"Esos tales son unos falsos apóstoles, unos trabajadores engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo.Y nada tiene de extraño: que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Por tanto, no es mucho que sus ministros se disfracen también de ministros de justicia. Pero su fin será conforme a sus obras." (Apóstol S. Pablo, 2 Cor. XI, 13-15)

viernes, 30 de julio de 2021

Tamquam leo rugiens

 Los llamados papas conservadores siempre han sido muy celosos en decir las cosas correctas, pero sin establecer una vigilancia que genere oportunidades para imponer sanciones a los desobedientes y manifestantes.

A pesar de las condenas claras y firmes del modernismo y del tan detestado Sodalitium Pianum, el mismo  San Pío X excomulgó solo a dos herejes, los modernistas Alfred Loisy y George Tyrrell.


Pío XII ya escribió una encíclica excepcional, la Humani generis , en la que condena la Nouvelle Théologie , pero sin crear ninguna disposición para el castigo de sus autores. El resultado: los teólogos heterodoxos se inhibieron durante un tiempo, pero luego entraron con todas sus fuerzas durante y después del Concilio Vaticano II, revirtiendo completamente la situación.

Juan Pablo II fue aún peor. Ordenó a la Congregación para la Doctrina de la Fe promulgar un documento contra la Teología de la Liberación, la Instrucción Libertatis nuntius , pero, ante las protestas y amenazas de cisma provenientes de Brasil, terminó por dar marcha atrás y tener la Instrucción Libertatis conscientiae. Escrito , en el que plantea la posibilidad de la existencia de una teología de la liberación ortodoxa, algo más o menos posible como un triángulo cuadrado.

En el momento en que se censuró el libro de Leonardo Boff Church: Charisma and Power , él mismo recibió solo el obsequioso silencio de un año, algo más o menos equivalente a un pito, pero que fue suficiente para dejar a toda la izquierda en las garras del odio, hasta el punto de movilizar centros de defensa de los derechos humanos frente al Papa.

En Traditionis custodes , Francisco hace exactamente lo contrario. Después de decir cosas contrarias a la obstinada intención de hacer imposible no solo la celebración de la Misa Tradicional, sino incluso la vida de aquellas instituciones erigidas por la Iglesia para preservarla, determina las instituciones que ejercerán la función policial de perseguir y castigar a los ciudadanos desobedientes, con la misma intolerancia con la que la izquierda siempre ha actuado contra sus opositores.

En art. 7, escribe que “la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos y la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, para los asuntos de su competencia, ejercerán la autoridad de la Santa Sede, velando por su cumplimiento con estas disposiciones ”.

La novedad de este artículo no es que las Congregaciones ejerzan la autoridad en nombre de la Santa Sede, pues eso es lo que constituye la esencia de un dicasterio - del griego dikastes , juez, como juzgan en nombre del Romano Pontífice - ni que lo hagan en materias en las que sean competentes.

Hay dos novedades en este artículo. La primera es que, una vez extinguida por completo la Comisión Ecclesia Dei , el rito tradicional pasa a ser responsabilidad de la Congregación para el Culto Divino, de la que el recién nombrado alcalde es un enemigo histórico, y, como decíamos ayer, los Institutos tradicionales pasan a Depender de la Congregación para los Religiosos, cuyo prefecto es alérgico a todo lo que nos recuerde la Tradición.

La segunda novedad es que estas Congregaciones deben vigilar para que el Motu Proprio sea debidamente observado. Es decir, Francisco está diciendo que esto no será solo en el papel: habrá censura, habrá persecución, habrá silenciamiento, habrá represión, habrá sanción canónica, habrá desaparición. En otras palabras, ya estamos bajo el dominio de una dictadura tan acorazada como la de la Unión Soviética o China. Los cuerpos de la iglesia tienen sus armas apuntadas a nuestras cabezas. Los tradicionalistas son el objetivo de los modernistas. Ahora es el momento de atacar.

No tienen prisa. Este no es un problema que deba resolverse de inmediato. Ya se ha creado el aparato institucional, y ahora basta con aplicar con serenidad las meditadas intervenciones, con la expectativa de que los más cobardes abandonen de antemano la resistencia.

Desde el punto de vista de la liturgia, la Congregación para el Culto Divino puede fácilmente emitir decretos, por ejemplo, autorizando la Comunión en la mano en las Misas Tridentinas o cambiando el calendario litúrgico para adaptarse al nuevo; si el mismo Francisco ya ha intentado meter el nuevo leccionario en el antiguo misal, ¿qué les impide cambiar de rúbrica e imponer nuevas oraciones? No se descarta que en poco tiempo, haya sacerdotes celebrando la Misa tradicional con túnica murciélago y estola de crochet, introducir canciones carismáticas en lugar del graduale y Kyriale, pudiendose unir a los ministros laicos de la comunión y a los lectores y las lectoras. Por eso el rito tradicional como tal cambió su competencia. El momento es anarquizar.

En cualquier caso, la vigilancia es lo que quiere imponer, más que cualquier cambio inmediato. Quieren introducir miedo, la mentalidad de control. ¡No hay tolerancia por parte de los modernistas y los conservadores deben ser conscientes de ello! Esta es una imposición pura y simple. No hay diálogo, sinodalidad, comunión, pluralidad, igualdad; ¡solo hay supremacía y destrucción! De eso se trata esto. Por parte del buen clero católico, sólo queda una resistencia sobria y valiente, porque “tu adversario, el diablo, te rodea como león rugiente -tamquam leo rugiens- , buscando a quien devorar” (1P 5,8) .

Por FratresInUnum.com, 30 de julio de 2021 
Traducción de Santa Iglesia Militante 

“Traditionis custodes”: Tres preguntas a Monseñor Nicola Bux

 Volvemos a Traditionis custodes con tres preguntas a Monseñor Nicola Bux, liturgista.

¿Puede explicar en términos simples cuál es el propósito del nuevo documento?

El objetivo declarado es la unidad de la Iglesia, que estaría amenazada por la protesta contra el Concilio Vaticano II. Pero la impugnación de un concilio ecuménico, aunque de ninguna manera encomiable, no es una novedad en la historia de la Iglesia. Piense en las objeciones planteadas por el cardenal Cayetano a otro concilio ecuménico, el V de Letrán, 1512-1517. La cuestión es que la Iglesia hace tiempo que falta por la crisis de fe y el colapso de la liturgia, provocada por las deformaciones del Novus Ordo "en el límite de lo soportable". Si no se toma la reforma de la reforma litúrgica, será imposible traer los bueyes al establo ... El documento menciona las deformaciones, pero este parche es peor que el agujero. De hecho, al afirmar que Benedicto XVI había promulgado el motu proprio Summorum pontificum para traer de vuelta a la fraternidad sacerdotal de San Pío X al redil, como el mismo Benedicto XVI declaró tanto en la carta adjunta a Summorum pontificum como en el libro Últimas conversaciones con Seewald: Benedicto rechazó explícitamente esta lectura reductiva del motu proprio . En cambio, postuló precisamente el enriquecimiento mutuo entre las dos formas del rito romano, que es "la reforma de la reforma"; No es correcto citar el pensamiento de un pontífice, un alto prelado, un teólogo autorizado sin considerar las diferentes fases de su pensamiento. Además, el nuevo motu proprio cita varias frases de Summorum pontificum distorsionando su significado, pero no menciona aquél en el que Benedicto XVI dice que lo que una vez fue sagrado no puede ser declarado negativo y abrogado de repente, porque siempre permanece sagrado. ¿Puede un Papa anular completamente las enseñanzas de sus dos predecesores, uno de los cuales es santo y el otro todavía está vivo? ¿Puede un Papa disponer de la liturgia como si fuera algo suyo? Hemos publicado una intervención traducida sobre este tema en Catholic Thought .

