"Esos tales son unos falsos apóstoles, unos trabajadores engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo.Y nada tiene de extraño: que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Por tanto, no es mucho que sus ministros se disfracen también de ministros de justicia. Pero su fin será conforme a sus obras." (Apóstol S. Pablo, 2 Cor. XI, 13-15)

miércoles, 31 de marzo de 2021

¡Más le valdría a ese hombre no haber nacido!

Intro S.I.M.: El título del post se aplica, como lo hacen las Escrituras, al Iscariote. En cuanto a Decimejorge, su juicio está reservado para el Dies Irae, y ninguna certeza tenemos de su suerte.
Por Marian T. Horvat, Ph.D. - Tradition In Action

El sermón del 'Miércoles de la Traición'

Mi amigo Jan, que se crió en la Iglesia Conciliar, no sabía que el miércoles de Semana Santa siempre se llamaba “miércoles de espías” o “miércoles de la traición” en los países católicos. “Espía” se refiere a Judas, quien ese día traicionó a Nuestro Señor y lo entregó a los judíos por 30 monedas de plata. Es decir, un traidor estaba en medio de los discípulos ese miércoles de Semana Santa.

Mi amigo Jan sabía que la Iglesia siempre había interpretado las Escrituras para afirmar que, como castigo por ese crimen nefasto, un Judas desesperado e impenitente se fue al infierno. San Agustín y Santo Tomás de Aquino, junto con muchos otros Doctores y Santos de la Iglesia, han entendido como una verdad revelada que Judas fue un réprobo en el Infierno.

Por eso, en las pinturas medievales se le presentaba un halo negro: era un apóstol elegido para seguir a Cristo; en cambio, se entregó a Satanás y fue arrojado al infierno como castigo.

Sabiendo esto, mi amigo Jan se molestó al escuchar que este año (2020) el Papa Francisco eligió el Miércoles de la Traición para volver a uno de sus temas favoritos: Su simpatía por Judas y su duda de que se fue al Infierno.

Como señalé en otro artículo, Francisco ha sugerido en varias ocasiones que Judas no fue el traidor, sino el traicionado por los sumos sacerdotes que lo rechazaron cuando intentó devolver las 30 piezas de plata. Judas, según Francisco, es el incomprendido, el que "fue vencido por una culpa sofocante", la "oveja perdida" amada de Jesucristo, a quien Cristo llamó "amigo".

Si esto es cierto, entonces durante 20 siglos la Iglesia se equivocó al poner a Judas en el infierno.

El sermón del Miércoles de Traición

Durante su misa en Santa Marta el miércoles de Semana Santa, Francisco declaró que el mismo Cristo nunca llamó a Judas "traidor": "Jesús dijo que lo traicionarían, pero Jesús no dijo [a Judas] traidor". ' Él nunca dice: 'Vete, traidor'. Nunca. De hecho, lo llama "amigo",L'Osservatore Romano , 9 de abril de 2020, p. 10)Aquí Francisco se refiere a las palabras de Cristo a Judas cuando entró en el Huerto de los Olivos para traicionar al Señor con un beso: "Amigo, ¿con un beso entregas al Hijo del Hombre?"

Finge que Cristo llamó a Judas "amigo" porque tenía la intención de absolver la traición venidera de Judas. Es una interpretación novedosa.

La Iglesia siempre enseñó que Cristo le estaba ofreciendo a Judas una última oportunidad para disuadirlo de cometer su atroz crimen. Pero Judas rechazó esa oportunidad. San Agustín dice que recibió esta sublime invitación para evitar su propia perdición, pero la rechazó y persistió en su malvado propósito.

Es Nuestro Señor Jesucristo mismo quien se refiere a Judas como un alma condenada. Cristo habla de los Apóstoles, diciendo: “Los he guardado, y ninguno de ellos se ha perdido,excepto el hijo de perdición. ”(Juan 17:12) ¡

Palabras contundentes y definitivas de los labios de Cristo!

Acerca de la traición de Judas, San Marcos informa: “Y cuando estaban a la mesa y comiendo, Jesús dijo: En verdad les digo que uno de ustedes que coma conmigo me traicionará. Y empezaron a entristecerse y a decirle uno por uno: ¿Soy yo? Y él les respondió y dijo: Uno de los doce, que mete la mano conmigo en el plato.

“Y el Hijo del Hombre a la verdad va, como está escrito de él; pero ¡ay de aquel hombre por quien el Hijo del Hombre será entregado! Sería mejor para él si ese hombre no hubiera nacido. ”(Mc 14, 18-21)

Es una maldición divina contra Judas. No hay ninguna duda sobre su eterna condenación. Pero Francisco lanza estas palabras y la Sagrada Tradición al viento y se siente libre para hacer sus propias especulaciones ...

No existe el llamado "misterio de Judas"

Bergoglio continúa sus cavilaciones sobre lo que él llama "el misterio de Judas":

"¿Qué es esto? ¿misterio? No sé. Don Primo Mazzolari lo explica mejor que yo. Sí, me consuela contemplar esa columna de Vézelay: ¿Cómo acabó Judas? No sé. Jesús amenaza aquí con fuerza, amenaza con fuerza: "¡Ay de aquel hombre por quien el Hijo del Hombre es traicionado! Sería mejor para ese hombre si nunca hubiera nacido". ¿Pero eso significa que Judas está en el infierno? No lo sé. Miro esa columna. Y escucho la palabra de Jesús: '(Ibid )

Por eso, según Francisco, Nuestro Señor Jesucristo, que es la Seriedad misma, no hablaba en serio cuando decía: "Mejor es que el que traiciona a Cristo no haya nacido" (Mt 26, 24; Mc 14, 21). " ¿Cómo pueden interpretarse estas palabras si no es que Judas, como San Pedro, no se arrepintiera? No, que Cristo diga que sería mejor que Judas no naciera es decir que el traidor perdió su alma.

La muy fea imagen de Judas colgando de un árbol con las entrañas reventadas y brotando también nos la deja San Pedro en los Hechos de los Apóstoles: "Y él (Judas) en verdad posee un campo de la recompensa de la iniquidad, y al ser ahorcado, estalló en pedazos por la mitad, y todas sus entrañas se derramaron ". (1:18)

Esta no es la imagen de un hombre predilecto, sino de un alma condenada. Es difícil entender cómo este cuadro de Judas colgado puede consolar a Francisco, a quien le gusta tanto que tiene una copia en su oficina de Casa Santa Marta.

Francisco se refiere al P. Primo Mazzolari como su inspirador en la nueva comprensión de Judas que ofrece al mundo católico. Eso no es de extrañar ya que este sacerdote progresista de Bozzolo (1890-1959) es considerado un pionero del Concilio Vaticano II. Ya en los años 50 fue discípulo de la Nueva Teología, predicando la miserabista Iglesia de los Pobres, la libertad religiosa y el ecumenismo.

Pero, lo que lo hizo más infame fue el sermón del P. Mazzalari predicó el Jueves Santo de 1958, titulado "Pero yo también amo a Judas". En él pedía piedad por "nuestro pobre hermano Judas" y sugería que, por la infinita misericordia de Dios, Judas merecía nuestro amor porque muy probablemente se salvó. (Cf. L'Osservatore Romano , 9 de abril de 2020, p. 10)

Desde el Vaticano II los católicos están siendo condicionados a creer en un Dios con tanta misericordia que se olvida la justicia. Sin embargo, la Iglesia nos enseña que la justicia y la misericordia, como los dos lados del arco gótico de la catedral medieval, son atributos iguales de Dios. Dios no sería Dios sin misericordia y justicia.

El progresivista P. Mazzaroli a quien Francisco admira

Un Dios que no castigara el mal sería una agresión contra el bien, señala Atila Guimarães en "El infierno: una demanda de la bondad divina ". La justicia de Dios requiere un castigo, porque la justicia es necesaria para dar consistencia al bien.

Lo que proponen Bergoglio y Mazzalari es un Dios absurdo que trata al pecador impenitente igual que al buen hombre. Con tal Dios, no hay necesidad del infierno, que es precisamente lo que predica la teología del Vaticano II.

Estoy convencido de que no hay buena voluntad en sermones como el que predicó Francisco el miércoles de la Traición. El propósito y el resultado son los mismos: presentar una caricatura de Dios, crear dudas sobre la existencia del Infierno, restar importancia al crimen atroz del Deicidio, confundir a los católicos ya confundidos, destruir la doctrina indestructible de la Iglesia.

¿Qué hay detrás de la rehabilitación de Judas por parte de Francisco ?

En tres ocasiones diferentes, Francisco ha elogiado a Judas públicamente, sugiriendo que el apóstol que traicionó a Nuestro Señor Jesucristo es una personalidad incomprendida y "el final de su historia" posiblemente no sea el infierno. No debemos sorprendernos ya que en otras ocasiones el mismo Papa, asegurándonos que sigue la tradición de Juan Pablo II , propone que el Infierno como lugar físico tampoco existe 

El intento más reciente de rehabilitar a Judas está en el libro Padre Nostro , una entrevista que Francisco concedió a Don Marco Posso. Un extracto publicado por Il Corriere della Sera el 23 de noviembre de 2017 revela la negación de Francisco de la enseñanza católica tradicional de que Judas fue condenado. De las tres personas involucradas en la Pasión de Cristo -San Pedro, el buen ladrón y Judas- el Papa Bergoglio afirma que "el caso que más me conmueve es la vergüenza de Judas".

