillados y “ninguneados” (otra vez la jerga papal) desde el primer momento.

Atenta contra la potestad eclesiástica porque al ejercer su autoridad, que en ningún momento se ha desconocido ni rechazado, con prepotencia, la degrada; se degrada a sí mismo y se envilece: ese sería suficiente castigo para el mismo Obispo, su propio envilecimiento, pero hay que tomar en cuenta el daño no sólo ya causado sino el que continúa haciendo.

San Pablo dice que Dios le ha dado el poder para edificar, no para destruir (2ª Corintios 13, 10). Pero esto es precisamente lo que el Obispo Taussig viene haciendo en los últimos tiempos: usa de su autoridad para destruir. Como el ladrón, “mata y destruye” (Jn 10, 10). Ha destruido el Seminario como institución, pero también está destruyendo personas, enfermándolas en cuerpo y alma.

Desprecia el ministerio sagrado de un modo inaudito: ha pretendido manipular a sus sacerdotes amenazándolos para que cumplan su capricho (hacer cumplir las prescripciones civiles de la cuarentena) y tratándolos más que como esclavos como meros apéndices de su persona, sin posibilidad de réplica u objeción de conciencia. Por ejemplo, ha amenazado a un párroco de reconocida trayectoria que si no hacía que sus vicarios se sometan a la restricción de negar la comunión en la boca, le quitaría las licencias no a ellos sino al mismo párroco.

Mucho se podría decir de como este Obispo se ha ido sumergiendo en las oscuridades del desvarío y de la prepotencia: baste este tristísimo broche no de oro sino de lodo infecto, del cual darían testimonio los mismos seminaristas que escucharon sus palabras, si no estuviese vigente la amenaza del “camino de discernimiento” que dice haber traído de Roma: antes de concretar la expulsión de los seminaristas, les leyó una carta al parecer manuscrita del mismo Papa Francisco en la cual les indicaba a los consternados aspirantes al sacerdocio que debían volver a sus casas “como laicos” (es decir, se les retiraba la condición de seminaristas, que los de cursos superiores tienen de modo “oficial” mediante la admisión a las Sagradas Órdenes), en señal de lo cual no podían usar la sotana (detalle no menor para un futuro ministro sagrado) y “por un año” no podían entrar en otro seminario”. Con esta última determinación se convertía en mentira lo que el mismo Obispo había asegurado al anunciar el cierre del Seminario: que serían “reubicados” en el año próximo (ya por comenzar, 2021) con ayuda de las mismas autoridades diocesanas. O sea que ni eso… Más aún: si bien el Mons. Taussig (que viene teniendo la misma credibilidad del pastorcito de la fábula) asegura que es una disposición de Roma, que él beatamente sólo obedece, resultando “modelo” de virtud, considerando todo lo que ha venido sucediendo, está la fuerte sospecha de que haya sido él mismo quien propuso esta restricción de no ingreso, pues “de Roma viene lo que a Roma va”.

La extrema gravedad, y que es un verdadero atentado contra el Orden Sagrado –con lo cual la comparación con Mons. Arrio no resulta exagerada– es que de su propia cosecha habría “aconsejado” a los seminaristas llevar “como laicos” no ya una vida “en el mundo” sino una “vida mundana”, teniendo trato con chicas… para probar la vocación. O sea que el Directorio y referente de Mons. Taussig para el discernimiento vocacional es Ricky Martin, Living la Vida Loca…

EN CONSECUENCIA…

… y volviendo a la situación del P. Camilo: Mons. Taussig debería renunciar ya, incluso por su propio bien e integridad física.

Debería también renunciar como un postrer acto de hombría y de virtud (¡san Dimas, ayúdanos!) pues si considera humillante aceptar que “se equivocó” (para decirlo suavemente), debería tomar en cuenta que mayor ignominia es perseverar en su maléfico capricho.

Pero eso es poco probable que ocurra…

Lo que sí debería lograrse es que no sea precisamente el mismo Obispo Taussig el que haga de juez y parte, de ofendido, fiscal y juez. El Derecho Eclesiástico tiene significativas diferencias con el Derecho Civil, que deberían ser “para bien de las almas”, que debe ser siempre la suprema ley en la Iglesia (como termina el texto de Código de Derecho Canónico, canon 1752).