¿Qué cambiará concretamente ahora?

El documento apela al pueblo de Dios: ¿pero hemos notado la coherencia de las personas que siguieron el Summorum pontificum ? Ahora es un mar que atraviesa muchos países del mundo. Entonces, si realmente te preocupas por la gente, ¿por qué no los has protegido de los innumerables abusos infligidos a la liturgia? Porque los obispos no supervisaron la aplicación de la Instrucción Redemptionis Sacramentum, querido por Juan Pablo II después del Sínodo sobre la Eucaristía para poner fin a los abusos e incluso crímenes contra el Sacramento? Las iglesias incluso se han transformado en trattorias, olvidando lo que prescribe el rito de la Dedicación de la Iglesia. Sin embargo, la fe y la oración de esa parte de la gente que es consciente de la presencia del Señor, que es la única que hace sagrada la liturgia, siempre encontrará formas de expresarse con devoción, ahora mismo que la asistencia a la Misa ordinaria toca el punto más bajo en todas partes. , mientras que en las misas del antiguo rito romano aumenta inexorablemente. ¿Se puede detener el agua del mar? Con este motu proprio, sacerdotes y fieles son puestos ante un caso de conciencia: ¿Obedecer la decisión injusta de la autoridad legítima contra la tradición y la caridad pastoral o obedecer a la tradición? Los fieles no deben enfrentarse nunca a estos casos de conciencia que nos amargan y nos hacen querer permanecer en la Iglesia. Ahora se espera una obediencia absoluta a este nuevo motu proprio, pero ¿cuántos obispos han ignorado el Summorum pontificum ? Queremos recordar el caso de los obispos (como Plotti en Pisa) que incluso emitieron normas diocesanas que lo contradecían. Otros no han emitido normas, pero de hecho han obstaculizado su implementación en todos los sentidos en sus diócesis; y la sinodalidad tan a menudo invocada por el actual pontífice, ¿dónde la ponemos? Dejo fuera la pregunta, sobre la que también habló Ratzinger en ese momento, si el Papa tiene el poder de cambiar la liturgia; la Constitución Litúrgica del Vaticano II en n. 22 afirma que la Sede Apostólica y los obispos sólo pueden "moderarlo".

Alguien habló de una medida tanto punitiva como restrictiva. ¿De acuerdo?

De ser así, el documento habría sido elaborado por ideólogos y no por pastores. Lamentablemente hay que decir que se impone sin dar razones doctrinales, pero solo disciplinarias. El arte. 1 deroga Summorum pontificum y es doctrinal pero sin dar explicaciones; el resto son sólo normas disciplinarias o, como dicen hoy, pastorales, para no reconocer la derrota del nuevo rito, que no ha aumentado el número de fieles, ni tampoco las vocaciones. Además, se permitieron las profanaciones en San Pedro con la pachamama, y no hubo ninguna intervención en las vertientes litúrgicas y de otro tipo del sínodo alemán. Temo reacciones que desencadenarán procesos disruptivos para la unidad de la Iglesia. Pero Jesucristo lo supera todo y lo hace todo nuevo con su Espíritu: donde lo sagrado renace en los corazones, la reforma de la liturgia comienza una y otra vez. Summorum pontificum contribuyó a ello y con ello el pensamiento y el corazón de Benedicto XVI. Por lo demás, me refiero a la nueva dubia planteada por la Declaración del Cardenal Burke y por la intervención del Cardenal Brandmüller, ambos verdaderamente magistrales.

Reflexión final. El 17 de julio, un artículo en formiche.net  Argumentó que la Iglesia ha cambiado, y con ella toda una visión de las cosas. Por ejemplo: ya no es necesario pedir la conversión de los judíos. Entonces la liturgia ha cambiado: se puede ver en el hecho de que el sacerdote ya no celebra, sino la gente junta, que el altar es una mesa. Antes había dos iglesias, ahora ya no; esto significa Iglesia "sinodal"; por tanto, no pidamos más un cambio de continuidad, ni interpretar así el Vaticano II. Pero, para la doctrina católica, este no es el caso: el sacerdocio es inmutable, celebra a Cristo, la Iglesia es jerárquica y el sacerdote celebra en la persona de Cristo la cabeza y representa a Cristo en el mundo, porque dijo a los apóstoles: el que os recibe a vosotros, me recibe a mí. Los obispos y sacerdotes han heredado este sacerdocio apostólico. Los abusos son la verdadera causa del anti-concilio. ¿Una nueva liturgia? Solo lo que tiene pasado tiene futuro. ¿Y entonces no dijo Benedicto XVI en París que hay lugar para todos en la Iglesia?

https://www.aldomariavalli.it/

Traducción de Santa Iglesia Militante

Los obispos y cardenales italianos fueron el origen y la fuerza motriz detrás de Traditionis Custodes (una entrevista con el P. Claude Barthe)

 

El P. Claude Barthe es un veterano experimentado de las "guerras litúrgicas" pre-Summorum, ahora reavivadas por Francisco en su edicto "Traditionis custodes". Viviendo en París, el P. Barthe también fue el capellán principal de las peregrinaciones Summorum Pontificum que llevaron a miles de católicos tradicionales a rezar y asistir a la Santa Misa en el Rito Romano Tradicional en la Basílica de San Pedro durante la última década.

El P. Barthe conoce, por tanto, a todos los implicados en la decisión que condujo al edicto papal contra la Misa Tradicional. Como revela (corroborado por varias fuentes), los obispos italianos, y un par de cardenales italianos de la Curia, estan en el origen y la fuerza motriz detrás de este documento.

***

Entrevista al P. Claude Barthe

" Traditionis custodes : una nueva guerra litúrgica"


Con el motu proprio Traditionis Custodes publicado el 16 de julio, el Papa Francisco "fulmina" el motu proprio Summorum Pontificum de su predecesor Benedicto XVI del 7 de julio de 2007 al limitar drásticamente la celebración de la Misa tradicional.

Padre, los rumores sobre este motu proprio, que prácticamente anula el motu proprio de Benedicto XVI del 7 de julio de 2007, llevan tiempo flotando. ¿Esperabas que se publicara tan pronto, el 16 de julio?

Ninguno de nosotros estaba muy seguro. Hubo varios rumores. En Roma se habló de una publicación de agosto, mientras que otros advirtieron de una publicación inminente. La última versión resultó ser cierta. La Secretaría de Estado, que lideró todo esto, fue sumamente discreta, hay que admitirlo.

Los acontecimientos recientes parecían apuntar hacia la posibilidad de un apaciguamiento, como las palabras del cardenal Gambetti, arcipreste de la Basílica de San Pedro, quien apeló a Summorum Pontificum en una entrevista reciente en Vatican News. ¿Fueron infundadas estas esperanzas?

No sé qué hizo o dijo el cardenal Gambetti al Papa, pero lo cierto es que se pidieron posponer este documento para no iniciar una nueva guerra litúrgica en la Iglesia. Cabe destacar que algunos dicen que el cardenal Ladaria, presidente de la Congregación para la Doctrina de la Fe, lo retuvo todo lo que pudo, al igual que otros. Al final, la decisión la tomó el Papa y quienes lo presionaron para que la tomara, en especial el Secretario de Estado, Cardenal Parolin, el suplente, Cardenal Peña Parra, Cardenal Versaldi, y otros involucrados, es decir, quienes participaron en estos encuentros interdicasteriales (encuentros entre los prefectos de las congregaciones interesadas: Culto Divino, Clero, Obispos y Secretaría de Estado) y que llevan mucho tiempo trabajando en este documento.