Repasa la historia, presentando a Judas como "un personaje difícil de entender": primero , se arrepiente sinceramente; segundo , los "justos" - los sacerdotes - lo rechazan; tercera, dado que "no puede encontrar una salida a su situación", se siente abrumado por una "culpa que lo asfixia". Un retrato compasivo del traidor Judas, quien, según el Papa, es él mismo traicionado por la falta de misericordia de los "justos", los sacerdotes ...

Luego, continúa para encontrar una "prueba" medieval conjetural de su teoría de que Judas podría salvarse: "Quizás alguien podría pensar, 'este Papa es un hereje ...' ¡Pero, no! Deberían ir a ver un capitel medieval particular de una columna en la Basílica de Santa María Magdalena en Vézelay, Borgoña [Francia ] ... En ese capitel, de un lado está Judas, colgado, pero del otro está el Buen Pastor, que lo lleva sobre sus hombros y se lo lleva ”.

Francisco confiesa que ama tanto esa escultura en particular y su interpretación falsificada que tiene una fotografía de ella detrás de su escritorio en el Vaticano para ayudarlo a meditar sobre la gran misericordia de Dios. “Hay una sonrisa en los labios del Buen Pastor, que no diría que es irónica, pero un poco cómplice”, explica.

La columna de Judas que Francisco admira y muestra detrás de su escritorio de oficina

Ropa de campesino medieval: el hombre de la columna 
está claramente destinado a ser un trabajador, no Jesús

Para cualquiera con un conocimiento mediocre del arte y la teología medievales, esta interpretación es una flagrante tergiversación de la Historia. En primer lugar, la columna de la basílica de Vézelay que alberga las reliquias de santa María Magdalena presenta a Judas como el traidor y un símbolo del horror y lo ofrece al desdén público: la lengua le cuelga grotescamente de la boca y los ojos se le salen como locos al verlo. se cuelga de la soga que se hizo a sí mismo con desesperación.

Este capitel fue tallado entre 1115 y 1120, nos dicen los libros de Historia del Arte, y tenía la intención, como representaciones similares en otras iglesias, para traer gráficamente a la mente de los fieles el terrible destino del apóstol que traicionó a Cristo,- en lo que se creía y se predicaba- para ir a los fuegos eternos del infierno. Aquí es, de hecho, donde Dante, siguiendo la enseñanza católica tradicional, coloca a Judas, en el pozo más profundo, o noveno círculo, reservado para los más grandes traidores.

El hombre que se llevó el cadáver difícilmente podría ser el "Buen Pastor" o Jesucristo, como pretende el Papa Bergoglio. En el siglo XI , Cristo siempre fue representado en el arte y la escultura con un halo divino, una barba e invariablemente vestido con una túnica larga, la prenda sin costuras que Nuestra Señora tejió para Él.

Este hombre bien afeitado, con su túnica corta de obrero y sin aureola, está claramente cumpliendo el desagradable trabajo de llevarse el cuerpo del suicida Judas que, según la costumbre, recibió un vergonzoso entierro después del anochecer. Así, la expresión "irónica" del trabajador que Francisco prefiere interpretar como la "complicidad" de Cristo con el crimen de Judas no tiene nada que ver con sentimientos de empatía; en cambio, simplemente expresa la repugnancia de ese trabajador por llevar una carga tan repugnante.

Francisco, tan ansioso por rehabilitar a Judas e imaginar que podría salvarse, falsifica descaradamente no solo el simbolismo de la columna de Vézelay, sino también la teología medieval.

Otros casos de Francisco salvando a Judas

Esta no es la primera vez que Francisco intenta salvar a Judas. Sacó a relucir esta misma columna en la Basílica de Vézelay en una entrevista con la revista alemana Zeit del 8 de marzo de 2017, utilizándola nuevamente como una supuesta lección didáctica de la teología medieval sobre la misericordia de Cristo y la posible salvación de Judas.

"No pretendo que Judas esté en el cielo y sea salvo. Pero no pretendo lo contrario", afirmó Francisco. "Sólo puedo decir, mira este capitel y lo que pensaban los monjes de la Edad Media, que enseñaban el catecismo con sus esculturas. Y mira la Biblia en la que se dice: Cuando Judas toma conciencia de su hazaña, va a los sumos sacerdotes. La Biblia usa la palabra arrepentimiento. Quizás no ha prometido perdón, pero se ha arrepentido ".

Nada podría estar más lejos de la enseñanza católica. Desde la época de los primeros Padres de la Iglesia, la Iglesia juzgó que el suicidio era un pecado mortal como un acto de injusticia hacia Dios el Creador y una grave ofensa contra la caridad que el hombre se debe a sí mismo. Así, condenó este acto de desesperación como un crimen de lo más atroz y negó a la persona que se suicidó un entierro cristiano. A este pecado mortal, Judas añadió el crimen de traicionar al Hombre-Dios. Esta fue la enseñanza constante de los monjes de la Edad Media, no las tonterías de Francisco.

Finalmente, en una homilía del 12 de junio de 2016 sobre la ternura de Dios, el Papa Bergoglio describe con simpatía a Judas como una "oveja perdida" que se había arrepentido. “Creo que el Señor tomará esa palabra [arrepentimiento] y la traerá consigo”, dijo. Este arrepentimiento nos dice que hasta el final "el amor de Dios estaba obrando en el alma de Judas".

Simplemente siguiendo las enseñanzas de von Balthasar

¿Por qué Francisco está tratando de rehabilitar a Judas? Algunos blogs hacen esta pregunta, pretendiendo que Francisco es el primer pontífice en apoyar una doctrina tan mala.

De hecho, solo está poniendo en palabras una enseñanza del teólogo y sacerdote suizo Hans Urs von Balthasar, mentor tanto de Juan Pablo II como de Benedicto XVI. Ambos pontífices apoyaron incondicionalmente la enseñanza de von Balthasar, teniendo sólo el mayor elogio para el teólogo llamado el "más importante de la 20 ª siglo." Tarjeta. Ratzinger admiraba tanto sus enseñanzas que estableció la Casa Balthasar en Roma para difundir sus enseñanzas, especialmente a los seminaristas

Como Atila Guimarães demuestra acertadamente en su libro Animus Injuriandi I (Deseo de ofender), von Balthasar fue uno de los primeros defensores de la traición de Judas. A diferencia de Francisco, quien repite como loros el pensamiento de von Balthasar en su forma incoherente y ridícula normal, el teólogo suizo construyó cuidadosamente una teología completamente nueva para salvar a Judas de la condenación eterna. Siguiendo el razonamiento del teólogo, fue Dios Padre quien traicionó a Cristo entregándolo a una muerte cruel. Por lo tanto, el Padre hizo primero lo que hizo Judas después. Como señala Guimarães, el lector se ve presionado a estar de acuerdo con von Balthasar en que ambos son traidores, Dios Padre y Judas, o ninguno es culpable.

Guimarães continúa: "Según von Balthasar, entonces, Judas fue elegido por Dios para desempeñar el papel de su representante". Con esto, el teólogo absuelve a Judas, presentándolo como ministro de Dios, que ejecutó la sentencia del Padre ( Animus Injuriandi I , pp. 48-50).

Otra presentación medieval del suicidio de Judas con demonios tomando su alma 
- Autun, Francia - s. XII.

En otra obra, von Balthasar refrenda la teoría del poeta francés Charles Peguy, según la cual imagina que el amor de Cristo por Judas colgado en la Cruz fue tan grande que gritó como "un loco" para expresar su falta de conformidad con el condenación del traidor. Ya es bastante malo presentar a Nuestro Señor como un hombre loco, pero suponer que las últimas palabras de Cristo al Padre en Su agonía fueron inspiradas por la compasión por Judas es una blasfemia. Von Balthasar continúa pintando una imagen de Judas que pide nuestra simpatía con el objetivo de disminuir el justo horror que deberíamos tener por su traición ( ibid. , Págs. 51-53).

Esta es la nueva enseñanza de von Balthasar alabada y apoyada por Juan Pablo II y Benedicto XVI. Francisco ahora simplemente está repitiendo la misma historia.

JPII y Benedicto XVI consideraron a von Balthasar un maestro 
y siguieron sus enseñanzas sobre el infierno

JPII abraza a su mentor von Balthasar

Para terminar, permítanme señalar que von Balthasar en realidad va más allá de la mera simpatía por Judas. Animus Injuriandi I muestra que propone una "Iglesia de los Condenados". Él la llama "la Iglesia más preferida por Nuestro Señor. Cristo se une tanto con el ladrón malo como con Judas - los condenados y más abandonados, como el mismo Cristo - y desciende con ellos al infierno. Luego, redimió a todos los condenados en el infierno". y asciende con ellos al Cielo, dejando el Infierno vacío ( Ibid. , pp. 161-162, 165-166).