Si bien lo sucedido con el Seminario muestra que en muchas instancias superiores de la Iglesia hay una complicidad que se manifiesta por lo menos como omisión (dejando sin respuesta los pedidos de los perjudicados), además de la fe y confianza en Dios mismo y la fe en la Iglesia (Credo), hay que tener en cuenta que para obrar el bien Dios nos ha dado iniciativa, inteligencia y voluntad ¿Habrá quien pueda actuar “de oficio” o afrontando los riesgos que implica enfrentarse al prelado furioso? Y todos los que puedan hacer algo ¿estarán dispuestos a hacerlo? –

2020: Ofensiva global contra la humanidad - Miles Christi

 2020: Ofensiva global contra la humanidad 

Por Miles Christi 

“La normalidad solo volverá cuando hayamos vacunado a toda la población mundial” (Bill Gates)

El “Gran Reinicio” está en marcha. Con esta “crisis sanitaria mundial”, concebida y ejecutada por la élite luciferina y genocida que dirige los organismos internacionales-en lo que es, sin asomo de duda,la mayor operación de ingeniería social y de manipulación psicológica de la historia-, se ha activado la cuenta regresiva que conduce a la instauración del reino universal del Anticristo. Debemos mantener la paz interior y la unión con Dios, ser pacientes, confiar en la asistencia permanente de la Divina Providencia y perseverar en la fe, la esperanza y la caridad. Sabemos que, al cabo de algunos años de pruebas y de una necesaria purificación espiritual, la gloriosa Parusía  de Nuestro Señor Jesucristo pondrá término al dominio de las fuerzas del mal y nos librará de la despótica opresión ejercida por Satanás a través de su maligna corte de esbirros sobre una humanidad a la deriva, completamente incapaz de comprender la magnitud del engaño diabólico que se cierne sobre la totalidad del orbe…

ÍNDICE

1. Tiranía Sanitaria Mundial - p. 3
2. El gobierno te cuida - p. 8
3. El tiempo propicio - p. 11
4. Covid-1984 - p. 13
5. Cuestionar el relato oficial -p. 17
6. Bill Gates, enemigo del género humano -p. 19
7. Vacuna Covid Argentina - p. 21
8. Bill Gates: criminal psicópata y diabólico - p. 24
9. Dictadura Sanitaria Mundial y Mentira Universal - p. 26
10. Acá no hay dos vidas - p. 29
11. La Rata - p. 31
12. Cupo “trans” para “todes” - p. 38
13. Diez años de “matrimonio igualitario” en Argentina - p. 40
14. El Vaticano promueve la apostasía y una religión global - p. 49
15. Bergoglio, la gran apostasía y la crisis conciliar - p. 67
16. Boletín oficial IV - p. 72


Ver en formato Word


Ver en formato Pdf


* * * * *

lunes, 21 de diciembre de 2020

Los símbolos de la muerte y los extraterrestres en el pesebre de Bergoglio

El fenómeno conocido como secularización se puede señalar de manera simplista como la materialización de elementos espirituales hasta su aniquilación, vaciando desde el interior todo valor trascendente hasta la reducción conceptual de todo símbolo relativo, para luego llegar a la eliminación del símbolo mismo.

Este proceso de origen ideológico que se mueve dentro de un razonamiento filosófico se lleva a cabo a través de la matriz luciferina del cambio de paradigma conceptual en la base de la existencia, esto a través de la inversión del pensamiento real y la sustitución por el artificio artísticamente artificial de la mentira disfrazada de verdad.

Este es el modus procedendi de todas las ideologías materialistas procomunistas... sin embargo, el mismo resultado se puede obtener a través de lo que en cambio se connota como una operación puramente satánica, que utiliza el impacto violento para imponer una práctica, que luego se convertirá también en ideología.

En el primer caso, del Luciferismo, tendremos una argumentación filosófica en base a las conclusiones a las que queremos llegar, en el segundo caso, sin embargo, tendremos una imposición más brutal pero igualmente efectiva en cuanto a efectos.

No es ningún misterio que dentro de la Iglesia Católica exista un pensamiento paralelo y diametralmente opuesto al real y verdaderamente católico; lo que se afirma fue, con razón, denunciado por muchos Papas desde finales del siglo XIX hasta Pío XII; después de él, el pensamiento modernista ya no fue declarado como el verdadero gran enemigo.

El modernismo tiene la tremenda capacidad de operar la maniobra de secularización antes mencionada desde adentro y lo hace utilizando tanto el pensamiento luciferino, por tanto la argumentación filosófica y el impacto materialista, mediante la creación de estados de hecho que imponen un pensamiento; basta observar, por ejemplo, la arquitectura de las iglesias para darse cuenta de que ambas intervinieron para llevar a una progresiva pero constante desacralización de los lugares de culto, hasta el punto de afectar las propias celebraciones litúrgicas y sacramentales.