¿Cómo ganaron los partidarios del motu proprio de Francisco?

¡Fue suficiente para convencer al Papa! Tienen el poder de ir contra cualquiera ... En este caso, el principal grupo de presión de la conferencia episcopal italiana se opuso al Summorum Pontificum, principalmente porque en Italia, más tarde que en Francia, los sacerdotes jóvenes estaban comenzando a celebrar la tradición. (Misa y adoptar ideas más tradicionales). Notaron una "tradicionalización" de los seminarios, lo que les preocupó mucho. También en la Curia estaban muy preocupados personas como el cardenal Parolin, el cardenal Stella de la Congregación para el Clero, etc.

¿Cuáles son sus argumentos para cuestionar el documento de Benedicto XVI?

Se exponen claramente en la carta adjunta. También se pueden encontrar en el blog de Andrea Grillo, un profesor laico de liturgia en San Anselmo que ha sido extremadamente hostil al Summorum Pontificum. Su idea, retomada por el Papa y los artífices del reciente motu proprio, es que la Misa tradicional representa un estado de doctrina anterior al Vaticano II, mientras que la nueva Misa representa la doctrina del Vaticano II, algo que todos ya sabíamos. Por lo tanto, ya no era necesario que la Misa tradicional fuera un derecho, sino solo una tolerancia, e incluso entonces una tolerancia solo otorgada a los fieles y sacerdotes para ayudarlos a pasar gradualmente a la nueva Misa.

Entonces, ¿la razón principal es doctrinal?

Sí, y es muy importante decirlo y ser consciente de ello porque, paradójicamente, todo esto es muy providencial. Por supuesto, es muy doloroso. Obstaculizará la difusión de la Misa tradicional. Iniciará nuevas persecuciones. Pero, por otro lado, señala lo que duele, es decir, el estatus doctrinal del Vaticano II, que nunca se ha resuelto.

¿Cómo afecta este motu proprio a las comunidades de Ecclesia Dei, si todavía podemos llamarlas así?

Les afectará. También están en la mira, eso es seguro. El documento lo dice claro, la carta del Papa lo indica de manera cínica. Se trata de destruir la celebración tradicional de la Misa asegurando que no habrá más sacerdotes para celebrarla. Estas comunidades son un objetivo particular porque son "fábricas" para tales sacerdotes, como es la Sociedad de San Pío X, que estaba sola al principio. En adelante, estos institutos ya no están bajo la jurisdicción de Ecclesia Dei, que ya no existe, ni bajo la Congregación de la Fe, que es relativamente protectora, sino bajo la jurisdicción de la Congregación para los Religiosos. Han sido reducidos de su condición de derecho pontificio. La Congregación para los Religiosos, presidida por el Cardenal Braz de Aviz, está muy alineado con Francisco y se va a poner a trabajar para poner las cosas en orden. Por ejemplo, realizarán visitas canónicas a los seminarios para verificar que la enseñanza impartida allí sea conforme con el Vaticano II, y para asegurarse de que estudian y celebran la nueva liturgia allí. En resumen: el objetivo será desalentar las vocaciones. Cuando objetamos: "Pero ustedes van a hacer que se sequen las vocaciones de estos institutos", ellos responden: "Pero no necesitamos a estas personas, son inútiles". (Esa fue la respuesta real de cierta persona. ¡sin nombre!). 

Entonces, para ellos, ¿el bien de las almas tiene poca importancia?

De hecho, sí. Para ellos, el bien de las almas es el Vaticano II. Prefieren no tener sacerdotes que tener a los que creen que son malos sacerdotes. Es espantoso, incluso diabólico. Hay que decirlo: este pontificado ataca todos los lugares donde hay renovación sacerdotal. Los Franciscanos de la Inmaculada fueron un ejemplo, pero hay muchos otros. 

De hecho, el motu proprio de Benedicto XVI nunca se aplicó por completo, pero permitió la aplicación del motu proprio de 1988 de Juan Pablo II. Con Francisco, ¿volvemos ahora a la situación de los años setenta, el período inmediatamente posterior al Concilio?

Hemos olvidado lo terrible que fue vivir esos tiempos. Es diferente en el sentido de que han pasado 50 años y los perseguidores son mucho menos fuertes de lo que eran en ese momento. La Iglesia conciliar está muy enferma, en algunos lugares está muriendo, como en muchas diócesis francesas. No tiene más tropas, especialmente no más sacerdotes.

Por ejemplo, ¿volvemos a la atroz situación de la década de 1970, cuando se negaban sistemáticamente las solicitudes de una misa fúnebre tradicional?

Teóricamente, sí. El último motu proprio no habla de esto, pero habla de cosas permitidas, y esta no es una de ellas. Celebraré un funeral tradicional en Provenza en unos días. Teóricamente podría estar prohibido. Para una boda planeada para septiembre, es lo mismo.

¿Incluso si pides permiso?

Pedimos permiso para misas grupales. En general, es mejor no pedir aclaraciones, y solo hacerlo ...

¿Qué será de la autorización otorgada por el propio Francisco a los sacerdotes de la Fraternidad San Pío X para celebrar matrimonios y funerales en las parroquias? ¿No hay una contradicción ahí?

¡Eso no ha cambiado! Sí, hay una contradicción ahí ... ¿Pero todavía tendrán derecho a celebrar públicamente en una parroquia? Repito: es mejor no profundizar demasiado por el momento. Cada uno debe interpretarlo o dejar que el obispo lo interprete, en lugar de entrar en detalles.

¿Cuáles cree que serán las reacciones de los obispos? Pienso en el arzobispo de Ferrara, para nada conservador, que erigió una parroquia personal para la forma extraordinaria 15 días después de que el Papa anunciara su documento. ¿Espera este tipo de reacción?

El caso de Ferrara es muy interesante en muchos sentidos. Muestra la independencia de este obispo "de izquierda" del Papa Francisco. En Italia, y en la Curia, la gente se está distanciando del pontífice. Sienten que está al final de su carrera y están pensando en el futuro. Encuentran caótico el actual gobierno y quieren algo más serio y más verdadero liberalismo. En cuanto al obispo de Ferrara, está claro: consciente del documento y sabiendo que ya no se permitiría erigir parroquias personales, erigió una de inmediato: ¡es genial!

¿Cómo imagina que reaccionarán los obispos franceses?

Sus reacciones variarán. Algunos usarán el texto del Papa para reprimir tanto como sea posible. Otros simplemente serán realistas, no querrán encender fuego en sus propios hogares. Pienso en el obispo de Versalles, que acaba de publicar un comunicado un poco difícil de interpretar pero que parece decir que por el momento no pasará nada. Todavía hay otros que están a favor, sin duda, de esta vida tradicional en sus diócesis, aunque no compartan las ideas. Rodarán los carromatos, jugarán para ganar tiempo ...

Si quisieran resistir, podrían hacerlo, incluso canónicamente: el Canon 87 párrafo 1 del Derecho Canónico dice que “Un obispo diocesano, cuando juzga que contribuye a su bien espiritual, es capaz de dispensar a los fieles de la disciplina universal y particular. leyes dictadas para su territorio o sus súbditos por la autoridad suprema de la Iglesia ”. Esto abre muchas posibilidades. El obispo todavía tiene que querer actuar. Ahora bien, al contrario de lo que se nos dice sobre la sinodalidad, en realidad solo funciona de una manera, a favor de los obispos que piensan como el Papa. Pero cuando este no es el caso ... Me acuerdo de las palabras del arzobispo Roche, el nuevo prefecto de la Congregación para el Culto Divino, quien recientemente dijo expresamente - con una carcajada: "Vamos a destruir Summorum Pontificum-...