Pero hay más. Von Balthasar cree que, a través de la traición y el suicidio de Judas Iscariote, jugó un papel de corredención. En lugar de derramar su sangre por el hombre como Cristo, vacía sus entrañas, encera poéticamente ... (Cf. ibid , p. 173).

Como señala el estudio de Guimarães, "Si alguien que quisiera destruir la Fe y la Iglesia Católica buscara una explicación teológica para este propósito, difícilmente podría encontrar una tesis más conveniente que la expuesta por von Balthasar" ( Ibid., P. 176).

Vemos que los confusos intentos de Francisco de rehabilitar a Judas se basan en una teología mucho más profunda y ofensiva que la que él mismo podría inventar. Es la teología progresista la que inspiró al Vaticano II ya la Iglesia Conciliar.


Una representación del siglo XV del suicidio de Judas.

Fuentes: aquí y aquí

martes, 30 de marzo de 2021

La Iglesia Constantiniana vs. "Miserabilista"

 La Iglesia Constantiniana vs. "Miserabilista"


Prof. Plinio Corrêa de Oliveira

El ejemplo de San Silvestre es muy oportuno para los días tristes que vivimos. Fue el Papa que vivió en tiempos de Constantino y, por tanto, presidió la transformación por la que pasó la Iglesia.

Ella estaba en la oscuridad de la noche y vino a vivir a la plena luz del sol; fue perseguida como esclava y se convirtió en Reina; dejó las catacumbas y comenzó a vivir en los palacios. Bajo la inspiración y el mando de San Silvestre, comenzó la gran obra de construir la Iglesia como institución, como sociedad religiosa soberana, la obra que algunos llaman la “constantinización” de la Iglesia.

La Iglesia Constantiniana

Los progresistas crearon el término "Iglesia Constantiniana", y del adjetivo "constantiniano" surgieron otras palabras, como "constantinización", "des-constantinización", e incluso el verbo "constantinizar". ¿Qué quieren decir los progresistas con estos neologismos?

La Cátedra de San Pedro en la Basílica Vaticana 
descansa sobre la tumba del Papa San Silvestre

Primero , el emperador Constantino hizo un decreto dando libertad a la Iglesia Católica; más tarde emitió otro decreto prohibiendo que los cultos falsos prosiguieran abiertamente.

En segundo lugar , queriendo enmendar la injusta persecución que había sufrido la Iglesia, Constantino entregó el palacio de su suegra a la Iglesia. Este fue el palacio de Letrán y se convirtió en la primera basílica del Papa. Es la Basílica de San Juan de Letrán.

En tercer lugar , comenzó a otorgar honores especiales a los obispos y a tratarlos como representantes oficiales de la Iglesia.

Cuarto , los actos de culto católico se volvieron más solemnes debido a la presencia de Constantino en tales ceremonias, lo que les prestó el prestigio del Imperio.

Quinto, consideraba que la Iglesia estaba unida al Estado.

Y, sexto , cuando cambió la capital del Imperio Romano a Bizancio, pronto llamada Constantinopla, el Papa permaneció en Roma y se convirtió en el virtual soberano de la ciudad. El Papa aún no tenía un poder temporal oficial, pero, prácticamente hablando, se convirtió en el señor temporal de la ciudad. Estos privilegios con los que Constantino honró a la Iglesia Católica, y el desarrollo natural que experimentó desde entonces, significan lo que los progresistas quieren decir cuando dicen la "Iglesia Constantiniana".

Constantino sostiene la Iglesia de Letrán, 
su madre Santa Elena, a la derecha , 
le dio a la Iglesia muchos otros edificios.

Por tanto, el proceso de “constantinización” de la Iglesia es doble:

en el ámbito político , se pronunció a la Iglesia Católica como la única Iglesia verdadera. Como tal, la Iglesia merece ser protegida, apoyada y respetada por el Estado. Por tanto, la Iglesia es una entidad más noble que el Estado y, en profundidad, dado que es divina, más importante que el Estado. De este principio surgió la metáfora medieval de que la Iglesia es el sol y el Estado es la luna que gira alrededor del sol y depende de él.

En el ámbito religioso,sostenía que las cosas y obras de arte terrenales más espléndidas y magníficas fueron hechas ante todo para la adoración de Dios. Entonces, los inciensos más magníficos, el oro y la plata más puros, las telas y vestidos más espléndidos deben hacerse y reservarse para el servicio de Dios.

Este es el concepto detrás de la "Iglesia Constantiniana". Así, el término que circulan los progresistas es en cierto sentido objetivo, y podemos entenderlo como referido al carácter temporal de la Iglesia, con su correlacionada riqueza y solemnidad en el culto, sus edificios sacros, la pompa de sus dignatarios, etc. .

por lo tanto, por un lado, tenemos los progresistas que atacan la “Iglesia constantiniana”, y, por el otro, tenemos que defendernos.

Combatiendo la herejía "miserabilista"

Cuando Santa María Magdalena usó un espléndido perfume para lavar los pies de Nuestro Señor y secarlos con su cabello, se sembró la primera semilla del esplendor del futuro culto a Jesucristo. Cuando Judas se rebeló contra ese acto, diciendo que el perfume era demasiado caro, debía venderse y darse el dinero a los pobres, también estaba plantando una semilla, la semilla de la posición progresista, que odia el culto solemne y rico.

No obstante, Nuestro Señor argumentó contra Judas, diciendo que los pobres siempre estarán con nosotros, y defendió la posición de María Magdalena.

La posición de los progresistas, por tanto, se opone al esplendor temporal de la Iglesia. Llamamos a su ideal "miserabilismo" o la "Iglesia miserabilista". De acuerdo con este concepto, la Iglesia de Jesús es la iglesia de los pobres, una iglesia hecha para los pobres, y cuando muestra pompa y solemnidad, afrenta a los pobres.


Arriba , la magnífica Catedral de Palermo donde todo da gloria a Dios; 
abajo, una iglesia progresista miserabilista despojada de belleza y pompa

Además, defienden que no solo debe ser pobre, sino también miserable: debe presentarse en una especie de miseria. Por lo tanto, los edificios religiosos deben parecerse a moradas miserables para que los pobres no se sientan incómodos en ellos. Según esta mentalidad, Jesucristo habría odiado el lujo y la riqueza; por tanto, la pompa, la solemnidad y el uso de objetos costosos no deben existir en la casa de Dios.

No sólo debe dominar la pobreza en el culto, sino que también se debe negar a la Iglesia cualquier trato especial, honor o protección del Estado. Debería ser como cualquier otra sociedad.

El pensamiento detrás de esto es claro: dado que los pobres no tienen riquezas, lujos y honores, nadie debería tenerlos, ni siquiera Dios.

Es el igualitarismo en su aspecto más monstruoso, porque va más allá de exigir la igualdad entre los pobres y los ricos, pero pide la igualdad entre los pobres y Dios, lo cual es absurdo, ya que Dios es infinitamente más grande y más que todos los hombres, incluidos los ricos. Este, entonces, es el pensamiento de los progresistas, que es el mismo que el de Judas Iscariote.

Aplicando este pensamiento a la Iglesia, la corriente progresista promueve la autodestrucción de la Iglesia Católica. También quiere extirpar toda la veneración que los diferentes pueblos rinden a la Iglesia. A los progresistas les gustaría despojar a esta reverencia de las mismas almas de los pueblos católicos.

Por nuestra parte, debemos saber y comprender a qué se refieren los progresistas cuando atacan a la Iglesia de Constantino, y luego debemos amar esas características temporales que odian. Porque, a lo largo de la Historia, así fue, es y será la Santa Iglesia Católica. El esplendor temporal es una parte necesaria de la única verdadera Iglesia de Jesucristo.

Recordemos aquí que el hombre que “constantinizó” la Iglesia fue San Silvestre, Papa y santo canonizado por la Iglesia. Si un Papa de nuestros días (1966) dijera que la Iglesia Católica debería ser “des-constantinizada”, estaría actuando directamente en contra de lo que hizo San Silvestre. Podemos imaginar el furor de San Silvestre contra tal Papa si regresara a la tierra y fuera testigo de lo que estaba sucediendo con la obra que inició.

Esta debería ser también nuestra posición contra estos blasfemos saqueadores de la Iglesia Una, Católica, Apostólica, y Romana. 

Fuente: T.I.A.

lunes, 29 de marzo de 2021

LUNES SANTO

 Lectura del santo Evangelio según San Juan

Jn 12, 1-9.

Seis días antes de la Pascua volvió Jesús a Betania, donde Lázaro había muerto, a quien Jesús resucitó. Y lo que sigue.

 Homilía de San Agustín, Obispo.

Tratado 50 sobre San Juan, después del principio.

Para que los hombres no creyeran que era una ficción la resurrección de Lázaro, éste estaba sentado a la mesa. Bebía, hablaba, comía; la verdad se mostraba, y la infidelidad de los judíos era confundida. Jesús estaba sentado a la mesa con Lázaro y los demás, y Marta servía. Mas María tomó una libra de perfumes de nardo y ungió los pies de Jesús, y limpió sus pies con sus cabellos, y la casa se llenó del olor que despedía el ungüento. Hemos oído el hecho; ahora indaguemos el misterio.

