"Esos tales son unos falsos apóstoles, unos trabajadores engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo.Y nada tiene de extraño: que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Por tanto, no es mucho que sus ministros se disfracen también de ministros de justicia. Pero su fin será conforme a sus obras." (Apóstol S. Pablo, 2 Cor. XI, 13-15)

martes, 30 de junio de 2020

A 11 años de un post que hizo ruido

"Elimina a San Miguel Arcángel que aplasta a Satanás porque recuerda el asesinato de George Floyd"

Es la petición lanzada por activistas en Change.org que alcanzó las 2000 firmas en pocas horas, según informó The Guardian.

San Miguel pisoteando a Satanás

Elimina la imagen de San Miguel aplastando al diablo porque recuerda el asesinato de George Floyd en Minneapolis. Es la petición lanzada por activistas en Change.org que alcanzó las 2000 firmas en pocas horas, según informó The Guardian.

Los activistas han involucrado a la corona británica porque la Orden de San Miguel y San Jorge es uno de los más altos honores diplomáticos que la Reina otorga a los embajadores y diplomáticos y altos funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores que han servido en el extranjero.

La petición, iniciada por Tracy Reeve, declara: “Esta es una imagen muy ofensiva, que también recuerda el reciente asesinato de George Floyd por parte del policía blanco similar al presentado aquí en esta medalla. Nosotros, los abajo firmantes, pedimos que esta medalla se rediseñe por completo de una manera más apropiada y que se den disculpas oficiales".


Fuente HuffPost - Visto en MiL

Ay Infovaticana


lunes, 29 de junio de 2020

Los santos Pedro y Pablo fundadores de la Roma Eterna

SS. Apostolorum Petri et Pauli (SS. Apóstoles Pedro y Pablo)


Sermón de San León, Papa.
1º sobre la fiesta de los santos apóstoles.


El mundo entero toma parte en las solemnidades. Una devoción fundada en una misma fe pide que se celebre en todas partes, con júbilo común, lo cumplido para la salvación de todos. La fiesta de hoy, digna de ser celebrada en toda la tierra, debe ser en nuestra ciudad objeto de una veneración especial, acompañada de una alegría particular; para que donde los dos principales Apóstoles fueron glorificados, haya, en el día de su martirio, mayor alegría. Estos son ¡oh Roma! los dos héroes que te llevaron el Evangelio de Cristo; por ellos, tú, que eras maestra del error, te convertiste en discípula de la verdad.

Tus padres y verdaderos pastores son los que te insertaron en el reino celestial; te fundaron mejor y más felizmente que los que pusieron los primeros fundamentos de tus murallas, ya que de aquel que procede el nombre que llevas, te manchó con la muerte de su hermano. Esos dos Apóstoles te elevaron a una gran gloria; te convirtieron en la nación santa, pueblo escogido, ciudad sacerdotal y real, y por la Cátedra sagrada de San Pedro, en capital del mundo; así, la supremacía que te viene de la religión divina, se extiende más allá de tu dominación terrenal. Aunque con victorias extendiste tu imperio sobre la tierra y mar, debes menos conquistas a la guerra, que súbditos te ha procurado la paz cristiana.

Por otra parte, convenía muchísimo para el plan divino que muchos reinos estuviesen unidos en un vasto imperio para que la predicación tuviese fácil acceso y pronta difusión entre los pueblos sometidos al gobierno de una misma ciudad. Pero esta ciudad, desconocedora del Autor de su encumbramiento, que dominaba sobre casi todas las naciones, era esclava de todos sus errores, y por cuanto no rechazaba ninguna falsedad, creía ser religiosa. De suerte que Jesucristo la libertó tanto más maravillosamente, cuanto más la había encadenado el demonio.

(Breviario Romano - II Noct.)
Traducción al español: divinumofficium.com 

sábado, 27 de junio de 2020

Mons. Viganò: "Será para un Sucesor de Pedro en la plenitud de su poder apostólico, reanudar el hilo de la Tradición donde ha sido cortado"

"La autoridad e infalibilidad del Sucesor del Príncipe de los Apóstoles surgirá intacta y reconfirmada".

El obispo Viganò responde al director de CWN, Phil Lawler, sobre los problemas doctrinales y pastorales derivados del Vaticano II.

Texto de la respuesta del obispo Viganò al director de Catholic World News , Phil Lawler, sobre los problemas doctrinales y pastorales que surgieron del Vaticano II; Aquí el texto publicado en su blog,  Catholic Culture.
__________________________________________________________________

Obispo Viganò sobre los problemas doctrinales y pastorales que surgieron del Vaticano II

"La Iglesia es una institución divina, y todo en ella debe partir de Dios y volver a él. El prestigio de una clase dominante no está en juego, ni la imagen de una empresa o un partido: se trata de la gloria de la Majestad de Dios, de no anular la Pasión de Nuestro Señor en la Cruz, de los sufrimientos y sufrimientos de Su Santísima Madre, de la sangre de los Mártires, del testimonio de los Santos, de la salvación eterna de las almas ... "

Estimado doctor
Phil Lawler
Mail plawler@cwnews.com
21 de junio de 2020
Dominica infra Octavam Ss.mi Cordis Jesu
Estimado doctor Lawler:

Recibí su correo electrónico a través de su amigo mutuo Edward Pentin, en el que hace algunas preguntas relacionadas con lo que ya he expresado sobre el Vaticano II. Con mucho gusto le respondo, esperando que estas reflexiones ayuden a sanar a la Iglesia Católica de los males graves que la afligen.

Ph. Lawler : En primer lugar, ¿cuál es su opinión sobre el Vaticano II? Que las cosas han ido cuesta abajo rápidamente desde entonces es ciertamente cierto; pero si todo el Concilio es un problema, ¿cómo sucedió esto? ¿Cómo se concilia esta posición con lo que creemos en la inerrancia del Magisterio? ¿Cómo fue posible que todos los Padres del Concilio fueran engañados? Incluso si solo algunas partes del Concilio (por ejemplo, Nostra Aetate , Dignitatis Humanae ) son problemáticas, debemos hacernos las mismas preguntas. Muchos de nosotros hemos dicho durante años que el "espíritu del Vaticano II" está mal. ¿Su Excelencia ahora dice que este falso "espíritu" liberal refleja exactamente el Concilio mismo?

Creo que no es necesario probar que el Consejo representa un problema: el simple hecho de que nos hagamos esta pregunta sobre el Vaticano II y no sobre el Tridentino o el Vaticano I, me parece confirmar un hecho evidente reconocido por todos. En realidad, incluso aquellos que defienden el Concilio con una espada se encontrarán al margen de todos los demás Concilios Ecuménicos, de los cuales ni uno solo se definió como un concilio pastoral . Y tenga en cuenta: lo llaman el Concilio por excelencia, casi como si fuera el único de toda la historia de la Iglesia, o al menos lo consideran un unicum tanto para la formulación de su doctrina como para la autoridad de su magisterio. Una asamblea que, a diferencia de las que la precedieron, se define precisamente como pastoral y declara que no quiere proponer ninguna nueva doctrina, pero que de hecho crea una discriminación entre el antes y el después , entre el Concilio dogmático y el Concilio pastoral, entre los cánones inequívocos y vacíos, entre los anatemas y los guiños con el mundo.

En este sentido, creo que el problema de la infalibilidad del Magisterio - (la inerrancia que mencionó se refiere adecuadamente a la Sagrada Escritura) - ni siquiera surge, porque el Legislador, que es el Romano Pontífice alrededor del cual se convoca al Concilio, solemne y claramente afirmó que no quería usar la autoridad doctrinal que habría podido ejercer si hubiera deseado. Me gustaría señalar que nada es más pastoral que lo que se propone como dogmático, ya que el ejercicio del munus docendi en su forma más alta coincide con la orden que el Señor le dio a Pedro para alimentar a sus ovejas y corderos. Sin embargo, esta oposición entre dogmático y pastoral se hizo suyo por quienes, en el discurso de apertura del Concilio, quisieron dar un sentido estricto al dogma y un significado más suave y conciliador al cuidado pastoral. También encontramos el mismo enfoque en los discursos de Bergoglio, donde identifica en el pastoralismo una versión suave de la rígida enseñanza católica sobre la fe y la moral, en nombre del discernimiento . Es doloroso reconocer que el recurso a un léxico malentendido, o a términos católicos entendidos en un sentido inapropiado, es invadido en la Iglesia a partir del Vaticano II, el circularismo.-es decir, equívoco, la imprecisión deseada del lenguaje- es el primer y más emblemático ejemplo. Esto sucedió porque la Actualización , un término que también era equívoco e ideológicamente perseguido por el Concilio como absoluto , había puesto el diálogo con el mundo como una prioridad para todos.

Hay otro concepto erróneo que debe aclararse. Si, por un lado, Juan XXIII y Pablo VI declaran que no quieren comprometer al Concilio en la definición de nuevas doctrinas y quieren que se limite a ser solo pastoral , por otro lado, es cierto que externamente, mediáticamente , uno diría hoy, el énfasis dado a sus actos fue enorme. Sirvió para transmitir la idea de una supuesta autoridad doctrinal, una implícita infalibilidad magisterial que claramente había sido excluida desde el principio. Si esto sucedía, era para permitir que sus instancias más o menos heterodoxas fueran percibidas como autorizadas y, por lo tanto, aceptadas por el clero y los fieles. Pero esto sería suficiente para desacreditar a los autores de tal engaño, que aún surge si tocas a Nostra Aetate , mientras están en silencio ante aquellos que niegan la divinidad de Nuestro Señor o la virginidad perpetua de María Santísima. Recordemos que el católico no adora a un Concilio, ni al Vaticano II ni al Tridentino, sino a la Santísima Trinidad, el único Dios verdadero; no venera una declaración conciliar o una exhortación post-sinodal, sino la Verdad que transmiten estos actos del magisterio.