San Pío V especificando que esta Misa no puede ser abrogada, Pablo VI prohibiéndola, Benedicto XVI restableciéndola, Francisco nuevamente buscando hacerla desaparecer: ¿cómo se pueden tomar en serio las decisiones de la Iglesia en estas condiciones?

Tienes razón. Debemos revisar el texto del Quo Primum y lo que dice exactamente San Pío V: está diciendo que nadie puede impedir que un sacerdote celebre esta Misa, no importa dónde se encuentre en la Iglesia, para obligarlo a decirla en uno de los ritos particulares (Lyon, etc.) ...

¿No estamos ahí de cierta manera?

De cierta manera, estamos ahí, de hecho. La Misa de San Pío V, cuando fue abrogada por Pablo VI (porque fue abrogada, hay que decirlo, Jean Madiran con razón lo señaló), era idéntica, casi en detalle, a lo que era en el siglo XI. Benedicto XVI, en Summorum Pontificum, dijo que nunca había sido abrogado. Entonces Francisco lo deroga de nuevo ... Eso no suena muy serio.

Volvemos al hecho de que todos los experimentos están permitidos, incluidas las bendiciones de parejas homosexuales (prohibidas por la Iglesia), excepto "el experimento de la Tradición", según la expresión del arzobispo Lefebvre ...

Todo está permitido, cualquier herejía puede ser profesada por hombres de la Iglesia, que aún conservan su "cédula de identidad" católica, excepto los que celebran o asisten a la misa tradicional. No, el Papa mismo los acusa de destrozar el unidad de la Iglesia.

Entonces, ¿la conclusión es que este odio a la Misa tradicional tiene una base doctrinal?

Absolutamente. Es el odio de la eclesiología tridentina, de todo lo que esta Misa representa tanto desde el punto de vista de la doctrina eucarística como de la doctrina de la Iglesia.

Padre, como capellán de la peregrinación Summorum Pontificum, mencionado a menudo en nuestras páginas, está bien situado para respondernos. ¿Tiene esta peregrinación un futuro brillante por delante?

¿Quién sabe? ¡Vamos a esperar y ver!


[Publicación original en francés de Présent ; traducción al inglés de Zachary Thomas. Visto en Rorate Caeli

Los primeros frutos envenenados de Traditionis custodes

Vale la pena considerar las intenciones del último Motu proprio del Papa Francisco, tanto como sea posible detectarlas con los elementos que poseemos.

Un texto cuya redacción estaba planificada
Hace algunos meses, la prensa, e incluso algunos obispos, se inquietaron debido a la investigación iniciada por la Congregación para la Doctrina de la Fe en marzo de 2020 en torno al motu proprio Summorum pontificum.

Esta carta, dirigida a los presidentes de las conferencias episcopales, incluía nueve preguntas que debían ser respondidas por los obispos. El cardenal Ladaria explicó que el Papa deseaba estar informado sobre la aplicación actual de Summorum Pontificum. Las respuestas debían ser enviadas antes del 31 de julio de 2020.

Algunos obispos expresaron su molestia por el hecho de no haber recibido esta carta, pero ni la misiva ni su eventual respuesta probablemente hubieran cambiado las cosas. Porque es muy probable que la redacción del texto ya hubiera comenzado cuando se elaboró ​​y envió la encuesta. Hay un testimonio elocuente de esta práctica.

"En mayo de 2016, el arzobispo Bruno Forte reveló los entresijos de la redacción del controvertido documento postsinodal Amoris laetitia. Monseñor Forte había sido designado por Francisco como secretario especial del doble sínodo sobre el matrimonio y la familia.

"En el teatro municipal de Vasto (Abruzzo), donde presentó el texto, el arzobispo relató la tarea que Francisco le había confiado con estas palabras: "Si hablamos explícitamente de la comunión a los divorciados vueltos a casar, ¡no sabes la que nos montarían 'estos'. Así que no hablemos de manera directa. Tú procura que figuren las premisas, luego ya sacaré yo las conclusiones".

Por tanto, el resultado de la investigación era irrelevante, salvo quizás para justificar el texto ya redactado. Esta práctica se ha mencionado en varios textos del sínodo.

Una afiliación ordenada
La "brutalidad" del motu proprio Traditionis custodes y la inesperada naturaleza de sus decisiones han dejado al mundo tradicionalista-conservador estupefacto e incluso conmocionado. Aunque si se conoce un poco el carácter de Francisco y su pasado se puede reducir este asombro, porque el Papa está repitiendo lo que ya había hecho Bergoglio como arzobispo de Buenos Aires.

Uno de los efectos que produjo el motu proprio, y que ciertamente se pretendía, fue producir un concierto de adhesión al Concilio Vaticano II y un reconocimiento, no solo de la validez, sino también de la bondad del Novus ordo, por parte de las comunidades Ecclesia Dei. 

Los miembros de estas comunidades se sintieron así obligados a expresar más estrechamente su afiliación y devoción al Concilio, a sus reformas, a su espíritu y a la reforma litúrgica.

Esta aprobación debilita aún más la situación de estas comunidades, y dificulta cada vez más su crítica al Concilio o su negación a celebrar o concelebrar el Novus ordo de vez en cuando.

Es probable que se repita la situación vivida por la Fraternidad de San Pedro en Dijon, donde el requisito de la concelebración fue blandido por el obispo, Monseñor Roland Minnerath, para justificar la exclusión de la comunidad de la diócesis: las recientes declaraciones de los superiores de esta comunidad son la prueba de esto. 

Finalmente, la tensión entre la teología sostenida por la Misa tradicional y los nuevos principios del Concilio y la reforma litúrgica corre el riesgo de conducir más o menos rápidamente a quienes se debaten entre la Misa Tradicional y una obediencia ilusoria al Concilio, a una especie de esquizofrenia o bien a un abandono de la Tradición.

Esperemos que este calvario sea beneficioso, que abra las inteligencias y fortalezca las voluntades, para que la lucha de la fe cobre un nuevo vigor y reúna a más combatientes en sus filas.

Fuentes: Saint-Siège/La Porte Latine – FSSPX.Actualités

jueves, 29 de julio de 2021

Efecto Traditionis Custodes: Un obispo niega a otro celebrar una Misa Tradicional que ya había sido aprobada

 Se había planeado una misa pontificia para el 14 de agosto en la Basílica del Santuario Nacional de la Inmaculada Concepción en Washington, DC. En realidad, se suponía que se ofrecería hace un año, pero se pospuso debido a las restricciones de COVID. La música estaba lista. Todo el clero estaba alineado. EWTN lo iba a transmitir en vivo.

Tras el motu proprio del Papa Francisco que ataca la Misa tradicional en latín y establece restricciones masivas a los católicos que adoran usando los libros antiguos, el cardenal Wilton Gregory, arzobispo de Washington, – quien está a favor de la Comunión para los políticos abortistas –, exigió al celebrante de la misa prevista del 14 de agosto, el arzobispo Thomas Gullickson (foto - arriba), que presente una solicitud formal de permiso. Eso sí, todos los permisos ya se habían obtenido antes del motu proprio . Los organizadores y patrocinadores de la Misa, el Instituto Paulus para la Propagación de la Sagrada Liturgia, habían estado trabajando con el personal del santuario y la cancillería, incluso en los últimos días, en los detalles litúrgicos y logísticos, incluidos los tiempos de ensayo.

Wilton Gregory

Hoy, el arzobispo Gullickson recibió una respuesta del cardenal Gregory. Permiso denegado.