Toda alma que quiera ser fiel, debe con María ungir los pies del Señor con ungüento precioso. Ese ungüento significaba la justicia; por esto pesaba una libra; era también un perfume de nardo puro y de gran precio. El nombre “pisticus” de este perfume designa el lugar de donde procedía, y se relaciona con el misterio de que se trata. La palabra griega “pistis” significa: fe. ¿Buscas practicar la justicia? “El justo vive de la fe”. Unge los pies de Jesús practicando el bien. Sigue las huellas del Señor. Con tus cabellos limpia sus pies: tus bienes superfluos, dalos a los pobres y habrás limpiado los pies de Jesús, ya que los cabellos designan lo superfluo. Lo superfluo para ti, es necesario a los pies del Señor en la tierra.

¿De quiénes sino de sus miembros en el juicio final ha de decir: “Lo que hicisteis a uno de mis pequeñitos a mí lo hicisteis”? Disteis lo que os era superfluo, pero habéis obsequiado a mis pies. “La casa se llenó de olor”; el mundo se ha llenado con la buena fama, ya que el buen olor es la buena fama. Los que viven mal y se llaman cristianos, hacen injuria a Cristo; por ellos es blasfemado el nombre del Señor. Por los buenos el nombre del Señor es alabado. Oye al Apóstol: “Somos el buen olor de Cristo, dice, en todas partes”.

(Maitines - Breviario Romano

jueves, 25 de marzo de 2021

Bergoglio vuelve a la carga: María Santísima no es Corredentora

 Bergoglio vuelve a la carga: María Santísima no es Corredentora. - Por Miles Christi - 24/03/2021.

Cito sus palabras de la Audiencia General del día de hoy, (por ayer 24/03/2021):

“Jesús extendió la maternidad de María a toda la Iglesia cuando se la encomendó al discípulo amado, poco antes de morir en la cruz. Desde ese momento, todos nosotros estamos colocados bajo su manto, como se ve en ciertos frescos y cuadros medievales. (…) la Virgen que, como Madre a la cual Jesús nos ha encomendado, envuelve a todos nosotros (…) como Madre, NO COMO DIOSA, NO COMO CORREDENTORA: como madre. Es verdad que la piedad cristiana siempre le da BONITOS TÍTULOS, como un hijo a la madre: ¡cuántas cosas bonitas dice un hijo a la madre a la que quiere! Pero estemos atentos: las cosas bonitas que la Iglesia y los Santos dicen de María no quita nada a la unicidad redentora de Cristo. Él es el único Redentor. Son expresiones de amor como la de un hijo a su madre -ALGUNAS VECES EXAGERADAS-. Pero el amor, nosotros lo sabemos, siempre NOS HACE HACER COSAS EXAGERADAS, pero con amor.”

vatican.va/…ents/papa-francesco_20210324_udienza-generale.html

* * *

Para rebatir los dichos engañosos, sofísticos e impíos de Bergoglio, me limitaré a citar un pasaje de un artículo del 15/12/2019, acerca del mismo tema:

El 12 de diciembre, en la homilía de la fiesta de Nuestra Señora de Guadalupe, Francisco negó la participación de María en la obra redentora, calificándola de “historias” (“fábulas, cuentos”) y de “tontera” (“tontería, bobada, insignificancia”). Éstas son sus palabras:

“Fiel a su Maestro, que es su Hijo, el único Redentor, jamás quiso para sí tomar algo de su Hijo. Jamás se presentó como corredentora. (…) Nunca robó para sí nada de su Hijo (…) María mujer, María madre, sin otro título esencial. (…) Y tercer adjetivo que yo le diría mirándola, se nos quiso mestiza, se mestizó. (…) Se mestizó para ser Madre de todos, se mestizó con la humanidad. ¿Por qué? Porque ella mestizó a Dios. Y ese es el gran misterio: María Madre mestiza a Dios, verdadero Dios y verdadero hombre, en su Hijo. Cuando nos vengan con historias de que habría que declararla esto, o hacer este otro dogma, no nos perdamos en tonteras: María es mujer, (…) mujer de nuestros pueblos, pero que mestizó a Dios.”

Los dichos de Bergoglio, además de insultantes, son completamente falsos. Si bien no ha habido hasta ahora una declaración dogmática del magisterio al respecto, la corredención de María forma parte de la revelación divina. Su fundamento escriturístico es innegable. Éste consiste en el paralelo y en la analogía existente entre Eva y la Santísima Virgen. Paralelo y analogía que se manifiestan en el papel desempeñado por ellas en relación, por un lado, con Adán en el caída original y, por el otro, con Jesucristo, nuevo Adán (Rm. 5, 14 - I Cor. 15, 22), en la reparación de la misma.

En efecto, del mismo modo que Eva participó en la caída de Adán, por su falta de fe y su desobediencia, María lo hizo en la redención, a través de su fe y su obediencia. Con su “fiat” y su consentimiento al sacrificio salvador de Jesús, María hizo posible la Redención, así como Eva, tentando a Adán a instancias de la Serpiente, había hecho posible la falta original. Es Adán quien la comete, pero Eva está íntimamente vinculada a ella, no como artífice, sino como partícipe necesaria y a modo de causa instrumental.

De manera análoga, María, nueva Eva, participa en el acto redentor realizado por Jesucristo, nuevo Adán, no como autora, sino como partícipe necesaria -Dios así lo dispuso en su Divina Providencia-, y como causa instrumental -con su “fiat” libremente otorgado, María suministró la “materia” del sacrificio redentor, es decir, el cuerpo de la víctima expiatoria-.

Es en este sentido que debe entenderse el término “corredención” aplicado a María, como expresión de su íntima participación en la obra redentora consumada por su divino Hijo -autor exclusivo de la misma-, y no como si la redención hubiera sido realizada por ambos, en el mismo sentido y en un pie de igualdad, como si fuesen coautores del hecho.

Así pues, a semejanza de Eva, que interviene de manera decisiva en la caída del género humano provocada por la falta de Adán, la Santísima Virgen María, Eva de la Nueva Alianza, está estrechamente involucrada en la redención operada por el nuevo Adán, Jesucristo.

Fuente: https://gloria.tv/post/DoaWdRMmePq16HXt33UQ7zvo7

miércoles, 24 de marzo de 2021

La crudelísima pasión del niño san Simeón, sacrificado por los Judíos

 San Simón de Trento


El 24 de marzo el Martirologio Romano, conmemora Tridénti pássio sancti Simeónis púeri, a Judǽis sævíssime trucidáti, qui multis póstea miráculis coruscávit ("la pasión de San Simeón, niño, cruelísimamente sacrificado por los judíos en Trento y después glorificado por sus muchos milagros"). En 1475, un muchacho de tres años, llamado Simón, desapareció en el pueblo italiano de Trento; las circunstancias eran tales que la sospecha recayó en los Judíos. Esperando declarar sobre esta sospecha, uno de ellos "halló" el cuerpo del niño en una canalización, donde después confesaron haberlo tirado. El examen del cuerpo, reveló a todas luces que el muchacho no se había ahogado; había heridas extrañas en el cuerpo, de circuncisión y crucifixión. Según testimonios recogidos en Trento poco después de la tragedia, un médico judío atrajo con halagos y secuestró al pequeño con miras a la celebración de la Pascua judía. Después de crucificar al niño y extraerle la sangre, los oficiales de la sinagoga ocultaron su cuerpo por algún tiempo y, después lo arrojaron al canal. Se arrestaron aproximadamente a siete Judíos; fueron torturados y reconocieron que el muchacho había sido ritualmente asesinado con el propósito de obtener sangre cristiana para mezclar con el pan ázimo ceremonial; se hicieron estas confesiones separadamente y estuvieron de acuerdo en la totalidad de los detalles esenciales. Se juzgó a los Judíos y finalmente fueron ejecutados. El funcionario a cargo de la investigación del crimen fue Jean de Salis de Brescia, un Judío convertido, originalmente llamado Jean de Feltro, quien describió cómo su padre lo dijo que Judíos de su pueblo, Lanzhat, habían matado a un niño en una Pascua y de cómo mezclaron su sangre en el vino y en pasteles.