Me preguntó: " ¿Cómo fue posible que todos los Padres del Consejo fueran engañados? "Respondo recurriendo a mi experiencia de esos años y a las palabras de los cohermanos con quienes me enfrenté. Nadie podía imaginar que dentro del cuerpo eclesial había fuerzas hostiles tan poderosas y organizadas, que lograron rechazar los esquemas preparatorios perfectamente ortodoxos preparados por los Cardenales y Prelados de fidelidad segura a la Iglesia, reemplazándolos con un montón de errores ingeniosamente disfrazados detrás de largos discursos y discursos malentendidos deliberadamente. Nadie podía creer que los estados generales pudieran ser convocados bajo las bóvedas de la Basílica del Vaticano eso habría decretado la abdicación de la Iglesia Católica y el establecimiento de la Revolución (como mencioné en mis escritos anteriores, ¡el Cardenal Suenens definió el Vaticano II como 1789 de la Iglesia! ). Los padres conciliares fueron objeto de un engaño sensacional, de un fraude inteligentemente perpetrado con el uso de los medios más sutiles: se encontraron en la minoría de los grupos lingüísticos, excluidos de las reuniones convocadas en el último momento, empujó a dar su placet haciéndolos creer que el Santo Padre lo quería. Y lo que los novatos no pudieron lograr en la Cámara del Concilio, lo lograron en las Comisiones y Consejos, gracias también al activismo de teólogos y expertos.acreditados y aclamados por una poderosa máquina de medios. Hay una gran cantidad de estudios y documentos que dan testimonio de este hombre sistemático malicioso, por un lado, y el optimismo ingenuo o el descuido del bien por el otro. La actividad del Coetus Internationalis Patrum era de poca o ninguna importancia, cuando las violaciones de la regulación por parte de los progresistas fueron ratificadas en la Mesa Sagrada.

Quienes afirmaron que el " espíritu del Concilio " representaba una interpretación poco ortodoxa del Vaticano II realizó una operación innecesaria y perjudicial, incluso si al hacerlo fue impulsado por la buena fe. Es comprensible, para un Cardenal o un Obispo, querer defender el honor de la Iglesia y tratar de no desacreditarlo ante los fieles y el mundo: por lo tanto, se pensó que lo que los progresistas atribuyeron al Concilio era en realidad una tergiversación indebida, un forzamiento arbitrario. Pero si en ese momento podría ser difícil pensar que la libertad religiosa condenada por Pío XI en el Mortalium Animos podría ser afirmada por Dignitatis humanae , o que el Romano Pontífice podría ver su autoridad usurpada por un fantasma Colegio de obispos , hoy entendemos que lo que en el Vaticano II estaba disfrazado hábilmente, ahora se afirma durante horas en los documentos papales, precisamente en nombre de la aplicación coherente del Concilio.

Por otro lado, cuando comúnmente hablamos del espíritu de un evento, queremos decir exactamente lo que constituye el alma, la esencia de ese evento. Por lo tanto, podemos afirmar que el espíritu del Concilio es el propio Concilio, que los errores del postconcilio están contenidos en pocas palabras en las Actas del Concilio, tal como se dice correctamente que el Novus Ordo es la Misa del Concilio, incluso si en presencia de los Padres se celebró la misa que los progresistas llaman significativamente preconciliar . Y de nuevo: si el Vaticano II realmente no representó un punto de quiebre, ¿por qué hablamos de una Iglesia preconciliar y una Iglesia postconciliar?, como si se tratara de dos entidades diferentes, definidas en su esencia por el Concilio? Y si el Concilio estuviera realmente en línea con el Magisterio infalible e ininterrumpido de la Iglesia, ¿por qué es el único que plantea serios y muy serios problemas de interpretación, demostrando su propia heterogeneidad ontológica con respecto a los otros Concilios?

Ph. Lawler : Segundo, ¿cuál es la solución? El arzobispo Schneider sugiere que un futuro pontífice debería repudiar los errores; El arzobispo Viganò lo considera inadecuado. Pero entonces, ¿cómo pueden corregirse los errores para mantener la autoridad del magisterio docente?

La solución, en mi opinión, radica sobre todo en un acto de humildad que todos nosotros, comenzando por la Jerarquía y el Papa, debemos llevar a cabo: reconocer la infiltración del enemigo dentro de la Iglesia, la ocupación sistemática de los puestos clave de la Curia romana, seminarios y universidades, la conspiración de un grupo de rebeldes, incluida, en primera línea, la desviada Compañía de Jesús, que lograron dar la apariencia de legitimidad y legalidad a un acto subversivo y revolucionario. También debemos reconocer la insuficiencia de la respuesta del bien, la ingenuidad de muchos, el temor de los demás, el interés de aquellos que se han beneficiado de esa conspiración gracias a esa conspiración.

Antes de la triple negación de Cristo en el patio del sumo sacerdote, Pedro " flevit amare" Lloró amargamente. La tradición nos dice que el Príncipe de los Apóstoles tenía dos surcos en sus mejillas, debido a las lágrimas que derramó copiosamente por el resto de sus días, arrepintiéndose de su traición. Será para uno de sus Sucesores, el Vicario de Cristo, en la plenitud de su poder apostólico, reanudar el hilo de la tradición donde ha sido cortado. Esto no será una derrota, sino un acto de verdad, humildad y coraje. La autoridad e infalibilidad del Sucesor del Príncipe de los Apóstoles surgirá intacta y reconfirmada. De hecho, no fueron cuestionados deliberadamente en el Vaticano II, pero irónicamente lo estarían en un día futuro en el que un Pontífice corregiría los errores que permitía ese Concilio,lo hizo por toda la Jerarquía, comenzando justo con los Papas del Concilio.

Quiero recordarles que, para algunos de los anteriores, lo anterior puede sonar excesivo, ya que pondría en duda la autoridad de la Iglesia y los pontífices romanos. Sin embargo, ningún escrúpulo ha impedido violar la Bula Quo primum tempore de San Pío V, aboliendo toda la liturgia romana, el venerable tesoro milenario de doctrina y espiritualidad de la misa tradicional, el inmenso patrimonio del canto gregoriano. y de la música sagrada, la belleza de los ritos y las vestimentas sagradas, desfigurando la armonía arquitectónica, incluso de las famosas basílicas, eliminando balaustradas, altares monumentales y tabernáculos: todo fue sacrificado en el altar del coram populo de la renovación conciliar, con la circunstancia agravante de haberlo hecho solo porque esa liturgia era admirablemente católica e incompatible con el espíritu del Vaticano II.

La Iglesia es una institución divina, y todo en ella debe partir de Dios y volver a él. El prestigio de una clase dominante no está en juego, ni la imagen de una empresa o un partido: aquí se trata de la gloria de la Majestad de Dios, de no anular la Pasión de Nuestro Señor en la Cruz, de los sufrimientos y sufrimientos. de Su Santísima Madre, de la sangre de los Mártires, del testimonio de los Santos, de la salvación eterna de las almas. Si el orgullo o la terquedad son desafortunados, no reconoceremos el error y el engaño en los que hemos caído, tendremos que rendir cuentas a Dios, que es tan misericordioso con su pueblo cuando se arrepiente, como implacable en seguir a Lucifer en justicia cuando no vamos a servir .

+ Carlo Maria Viganò

El Arz. Carlo Maria Viganò y la Tesis Sedevacantista

Intro SIM: Cuenta la historia que Plinio Correa de Oliveira encomendó a su discípulo Atila Sinke Guimarães estudiar el concilio vaticano 2, por lo cual este ultimo empezó a escribir y no paró más… Bromas aparte, es autor de 11 volúmenes y otras obras sobre el Vat2, y se supone que debería tener una posición clara tomada después de tanto estudio… pero desconozco cuál sea, al igual que la de su Maestro, que salvo unas pocas líneas poco se le conoce sobre este tema. Lo que sí es Atila Sinke Guimarães es anti-sedevacantista. Vicio este muy extendido del que nosotros carecemos a Dios gracias. El artículo siguiente, escrito por él, y que versa sobre Mons. Vigano, es bueno porque hace un correcto recuento y ponderación de lo hasta aquí dicho por el Arzobispo. Si bien el objeto para el autor sigue siendo averiguar si Viganó es o no es sedevacantista, tira datos que parecieran inclinar la balanza para un costado, aunque sin decirlo desagrade a sus malsanos prejuicios. El texto fue publicado originalmente en Tradition in Action y traducido al español por Amor de la Verdad

* * *

DOS PREGUNTAS AL ARZ. VIGANÒ
Por Atila Sinke Guimarães

Con alegría los católicos tradicionalistas hemos seguido las sucesivas posiciones públicas tomadas por el Arzb. Carlo Maria Viganò sobre diferentes temas desde agosto de 2018 hasta su último pronunciamiento el 9 de junio de 2020. (1) Las denuncias públicas iniciales fueron sobre el encubrimiento del Vaticano del cárdena, homosexual. Theodore McCarrick, encubrimiento hecho bajo Juan Pablo II, Benedicto XVI y particularmente bajo  el Papa Francisco.Más tarde el Arzobispo refugiado en la clandestinidad comenzó a abordar una amplia gama de temas, que abarcan cuestiones religiosas, sociopolíticas e incluso sanitarias, como la pandemia de Covid-19. Recientemente el Arzb.. Viganò demostró que sus preocupaciones no terminan ahí: envió una carta al presidente Donald Trump ofreciéndole orientación sobre qué hacer para ganar las elecciones de noviembre.