La misa pontificia, que había sido planeada durante más de un año, con numerosos católicos de todo el país planeando asistir a la iglesia más grande de América del Norte, se canceló 18 días antes de que se ofreciera.



miércoles, 28 de julio de 2021

SOBRE INDULTOS Y MOTU PROPRIO

...sicúti accépta habére dignátus es múnera púeri tui iusti Abel, 
et sacrifícium Patriárchæ nostri Abrahæ: 
et quod tibi óbtulit summus sacérdos tuus Melchísedech...
En estos momentos abundan en la web escritos contra la “Traditionis custodes” de Francisco, hechos por laicos, sacerdotes y aún obispos. Sin embargo, muchas veces tienen como argumento central lo que sería: “miren que no somos lefebvristas, entonces ¿por qué nos quitan la Misa?”. 

Lo cual es como decir, aceptamos íntegramente el CVII, los magisterios y acciones de los papas posteriores, la Misa nueva como rito ordinario, etc. Y por su adhesión o silencio con la “causa”, creían que nadie les sacaría la Misa. 

Y se tragaban Nostra Aetate, los encuentros de Asís, las misitas con payasos, etc., y aún a regañadientes. 

¿Qué tipo de síndrome de Estocolmo es éste?  La FSSPX es actualmente un refugio de paz para las almas que quieran asistir a las Misas de Siempre. 

______________________________________________

En este enlace el P. Ceriani (que no es de la FSSPX y tiene diferencias con ella) hace un inteligente y pormenorizado estudio y comentario de los indultos y motu proprio que se dieron para la Misa Latina, y su relación con la actualidad, y que publica Radio Cristiandad. Recomendado. 

lunes, 26 de julio de 2021

Primavera conciliar: está todo bien...

En Inglaterra, un obispo que había creado un área especial para las misas que el LGBTQ + tiene regularmente en su diócesis, se convirtió en el primer obispo en prohibir la Misa tradicional en latín en Inglaterra siguiendo el motu proprio traditionis custodes de Francisco.

El obispo Declan Lang de la Diócesis de Clifton escribió a los monjes benedictinos de la Comunidad de Nuestra Señora de Glastonbury prohibiendo la celebración regular de la Misa Tradicional pocas horas después de la publicación del motu proprio de Francisco imponiendo restricciones draconianas a la misma.

“Siguiendo el motu proprio y las instrucciones del obispo Declan, a las 12:30 hs de Glastonbury será la última misa en latín aquí ”, publicaron los monjes Padre Bede Rowe y Padre Anselm (Alexander) Redman de la comunidad de Glastonbury en el blog de Rowe.

viernes, 23 de julio de 2021

«Traditionis custodes» - Carta del Superior General de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X

 JULIO 23, 2021 - ORIGEN: FSSPX SPIRITUALITY


Carta del Superior General de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, tras la publicación del motu proprio «Traditionis custodes»

ESTA MISA, NUESTRA MISA, DEBE SER REALMENTE PARA NOSOTROS COMO LA PERLA DEL EVANGELIO POR LA QUE RENUNCIAMOS A TODO, POR LA QUE ESTAMOS DISPUESTOS A VENDERLO TODO. 

Queridos miembros y amigos de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X:

El motu proprio Traditionis custodes y la carta que lo acompaña causaron gran revuelo en el llamado ámbito tradicionalista. Puede observarse, con toda lógica, que la era de la hermenéutica de la continuidad, con sus ambigüedades, ilusiones y esfuerzos imposibles, ha terminado drásticamente, barrida de un revés. Estas medidas tan claras y directas no afectan directamente a la Fraternidad San Pío X, pero deben ser para nosotros la ocasión de una profunda reflexión. Para ello, hemos de elevarnos a los principios y plantearnos una cuestión a la vez antigua y nueva: ¿Por qué la Misa Tridentina sigue siendo la manzana de la discordia después de cincuenta años?

Ante todo, debemos recordar que la Santa Misa es la continuación, en el tiempo, de la lucha más encarnizada que jamás haya existido: la batalla entre el reino de Dios y el reino de Satanás, esa guerra que alcanzó su punto culminante en el Calvario, por el triunfo de Nuestro Señor. Para esta lucha y para esta victoria se encarnó. Y puesto que la victoria de Nuestro Señor tuvo lugar a través de la cruz y de su sangre, es comprensible que su perpetuación también se realice a través de luchas y contradicciones. Todo cristiano está llamado a esta lucha: Nuestro Señor nos lo recuerda cuando dice que vino «a traer la espada a la tierra» (Mt 10, 34). No es de extrañar que la Misa eterna, que expresa perfectamente la victoria final de Nuestro Señor sobre el pecado a través de su sacrificio expiatorio, sea en sí misma un signo de contradicción.

Pero ¿por qué esta Misa se ha convertido en un signo de contradicción dentro de la misma Iglesia? La respuesta es simple y cada vez más clara. Después de cincuenta años, los elementos de respuesta son evidentes para todos los cristianos de buena voluntad: la Misa tridentina expresa y transmite una concepción de la vida cristiana y, por consiguiente, una concepción de la Iglesia, absolutamente incompatible con la eclesiología salida del Concilio Vaticano II. El problema no es simplemente litúrgico o estético, ni puramente formal. El problema es a la vez doctrinal, moral, espiritual, eclesiológico y litúrgico. En definitiva, es un problema que afecta a todos los aspectos de la vida de la Iglesia sin excepción: es una cuestión de fe.

De un lado está la Misa de siempre, estandarte de una Iglesia que desafía al mundo y que está segura de la victoria, porque su batalla no es otra que la continuación de la que llevó Nuestro Señor para destruir el pecado y el reino de Satanás. Es por la Misa y a través de la Misa como Nuestro Señor alista a las almas cristianas en su propia lucha, haciéndolas partícipes tanto de su cruz como de su victoria. De todo esto se deriva una concepción de la vida cristiana profundamente militante. Dos notas la caracterizan: el espíritu de sacrificio y una esperanza inquebrantable.

Del otro lado está la Misa de Pablo VI, expresión auténtica de una Iglesia que quiere estar en armonía con el mundo, que presta oídos a los reclamos del mundo; una Iglesia que, en definitiva, ya no tiene que luchar contra el mundo, porque ya no tiene nada que reprocharle; una Iglesia que ya no tiene nada que enseñar, porque está a la escucha de los poderes de este mundo; una Iglesia que ya no necesita el sacrificio de Nuestro Señor, porque, habiendo perdido la noción del pecado, ya no tiene nada que expiar; una Iglesia que ya no tiene la misión de restaurar la realeza universal de Nuestro Señor, puesto que quiere contribuir al desarrollo de un mundo mejor, más libre, más igualitario, más eco-responsable; y todo esto con medios puramente humanos. A esta misión humanista que los hombres de Iglesia se han adjudicado debe corresponder necesariamente una liturgia igualmente humanista y profanada.

La batalla de estos últimos cincuenta años, que el 16 de julio acaba de experimentar un momento ciertamente significativo, no es la guerra entre dos ritos: es de hecho la guerra entre dos concepciones diferentes y opuestas de la Iglesia y de la vida cristiana, absolutamente irreductibles e incompatibles entre sí. Parafraseando a San Agustín, podríamos decir que dos Misas construyen dos ciudades: la Misa antigua ha construido la ciudad cristiana, y la Misa Nueva pretende construir la ciudad humanista y secular.