Esto ha determinado no solo el cambio de paradigma ideológico dentro de muchos católicos, sino también la necesidad de llenar el vacío generado por la llamada desacralización (huida al esoterismo oriental, etc.)... Cabe señalar que esto de ninguna manera constituye un verdadero pensamiento católico y de ninguna manera ha sido respaldado explícitamente.

Sin embargo, este no es el lugar para determinar la responsabilidad de uno u otro sujeto (que no nos


pertenece), sino sólo el lugar de un alimento para el pensamiento ligado a la necesidad del católico de recuperar la verdad en su plenitud; esta verdad está siempre presente dentro de la Iglesia Católica, nadie se la puede quitar, sin embargo puede ser olvidada u oculta o encubierta para la mayoría de los creyentes ... aquí viene la obligación moral por parte de todo católico consciente de proclamar siempre sobre Cubrir la verdad que se escucha en el oído y defenderla, con mansedumbre y respeto, pero con profunda determinación, contra todo aquel que enseñe una realidad diferente; no importa si es Tizio o Caio o Sempronio o el cardenal de turno; sabemos, de hecho, y la Sagrada Escritura es infalible y San Pablo nos enseña que incluso si un Apóstol (ellos mismos, dice el Texto) o incluso un ángel nos enseña un Evangelio diferente, debe ser anatema para nosotros; y ¿cómo sabemos si el evangelio es diferente? ¿Quiénes somos nosotros, simples creyentes, para poder afirmar la verdad de una cosa y no de otra? simplemente tomamos la verdad que siempre ha sido enseñada y creída en la Iglesia por todos y en todas partes; esta verdad es el Evangelio de todos los tiempos... cualquiera que la contradiga es anatema, fuera de la iglesia, aunque sea miembro de la alta jerarquía, no importa. El creyente, sin embargo, no debe hacer revoluciones ni disputar la autoridad, simplemente debe dar testimonio de la verdad de todos los tiempos

Este artículo está vinculado precisamente a la necesidad de denunciar abiertamente el simbolismo oculto del nuevo belén que se colocó en la Plaza de San Pedro este año para la Navidad de 2020.

Las características y el simbolismo de esa cuna ciertamente recuerdan los antiguos rituales egipcios y sumerios.

Lo que más llama la atención es el ángel que domina la imagen en el centro; tiene las alas abiertas, y está hecho como envuelto en las fajas de una momia, en el centro del pecho una evidente X ...

Esta simbología recuerda efectivamente a los sarcófagos egipcios que, inicialmente solo para el faraón y luego para todos, y fueron pintados mediante la representación de brazos cruzados en forma de X.

Este símbolo terminó coincidiendo con la identificación de la divinidad de Osiris.

Parece que esta obsesiva llamada a la muerte se utiliza a menudo distintos medios como sustituto del misterio de la muerte y la pasión y la resurrección de Jesús.

Algunos fanfarrones sin título han comenzado desde hace algunos años a difundir el rumor de que en realidad la historia de Jesús es solo una mera copia del mito de Osiris que muere y resucita.

Muerte, necrofilia, magia negra para el avivamiento, incesto (mira bien todas las relaciones entre él e


Isis para entender qué es), en el mejor de los casos son solo descripciones del proceso cósmico de los cambios de estación ; en el peor de los casos, en cambio, la explotación satánica y cultual de este ritual.

Ahora, antes de llegar a los motivos que deben sustentar al católico para denunciar un simbolismo tan inapropiado para un belén cristiano, sobre todo ante la mistificación y alteración de la Verdad en relación al misterio de la historia de la pasión y resurrección de Cristo, intentemos comprender por qué tal queja es absolutamente apropiada.

No podemos ignorar las conclusiones extraídas de la historia de las religiones y la antropología al respecto: comprender el significado disruptivo de lo que puede ser el uso aparentemente inofensivo de un símbolo.

Lo Sagrado, la necesidad de lo Sagrado o simplemente su alter-ego compensatorio, a pesar de la oposición del hombre, siempre encuentra la manera de manifestarse en diferentes formas, precisamente porque participa del anuncio inagotable de la verdad, que posee una fuerza, una cratofanía, capaz de imponerse a las pruebas de quien quiera buscarla.

¿Qué significa esto? Significa que si el hombre no llena su espacio interior con la verdad revelada, necesariamente la necesidad de lo Sagrado, inherente al ser mismo del hombre y estrechamente conectado casi místicamente al universo entero, terminará manifestándose de otra manera para llenar ese horror vacui que todos llevamos.