El Arzb. Vigano multiplica sus intervenciones públicas defendiendo la Doctrina Católica Tradicional
Con ello el Arzb. Viganò parece dispuesto a asumir el liderazgo espiritual del Movimiento Católico Tradicionalista, así como parcialmente del Movimiento Conservador, y se presenta como un hombre recto que tuvo la honestidad de pasar del progresismo al tradicionalismo. Me complace en proponerle algunas preguntas con la esperanza de que no se negará a responderlas.

Entre las muchas  declaraciones de Mons. Viganò, me centraré en su Carta del 9 de junio de 2020, publicada on line en el sitio web italiano Chiesa e Post-Concilio . A lo largo de ese documento aborda la situación de la Iglesia Católica y, más particularmente, la crisis actual que fue generada por el Concilio Vaticano II. Este es un tema que me llama mucho la atención.

Creo que, como católico laico común, no necesito títulos para dirigirme a un prelado cuya credencial principal para corregir papas y cardenales es simplemente su condición de ser un prelado católico. Sin embargo, podría insertar que he estado estudiando el Vaticano II durante los últimos 37 años y que hace 27 años terminé de escribir una Colección de 11 volúmenes analizándolo. Esta colección, titulada Eli, Eli, Lamma Sabacthani? (Dios mío, Dios mío, ¿por qué me has abandonado?) Se publicó en inglés a partir de 1997 (hace 23 años). Desde entonces, he seguido los pasos de la posición progresista de la Iglesia Católica en otros libros y artículos que he escrito.

El primer mensaje que quiero enviar al Arzobispo Viganò es de agradecimiento.

Él muestra que la pretensión del obispo Athanasius Schneider de salvar el Vaticano II al proponer que será corregida en el futuro no tiene fundamento, porque “a pesar de todos los esfuerzos de la hermenéutica de la continuidad ésta naufragó miserablemente en la primera confrontación con la realidad de la crisis actual , es innegable que desde el Vaticano II en adelante se constituyó una Iglesia paralela, superpuesta y opuesta a la Verdadera Iglesia de Cristo. Esta iglesia paralela ha oscurecido gradualmente la institución divina fundada por Nuestro Señor para reemplazarla por una entidad espuria, que corresponde a la religión universalmente deseada según lo planeado inicialmente por la masonería “.

Esta es una declaración que limpia el aire contaminado que dejan las declaraciones de varios prelados que han entrado en la arena pública como anti-progresistas solo para tratar de llevar al rebaño tradicionalista al Vaticano II, que , según ellos, ha sido mal interpretado.

En este contexto de apertura y simpatía por el Arzb.Viganò, quien dijo, “así que hoy, con igual serenidad y honestidad, reconozco que me he dejado engañar”, paso a dirigirme a él personalmente con dos preguntas para comprender mejor su posición y, en consecuencia, para ver si puedo prestarle o no mi adhesión, tan pronto como aclare éstas  y algunas dudas anteriores .

1. ¿Considera que el Papa Francisco es un Papa válido?

En toda la carta de Su Excelencia, el tono de trato hacia el Papa Francisco es desdeñoso. Normalmente ud. se  dirige a él como Bergoglio. Solo lo trata como Papa en algunas ocasiones,  colocando el título de Papa en expresiones hechas por otras personas: “los prelados que enviaron los Dubia a Francisco” o un periodista que mencionó la “soledad del papa Francisco”.

13 de marzo de 2013, Francisco se niega a usar los símbolos del papado: “¡Se acabó el carnaval!”
Cuando Su Excelencia describe lo que sucedió antes de la primera aparición de Francisco después de su elección, usted dice: “En la Sala de las Lágrimas adyacente a la [Capilla] Sixtina, mientras Mons. Guido Marini preparaba el rochetto blanco , la mozzeta para la primera aparición del Papa ‘recién elegido’ , Bergoglio exclamó: ‘¡Se acabó el carnaval!’ (¡ Sono finite le carnevalate! ), Rechazando con desdén la vestidura que todos los Papas hasta entonces habían aceptado humildemente como el atuendo distintivo del Vicario de Cristo. Pero esas palabras contenían la verdad, incluso si se hablaban involuntariamente : el 13 de marzo de 2013, la máscara se cayó de los conspiradores ( congiurati ), que estaban finalmente libres de la inconveniente presencia de Benedicto XVI, y descaradamente se enorgullecían de haber logrado finalmente promover un cardenal que encarnara sus ideales y sus planes  de revolucionar la Iglesia. ”

El hecho de que VE pone la elección de Francisco entre comillas lleva al lector a cuestionar si realmente él lo considera un Papa válido y legítimo. Además, la afirmación de que fue elegido por un grupo de conspiradores refuerza la hipótesis de que no lo tiene realmente por Papa.

El movimiento tradicionalista se divide entre:

          -Aquellos que consideran válidos a los seis Papas Conciliares, a pesar de que todos defendieron la herejía de la salvación universal; ellos resisten a sus malas enseñanzas; e intentan alertar a los católicos de que no deben seguir esas malas enseñanzas;
          -Aquellos que consideran que la Sede de Pedro está vacante porque, según ellos, ningún hereje puede ser Papa y, si llega a serlo automáticamente deja de ser Papa.
Por lo tanto, las declaraciones de Su Excelencia sobre el Papa Francisco parecen alimentar la idea de que la Sede de Pedro está vacante.

Entonces, mi primera pregunta es: ¿Considera que el Papa Francisco es un Papa válido?

2. ¿Podría aclarar su posición sobre los otros cinco papas conciliares?

Los Papas conciliares incluyen a Juan XXIII y Pablo VI, quienes convocaron el Concilio y  all dirigieron y los dos Papas siguientes, Juan Pablo I y Juan Pablo II, que consideraron la acción de los primeros dos Papas que hicieron al Concilio tan importante que crearon para sí mismos un nuevo nombre papal, Juan Pablo, , como una forma de afirmar indiscutiblemente que estaban siguiendo sus pasos.

A estos cuatro Papas agregamos a Benedicto XVI, que había sido un teólogo activo en el Vaticano II y, luego, un mentor inspirador de Juan Pablo II durante el período de 24 años en el que dirigió la Congregación para la Doctrina de la Fe.

En la carta, Su Excelencia a veces parece incluirlos en sus censuras:

Al tratar con el Sínodo herético de Pistoia, usted dice en contra de Juan XXIII y Pablo VI: “Al releer las actas  de ese Sínodo, nos asombra la formulación servil de los mismos errores que encontramos más tarde, en forma creciente, en el Concilio  presidido por Juan XXIII y Pablo VI “.
Juan XXIII y Pablo VI también parecen estar incluidos en las críticas que hizo sobre las reformas litúrgicas y la Nueva Misa, en las que  Mons. Bugnini trabajó bajo las órdenes directas de ambos pontífices para la aprobación del Sacrosanctum Concilum en 1963 y del Novus Ordo Missae en 1969. De hecho, usted escribió: “ Si tenemos una liturgia protestante y, en ocasiones, incluso paganizada, se la debemos a la acción revolucionaria de Mons. Annibale Bugnini y las reformas post-conciliares.. “

Juan Pablo II permitió colocar una estatua de Budasobre el Tabernáculo en Asís – 1986
Juan Pablo II es directamente criticado en su carta cuando menciona dos veces el “Panteón de Asís”, imaginándolo “rodeado de chamanes, bonzos (monjes budistas), imanes, rabinos, pastores protestantes y otros herejes”, pero principalmente es criticado en esta evaluación general en la que también debe incluirse a  Benedicto XVI: “ Y sabemos bien que el propósito de estas iniciativas ecuménicas e interreligiosas no es convertir a Cristo a los que están lejos de la única Iglesia, sino más bien desviar y corromper a todos los que todavía mantienen  la fe católica, llevándolos a creer que es deseable tener una gran religión universal que reúna ‘ en una sola casa ‘ a los tres grandes religiones  abrahámicas. Este es el triunfo del plan masónico que prepara  el reino del Anticristo!"

En 2008, Benedicto XVI en la ONU conmemora el 60 º aniversario de la Declaración de los Derechos Humanos
Benedicto XVI también es criticado cuando mencionas su fracasada ”hermenéutica de continuidad”  cuando VE atacó  su ” nuevo humanismo”, entre otras expresiones que se encuentran fácilmente en los documentos de Benedicto XVI. De hecho, usted afirmó: ”Expresiones como el nuevo humanismo, la fraternidad universal, la dignidad del hombre son las consignas del humanitarismo filantrópico que niega al Dios verdadero, de la solidaridad horizontal de la vaga inspiración espiritualista y del irenicismo ecuménico, que la Iglesia condena inequívocamente.“

Por lo tanto, cualquiera puede decir que en esta carta Su Excelencia criticó el conjunto de los Papas Conciliares.