Si Dios permite todo esto, lo hace ciertamente por un bien mayor. Ante todo para nosotros mismos, que tenemos la oportunidad inmerecida de conocer y beneficiarnos de la Misa Tridentina; estamos en posesión de un tesoro del que no siempre medimos todo su valor, y que tal vez guardamos demasiado por costumbre. Alcanzamos a medir mejor todo el valor de algo precioso justamente cuando se ve atacado o despreciado. Que este «choque» provocado por la dureza de los textos oficiales del 16 de julio sirva para que se renueve, profundice y redescubra nuestro aprecio y nuestra fidelidad a la Misa Tridentina; esta Misa, nuestra Misa, debe ser realmente para nosotros como la perla del Evangelio por la que renunciamos a todo, por la que estamos dispuestos a venderlo todo. Quien no esté dispuesto a derramar su sangre por esta Misa, no es digno de celebrarla. Quien no esté dispuesto a renunciar a todo por conservarla, no es digno de asistir a ella.

Esta debería ser nuestra primera reacción ante los acontecimientos que acaban de sacudir a la Iglesia. Que nuestra propia reacción de sacerdotes y de fieles católicos, por su profundidad y su firmeza, vaya mucho más allá de los comentarios de toda clase, inquietos y a veces desesperanzados.

Dios ciertamente tiene otro objetivo en vista al permitir este nuevo ataque a la Misa Tridentina. Nadie puede dudar que, durante estos últimos años, muchos sacerdotes y muchos fieles han descubierto esta Misa, y que a través de ella se han acercado a un nuevo horizonte espiritual y moral, que les ha abierto el camino de la santificación de sus almas. Las últimas medidas que se acaban de tomar contra la Misa obligarán a estas almas a sacar todas las consecuencias de lo que han descubierto: les toca ahora elegir –con los elementos de discernimiento que están a su disposición– lo que se impone a toda conciencia católica bien esclarecida. Muchas almas van a enfrentarse a una elección importante respecto de la fe, porque –repitámoslo– la Misa es la expresión suprema de un universo doctrinal y moral. Se trata, pues, de elegir la fe católica en su totalidad, y por ella a Nuestro Señor Jesucristo, su cruz, su sacrificio y su realeza. Se trata de elegir su Sangre, de imitar al Crucificado y de seguirlo hasta el fin con total, radical y constante fidelidad.

La Fraternidad San Pío X tiene el deber de ayudar a todas aquellas almas que se encuentran actualmente consternadas y desanimadas. Ante todo, tenemos el deber de ofrecerles, por los hechos mismos, la certeza de que la Misa Tridentina nunca podrá desaparecer de la faz de la tierra: es un signo de esperanza sumamente necesario.

Además, cada uno de nosotros, sacerdote o fiel, debe tenderles una mano amiga, porque quien no tiene el deseo de compartir los bienes de que se beneficia se hace en realidad indigno de esos bienes. Sólo así amaremos verdaderamente a las almas y a la Iglesia; porque cada alma que ganemos para la cruz de Nuestro Señor, y para el inmenso amor que El manifestó por su Sacrificio, será un alma verdaderamente ganada para su Iglesia, para la caridad que la anima y que debe ser la nuestra, especialmente en este momento.

Estas intenciones las confiamos a la Madre de los Dolores, a Ella le dirigimos nuestras oraciones, ya que nadie ha penetrado mejor que Ella el misterio del sacrificio de Nuestro Señor y de su victoria en la Cruz, por cuanto nadie ha estado tan íntimamente asociado como Ella a su sufrimiento y a su triunfo. En sus manos ha puesto Nuestro Señor toda la Iglesia; y por eso mismo, a Ella le ha sido confiado lo que la Iglesia tiene de más precioso: el testamento de Nuestro Señor, el santo sacrificio la misa.

Menzingen, 22 de julio de 2021,

fiesta de Santa María Magdalena,

Don Davide Pagliarani, Superior General

PDF icon carta_del_superior_general_es.pdf

jueves, 22 de julio de 2021

Y Lefebvre tenía razón…

Por Padre Ildefonso De Asís

Visto lo sucedido hay que afirmarlo sin complejos: Monseñor Lefebvre tenía razón cuando hizo lo que hizo. Tras la promulgación del Motu Propio que ataca la Misa tradicional, y el efecto inmediato a todos los niveles en la estructura interna de la Iglesia, la Fraternidad sacerdotal san Pío X (fundada por Lefebvre) viene a ser como un baluarte seguro donde la liturgia católica queda amparada.

Lefebvre fue tildado de fanático, integrista, cismático, fundamentalista…etc; durante décadas solo pronunciar su nombre (sin apellido ofensivo) suponía ser considerado casi excomulgado por la misma Iglesia. Yo recuerdo muy bien una conversación que tuve, en el año 1991, con un jesuita, sobre un amigo que parecía querer ingresar en el seminario de Econe (de la FSSPX) y el respingo tremendo que dio al escuchar que era fundado por Lefebvre cuyo movimiento era calificado, por este jesuita (y cito textualmente) como “la mayor brutalidad”. La verdad esa escena me dejó impresionado y la recuerdo como se queda en la memoria una escena dura de película de terror. Escena significativa de la leyenda negra volcada sobre un obispo que durante su vida solo buscó restaurar todas las cosas en Cristo, y que durante su ministerio en África logró uno de los mayores crecimientos misioneros que se hayan realizado en la historia.

Pues bien: hagamos ahora memoria de la verdadera. En primer lugar Lefebvre nunca fue cismático ya que jamás quiso formar una jerarquía paralela a la oficial de la Iglesia. En todos sus seminarios y prioratos estaba ubicada, y bien visible, la fotografía enmarcada del Papa (Juan Pablo II y los posteriores) porque nunca afirmó que la sede romana estuviera vacante. De hecho, el movimiento sedevacantista nunca tuvo alianza ni aceptación alguna en Monseñor, y a día de hoy siguen le siguen dedicando tantos descalificativos como sus enemigos modernistas.

En segundo lugar, y no menos importante: Lefebvre no ordenó obispos por un acto de desobediencia sino movido por una situación de emergencia ante la terrible crisis existente -manifestada con contundencia en el lamentable acto de Asís encabezado por Juan Pablo II pocos meses antes-, para asegurar la continuidad de la Fraternidad tras su muerte (tres años después de esas consagraciones episcopales), por el bien de las almas. Gracias a Monseñor Lefebvre la FSSPX siguió adelante y, con cuatro obispos ordenados, cada año seguían y siguen ordenándose sacerdotes católicos al servicio de las almas y para Gloria de Dios. En el año 2009 el Papa Benedicto XVI levantó las penas de excomunión y tanto él como su sucesor Francisco declararon la validez de los sacramentos celebrados por los sacerdotes y obispos de la FSSPX.

Sí, Lefebvre tenía razón. Dado que por medios canónicos penales podría desaparecer la Misa tradicional de forma pública en la estructura eclesial dependiente de Roma, no obstante quedaría la FSSPX como garante de continuidad de la misma Misa tradicional. Realmente, respecto a la Misa, en la época de Lefebvre las cosas estaban aún peor que ahora, y tuvo la intuición de lo que iba a suceder, y por ello actuó de esa manera. Y es muy posible que en el futuro la historia le dé oficialmente la razón y su persona (y obra) quede plenamente rehabilitada en la Iglesia de forma oficial. El “maldecido” obispo: cismático, integrista y fundamentalista…..el fanático que dejó un poso de “brutalidad” al final podría ser manifestado como un gran mártir de la Verdad cuyo testimonio sirva de acicate y ejemplo para las generaciones futuras. 

Visto en Adelante la Fe

Ignorancia y espíritu anticatólico

Traditionis Custodes: ignorancia, ingenuidad y espíritu anticatólico

Un buen análisis de lo sucedido hasta ahora. 

Por César Félix Sánchez (Adelante la Fe). 