 ¡Nadie se ha atrevido alguna vez a reprobar y negar los eventos históricos de este caso; sólo los Judíos inventan "razones" de por qué no era un Asesinato Ritual!. Pero no hay ningún escape a la conclusión opuesta. En 1759, en respuesta a una apelación Judía de Polonia, la Inquisición envió al Cardenal Ganganelli (que más tarde llegó a ser el Papa Clemente XIV) para investigar e informar de todo este asunto, con referencia particular a los muchos casos que por entonces se informaron en Polonia. (Ver Informe del Cardenal Ganganelli, en el The Ritual Murder Libel and the Jew, de C. Roth, 1935, pág. 83): "admito entonces como verdadero el hecho del Bendito Simón, muerto a los tres años de edad, asesinado por los Judíos en Trento en el el año de 1475 en odio de la fe de Jesucristo(aunque sea discutido por Basnage y Wagenseil); por el famoso Flaminio Cornaro, un Senador Veneciano, en su trabajo "El Culto del Niño San Simón de Trento" (Venice, 1753) dispone de todas las dudas levantas por los mencionados críticos". Los Judíos tratan de tirar a descrédito a los jueces que condenaron a los asesinos Judíos. E Papa Sixto IV, enfrentó la posibilidad de sancionar el culto de San Simón; pero la razón de esto era que el culto no estaba aun autorizado por Roma, era un movimiento popular sin autoridad.  Este mismo Papa, más tarde, expresó su aprobación del veredicto sobre los Judíos en la Bula Papal XII Kal. Julio, 1478.

No tenemos sólo el testimonio acerca de lo correcto de los procedimientos de Sixto IV; también de varios otro Papas; Sixto V, quien reguló el culto popular de San Simón al ratificarlo en 1588, como lo citado por Benedicto XIV en Libro I, Ch. XIV, Nº 4 de su trabajo En la Canonización de los Santos; también por el mismo Papa Benedicto XIV en su Bulla Beatus Andreas del 22 de febrero, I755, en que confirma a Simón como un santo, un hecho que omitió de los argumentos de ese abogado de los Judíos, Strack (The Jew and Human Sacrifice); Gregorio XIII reconociendo a Simón como un mártir, y también visitando la urna; y, como ya se declaró, se obligó a reconocer que era un caso de asesinato Judío en odio de Cristiandad según Clemente XIV.

   La urna de San Simón está en la Iglesia de San Pedro, en Trento; se muestran reliquias de él todavía, entre ellos el cuchillo sacrificatorio.

   Para resumir, el Asesinato Ritual de San Simón de Trento es apoyado por tal evidencia que quien dude de la condena, en consecuencia, lo hace sin razón de las altas autoridades jurídicas y eclesiásticas de cuya probidad e inteligencia no hay la más ligera excusa para ponerlas en duda.

* * *
ORACIÓN
Oh Dios, restaurador de los inocentes, por cuyo nombre el bienaventurado inocente Simón fue asesinado con acerbísimo suplicio de muerte por los pérfidos judíos: te suplicamos que nos alcances, por los méritos de su intercesión, que al contacto de su impoluta vida merezcamos llegar a la patria celestial. Tú que vives y reinas por los siglos de los siglos. Amén.
* * * 

Según informa el sitio web de la Associazione Culturale La Torre, noticia que es tomada por Agerecontra.it, luego de venderse la antigua capilla en honor de San “Simonino” –martirizado por judíos-, el lugar se transformará en una sinagoga.

La Capilla de Simonino fue la casa de Samuel de Núremberg, y la sinagoga de la comunidad judía en la ciudad de Trento antes de 1.475, cuando fue el escenario del crimen ritual judío contra el niño San Simón, que culminó con su crucifixión.

Fue el papa Sixto IV quien reconoció el hecho; fue Sixto V, quien reguló el culto popular de San Simón al ratificarlo en 1588, como lo citado por Benedicto XIV en Libro I, Ch. XIV, Nº 4 de su trabajo En la Canonización de los Santos; también por el mismo Papa Benedicto XIV en su Bulla Beatus Andreas del 22 de febrero, I755, confirma a Simón como un santo; Gregorio XIII reconoció a Simón como un mártir, y también visito la urna; y, se obligó a reconocer que era un caso de asesinato judío en odio de Cristiandad según Clemente XIV.

El culto a San Simón (o Simonino) de Trento y la historia de su martirio fueron dejados a un costado por la Iglesia Católica post-conciliar por presión -y con el objeto de agradar- a los judíos.

La vuelta de la iglesia en honor del mártir a manos judías es un símbolo de la judaización de gran parte la jerarquía y los fieles católicos.

martes, 23 de marzo de 2021

Via Crucis - por Plinio Corrêa de Oliveira

 Via Crucis

por Plinio Corrêa de Oliveira

 

I Estación
Jesús es condenado a muerte

 

V. Nosotros os adoramos, oh Cristo, y os bendecimos.
R. Porque por vuestra Santa Cruz redimisteis al mundo.

 

El juez que cometió el crimen profesional más monstruoso de toda la historia no fue impulsado a ello por el tumulto de ninguna pasión ardiente. No lo cegó el odio ideológico, ni la ambición de nuevas riquezas, ni el deseo de complacer a ninguna Salomé. Lo movió a condenar al Justo el recelo de perder el cargo pareciendo poco celoso de las prerrogativas del César; el miedo de crear para sí complicaciones políticas, desagradando al populacho judío; el miedo instintivo de decir “no”, de hacer lo contrario de lo que se pide, de enfrentar el ambiente con actitudes y opiniones diferentes de las que en él imperan.

Vos, Señor, lo mirasteis por largo tiempo con aquella mirada que en un segundo obró la salvación de Pedro. Era una mirada en la que trasparecía vuestra suprema perfección moral, vuestra infinita inocencia, y sin embargo él os condenó.

¡Oh, Señor, cuántas veces imité a Pilatos! Cuántas veces por amor a mi carrera dejé que en mi presencia la ortodoxia fuese perseguida, y me callé. ¡Cuántas veces presencié de brazos cruzados la lucha y el martirio de los que defienden vuestra Iglesia! Y no tuve el coraje de darles siquiera una palabra de apoyo, por la abominable pereza de enfrentar a los que me rodean, de decir “no” a los que forman mi ambiente, por el miedo de ser “diferente de los demás”. Como si me hubieseis creado, Señor, no para imitaros sino para imitar servilmente a mis compañeros.

En aquel instante doloroso de la condenación, Vos sufristeis por todos los cobardes, por todos los indolentes, por todos los tibios… por mí, Señor.

Jesús mío, perdón y misericordia. Por la fortaleza de que me disteis ejemplo encarando la impopularidad y enfrentando la sentencia del magistrado romano, curad en mi alma la llaga de la molicie.

 

V. Tened piedad de nosotros, Señor
R. Señor, tened piedad de nosotros.
V. Que las almas de los fieles difuntos por la misericordia de Dios descansen en paz.
R. Amén.

 

Comentario al libro Respuestas sobre la independencia, de Antonio Caponnetto

 Comentario del Dr. Santiago Vázquez al libro Respuestas sobre la independencia, de Antonio Caponnetto (Buenos Aires: Bella Vista Ediciones, 2020) 


“La tragedia de la Argentina es que quiso ser otra, y lo consiguió. Ahora está condenada a ser otra indefinidamente y eternamente, como los brutos animales en la tierra y los condenados en el infierno”

“Ahondando en la argentinidad es la única manera de llegar a la raíz común, al vínculo natural-maternal. Por Martín Fierro se va al Quijote y al Cid”

“El resultado del fenomenal error (que en el fondo consistió en la ilusión insensata de querer hacer al país de nuevo) fue que la Argentina quedó descoyuntada en su ser moral, cultural y político; y al mismo tiempo (lo que parece un castigo de Dios) atrasada en la misma técnica –y sangrada a fondo por el imperialismo extranjero. Nada de misterio en esto. Lo que es misterioso es cómo todavía no nos fue mucho peor.”

Leonardo Castellani

“¡Soldados! Vais a penetrar en territorios de nuestro amado rey Fernando VII, que se hallan oprimidos por unos cuantos facciosos. Sólo venís a libertar a los paraguayos y naturales de Misiones del cautiverio en que se hallan. Paz, unión, verdadera amistad con los españoles amantes de la patria y del rey; guerra y destrucción y aniquilamiento a los agentes de Napoleón, que son los que encienden el fuego de la guerra civil

Arenga de Belgrano a sus soldados del 15 de diciembre de 1810

 

Los individuos de Hispanoamérica son como una prolongación de España [...]. La Hispanidad tiene pues más sentido para nosotros que para los mismos españoles. Para nosotros es el trasfondo social de nuestra nacionalidad concreta. Lo que es Europa para las naciones europeas, es la Hispanidad para los hispanoamericanos [...]. Sin los ingredientes ibéricos, las naciones de Hispanoamérica quedarían casi totalmente evisceradas

César Pico

 

Fue la propia monarquía al adoptar las ideas de la Ilustración, la que rompió con los fundamentos tradicionales en que se apoyaba [...] el objetivo religioso se fue olvidando, la justicia dejó de ser la principal inspiradora de la acción gubernativa, y el buen tratamiento de los indios quedó subordinado a las conveniencias políticas o económicas

Ricardo Zorraquín Becú

 

No eran realistas contra patriotas. No. Eran bonapartistas, afrancesados, iluministas y borbones, contra quienes no querían aceptar ninguna de estas condiciones en América. Entreverados y confundidos todos, eso sí; americanos y españoles, en un verdadero revoltijo bélico o mezcolanza facciosa

Antonio Caponnetto

El hombre normal es casi siempre nacional. El patriotismo es la más popular de todas las virtudes

Gilbert Chesterton

 

PREAMBULO NECESARIO

No es para antipatía del lector, ni para presumir una erudición de que carecemos, que nos permitimos iniciar el presente comentario con este haz de citas de diversa procedencia. Ellas nos ponen rápidamente en la pista de los temas que la presente obra aborda. Ellas nos dan, asimismo, cual mapa topográfico, un panorama de los cauces sinuosos y tortuosísimos (en el choque de corrientes con direcciones opuestas, y en la presencia de turbideces y de transparencias de diversa intensidad pero de clara evidencia para quien quiera verlas) por los que transcurre o por los que debería transcurrir, la discusión en torno a los temas de esta obra. Por último, ellas (y recordemos que de las citas iniciales estamos hablando) nos sugieren –si atendemos a todas sus implicancias y nos desprendemos de los muchos prejuicios y caricaturas que en torno a estos temas hoy abundan- una perspectiva de abordaje que es la que la presente obra adopta con auspiciosos resultados.