Por lo tanto, le pregunto a Su Excelencia: ¿Podría aclarar su posición sobre los otros cinco Papas conciliares? ¿Los consideras papas válidos? Papas legítimos? ¿Deberían los católicos resistirse a ellos? ¿Deberían los católicos considerar que la Sede de Pedro está vacía?

Hasta donde pude verificar, estas fueron sus declaraciones públicas: Cartas : 1. 25 de agosto de 2018 ; 2. 27 de septiembre de 2018 ; 3. 19 de octubre de 2018 ; 4. 8 de mayo de 2020 ; 5. 7 de junio de 2020 ; 6. 9 de junio de 2020 . Entrevistas : 1. 10 de junio de 2019 a The Washington Post ; 2. 9 de septiembre de 2019 a Inside the Vatican ; 3. 1 de abril de 2020 a The Remnant ; 4. 22 de abril de 2020 a Dies Irae ; 5. 29 de abril de 2020 a Stilum Curialis

Apuntes del Opus Dei

LA "ESPIRITUALIDAD" DEL OPUS DEI... NO ESPIRITUAL


(...) También en esto, Mons. Josemaría Escrivà de Balaguer argumentó que la "espiritualidad" del Opus Dei era original, tanto que los superiores de su Opus Dei afirmaron que el "cristianismo" renacía con el Opus Dei. Pero los ex-miembros, por otro lado, hablan de una gran estafa en esto también! ¡Más que "original", la idea de Escrivá de rechazar la tradición teológica, ascética y mística de dos mil años de cristianismo era una idea diabólica! ¡Incluso Lutero, Calvino y muchos otros herejes hicieron lo mismo! La base espiritual del Opus Dei, de hecho, fue deformada por la visión mundana y personal del fundador, quien dijo, en la práctica, que lo importante no es vivir una vida cristiana y que no vale la pena imitar a Jesús, porque el miembro del Opus Dei "se salva" imitando al propio fundador!

De hecho, los "miembros" del Opus Dei propusieron un estilo de vida basado en las "normas" impuestas por Escrivá, ya que el "Padre" afirmaba que quien seguía sus pasos había obtenido la salvación! Ahora, ¿cuáles eran sus "normas"? La base se hizo, sí, de elementos que la Iglesia siempre ha recomendado: Oración, Santo Rosario, Vía Crucis, Confesión, Retiros espirituales; pero la "novedad" del Opus Dei radica en el estricto control que el Opus, mediante la fe y la buena voluntad, obtiene sobre la mente y la vida entera de la persona.

Aquí está el esquema básico:
-En los únicos momentos de socialización que existen durante el día, los miembros deben tener temas y estructuras preestablecidas y determinadas;
-Nadie puede desahogarse a menos que sea la persona a cargo;--uno debe aceptar cualquier "acción" como carismática y directamente derivada de la voluntad de Dios;
-su vida debe ser constantemente monitoreada, a través del contacto con el director, y en la "descrepancia" con respecto a la voluntad del "padre".
-Un día de retiro mensual; cinco días de ejercicios espirituales al año; un curso anual de formación en convivencia variada; es decir, cada vez que se tenga que iniciar una actividad, o de vez en cuando, después de iniciarla, para que no haya posibilidad de variaciones con lo establecido!
-dos años de entrenamiento intensivo, al principio, específicamente dedicado a conocer el "espíritu del Opus" (o mejor, la doctrina del "Padre"!)...Está claro que esta forma de proceder anula gradualmente la capacidad de razonamiento propio, ¡incluso de la virtud personal!

Por eso, María Angustias Moreno, vio a los profesionales "comiendo dulces como locos", porque el Padre les dijo que era "bueno" !Por eso los arquitectos de Torreciudad cambiaron el mármol, que ya estaba colocado en el santuario, ¡porque al "Padre" no le gustaba el color!...etc.
El "Padre" solía decir que los peces son atrapados por la cabeza; de esta manera, controlaba y dominaba a todos, "sumergiendo la cabeza". En su libro "Camino", escribe: "¿Quién eres tú para juzgar a tu superior? ¿No ves que él posee más elementos de juicio que tú, más experiencia, etc., sobre todo más gracia, una gracia especial, gracia de estado, que es la luz y la ayuda de Dios?"..." ¡No olvide que usted es sólo un ejecutor!" Aunque, en principio, esto también puede ser interpretado de manera correcta, no es en absoluto cierto ni positivo, cuando hay dogmas o tradiciones católicas parciales!

Por ejemplo, el concepto de trabajo que tenía Escrivá, lo encontramos en los escritos de algunos autores del Opus Dei. Letourneau, por ejemplo, un portavoz del Opus Dei, escribe: "En la vida de los primeros cristianos, el trabajo no se veía como algo bueno en sí mismo, sino como un medio ascético ...Después de San Juan Crisóstomo, uno tiene la impresión de que el cristiano medio no está llamado a vivir el Evangelio." Y continúa: "La aparición de las Órdenes Mendicantes (...) no implica la afirmación del valor del trabajo profesional. (...). Santo Tomás presenta las ocupaciones seculares como un obstáculo para la contemplación (...). A lo largo de los siglos, la atención se desvía del trabajo". 

Finalmente, sin embargo, después de quince siglos, llega Escrivá, "et labor, caro factum est!" [y la obra se hizo carne] 

Por eso el teólogo del Opus Dei cita al propio Escrivá, que escribe: "el camino de la vocación religiosa me parece... necesario en la Iglesia, pero no es el mío, ni el de los miembros del Opus Dei (...). Viniendo al Opus Dei... lo hicieron con la condición explícita de no cambiar el estado de uno”.
Por eso, Juan Pablo I dijo que San Francisco de Sales proponía una espiritualidad para los laicos, ¡mientras que Escrivá propone una espiritualidad laica!

Incluso Juan Morales, después de estudiar las siete obras de las "Ediciones Rialp" (Opus Dei), escribió que el Opus Dei "es un verdadero caballo de troya en el seno de la Iglesia". Además: el autor, con citas, muestra que el espíritu de Mons. Escrivá no sólo era "secular", sino incluso "anticlerical".
Y Peter Berglar escribió: "Escrivá, contento de tener a sus tres sacerdotes ordenados, pero triste por no mantenerlos laicos". Y Salvador Bernal escribió: "Para nosotros (Monseñor Escrivá), el sacerdocio es una circunstancia, un accidente, porque en el corazón del trabajo, la vocación de los sacerdotes y la de los laicos es la misma."(!!) Y más adelante escribe: "las obras apostólicas organizadas por el Opus Dei (...) se rigen por una mentalidad laica (...); por esta razón, no son confesionales".

Ahora bien, estas doctrinas, fueron vistas con recelo en la España de los años 40, porque expresan el culto al trabajo, al dinero, al laicismo, al anticlericalismo, es decir, son como una marca de la judeomasonería, pero vinieron luego, como escribe Vásquez Del Prada, ratificadas por el Vaticano II! "los miembros del Opus Dei no tienen dificultad en admitir el espíritu esencialmente novelista, aunque aparentemente conservador, del Opus; (¡pero esta es una de las características más engañosas del Opus Dei!)".

A este respecto, José Miguel Ceja también afirma: "la novedad de las enseñanzas de Mons. Escrivá (...), las páginas de "Camino" representaban una novedad, e incluso casi, siempre escandalosa!"
Por lo tanto, es significativo que, para Mons. Escrivá, el hombre fue creado por Dios no "para conocerlo, amarlo y servirlo", sino para trabajar. Y para probarlo, Monseñor distorsionó el significado de la Sagrada Escritura donde leemos que Dios "colocó al Hombre en el Paraíso terrenal para cultivarlo", lo que significa que para el cristiano, el trabajo no puede ser un "fin", sino sólo un "medio", ¡si no quiere convertirse en calvinista o talmudista!

¡Y así sucesivamente! Toda su charla y acción está casi siempre compuesta de medias verdades y subterfugios de la verdad. Si el Opus Dei, de hecho, tenía tanta seguridad en la santidad de su fundador, ¿por qué siempre declaraba la guerra abierta - ¡e incluso la guerra sucia! - contra todos aquellos que no estaban de acuerdo con su aprobación? ¿Qué hay debajo de todo esto? ¡Queremos, por lo tanto, traer aquí algunas extrañas coincidencias que incluso se podría decir que son inquietantes!

He aquí un "Juicio Masónico" sobre el Opus Dei expresado durante la VI Convención Iniciática de Estrasburgo: "... En cuanto al Opus Dei, esta organización que une la mística con la iniciación, no es casualidad que su fundador, Monseñor Escrivá, uno de los hombres más iluminados de este siglo, cerrara las máximas de su obra "Camino" con el 999, y no con otro número; Camino que conquistó millones de conciencias y un despertar espiritual. 999 es el número máximo de iniciación, el del triunfo de la Bestia del Apocalipsis de Juan".

Al morir el Primer Ministro israelí Rabin, Mons. Javier Echevarrìa, antiguo Prelado del Opus Dei, envió sus condolencias a la "Liga Antidifamación" de la B'nai B'rith, a través de la Sra. Lisa Palmieri Billig (que escribe en "Studi Cattolici", ¡la revista del Opus Dei!)

Se sabe que esta dama es la representante italiana de la B'nai B'rith; así como también se sabe que Rabin era masón, como lo declaró abiertamente el Gran Maestro de la masonería, Virgilio Gaito. Por lo tanto, digamos: ¿por qué el segundo sucesor de Mons. Escrivá envió sus condolencias a la Organización de la mayor logia masónica, compuesta sólo por judíos? ¿Y por qué lo hizo a través de la Sra. Billig, que es una importante y conocida miembro de la masonería judía, a quien también se le permitió escribir en su revista?