___________

1.Valoración general del documento

Es, en primer lugar, un documento que demuestra  una gran ignorancia sobre la realidad que pretende «corregir» o «administrar». Parece que quien lo redactó ignora la índole de las comunidades religiosas tradicionales, numerosas en vocaciones y cada vez más influyentes en el contexto de un Occidente donde las vocaciones se derrumban, y de sus fieles, comprometidos en un nivel superior al promedio en el mantenimiento y apoyo a sus sacerdotes. No son una «realidad eclesial», para utilizar la neolengua en uso, débil, marginal o desarmada. Para nada. Así que no será fácil aplicarlo. Y esto, además, nos revela el segundo rasgo del documento, su, podríamos decir, ingenuidad ciega.

martes, 20 de julio de 2021

RESISTIMOS A FRANCISCO EN SU CARA: Papa de la Pachamama anatematiza la Misa en latín

(Michael J. Matt |The Remnant) - Queridos amigos: No se desanimen. Dios está a cargo de todo, y esto no estaría sucediendo si no lo permitiera. Todo esto ha sucedido antes. Lo sé, lo recuerdo, lo viví. Este es un castigo, sí, pero no altera lo que estamos llamados a hacer: debemos conocer, amar y servir a Dios, y resistir a los que no lo hacen. 

Francisco no tiene poder para cambiar eso.

No hay ningún misterio aquí. No hay sorpresa. Sabemos exactamente qué es esto. Se trata de la fachada derrumbada del Vaticano II, iglesias cerradas, seminarios vacíos, fe perdida y un escándalo sexual masivo entre clérigos contra el movimiento juvenil internacional que es el catolicismo tradicional. 

Francisco también está obsesionado con aplastar al pequeño remanente de creyentes que queda en un mundo de apostasía universal porque es una herramienta globalista.  Ha encerrado Summorum Pontificum porque, como un crucifijo para un vampiro, la vieja liturgia católica amenaza el diabólico Nuevo Orden Mundial al que Francisco se ha adherido. La Misa en latín unió a los católicos de todos los países del mundo durante un par de miles de años como ningún gobierno podría hacerlo. Y estaba en proceso de hacerlo de nuevo. 

Durante los últimos 15 meses, los tradicionalistas se negaron a renunciar a los sacramentos. Permanecimos abiertos. Nunca nos perdimos la Misa, y el movimiento de la Misa latina tradicional está en auge por eso.

Nuestro "Papa Pachamama", globalista, por lo tanto, viene después de lo que unió, a la resistencia católica contra el infierno mismo. 

Considere lo absurdo de todo esto: con la guerra estallando en todo el mundo, la violencia y el caos en las ciudades, el aborto desenfrenado, las violaciones de las leyes de Dios y del Hombre desenfrenadas, Francisco está decidido a suprimir la antigua misa en latín. ¿Por qué? Porque esa Misa está preparando a cientos de miles de niños y familias jóvenes para mantener la Fe durante los días de oscuridad que se avecinan.  

Esa Misa es la piedra de toque de los "fieles rígidos" que se preocupan, no por los grandes restablecimientos y "salvar el planeta", sino por dar la adoración adecuada al Dios Todopoderoso y salvar sus almas.  Y ese tipo de catolicismo debe ser prohibido si el Nuevo Orden Mundial toma vuelo. Los católicos deben ser obligados a rechazar cualquier afirmación de supremacía religiosa o verdad objetiva. ¿Por qué? Porque los demonios están aterrorizados por esa Verdad. Porque la Iglesia Católica enseña que la Iglesia una, santa, católica y apostólica fundada por Jesucristo es necesario para la salvación. ¡Y esto no es equidad! Esto no incluye a los Hijos de las Tinieblas.

Lo que Francisco quiere es CRT - Crítico Religión Teoría -  para derribar la antigua supremacía religiosa católica.   El objetivo de Asís, Abu Dhabi y el resto de las blasfemias ecuménicas es borrar la memoria de la Iglesia católica "supremacista" cuyos países, papas, santos, héroes, emperadores y reyes construyeron el Antiguo Orden de la cristiandad, la memoria misma de que el Nuevo Orden Mundial planea borrar.

Se acabó el privilegio cristiano. El catolicismo será tolerado sólo en la medida en que elimine su dogma no inclusivo y su enseñanza moral, sea tolerante con todos los vicios y pecados y nunca vuelva a ser “rígido”.  

Francisco está aboliendo la Misa tradicional en latín porque es la Verdad y porque es el culto más perfecto de Cristo Rey, Señor de la Historia. Y Francisco ahora sabe que queda un remanente que entregará sus vidas en defensa de su Rey. Su único recurso es la persecución torpe, la Revolución no ha logrado erradicar la santa Fe. 

¡Bien hecho, hermanos católicos! Con esta acción, Francisco sólo ha  confirmado que vuestra fe es demasiado fuerte para su Nuevo Orden. Teme que toda la Revolución conciliar del Vaticano II esté en peligro, mientras sigan adorando a Dios como lo hicieron sus padres y madres durante mil años. ¿Y sabes qué? ¡El tiene razón! De nuevo, ¡bien hecho! 

¡Así que adelante, soldados cristianos! Sabes qué hacer. No tenemos nada que temer, ya que las vendas de los ojos se han quitado oficialmente. Por el bien de nuestro país, nuestras almas y la fe de nuestros hijos, ahora, con buena conciencia y justa ira, podemos resistir a Francisco en su cara por el tiempo que sea necesario hasta que Dios salve a su Iglesia. 

Viva Cristo Rey.

lunes, 19 de julio de 2021

"Un Papa sería cismático … 'si cambiara todos los ritos litúrgicos de la Iglesia que han sido sostenidos por la tradición apostólica'". (Francisco Suárez / Klaus Gamber)

Sólo habían pasado cuatro años desde la publicación del nuevo Misal cuando el Papa Pablo VI sorprendió al mundo católico con un nuevo 
Ordo Missæ , fechado el 6 de abril de 1969. La revisión realizada en 1965 no tocaba el rito litúrgico tradicional. De acuerdo con el mandato del Artículo 50 de la Constitución sobre la Sagrada Liturgia, se había preocupado principalmente de eliminar algunas adiciones posteriores al Orden de la Misa. Sin embargo, la publicación de la Ordo Missæ de 1969 creó un nuevo rito litúrgico. En otras palabras, el rito litúrgico tradicional no se había revisado simplemente como había previsto el Concilio. Más bien, había sido completamente abolido y, un par de años más tarde, el rito litúrgico tradicional estaba, de hecho, prohibido. Todo esto lleva a la pregunta: ¿Una reforma tan radical sigue la tradición de la Iglesia?

 

... Se podría argumentar que la autoridad del Papa para introducir un nuevo rito litúrgico, es decir, hacerlo sin una decisión del concilio, puede derivarse del "pleno y supremo poder" ( plena et suprema potestas ) que tiene en la Iglesia, como lo citó el Concilio Vaticano I, es decir, poder sobre asuntos quæ ad disciplinam et regimen ecclesiæ per totum orbem diffusæ pertinente ("que pertenecen a la disciplina y el gobierno de la Iglesia esparcida por todo el mundo") ( Denzinger , 1831). Sin embargo, el término disciplina de ninguna manera se aplica al rito litúrgico de la Misa, particularmente a la luz del hecho de que los Papas han observado repetidamente que el rito se basa en la tradición apostólica. Por esta sola razón, el rito no puede caer en la categoría de "disciplina y gobierno de la Iglesia".