Esta perspectiva, rigurosa pero no impasible, y apasionada pero no miope (porque los amores rectos no ciegan la inteligencia sino que le dan el único idioma con el que ella puede leer dentro de las cosas y de los hechos), es aquella que, apegándose escrupulosamente a los hechos y a los documentos, no los presenta desnudos como si la tarea historiográfica se redujera a consignar hechos. “Se hace ciencia con hechos como una casa con piedras. Pero una acumulación de hechos no es una ciencia, lo mismo que un montón de piedras no es una casa”, nos recuerda Caponnetto citando a Henri Poincaré (p. 105). La mentada casa es la verdad, ese sol duro pero claro, al decir de Maurras, o esa tierra prometida a la que se llega después de peregrinar largamente por el desierto, al decir de Evagrio Póntico.

Y a esa verdad se llega, en el contexto temático en el que se inscribe esta obra, cuando al relevo escrupuloso de los hechos y documentos, sigue la mirada filosófica, teológica y al fin poética que intenta escudriñar las líneas de fuerza, los designios de la providencia y las intervenciones del Malo, en los hechos que han acaecido. Una mirada que, ciertamente, todo cristiano debe tener al aproximarse y al estudiar temas históricos si no quiere transformarse –en nombre de una presunta y autoproclamada “fe sin ideología”– en uno de aquellos “refutadores de leyendas” que tan bien pintó Dolina.

Antes de comenzar a presentar y comentar esta obra, y para terminar de ganarnos la antipatía de nuestros lectores, será necesario realizar una serie de aclaraciones. El carácter controversial de esta obra y el cúmulo de prejuicios injustos y maledicencias, en ocasiones francamente canallescas, que pesan sobre al autor, nos obligan a este preámbulo.

En primer término, es necesario decir algo acerca del carácter apologético de esta obra ¿Por qué? Porque sospechamos que existirá una primera categoría de impugnadores del presente libro: aquellos que tienen ya una idea formada y fraguada acerca del autor, y que simplemente dirán al enterarse de la existencia de este libro algo así como lo que sigue: “Uf!... Caponnetto respondiendo y polemizando otra vez.”, o “Ya está, que pare un poco”, dirá uno más joven. Si pudiéramos responder a esta primera categoría de impugnadores mejor que el mismo Caponnetto, lo haríamos. Pero no podemos:

El grueso de lo que escribimos posee el tono controversial y polémico, propio de quien se dedica, en gran parte, a lo que podríamos llamar, genéricamente, la apologética. Sin que eso implique elogio alguno. En tal sentido tenemos por la cosa más natural del mundo la aparición de discrepancias, diferencias de matices, de grados, o simplemente opugnaciones frontales. Sin más mérito que el paso de los años, hemos llegado a adquirir un cierto entrenamiento para tales pugilatos, y la verdad es que ni nos envalentonan ni nos arredran. Cuando tales debates son edificantes y limpios, suelen dar resultados, y en lo personal es mucho lo que nos auxilian y enseñan. En caso contrario, derivan en peleas desagradables y estériles.” (pp. 17-18)

Con esta esta obra nos hallamos frente a un modo de plantear el debate que resulta edificante y limpio. La honestidad intelectual no es una declamación vanidosa que adorna la introducción. Ella, como el marechaliano caballo de granja, campea en toda la obra y se deja ver, por ejemplo, en el cuidado con el que son elaboradas las preguntas pues con ellas se está exponiendo muchas veces la posición de otros autores con los que se quiere legítimamente debatir. El esfuerzo por no desfigurar en nada dicha posición, se nota. Y esto es ya un mérito, en tiempos en los que la caricaturización burlesca y la descalificación cobarde de la “cultura” bloguera y las redes sociales, es moneda corriente a la que nos acostumbramos y cuya gravedad deshumanizante no dimensionamos.

Por lo demás, frente a esta primera categoría de impugnaciones debemos subrayar que el tipo de apologética que aquí propone y cultiva el autor, tiene, por lo menos, dos enormes méritos: primero, desde el punto de vista científico (pues en el terreno de la historiografía científica se juega una buena parte de la obra) es absolutamente legítimo y necesario, e inobjetablemente valioso. Se trata, en efecto, de la obra de un historiador maduro que posee un manejo soberbio de las fuentes y de la bibliografía especializada pero que no cae en el pecado del especialista o del “bibliólatra”, que se siente culpable si a una afirmación suya no le sigue media página de notas al pie con aclaraciones y referencias. Digamos de paso que esto sucede porque además de ser la obra de un historiador consumado, es el texto de un hombre que sabe escribir. El libro nunca pierde intensidad, prolijidad, atracción.

El segundo de los méritos que decíamos, consiste en el enorme valor formativo que una obra de estas características posee. Porque posibilitar que nuevas generaciones se acerquen seriamente a estos temas, no se contrapone con la rigurosidad que los problemas abordados exige. Lo que sucede es que para conjugar ambos resultados hay que ser, a la vez que “historiador científico”, docente apasionado.

No obstante, el autor –formado en una generación y en una época en las que conjugar el verbo combatir no era hacer apologética ociosa, sino exponer el pellejo frente a un enemigo que con violencia terrorista o con tiranía democrática, hacía peligrar la vida, el sustento y la libertad– no se olvida que “la vida intelectual no puede ni debe ser reactiva [sino que] han de fijarla los grandes amores y los principios perennes” (p. 18).

Una cosa más digamos en este ya extenso preámbulo. Tiene que ver con algo que el autor señala hacia el final de la introducción y que debe ser adecuadamente ponderado. Caponnetto invita a los impugnadores honestos de las tesis que defiende, a dialogar con él. Si para los impugnadores necios (que lamentablemente existen en estos temas, hablando y criticando sin conocer o sin justipreciar la gravedad del tema) opone las duras palabras del libro de los Proverbios (“nunca respondas a un necio, para que no se estime sabio en su propia opinión” [26, 4-5]), para los historiadores e intelectuales honestos que discrepan con él, ofrece el fruto de sus reflexiones y estudios en espíritu de unidad, y en actitud de debate honesto, cordial y respetuoso. En definitiva de lo que se trata en estos temas es de ver y contemplar, cuándo y dónde ganó la Hispanidad en tanto espíritu (y forma cultural, política y social) que nos engendró y al que debemos la fe cristiana.


lunes, 22 de marzo de 2021

Tiempo de Pasión


El Redentor, que ha cumplido ya

los treinta años, llegando al fin

de su vida mortal, al ofrecerse

por su libre voluntad a la Pasión,

es levantado en el árbol de la cruz

cual Cordero que va a ser inmolado.


¡Cómo languidece, abrevado con hiel:

las espinas, los clavos, la lanza,

han traspasado su delicado cuerpo;

mana agua y sangre; en qué río

son lavados la tierra, el mar,

los astros y el mundo!


¡Oh cruz fiel, único árbol

noble entre todos!, ninguna selva

produce otro semejante

en hojas, en flores y en fruto.

Dulces hierros y dulce madero

sostienen tan dulce peso.


¡Oh árbol excelso!, inclina tus ramas,

ablanda tus duras entrañas

y suavícese esa rigidez

que te dio la naturaleza;

y extiende en blando lecho

los miembros del Rey soberano.


Tú solo has sido digno de sostener

la víctima del mundo, y, cual arca

que ungió la sangre sagrada

que fluyó del cuerpo del Cordero,

fuiste digno de ofrecer

un puerto al mundo náufrago.


Gloria sempiterna sea dada

a la Trinidad Santa;

igual al Padre y al Hijo;

igual honor al Paráclito:

el universo alabe el nombre

del que es Uno y Trino.

Amén.


(Laudes - Himno)

viernes, 19 de marzo de 2021

Id a José, y haced lo que él os diga

Vicente Berdusán, San José con el Niño Jesús , 1666, Museo de Zaragoza.

"Cuando se sintió el hambre en toda la tierra de Egipto,

el pueblo clamó al Faraón por pan;

y el Faraón dijo a todos los egipcios: 

Id a José, y haced lo que él os diga". 