¿Y por qué el primer sucesor de Mons. Escrivá, Mons. Álvaro del Portillo, después de muerto, no fue colocado en una cama o en una mesa, como se hace con los cristianos, sino que fue puesto en el suelo, sobre una sábana blanca? ¿No es esta una costumbre puramente judía, como se establece en las "Reglas judías de luto", "el cuerpo va... tumbado en el suelo"?
Así que, quid dicendum?...[¿Qué es esto?]

Entonces, no es de extrañar que incluso los Opusdeistas hayan logrado estropear el "proceso de canonización" de su "padre"!

~Chiesa Viva, enero 2019

Perlas del "Magno"


viernes, 26 de junio de 2020

Dos libros (.pdf) sobre la CONTRICIÓN PERFECTA

En días donde encontrar un sacerdote para confesión a muchos se les hace dificultoso, y en el marco de décadas donde los sacramentos tradicionales escasean, nos pareció oportuno subir los enlaces a dos libros sobre la CONTRICIÓN PERFECTA. Sabemos que el Acto de Contrición perfecta borra los pecados, aún cuando no se pueda todavía confesarlos, por lo que es espiritualmente provechoso siempre ahondar en el tema para ejercitar nuestra alma en esta práctica, útil para nuestra vida espiritual aún en tiempos ordinarios, y por medio de la cual Dios nos puede llegar a salvar en cualquier momento. Agradecemos a Católicos Alerta por haber subido a su servidor sendos libros.

David penitente

El arrepentimiento de Pedro (Goya)

miércoles, 24 de junio de 2020

Mons. Athanasius Schneider afirmó hoy que Mons. Lefebvre y otros, con la franqueza de los grandes Padres de la Iglesia, protestaron contra la dilución de la Fe católica sustentada por el Vaticano

Mons. Athanasius Schneider publicó hoy un documento titulado “Algunas reflexiones sobre el Concilio Vaticano II y la crisis actual de la Iglesia” a fin de esclarecer su posición sobre el Concilio y disipar toda confusión entre los fieles. En algunos temas, Mons. Schneider profundiza algunas de las reflexiones ya presentadas en su libro-entrevista Christus Vincit: Christ’s Triumph Over the Darkness of the AgeMons. Schneider dio la versión oficial del documento en exclusividad a Corrispondenza Romana en italiano, a Correspondencia Romana en español, a The Remnant en inglés y al Blog de Jeanne Smits en francés. Todos los derechos reservados.

En las últimas décadas no únicamente algunos modernistas declarados sino también teólogos y fieles que aman a la Iglesia han tenido una actitud que se parecía a una suerte de defensa ciega de todo aquello que había sido dicho en el Concilio Vaticano II. Tal actitud a veces parece requerir verdaderas acrobacias mentales y una “cuadratura del círculo”. También hoy la mentalidad de los buenos católicos lleva a considerar como totalmente infalible cada palabra del Concilio Vaticano II y cada palabra y gesto del Pontífice. Este género de malsano centralismo papal estaba ya presente en varias generaciones de católicos de los últimos dos siglos. Una crítica respetuosa y un debate teológico sereno, sin embargo, estuvieron siempre presentes y permitidos en el interior de la Iglesia, en conformidad con su gran tradición, ya que es la Verdad y la fidelidad a la revelación divina como también la tradición constante de la Iglesia lo que se debe buscar, lo que de suyo implica el uso de la razón y de la racionalidad evitando acrobacias mentales. Algunas explicaciones de ciertas expresiones obviamente ambiguas que inducen al error, contenidas en textos del Concilio, parecen artificiales y poco convincentes, especialmente cuando se reflexiona sobre los mismos, de un modo intelectualmente más honesto, a la luz de la doctrina ininterrumpida y constante de la Iglesia.

martes, 23 de junio de 2020

Mel Gibson y Mons. Gracida

[IMÁGENES DEL MUNDO] A título de curiosidad señalamos que en Twitter aparecieron fotos de la visita de Mel Gibson al obispo emérito de Corpus Christi (Texas) René Henry Gracida, ya conocido por haber estado entre los pocos obispos que firmaron la inefable "Corrección filial" (2017), pero también por afirmar públicamente que Bergoglio es un Antipapa. Los dos se entretuvieron en un almuerzo cordial en un restaurante italiano de Sinton, el Cavaleri's Kitchen, entre el asombro de los dueños y los clientes. Agradecemos el post al soporte Facebook de los amigos italianos de Radio Spada. 

Hogueras en la víspera de San Juan Bautista

Por Rachel L. Lozowski

Juan el Bautista con su linterna apuntando a Cristo
En la Edad Media, la Fiesta de la Natividad de San Juan Bautista era una gran fiesta y un día sagrado de obligación con tres misas celebradas, como en Navidad.

La Natividad de San Juan Bautista es el 24 de junio, que es alrededor del solsticio de verano (hemisferio norte). A partir de este día, la luz del día comienza a disminuir. Qué apropiado es que Juan, que "debe disminuir", nació cuando la luz del sol disminuye hasta Navidad. Con el nacimiento de Nuestro Señor, la luz del sol nuevamente comienza a conquistar durante la noche. El hecho de que el 24 de junio sea el día más largo del año llevó a muchas costumbres relacionadas con la plenitud de la luz del día.

Agua y hierbas


Como con muchas de las grandes fiestas, la víspera de la fiesta se considera bendecida. En muchos lugares se cree que los tesoros escondidos se encuentran en lugares abiertos esta noche, que el agua de manantiales, mares, ríos e incluso rocío trae bendiciones si uno se baña en ella, y que las hierbas recogidas esta noche tienen propiedades curativas especiales.

Probablemente debido a la obra de San Juan de bautizar en el Jordán, los pueblos católicos, especialmente en México, España y Portugal, decoraron fuentes y pozos con flores y cintas. Los campesinos portugueses llevaban el agua a sus casas en hermosas jarras decoradas con flores.

Antes del amanecer del 23 de junio, cuando el rocío todavía está en el suelo, es tradicional recoger hierbas especiales, especialmente abedul verde, hinojo largo, hierba de San Juan, artemisa, llanura, caléndula de maíz, anciano enano, milenrama, hiedra, verbena, orpin y lirios blancos.

En Inglaterra, estas hierbas se convirtieron en coronas y guirnaldas adornadas con flores y colgadas en las puertas de las casas junto con lámparas de aceite de vidrio. Algunas de las hierbas que fueron recolectadas serían arrojadas al fuego de San Juan para producir un aroma agradable y ahuyentar a los demonios. En Alemania, estas hierbas serían llevadas a la iglesia para ser bendecidas en la misa de la mañana.

Fuegos de San Juan


Fuego de San Juan en Bretaña
Cristo describe a Juan el Bautista diciendo que él era "una luz ardiente y brillante" (Jn 5:35). Por esta razón, los fuegos se encienden en la víspera de la fiesta en honor de quien anunció la verdadera Luz al mundo oscuro. Algunos de estos incendios son grandes hogueras, otros son antorchas lanzadas al aire, otros son linternas flotantes o ruedas en llamas que ruedan cuesta abajo con velas bendecidas dentro. En muchos lugares se disparan fuegos artificiales.

Esta época del año era una época en la que muchas brujas y espíritus malignos se agitarían, especialmente en los países del norte. Entonces las hogueras (a menudo bendecidas por un sacerdote) también se encendieron para mantener a raya al mal. El sentido católico del pueblo les aseguró que el fuego bendecido encendido en honor de San Juan seguramente alejaría la oscuridad que él vino a denunciar.

Los fuegos se encendían tradicionalmente en el momento en que se ponía el sol, excepto en los países del norte lejano donde el sol no se pondría esta noche. Los fuegos de San Juan se encendieron en toda la cristiandad desde Rusia hasta América del Sur en cada cima de la montaña, colina, valle, costa y fiordo. En las ciudades, los muebles viejos proporcionarían el combustible para los incendios que iluminaban cada calle. Cuán glorioso es este homenaje al Santo fuera del cual no existe un mayor nacido de mujer.

la costumbre revive en Polonia
En muchos lugares, estos incendios se encenderían en una cadena comenzando en la cima de una montaña o costa; entonces, la misma llama fue llevada a otros fuegos en toda la región.

En Cataluña, todos los incendios del pueblo se encienden desde un incendio iniciado en la montaña de Canigó. Desde este fuego encendido por la noche, se encienden otras antorchas y se transportan por toda la región, pero primero a Barcelona, ​​donde los portadores de la llama son recibidos con la debida pompa por los funcionarios de la ciudad. Después de la ceremonia, su llama se utiliza para encender varias antorchas que se entregan a los representantes de cada distrito para encender todos los fuegos de la ciudad.

Antes de la Revolución Francesa, cada hombre, mujer y niño, ya fuera el Rey o el campesino más humilde, suministraba algún tipo de combustible para el fuego, incluso si era solo una pequeña ramita.

En el Place de Grêve en París, se levantó un "árbol de San Juan" en la plaza. El Rey y su corte procesarían solemnemente el árbol erigido y lo incendiarían con una antorcha presentada por el Prévôt. El rey Luis XV fue el último rey en encender el "árbol de San Juan" en 1719 y asistir a los fuegos artificiales que tuvieron lugar antes de que la hoguera se hubiera apagado por completo.