Las intuiciones arquetípicas del hombre constituyen para él un eterno retorno al enfrentamiento con la verdad; esta confrontación finalmente tendrá lugar el día del juicio personal y en el macrocosmos el día del juicio universal.

Los símbolos - vehículos de la manifestación Sagrada - pueden revelar una modalidad de lo real o una estructura del mundo que no son instantáneamente evidentes a la experiencia inmediata; nos dan la capacidad de leer lo inexplicable, dando al tiempo una dimensión sagrada, porque es otra.

Es precisamente por eso que la Iglesia de Roma nunca ha abandonado la lengua del Imperio, la lengua latina fue capaz de crear un espacio atemporal, no mundano, fuera del círculo secuencial del paso del tiempo, anidado en una alteridad, eterna, que coincide y que tiene lugar en el momento litúrgico.

El Símbolo es capaz de evocar, a través del soporte material en el que él mismo consiste, conceptos que van mucho más allá. El símbolo de hecho conlleva no sólo un significado, sino un sistema de significados; le da a quien lo percibe la posibilidad de ser proyectado frente a una verdad diferente a la materialmente realizada en la representación del símbolo mismo.

La hierofanía con la que se carga el símbolo es capaz de transformar un objeto o un acto en algo diferente de lo que simplemente se percibe dentro de la experiencia profana.

Es muy importante comprender cómo actúa el símbolo en sí mismo en virtud de la fuerza que le pertenece independientemente de la conciencia del espectador.

Esto en sí mismo es motivo suficiente para restaurar las celebraciones litúrgicas en las iglesias utilizando los idiomas antiguos: latín, griego antiguo o arameo, hebreo y esto se debe a que no es tan importante entender la liturgia, que por cierto solo una mente racionalista, científica y miope pensaría que podría lograrlo mediante el uso de la lengua vernácula, precisamente porque el misterio contenido en él está mucho más allá incluso de lo imaginable, más bien se presta a escuchar un ritual que involucra a la persona hasta el punto de proyectarlo en el óntico, en la verdadera dimensión del ser (el suyo, como dedicado a lo Sagrado por imprimátur creacional).

Este proceso es lo que luego genera contacto con lo Divino; no es tanto el hombre que accede y asciende, sino la eternidad encarnada la que asume al hombre al cielo (y esta es precisamente la diferencia entre la Ascensión de Cristo y la Asunción de María).

En cuanto a la simbología que se usó dentro de la religión egipcia, debe recordarse cómo fue al menos eficaz para darse cuenta de lo que significa el símbolo (σύμβολον)   symbŏlum  'marca', del gr. sýmbolon , der. de  symbállō  'juntos', der. de  bállō  'jet', con la pref. syn-  'con…., que es la capacidad de unirse con “otro” y al mismo tiempo lanzar, tirar de la conciencia más allá de un elemento aparente que no le concierne.

En Egipto, el símbolo siempre evoca un concepto complejo: trazar un símbolo es unirse a las fuerzas metafísicas, macrocósmicas asociadas a ese símbolo, incluidas las divinidades ... en resumen, es un concepto dinámico, en un campo multiforme complejo ...

Ahora bien, dicho esto y considerando la capacidad del símbolo para trasmitir un concepto más allá de lo transitorio, capaz de condicionar efectivamente la esfera emocional y límbica de quien se encuentra frente a este símbolo, hay que recordar que nuestra llamada sociedad secularizada, hiper-tecnológico de estos símbolos y su uso está completamente invadido; solo mira lo que pasa en el mundo de la música donde está la X de Osiris, se presenta de manera inflada por todas partes, lo que también pasa con el ojo de Horus ..

Es importante comprender que la referencia a Egipto nunca es un hecho casual. Al igual que Babilonia, está presente en el Antiguo Testamento como prueba clave de la superación del pueblo de Israel: esclavitud y castigo, inmersión en un mundo pagano que lucha contra el único Dios verdadero, pero que luego queda inevitablemente derrotado por el éxodo liderado por Moisés, en el primer caso, por el regreso a su tierra natal y por la nueva construcción del templo, en el segundo.

El mundo del ocultismo, siguiendo la línea interpretativa que sabiamente nos ha entregado Santo Tomás de Aquino, vive en paralelo con el mundo de la verdad y la luz: el diablo es el mono de Dios y, por tanto, trata de imitando la verdad, paralizando su belleza y por eso se insinúa continuamente incluso dentro de la Iglesia católica; no puede golpear a la Iglesia en su esencia, porque está enraizada en Cristo, pero puede confundirla en sus miembros, en los hombres que la constituyen.