(Gn. 41,55)

Quién y qué hombre fuese el bienaventurado José, se puede conjeturar por el título con el cual, aunque sólo por concesión divina y por su calidad de nutricio, mereció ser honrado: fue llamado y tenido como padre de Dios. También se puede conjeturar por su nombre propio, que sin vacilación alguna podemos interpretar por aumento. Recordemos a aquel gran patriarca vendido en otro tiempo en Egipto; y veremos que éste tuvo su mismo nombre, y su castidad, su inocencia y su gracia.

Aquel José vendido por la envidia de sus hermanos y llevado a Egipto, prefiguró la venta de Cristo; este José, huyendo de la envidia de Herodes, llevó a Cristo a la tierra de Egipto. Aquél, guardando lealtad a su Señor, no quiso consentir en el mal intento de su señora; éste, reconociendo Virgen a su Señora, la Madre de su Señor, fue su custodio fiel, conservándose él mismo castísimo. A aquél le fue dada la inteligencia de los misterios de los sueños; éste mereció ser sabedor y cooperador de los celestes misterios.

Aquél reservó el trigo, no para sí, sino para el pueblo; éste recibió el pan vivo del Cielo para guardarlo para sí y para todo el mundo. Con esto, bien se da a entender que este José, con quien se desposó la Madre del Salvador, fue hombre bueno y fiel. Siervo fiel y prudente, repito, a quien constituyó Dios consuelo de su Madre, sustentador de su cuerpo, y finalmente, el solo coadjutor fidelísimo sobre la tierra del gran designio.

San Bernardo, Abad
Breviario Romano

jueves, 18 de marzo de 2021

Apostasía de un sacerdote argentino tras la declaración vaticana de no bendecir uniones homosexuales

Andrés Gioeni muestra una fotografía de su ceremonia de ordenación para convertirse en sacerdote en 2000, luego de regresar a casa del obispado donde inició el proceso de apostasía en Buenos Aires, Argentina, el miércoles 17 de marzo de 2021. Gioeni, quien dejó el sacerdocio en 2021 y se casó con su novio en 2014, dijo que decidió abandonar formalmente la iglesia después de que el Vaticano decretó que la Iglesia católica no puede bendecir las uniones entre personas del mismo sexo ya que Dios 'no puede bendecir el pecado'. (AP Foto/Natacha Pisarenko)

BUENOS AIRES (AP) — Un exsacerdote y activista de la comunidad LGTB que ha bendecido uniones entre personas del mismo sexo en Argentina, tierra natal del papa Francisco, inició el miércoles el trámite de apostasía luego que el Vaticano decretó que la Iglesia católica no puede bendecir a las parejas homosexuales.

Andrés Gioeni, de 49 años, eligió la misma fecha en la que se ordenó sacerdote en 2000 para presentar ante el obispado de San Isidro, suburbio al norte de Buenos Aires, la carta con la que “le estoy diciendo a la Iglesia que reniego de mi fe cristiana”.

“No quiero seguir siendo cómplice de esta estructura porque me doy cuenta del daño que le hacen a la gente. No renuncio a mi fe en Dios sino renuncio a un papel y a un rito (bautismo)”, dijo Andrés a The Associated Press desde la casa que comparte junto a su esposo Luis Iarocci, de 50 años, y tres perros a pocas cuadras de la Catedral de San Isidro.

Como otros homosexuales católicos, Andrés quedó consternado el último lunes cuando el Vaticano rechazó la bendición de las parejas del mismo sexo, argumentando que tales uniones no forman parte del plan divino y que todo reconocimiento sacramental de ellas podría ser confundido con el matrimonio.

El Vaticano sostiene que los homosexuales deben ser tratados con dignidad y respeto, pero que el sexo homosexual es “desordenado de manera intrínseca”. Las enseñanzas católicas indican que el matrimonio entre un hombre y una mujer forma parte del plan divino y tiene el propósito de crear nueva vida.

El exsacerdote católico Andrés Gioeni, a la derecha, se sienta con su esposo Luis Iarocci y su perro Boris después de que regresaron a casa del obispado donde comenzó el proceso de apostasía en Buenos Aires, Argentina, el miércoles 17 de marzo de 2021. (AP Foto/Natacha Pisarenko)

“No se habla en ningún texto (de la Biblia) de un amor consensuado entre dos personas del mismo sexo y que Dios les dijo no”(sic), refutó el exsacerdote, quien ha bendecido al menos cuatro uniones entre parejas del mismo sexo.

Andrés es un buen ejemplo (sic) de las contradicciones, angustias y desafíos que enfrentan los hombres y mujeres que forman parte de la Iglesia católica y asumen su homosexualidad.

Oriundo de la provincia de Mendoza, unos 1.000 kilómetros al oeste de Buenos Aires, siguió una vocación religiosa atormentado por las dudas sobre su sexualidad. Recordó que “durante todo el seminario fui terriblemente homofóbico, era una defensa” y que “delató” ante los superiores a tres compañeros que le habían confesado sentirse atraídos por él.

Se ordenó sacerdote en el nuevo milenio, con las mejores calificaciones que rápidamente le permitieron crecer dentro de la burocracia católica de su provincia natal. A escondidas, exploraba salas de chats de la comunidad gay local y tuvo su primera experiencia sexual con otro hombre.

“Un mes y reventé. Corté la relación para continuar con el sacerdocio. Pero al tiempo volví a verlo y asumí que esto no daba para más. Le dije al obispo que necesitaba irme”, rememora.

La Iglesia no le ofreció sostén psicológico, pero sí un cuarto al lado del órgano de la Catedral de Buenos Aires para que enfrentara una supuesta crisis de fe. “Fue mi descenso a los infiernos... ahí me di cuenta que me consideraba el jorobado de Notre Dame. Un ser defectuoso que no podía salir al mundo porque lo iban a criticar y señalar”.

Los superiores de Andrés tomaron conocimiento de su identidad sexual en 2003, cuando apareció desnudo en la portada de una revista gay y le prohibieron el ejercicio del ministerio sacerdotal.

Empezó a estudiar actuación y a trabajar de mesero en una discoteca, en la que conoció a Luis, y se casaron luego que Argentina se convirtió en el primer país de Latinoamérica en aprobar el matrimonio entre personas del mismo sexo en 2010. Llevan 17 años juntos.

En los últimos años, Andrés ha sido un activista de la comunidad LGTB a favor de una apertura de la Iglesia católica.

“Por más que me digan ya no sos más bautizado, sigo creyendo en Dios y va a ser mi Dios. En eso no cambia mi espiritualidad. No tengo más un rótulo. ¿De qué religión sos? Creo en Dios”, concluyó Andrés.

Fuente: Associated Press

Visto: Secretum Meum Mihi

lunes, 15 de marzo de 2021

A 40 años de la muerte del padre Leonardo Castellani, Doctor Sacro Universal

 REVERENDO PADRE LEONARDO CASTELLANI
1981 – 15 de marzo – 2021
40º Aniversario de su muerte

(1)

(2)

* * * * * 

Ayuno y Tentaciones de Cristo: un sermón de Castellani

Sermón del P. Castellani para tiempos de Cuaresma. Con su habitual estilo, el padre señala, además de las verdades eternas, hechos sobre el futuro inmediato que en 1966 solo mentes muy lúcidas podían entrever. A tantos años de pronunciado, nos asombra su capacidad para anticiparse a los acontecimientos por venir.


Por el R.P. Leonardo Castellani (3)

Entonces Jesús fue llevado por el Espíritu al desierto para ser tentado por el diablo. Y después de hacer un ayuno de cuarenta días y cuarenta noches, al fin sintió hambre. Y acercándose el tentador, le dijo: «Si eres Hijo de Dios, di que estas piedras se conviertan en panes». Mas él respondió: «Está escrito: No sólo de pan vive el hombre, sino de toda palabra que sale de la boca de Dios». Entonces el diablo le lleva consigo a la Ciudad Santa, le pone sobre el alero del Templo, y le dice: «Si eres Hijo de Dios, tírate abajo, porque está escrito: A sus ángeles te encomendará, y en sus manos te llevarán, para que no tropiece tu pie en piedra alguna». Jesús le dijo: «También está escrito: No tentarás al Señor tu Dios». Todavía le lleva consigo el diablo a un monte muy alto, le muestra todos los reinos del mundo y su gloria, y le dice: «Todo esto te daré si postrándote me adoras». Dícele entonces Jesús: «Apártate, Satanás, porque está escrito: Al Señor tu Dios adorarás, y sólo a él darás culto». Entonces el diablo le deja. Y he aquí que se acercaron unos ángeles y le servían.

(Mt. 4,1-11)


Hoy hay sacerdotes que niegan las Tentaciones. Tengo el resumen de un artículo publicado con toda clase de aprobaciones en la  “Revista Eclesiástica” de Lima, que me mandó mi amigo el P. jesuita Florentino Alcañiz: niega la realidad de las Tentaciones de Cristo y afirma que son una “dramatización” para expresar la eterna lucha del bien y del mal. Niega también que haya endemoniados y afirma que todos los “endemoniados” del Evangelio fueron enfermos y nada más. ¿Y cómo Cristo los dio por endemoniados, e incluso habló con los demonios? Ah, ésa es otra “dramatización”, para significar la existencia del mal en el mundo. Después, como si esto fuese poco, se mete con la Santísima Madre de Jesucristo (cosa que Jesucristo no suele tolerar) y dice que la aparición del Ángel Gabriel es un cuento ridículo… y que eso es otra dramatización del “monólogo interior” de María Santísima… o sea, que la Virgen se preguntó ella misma y se respondió ella misma: -¿Quieres ser Madre de Dios? -Sí quiero, cómo no.