Niñas en Bielorrusia haciendo coronas para el festival de San Juan
¡Qué gran unidad formó esta ceremonia entre el pueblo y su Rey! Este tipo de festival reunió a grandes y pequeños, alimentando los fuegos vivificadores de una sociedad organizada orgánicamente como una familia. Qué trágico es que la Revolución haya despojado esta unidad y armonía de la sociedad y destruido todas las hermosas costumbres que unían a las personas bajo la guía de la Iglesia.

En muchos lugares de Francia, la gente eligió hacer sus hogueras cerca de una capilla dedicada a San Juan. Estos fuegos, que fueron ceremoniosamente bendecidos por el sacerdote después de las vísperas, dieron más grandeza a la práctica. La Iglesia alentó a los párrocos de todos los países a procesionar de colina en colina para encender y bendecir todos los fuegos de los campesinos en el campo.

festividades en Lituania
En el centro de muchas de estas hogueras había un alto tronco de árbol cortado por los hombres del pueblo, decorado con coronas y guirnaldas, y erigido ceremoniosamente. En la Alta Bretaña, un niño llamado Jean o una niña llamada Jeanne tendrían el honor de hacer la guirnalda de flores más grande para coronar el tronco del árbol.

Incluso los pescadores de Britton que estaban en el mar tenían sus propios fuegos de San Juan en barriles llenos de ropa vieja que colgaba del mástil principal. Una ceremonia acompañó la iluminación, con todos los barcos de una flota encendiendo sus fuegos al mismo tiempo que los marineros cantaban y rezaban las antiguas fórmulas.

En Noruega y otros lugares del norte de Escandinavia, los que vivían en la orilla salían en botes bellamente decorados con flores para observar los fuegos en la orilla.

Un tiempo de celebración


Antes de que comenzara la ceremonia de la hoguera, todos se reunieron para hacer un gran picnic en la ladera o un banquete en la posada de la ciudad. En todos los países había música regional, baile y alegría mientras la gente bailaba y cantaba alrededor del "fuego de San Juan" con su mejor vestimenta tradicional.

Jóvenes alemanes que reclaman sus premios
Se pensó que saltar sobre la hoguera traería prosperidad y bendiciones para el próximo año. Algunas canciones pedían que los cultivos crecieran tan alto como los jóvenes saltaran. En otros lugares, se debe cumplir un número requerido de saltos para brindar bendiciones o protección contra la enfermedad.

En Alemania, se colocan postes a ambos lados de la hoguera; una cuerda la atraviesa cargada de queso, salchichas, pipas, corbatas y otros premios. Todos los jóvenes compiten a caballo saltando sobre el fuego y agarrando un premio.

Las brasas de la hoguera de San Juan se salvaron y se guardaron en un lugar especial de la casa para evitar incendios en una casa o granero. En algunos lugares, las brasas fueron rociadas sobre los campos con oraciones pidiendo que Dios dé buenos rendimientos.

Dado que esta fiesta ocurre en el pleno verano entre la siembra y la cosecha, era un momento natural para los campesinos para romper con los ardores de la siembra y la cosecha. Las primeras frutas de verano se trajeron para comer en las comidas campestres.

un muchacho eslavo salta sobre el fuego
Los pueblos católicos de la antigüedad sabían que los primeros frutos de cada estación debían cosecharse y usarse para honrar a Dios y a sus santos y, de hecho, parecía que Dios mismo había planeado los tiempos de cosecha estacionales para caer en una de las grandes fiestas del Misterio de la salvación.

Los pastores celebraron esta fiesta muy alegremente, ya que San Juan es el patrón de los pastores debido a su símbolo, el cordero. Los pastores llevaban antorchas hechas de corteza de abedul alrededor de sus rebaños y apriscos para traer bendiciones a su rebaño. Luego, prendían las antorchas en las colinas mientras celebraban la fiesta.

En el distrito francés de Jura, colocaron coronas de flores en sus ovejas y las paseaban por la ciudad; Las coronas se colocaron más tarde en las puertas del establo para su protección.

Reviviendo las costumbres de la víspera de San Juan


¡Qué bueno sería revivir esta vieja costumbre de celebrar a San Juan con espléndidas celebraciones! Sería una forma de contrarrestar a los paganos de nuestros días que están usando su fiesta para hacer brujería y maldad. No sería difícil para las familias recolectar palos y madera vieja en la víspera de la fiesta (o semanas antes) para construir una gran hoguera en un patio o pasto. Quizás en su centro los hombres y los niños puedan erigir un gran tronco o viga.

Linternas lanzadas al cielo nocturno en Polonia
Guirnaldas de flores y vegetación podrían ser preparadas por las mujeres para adornar el poste y ellas mismas. Si hay una niña llamada Jean o un niño llamado John, asegúrese de que él o ella tenga una corona especialmente elaborada para colocar en la parte superior de la hoguera o el poste. Algunas coronas y guirnaldas podrían colgarse en la puerta de entrada con una lámpara o una vela.

Con todas las regulaciones modernas, una hoguera puede no ser posible. Pero aún se podía encender un fuego pequeño en un hoyo o parrilla, o velas y antorchas preparaban una mesa o montículo de tierra para encenderlo ceremoniosamente. Incluso estos pequeños fuegos pueden ser bellamente adornados con guirnaldas y coronas, lo que hace una vista maravillosa.

en Brasil, globos calientes flotan sobre las ciudades
Cuando se acerque la noche en la víspera de San Juan, deje que todas las prendas festivas, preferiblemente los trajes tradicionales regionales, agreguen un tono elevado a la ceremonia. Del mismo modo, deje que el picnic del festival, que incluye las frutas frescas de verano como fresas, cerezas, duraznos y albaricoques, tenga un tono más alto para honrar a San Juan.

Después de la comida, la ceremonia de encender las hogueras tiene lugar al atardecer. Idealmente, un sacerdote bendeciría el fuego con la bendición tradicional que se encuentra en el Misal Romano., pero hoy esto sería difícil de hacer. Entonces, que el jefe de la casa bendiga el fuego con agua bendita y lea o cante la bendición, pidiendo que Dios envíe bendiciones y protección a su hogar en estos días difíciles.

Después de la bendición, es tradicional caminar en el sentido de las agujas del reloj alrededor del fuego rezando una decena del Rosario. Cualquier sacramental desgastado puede ser arrojado a este fuego bendecido en este momento.

Después de la bendición, la alegría puede comenzar con bailes y canciones populares tradicionales y narración de cuentos. Para demostrar su destreza y coraje, los hombres y los niños pueden hacer sus intentos de saltar sobre el fuego. Aquí, deje que se inserte una pequeña advertencia: con el objetivo de restaurar el espíritu femenino, deje que las niñas en sus vestidos no imiten a los niños uniéndose al salto.

Si tiene jardines, campos o graneros con ganado, se puede llevar una antorcha encendida del fuego a través de los campos y jardines para traer bendiciones. Las brasas y cenizas del fuego bendecido se pueden guardar en un lugar seguro de la casa o espolvorear en los campos o graneros.

Este es el momento de recoger las hierbas tradicionales de la naturaleza o de su jardín, especialmente la hierba de San Juan. Estas hierbas de San Juan pueden llevarse a la iglesia al día siguiente y ser bendecidas por su sacerdote, si tiene la suerte de tener un pastor que apoye las buenas costumbres del pasado.

Estas pequeñas prácticas para honrar al gran San Juan Bautista realmente traen bendiciones a los hogares y familias; El gran precursor de Cristo mirará hacia abajo desde el cielo con gozo en nuestro homenaje si lo ofrecemos con la debida pompa y ceremonia.

Encendiendo la llama de Cantigo


Visto en TiA

Antonio Caponnetto - Semblanza de Manuel Belgrano en el Bicentenario de su muerte - 20/6/20

Conferencia inaugural del I Ciclo de Conferencias virtuales del C. de Formación S. Bernardo de Claraval - Año 2020. 

EL VATICANO II ABANDONÓ EL TÍTULO ‘Vicario de Cristo’ ANTES QUE BERGOGLIO

Artículo tomado de UNA VOX ITALIA. Traducción MILES CHRISTI.

UNA CUESTIÓN DE PRINCIPIOS: ¿LAS ENSEÑANZAS DEL CONCILIO SON PRECISAMENTE MAGISTERIALES?*

P. Jean-Michel Gleize FSSPX

Giovanni Battista Montini Alghisi (en arte “Pablo VI”) depone la tiara el 13 de noviembre de 1964


1. «La Comisión Internacional de Teología, en su sesión de octubre de 1970, ha recomendado, casi unánimemente, evitar los títulos que puedan ser malcomprendidos, como Caput Ecclésiæ [Cabeza de la Iglesia], Vicárius Christi [Vicario de Cristo] o Summus Póntifex [Sumo Pontífice], y en su lugar ha recomendado usar los títulos de Papa, Sanctus Pater [Santo Padre], Epíscopus Románus [Obispo de Roma], Succéssor Petri [Sucesor de San Pedro] o Suprémus Ecclésiæ Pastor [Pastor Supremo de la Iglesia] (1)».
 