Además, quienes son los artífices de este uso de dicha simbología conocen muy bien y conocen perfectamente el efecto del símbolo en la conciencia; saben de hecho que lo que ha demostrado la física cuántica en relación a la capacidad del pensamiento inconsciente para intervenir sobre la realidad de los hechos, el principio del observador que modifica la realidad, la indeterminación de Heisenberg ... todo esto puede ser aprovechado en su beneficio para crear lo que los mismos esoteristas ellos llaman "egregore". Ahora bien, independientemente de si se trata de conceptos más o menos imaginativos, lo real es el impacto en la conciencia de una manera subliminal que interesa; impresionar de alguna manera el alma sirve para generar pensamientos que serán o no cómplices de las fuerzas demoníacas, los espíritus que habitan el aire, enseña San Pablo, que se alimentan precisamente de estas deformaciones en la esfera del conocimiento; de hecho, hay tres campos de batalla en los que el hombre debe batirse en duelo: el pensamiento correcto, la oración y el ayuno ... declinado de manera diferente dentro de la existencia.

El punto de partida es siempre la adhesión a la verdad en el pensamiento correcto; por qué uno de los pasos más importantes del Salmo 51 se refiere a la pureza de corazón: לֵ֣ב טָ֭הוֹר בְּרָא-לִ֣י אֱלֹהִ֑ים וְר֥וּחַ נָ֝כ֗וֹן חַדֵּ֥שׁ בְּקִרְבִּֽי (Lev Tahor beralì Elohim, veruah nakhon kadesh berqirbì = Crea en mí, oh Dios, un corazón puro, renueva dentro de mí un espíritu firme) el corazón se vuelve tahor que se purifica ritualmente y puede de esta manera recibir las bendiciones divinas ...

Si el pensamiento, que se encuentra en el corazón, se deforma, también se deforma toda la vida.

Podríamos decir que los egregores de los que hablan los esoteristas no son más que formas de pensamiento comúnmente aceptadas por todos; tales formas de pensamiento son capaces de condicionar el acontecimiento de los hechos que ocurren en nuestra realidad cotidiana en un sentido positivo o negativo: la X de Osiris ciertamente evoca muerte y degeneración.

Ante todo esto, revelar el significado del símbolo, sacarlo de su capacidad de contagio subliminal, señalarlo por lo que realmente es, significa desarmar el símbolo... por lo tanto, revelar la realidad en la X de Osiris es en cierto modo vacunar a quienes, en cierto modo desconcertados e inconscientes (la mayoría de la gente), lo encontrarán.

La invasión de los extraterrestres

La inclusión inesperada de extraterrestres y / o astronautas en el Belén del Vaticano permite vislumbrar otro enlace importante.

Los extraterrestres representan una especie de culto alternativo para explicar la etiología cosmológica de un mundo panspérmico, por evolucionario que sea, del cual seríamos esclavos al azar de inteligencias superiores ... todas las lecturas de este tipo son forzamientos bíblicos ingeniosamente interpretados en un sentido ovni (teoría de los antiguos astronautas).

Lo que los diferentes autores tienen en común es que ignoran el texto bíblico anterior al capítulo 6 del Génesis, en el que también se detienen para enfatizar la caída de los nephilim ... temas que identifican con los padres alienígenas de nuestra civilización.

En realidad estas conclusiones van bien con diferentes y diferentes teorías esotéricas, muy populares hoy…. que ni siquiera se atreven a tapar la clara conexión que establecen las agencias espaciales con los cultos paganos de los dioses antiguos.

Bastaría detenerse en los nombres de las distintas misiones espaciales para comprender que está de moda una especie de renacimiento del neopaganismo en una salsa new age.

Muchas de las llamadas abducciones extraterrestres han demostrado, a prueba de exorcistas expertos, ser verdaderas posesiones y obsesiones diabólicas.

El culto a los extraterrestres, la práctica misma de las Agencias Espaciales, en cierto modo, es una especie de invocación de dioses antiguos que no representan más que demonios.

El siguiente efecto anormal que esperamos del nuevo orden mundial es precisamente el de simular una invasión alienígena ... si es una invasión, serán demonios no alienígenas ... de alguna manera fisicalizados dentro de nuestra dimensión.

Por tanto, no creo que la yuxtaposición que podemos encontrar dentro de la cuna en la Plaza de San Pedro entre el culto a Osiris por un lado y el elemento alienígena / astronáutico por el otro pueda considerarse casual.

Fuente: aquí - Visto: aquí