Entonces, según Su Sapientísima Reverencia, los milagros de Cristo podrían ser todos “dramatizaciones” -Perfectamente, cómo no -Entonces, Reverendo, ¿en qué se funda su fe? -Se funda en la razón -Hace mucho tiempo que no tienes ni pizca de fe -ni pizca de razón- diría tu Padre San Ignacio de Loyola.

Me hace acordar lo que le sucedió a un paisano mío de Reconquista, que se le paró al lado un turista en auto y dijo: -Oiga amigo ¿éste es el camino que va a Reconquista? –Sí señor. El otro puso en marcha el auto y el paisano le gritó: -Ep, párese! -¿Qué hay? -Este es el camino de Reconquista… pero si quiere llegar a Reconquista, pegue media vuelta y agarre pal otro lao, dirección contraria. Así este Profesor de Escritura, anda por la Sagrada Escritura, pero en dirección contraria: cree que anda entrando y anda saliendo.

Las Tentaciones de Cristo son reales y verdaderas. No diré que sean fáciles: son la mar de raras.

Algunos intérpretes (Durand, y también en cierto modo San Jerónimo y San Juan Crisóstomo) dicen que es natural, Cristo siendo Dios no podía ser tentado como nosotros los hombres. Pero Cristo no fue tentado como Dios, es imposible… y su natura de hombre es esencialmente la misma que la mía.

Mejor dijo el gran místico alemán del siglo XIII Maestro Eckhart: que las tentaciones de Cristo fueron las mismas que las nuestras. ¿Cómo se entiende eso?

La materia de nuestras tentaciones es diferente… en realidad es diferente en cada hombre… pero el fondo (o sea lo que llaman los tomistas “la forma”, que no significa figura sino la estructura esencial de cada cosa, el “alma” como si dijéramos) ésa es la misma. El esquema general es el mismo.

En la parábola de las “Dos Banderas” que inserta San Ignacio en sus “Ejercicios Espirituales”, presenta a Cristo y a Satán como dos caudillos que están reclutando gente para sus campañas bélicas: San Ignacio ve la vida cristiana como una milicia, pues él había sido milico. El Mal Caudillo se sienta en un trono de fuego y humo, en figura horrible y espantosa… y haciendo llamamiento de innumerables demonios los manda a tentar por tres escalones… primero de codicia de riquezas… después de vano honor del mundo… por último a recrecida soberbia… de donde después los precipiten en todos los vicios y pecados. “Dale al diablo un cabello y te tomará todo el pelo” -dice el español. San Juan Crisóstomo pone también estos tres escalones.

Los que hacen los ejercicios dicen -yo mismo lo he dicho alguna vez: “Eso es inexacto. Las tentaciones comunes son:  1º querer tener mucha plata… 2º exceso de lujo, boato, diversiones y comodidades… 3º pecados carnales”. Eso es así, pero es un caso particular del esquema de San Ignacio y del esquema de las Tentaciones de Cristo: primero tienta el demonio con la codicia de una cosa creada (y todas las cosas creadas menos la salud pueden conseguirse con la plata), una cosa creada que no es mala en sí, pero que apegársele demasiado es malo -a veces muy malo… después tienta con una cosa ya mala, aunque no sea o no parezca un crimen… después tienta con cosas perversas. No está obligado el diablo a tentar en este orden lógico… y por eso tampoco los Evangelistas las ponen en el mismo orden: Lucas lo cambia.

Codicia de riquezas: demasiado nos previno Cristo contra ella… el mundo de hoy ha olvidado esa prevención… y por eso anda trastornado… estamos en el Reino del Dinero. Un multimillonario argentino tiene poco que ver con un multimillonario yanqui… pero aquí no hay muchos. Un millonario yanqui, que había muchos hasta llegar al poder Teodoro Roosevelt y los llamaban “los Megaterios Sagrados” no son millonarios, son billonarios (en Estados Unidos y Francia un billón son mil millones). ¿Saben Uds. cuánto viene a ser un billón? Ni lo imaginamos. Por ejemplo, si al nacer Cristo un hombre tuviera un billón de dólares y gastase mil dólares al día (cosa que ningún hombre puede), ahora, pasados casi dos mil años a 365.000 dólares al año, le quedaría dinero todavía que gastar unos 700 años -un poco más. Hagan la cuenta, es una multiplicación y una división que puede hacer un escuelerito de 6º grado.

Es una aberración que un hombre tenga un billón… no lo ha ganado, es un robo… y esa aberración gobierna hoy al mundo. Santo Tomás dice que si se permite a todos que lucren todo lo que puedan, sin límites, eso no es lícito, es aberrante. Ahora no hay muchos billonarios en  E.E.U.U., porque el Estado, por medio de exorbitantes impuestos, barre con las grandes fortunas… pero el Estado a su vez se ha convertido en billonario, trillonario y cuatrillonario, y eso es para peor. No solamente la deuda pública, solamente los intereses de la deuda pública de EE. UU. pasan del billón. ¿Y quién va a pagar esa deuda? Nadie, no se puede pagar. ¿Y los intereses? Los paga todo el mundo, empezando por las naciones sonsas.

Un amigo me dijo que el Diablo ha puesto a los  EE. UU. las tres tentaciones… la tentación de la riqueza, y han caído… la tentación de la fama y el poder, y han caído: robo de territorios a Méjico y España, entrada innecesaria en las dos Grandes Guerras, poder: lo han conseguido. Ahora le ha puesto la última: el gobierno del mundo entero… lo mismo que a China, Rusia y De Gaulle (Europa)… a los cuatro Grandes. Veremos lo que pasa.

Esto sólo ya es un loquero… el mundo no puede andar bien… y encima están los otros dos escalones del diablo -que dependen del primero.

Salto los otros dos escalones, porque no hay tiempo. En el segundo escalón están la vanagloria, el auto-engrupimiento y la ambición. Cada día se publican en el mundo (y la gente los lee) millares de libros lascivos, obscenos, sacrílegos, crueles o absurdos. ¿De qué viene eso? De la angurria de gloria, y también de dinero, de los escritores. Y la ambición ha causado más muertes en el mundo que todas las pestes juntas… porque della proceden las guerras.

En el tercer escalón está la crecida soberbia, que fue el pecado del Diablo y también de Adán. Al llegar aquí Cristo rechazó a Satanás sin cortesía: “¡Fuera de aquí!”

Así que vean cómo el diablo tentó a Cristo según el esquema… por supuesto que lo tentó en la suposición de que Cristo podía ser el Mesías, cosa que el Maldito no sabía seguro. Primero lo tienta con una cosa buena, el pan… pero que la consiguiera por mal camino, un milagro innecesario… segundo, con el afán de hacerse famoso, pero por medio de una temeridad, la cual es en sí mismo pecado grave contra la Prudencia… tercero, con una máxima maldad -a la cual tentación sucumbirá el Anticristo: tomar al diablo como Dios.

Como dije antes, este Evangelio está erizado de dificultades: he explicado la principal. Por ejemplo: ¿agarró el Diablo a Cristo que estaba en el desierto y lo llevó volando al pináculo del Templo? “¡Qué julepe tendría el Maldito!” -dice Santa Teresa. Probablemente se apareció en figura de peregrino y le pidió lo acompañara al Templo: el texto griego dice “paralambánein” que no significa “agarrar” ni “transportar” sino “conducir consigo”. ¿Y luego lo llevó volando a un monte alto desde donde se vieran “todos los Reinos del Mundo -a la montaña de Djebel Karantal, a 30 km. de Jerusalén, como dice la leyenda? También aquí dice “paralambánein”. Probablemente produjo una gran visión imaginaria en torno a Cristo, donde se viese además de Jerusalén muchas suntuosas ciudades, ríos, valles y mares -todo el mundo en abreviatura.

El Diablo da bien de comer y da mal de cenar, dice el español. Al final del Padre Nuestro pedimos a Dios nos libre del Mal -o nos libre del Diablo- como traducen los ingleses (“the Evil One”) y los alemanes… y los brasileros. No podemos saber qué palabra aramea dijo Cristo, pues no nos ha quedado el Evangelio arameo de San Mateo -si es que existió. En griego y en latín, la última palabra del Padre Nuestro puede traducirse “de todo mal” o “del Malo”… porque ese ablativo que hay allí: “a malo” y “Ap&ograve… poneero&ucirc…” puede venir de un nominativo masculino o bien neutro.

Es lo mismo de todos modos: que nos libre del pecado o del Diablo que es el que induce y se aprovecha del pecado.

________________________________________

(1) Recorte: Blog Castellaniana

(2) Imagen vista en el blog de RC

(3) Texto: Visto en PCI