Estas líneas salieron hace 45 años. Ellas nos prueban que la reciente iniciativa del Anuario Pontificio, que relega al rango de curiosidades históricas uno de los títulos fundamentales del Papado, el de «Vicario de Cristo», entra en un presupuesto viejo. Sería poco ver en esta iniciativa una simple desenvoltura imputable a la extravagancia de Jorge Bergoglio. Porque detrás de las palabras y de los títulos se esconden siempre las definicioned. A fuerza de no llamar al Papa con su nombre se ha acabado con no saber más quién es. En este sentido, en aquellos que no querrían saberlo, el olvido del nombre aparece como el medio cierto para hacer olvidar la definición, para sustituirla con otra. ¿No es precisamente aquello que está sucediendo hoy, a medio siglo del concilio Vaticano II?

2. Aquí queremos buscar comprender cuál relación habría, si la hubiese, entre esta voluntad de evitar el título de «Vicario de Cristo» y los principios de la nueva eclesiología, heredera de la Constitución Lumen géntium. Para ayudarnos a ello, podemos disponer de las explicaciones propuestas en el post-Concilio inmediato por un cierto número de partisanos de esta nueva teología, entre los cuales figura el padre Congar (2). Pero él no es el único, y por otra parte él mismo remite a un número especial de la revista Concílium (3), que recoge diversas contribuciones, entre ellas la del padre Hervé-Marie Legrand (4).

3. El principio puesto por el padre Congar es el siguiente: «No puede tenerse sucesor de Pedro en Roma sino el obispo de la Iglesia romana. Es por esto que el título de vicario de Cristo debe ser evaluado críticamente. De hecho, no se le puede dar una autonomía respecto a la de sucesor de Pedro en cuanto ocupante de su cátedra» (5).
 
El padre Legrand precisa: «Elegir el obispo de Roma significa elegir el Papa; tradicionalmente, su Primado no es disociable del primado de su Iglesia [particular]. Es eligiendo al obispo de Roma que se elige el Papa en cuanto recibe la sucesión de Pedro. […] Este orden de razones es muy importante: eso muestra que el Primado de la Iglesia católica es también el obispo de una Iglesia concreta, agregado por eso mismo en un colegio episcopal. La elección del Papa, por tanto, no es en manera inmediata la del jefe del colegio y mucho menos solo la elección de este jefe, como si pudiese existir en sí y para sí, independientemente de una Iglesia [particular]. Por demás, sacramentalmente, el Papa es un obispo como los demás» (6).
 
Al leer estas explicaciones, se comprende que el sucesor de San Pedro es antes que todo e inmediatamente (primo et per se dirían nuestros escolásticos) el obispo de Roma: es necesario ante todo estar investido en acto del episcopado de la sede particular de la iglesia de Roma para poder suceder propia y veramente a San Pietro; ocurre ya ser obispo de Roma antes de poder ser enseguida «vicario de Cristo» y jefe de la Iglesia o en todo caso jefr del colegio episcopal.
 
Por tanto, el obispo de Roma precede, tanto lógica y cronológicamente, al «vicario de Cristo», o cuando menos el titular del Primado de la Iglesia católica. El Primado aparece así como una determinación suplementaria, una calificación agregada al episcopado romano.
 
4. Aunque, en teología es tesis común (7) que el Papa es antes que todo e inmediatamente investido del Primado, y acto seguido obtiene la jurisidicción particular sobre la Iglesia de Roma. Este orden acerca  de la investidura y la atribución del poder corresponde al orden que existe entre los poderes, orden a un tiempo lógico y cronológico. Desde un punto de vista lógico, de hecho,  el Primado precede al episcopado romano, como el poder universal de jursdicción, relativo a toda la Iglesia, precede el poder particular de jurisdicción, relativo a una parte de la Iglesia. De hecho, desde un punto de vista histórico, San Pedro es primero investido del Primado, sin poseer alguna sede particular antes de establecerse provisionalmente en Antioquía y luego definitivamente en Roma. Todos los teólogos dicen que San Pedro ha unido su Primado a la iglesia particular de Roma, lo que supone una anterioridad de aquel sobre esta.
 
5. A partir de esta unión, el Primado y el episcopado romano quedan conjuntos, pero distintos en potencia, y ordenados el uno al otro, puesto que el poder de jurisdicción sobre Roma deriva del Primado, como lo particular deriva de lo universal. En este modo, es verdad que el Papa como dotado en acto del Primado es más perfecto y por ende anterior respecto al Papa como dotado en acto del episcopado de la Sede de Roma (8). Pero esto no impide que, desde otro punto de vista, que es el de la potencia, el episcopado romano sea anterior al Primado. De hecho, los electores designan antes al sujeto que investir en la sede de Roma, que él acepta: y es gracias a la aceptación de aquesta elección que el futuro Papa está al mismo tiempo al poder en el episcopado romano y pronto estará dispuesto al Primado. Y luego que él es investido por Dios y provisto en acto del Primado, permaneciendo provisto en potencia del episcopado romano. Finalmente él es provisto en acto de la jurisdicción particular sobre Roma, estando esta no solo implicada en la jurisdicción universal (como cualquier otra jurisdicción particular), pero también conjunta al Primado (9). Las tres operaciones se cumplen en el mismo instante, pero se distinguen según una prioridad de naturaleza.
 
Esto significa que el sucesor de San Pedro está primero y sobre todo (primo et per se dirían siempre nuestros escolásticos), fundamental y radicalmente, aquel que sucede a San Pedro en el Primado, como Pastor supremo y universal de toda la grey de la Iglesia, esto es, de toda la grey de corderos y ovejas de Cristo, según los versos 15-17 del capítulo XXI de San Juan, y luego propiamente como Vicario de Cristo (10). Y solo después, en fuerza de la dependencia de esta jurisdicción iniciale, que él es también es obispo de Roma.
 
6. Por otra parte, es este el significado preciso de las expresiones utilizadas por el Concilio Vaticano I y comúnmente recibidas. Ellas evitan enunciar una identidad formal para afirmar solo una coincidencia (o simultaneidad) en el devenir. El obispo de Roma es precisamente el sucesor de San Pedro en el Sumo Pontificado (11). La identidad entre obispo de Roma y Papa o Sumo Pontífice es solo temporal: el mismo sujeto deviene contemporáneamente obispo de Roma y Papa, pero en sí no e obispo de Roma y Papa, puesto que la jurisdicción particular y la suprema son realmente distintas; y con mayor razón no es obispo de Roma antes de ser Papa, porque la jurisdicción universal precede a la particular. Por el contrario, en tanto que es designado como tal y aceptada tal designación, en cuanto obispo de Roma, aun en potencia frente al episcopado romano, él está suficientemente dispuesto a ser investido en acto del poder del Papa: deviene Papa en el instante mismo en el cual ésta disposición es realizada en él.
 
7. En verdad, esto presupone que la sucesión de San Pedro vehicula dos realidades del mismo orden, adquiridas entrambas con el mismo procedimiento: la de una investidura condicionada por una elección. El Primado sobre toda la Iglesia y el episcopado romano son ambas jurisdicciones, con la diferencia que el primero es el poder de gobierno de toda la Iglesia, en cuanto pastor supremo, mientras el segundo es el poder de gobierno de una iglesia particular, en cuanto pastor subordinado al pastor supremo de toda la Iglesia.
 
Si se postula que el episcopado romano es adquirido antes del Primado supremo y universal, por eso mismo se postula que uno y otro no derivan del mismo orden y fueron adquiridos con el mismo procedimiento. En efecto, en el mismo orden del poder de jurisdicción, el poder sobre toda la Iglesia es necesariamente anterior al poder sobre una parte de la Iglesia, puesto que es la fuente.
 
Las afirmaciones citadas antes por el padre Congar y del padre Legrand, que invierten este orden de procedimiento, suponen por tanto la alteridad de género y la diferencia de orden.
 
8. Por otra parte, el padre Congar se explica muy claramente: «El sucesor de Pedro, obispo de Roma, es ante todo un obispo como los otros, el primero, miembro del colegio de los obispos como Pedro fue miembro del colegio de los Apóstoles. Él lo es por su ordenación, en la comunión de fe. [Aquí, en nota, el padre Congar cita el nº 22 de la Constitución Lumen géntium, de la cual hablaremos]. Estamos aquí sobre el plano sacramental, al cual se atiene, nos parece, la teología ortodoxa. Todavía, en el seno del colegio, el obispo de Roma, como sucesor de Pedro, recibe un carisma especial: un carisma de función que lo constituye heredero de los privilegios de Pedro en el colegio y en la Iglesia universal. ¿Qué nombre dar a esta función? A nosotros no nos gusta emplear el de vicario de Cristo, puesto que requiere una explicación y puede ser excesivo… Pero hay los títulos de jefe del colegio, jefe de la Iglesia, pastor universal. El obispo de Roma no es obispo universal. La expresión clásica epíscopus Ecclésiæ cathólicæ, con la cual Pablo VI ha firmado las actas del concilio Vaticano II, no tiene este significado, sino el de obispo católico (ortodoxo, verdadero) [Lo que él NUNCA fue, N. del T.]. Nosotros apreciamos mucho la constancia con la cual Juan Pablo II se presenta como obispo de Roma y pastor universal. Esta categoría de pastor universal podría tomar el puesto de aquella jurisdicción, sin con esto eliminarla; privilegiando la finalidad espiritual del poder y es la de reunir a los hermanos en la profesión ferviente de la fe y del amor del Señor Jesús. Es de hecho el servicio de la comunión de las Iglesias por medio de la comunión de los cristianos» (12). […] «Es por medio de esta comunión en la fe, valor universal, y católico por excelencia, que la pluralidad es conducida a la unidad. La Iglesia fue fundada sobre la fe de Pedro en Cristo, Hijo del Dios viviente» (13).
 
9. ¿Qué significa? El Papa es un obispo entre otros, y es antes que todo y fundamentalmente el obispo de una iglesia local, la iglesia de Roma. Y esto vale sobre el plano sacramental, puesto que el obispo es tal en virtud de su consagración. Y el obispo de Roma tiene en particular y en más, respecto a los otros obispos, que la fe expresada por San Pedro, a quien sucede sobre la cátedra de Roma, sirve de fundamento a la comunión de las iglesias. Es en este sentido que el Papa puede decirse «pastor universal».
 
10. Todo esto tiene su raíz en los principios de la nueva eclesiología, enunciados en el capítulo III de la Constitución Lumen géntium. Allí el Papa es presentado más como «jefe del colegio» que como jefe de la Iglesia. La idea principal de esta nueva eclesiología está de hecho en la concepción que el Concilio tiene de la sacramentalidad del episcopado: la consagración episcopal es presentada, no solo como un sacramento que imprime un nuevo carácter (lo que se podría discutir sin poner en cuestión los dados por la eclesiología tradicional (14)), pero como acto que confiere también un tríplice munus: los tres poderes de santificar (el poder de orden), de enseñar (el poder de magisterio) y el poder de gobierno (el poder de jurisdicción). En el momento de la consagración episcopal, este triple poder sería comunicado directamente por Cristo a todo obispo, en cuanto miembro es parte del Colegio, y como tal es relativo a la Iglesia universal. El Colegio episcopal se encontraría así puesto en el rango de «subjéctum quóque», esto es, de segundo sujeto del Primado fuera del Papa, considerado como distinto del Colegio y no más como parte integrante y jefe de él.
   
En razón de su consagración, el Papa sería ni más ni menos que un obispo de una iglesia local, la iglesia particular de Roma, como los otros obispos lo son de sus iglesias. Ahora, el Papa es indudablemente más que el obispo de una iglesia local, la iglesia de Roma, pero él no podría ser lo que es si no estuviese primero y fundamentalmente, al par de los otros obispos, el obispo de una iglesia local. En cuanto tal, y en su esencia, el Papado presupone el episcopado romano. Lo que se allega no entra más en la línea sacramental y es adquirido con una elección.
 
Más allá de las palabras que sirven para expresar esta «función» (hoy se habla más deliberadamente de «ministerio petrino»), la realidad en cuestión es la de un servidor de la comunión, para retomar los términos empleados por el padre Congar. Se está obligado a reconocer que tal definición se armonizaría menos fácilmente con las enseñanzas magisteriales del concilio Vaticano I y más fácilmente con  la concepción ortodoxa cismática de la Iglesia, en base a la cual «las iglesias locales y sus fieles se encuentran unidos en la misma Iglesia católica, sobre todo por la confesión común de la misma fe en la misma Trinidad y en el mismo Cristo» (15).
 
El principio de unidad no sería tanto el gobierno monárquico del Papa sino la confesión común de las iglesias, de la cual el obispo de Roma sería garante. Si una de las iglesias locales llega a presidir la comunión es solo a título de un servicio y de una pastoralidad. El cambio de orientación de la nueva eclesiología deriva deriva de esto todo su significado ecuménico.
 
11. Por tanto, no sorprende mucho ver al padre Congar levantarse contra los presupuestos de la eclesiología tradicional. «Casi desde su elección como Papa, el interesado está en posesión del título de vicario de Cristo, pues él recibe en su plenitud la jurisdicción universal. Él puede no ser todavía obispo; podría no serlo del todo. Esta espantosa teología demuestra cómo es ambiguo el título de vicario de Cristo. Nosotros lo consideramos discutible también por otras razones. Afortunadamente, la Constitución Apostólica Románo Pontífici eligéndo del 1 de octubre de 1975, que reglamenta la elección del Pontífice Romano, estipula que si el elegido no fuese obispo, él debería ser ordenado inmediatamente; el homenaje de los cardenales y el anuncio de la elección del Papa se harían solo después» (16).
 
La Constitución Apostólica de Pablo VI reglamenta la elección del Papa en función de los nuevos presupuestos de Lumen géntium: los cuales serán además ratificados por el Nuevo Código de Derecho Canónico de 1983, en el § 1 del canon 332: «El Romano Pontífice obtiene la potestad plena y suprema en la Iglesia mediante la elección legítima por él aceptada juntamente con la consagración episcopal. Por lo tanto, el elegido para el pontificado supremo que ya ostenta el carácter episcopal, obtiene esa potestad desde el momento mismo de su aceptación. Pero si el elegido carece del carácter episcopal, ha de ser ordenado Obispo inmediatamente».
 
Esto significa que ahora el Papado depende del episcopado, puesto que él se define no más como plenitud del poder de la jurisdicción suprema y universale, sino como carisma del pastor universal, propio del obispo de Roma.
 
12. Aunque, como lo explica Cayetano, la verdad del Evangelio es que la Iglesia está fundada, no tanto sobre la confesón común de la fe, sino sobre la misma persona de San Pedro y de sus sucesores: «En el Evangelio se dice no sobre la piedra, sino sobre esta piedra, porque la piedra es entendida en sentido metafórico en manera de designar a un individuo, y se convierte en una determinada piedra, esta piedra; de hecho esa es tal por venir indicada individualmente» (17). El Papa es un verdadero principio de unidad en cuanto ejercita en nombre de Cristo el poder mismo de Cristo, su gobierno y su regencia en la ausencia de Él. Y este es exactamente el poder propio de un vicario, del vicario de Cristo.
 
13. La denigración de este título fundamental está realmente radicada en la nueva eclesiología: es esta que se ha liberado tanto de la letra como del espíritu del Evangelio. He aquí por qué, lejos de ser la expresión de una simple desenvoltura pasajera, la revisión del Anuario Pontificio ahonda las raíces en los mismos textos del último Concilio. Es esta la razón por la cual la reación de Mons. Viganò, aunque fuerte y justificada, nos deja un disgusto. Porque este «gesto casi provocatorio» del Papa Francisco no es solo el acto de una tiranía personal. Es el inevitable desenlace de las semillas de corrupción vehiculadas por la nueva eclesiología. Mucho más que las iniciativas del Papa actual, es esta eclesiología la que amerita ser fundamentalmente denunciada como «el golpe maestro de satanás» en la Iglesia.
 
NOTAS
* Artículo publicado en el Courier de Rome, nº 631, abril de 2020.
1 –Yves Congar, «Titres donnés au Pape» [Títulos dados al Papa] en Concílium, nº 108 (noviembre de 1975), pág. 64.
2 - Yves Congar, «Le Pape, patriarche d’Occident»  [El Papa, patriarca de Occidente] en Église et Papauté, Cerf, 1994, págs. 11-30. Cita abreviada en 1.
3 - Concílium, nº 108 (noviembre de 1975).
4 - Hervé-Marie Legrand, «Ministère romain et ministère universel du Pape. Le problème de son élection» [Ministerio romano y ministerio universal del Papa. El problema de su elección] en Concílium, nº 108 (noviembre de 1975), págs. 43-54. Cita abreviada en 2.
5 - Congar, 1, pág. 21.
6 - Legrand, 2, pág. 46.
7 – Juan de Santo Tomás, Cursus theológicus, tomo VII, Disputátio II «De auctoritáte summi pontíficis», art. 1, § IX-X.
8 – «Seípso quodámmodo est major» (Juan de Santo Tomás).
9 – «Episcopátus papæ subjícitur pontificátu papæ, non quasi póntifex fáciat collatiónem episcopátus sibimetípsi sed quod ex subjectióne ad potestátem papálem illum habet» (Juan de Santo Tomás).
10 – Sobre el argumento, véase el artículo titulado «Pasce oves meas» en este mismo número del Courrier de Rome.
11 – De donde se sigue que quienquiera sucede a Pedro en esta cátedra [romana], ése, según la institución de Cristo mismo, obtiene el primado de Pedro sobre la Iglesia universal (DS 3057); si alguno, pues, dijere que… el Romano Pontífice no es sucesor del bienaventurado Pedro en el mismo primado, sea anatema (DS 3058); todos los fieles de Cristo deben creer que la Santa Sede Apostólica y el Romano Pontífice poseen el primado sobre todo el orbe, y que el mismo Romano Pontífice es sucesor del bienaventurado Pedro, príncipe de los Apóstoles, y verdadero vicario de Jesucristo y cabeza de toda la Iglesia (DS 3059).
12 – Congar, 1, pág. 24.
13 - Congar, 1, pág. 26.
14 - Los dados por la eclesiología, decimos nosotros, y no los de la sacramentalidad, pues nos parece (siguiendo la enseñanza del lamentado canónigo René Berthod) que la definición tomista del sacramento del orden sea incompatible con la sacramentalidad del episcopado. Pero esto es otro discurso.
15 - Jean-Claude Larchet, L’Église, corps du Christ (La Iglesia, cuerpo de Cristo), Cerf, 2012, t. II, págs. 76-77. Se trata de la obra de un teólogo ortodoxo de referencia. Cf. también el t. I, págs. 32-33.
16 – Yves Congar, 1, págs. 21-22.
17 – Tomás de Vio Cayetano, El Sucesor de Pedro, Courrier de Rome, 2ª edición, 2014, cap. II, nº 34, pág. 18.