 

A esto podemos agregar que no existe un solo documento, incluido el Codex Iuris Canonici , en el que se exprese específicamente que el Papa, en su función de pastor supremo de la Iglesia, tiene la autoridad para abolir el rito litúrgico tradicional. De hecho, en ninguna parte se menciona que el Papa tiene la autoridad para cambiar incluso una sola tradición litúrgica local. El hecho de que no se mencione tal autoridad fortalece considerablemente nuestro caso. Hay límites claramente definidos para la plena et suprema potestas (plenos y más altos poderes) del Papa. Por ejemplo, no hay duda de que, incluso en materia de dogma, todavía tiene que seguir la tradición de la Iglesia universal, es decir, como dice Vicente de Lerins, lo que se ha creído (quod semper, quod ubique, quod ab omnibus ).

 

De hecho, hay varios autores que afirman de manera bastante explícita que está claramente fuera del alcance de la autoridad del Papa abolir el rito tradicional. Así, el eminente teólogo Suárez (que murió en 1617), citando incluso a autores anteriores como Cayetano (que murió en 1534), asumió la posición de que un Papa sería cismático "si él, como es su deber, no estuviera en pleno comunión con el cuerpo de la Iglesia como, por ejemplo, si fuera a excomulgar a toda la Iglesia, o si fuera a cambiar todos los ritos litúrgicos de la Iglesia que han sido sostenidos por la tradición apostólica ". [Et hoc secundo modo posset Papa esse schismaticus, si nollet tenere cum toto Ecclesiæ corpore unionem et coniunctionem quam debet, ut si tenat et totem Ecclesiam excommunicare, aut si vellel omnes Ecclesiasticas cæremonias apostolica tradicione firmatas evertere. ]

 

Mientras examinamos el tema de la autoridad papal ilimitada y cómo se relaciona con la autoridad para cambiar el rito litúrgico establecido, si la declaración hecha por Suárez aún no es del todo convincente, este argumento puede ser: el hecho ya establecido de que, hasta el Papa Pablo VI, no ha habido un solo Papa que haya introducido el tipo de cambios fundamentales en las formas litúrgicas que ahora presenciamos.
Klaus Gamber
La reforma de la liturgia romana 
Die Reform der römischen Liturgie: Vorgeschichte und Problematik )

domingo, 18 de julio de 2021

La virtud de la obediencia, por Castellani



–L. Castellani, El ruiseñor fusilado, cap. 7: Digresión sobre la obediencia–

* Nota: reproducimos el excelente texto del P. Castellani con ocasión de algunos gravísimos errores que corren y corren por la web, deformando gravemente las conciencias y causando estragos en las almas. La advertencia de cualquier semejanza con alguna realidad cercana que el estimado lector pueda apreciar, queda sujeta a la capacidad de discernimiento del lector y en última instancia es responsabilidad del autor –que se consideraba a sí mismo un “signo”, para las futuras víctimas del fariseísmo–.

Traditionis custodes, según la FSSPX

 De Summorum pontificum a Traditionis custodes, 

o de la reserva al zoológico

Descarten esta Misa que ya no quiero ver más

 ________________________________________________________________________


El Papa Francisco publicó ayer un Motu proprio cuyo título podría llenarnos de esperanza: Traditionis custodes, "Custodios de la Tradición". Sabiendo que este texto está dirigido a los obispos, se podría empezar a soñar: ¿acaso la Tradición está en proceso de recuperar sus derechos dentro de la Iglesia?

Todo lo contrario. Este nuevo Motu proprio lleva a cabo una eliminación. Ilustra la precariedad del magisterio actual e indica la fecha de caducidad de Summorum pontificum de Benedicto XVI, que ni siquiera podrá celebrar su decimoquinto aniversario.

Todo, o casi todo, en Summorum pontificum, ha sido dispersado, abandonado o destruido. Además, el objetivo se indica claramente en la carta que acompaña a esta eliminación.

El Papa enumera dos principios "sobre el modo de proceder en las diócesis": "por un lado, para proporcionar el bien de aquellos que están arraigados en la forma de celebración anterior y que necesitan tiempo para volver al rito romano promulgado por los santos Pablo VI y Juan Pablo II".

Y, por otro lado: "para interrumpir la erección de nuevas parroquias personales, vinculadas más al deseo y a la voluntad de sacerdotes individuales que a la necesidad real del 'santo Pueblo fiel de Dios'".

Una extinción programada

Mientras Francisco se convierte en el defensor de las especies animales o vegetales en peligro de extinción, decide y promulga la extinción de aquellos que están apegados al rito inmemorial de la Santa Misa. Esta especie ya no tiene derecho a vivir: debe desaparecer. Y se utilizarán todos los medios para lograr este resultado.

En primer lugar, una estricta reducción de la libertad. Hasta ahora, los espacios reservados al rito antiguo tenían una cierta latitud de movimiento, muy parecido a las reservas naturales. Hoy, hemos pasado al régimen del zoológico: jaulas, estrechamente limitadas y delimitadas. Su número está estrictamente monitoreado, y una vez instaladas, estará prohibido crear más. 

Los custodios (¿o deberíamos decir los carceleros?) no son otros que los propios obispos.

Todo esto se especifica en el artículo 3, párrafo 2: "el obispo deberá indicar uno o varios lugares donde los fieles pertenecientes a estos grupos pueden reunirse para la celebración de la Eucaristía (no en las iglesias parroquiales y sin erigir nuevas parroquias personales)".

El reglamento interno de estas celdas está estrictamente controlado (artículo 3, párrafo 3): "El obispo establecerá en el lugar indicado los días en que se permiten las celebraciones eucarísticas, utilizando el Misal Romano promulgado por San Juan XXIII en 1962".

Este control se extiende hasta el más mínimo detalle (ídem): "En estas celebraciones, las lecturas se proclamarán en lengua vernácula, utilizando las traducciones de la Sagrada Escritura para uso litúrgico, aprobadas por las respectivas Conferencias Episcopales". Ni hablar de utilizar la traducción de un Dom Lefebvre o de un leccionario de antaño.

La eutanasia está prevista para los especímenes considerados no aptos para cuidados paliativos (artículo 3, párrafo 5): "El obispo procederá, en las parroquias personales erigidas canónicamente en beneficio de estos fieles, a una valoración adecuada de su utilidad real para el crecimiento espiritual, y decidirá si las mantiene o no".

Además, la reserva es eliminada en su totalidad, ya que desaparece la comisión Ecclesia Dei (artículo 6): "Los institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica, establecidos por la Comisión Pontificia Ecclesia Dei pasan a ser competencia de la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y las Sociedades de Vida Apostólica".

Prohibido a los migrantes

Mientras el Papa no deja de ocuparse de todo tipo de migrantes, en las prisiones que instala queda estrictamente prohibida cualquier tipo de intrusión.

Para asegurarse de impedir la constitución de reservas salvajes, el Papa prohíbe cualquier ampliación de la prisión (artículo 3, párrafo 6): "El obispo (...) cuidará de no autorizar la creación de nuevos grupos".

Esta medida también es similar a una esterilización: queda prohibida la reproducción y perpetuación de estos salvajes del pasado que deben desaparecer.

Esta esterilización también concierne a los sacerdotes que serán ordenados en el futuro (artículo 4): "Los presbíteros ordenados después de la publicación del presente Motu proprio, que quieran celebrar con el Missale Romanum de 1962, deberán presentar una solicitud formal al obispo diocesano, que consultará a la Sede Apostólica antes de conceder la autorización".

En cuanto a los sacerdotes que ya se benefician de una autorización, de ahora en adelante necesitarán una renovación de su pase "de celebración", que es similar a una visa temporal (artículo 5): "los presbíteros que ya celebran según el Missale Romanum de 1962, pedirán al obispo diocesano la autorización para seguir manteniendo esa facultad".

Por tanto, si se trata de contener, reducir o incluso destruir estos grupos, los obispos tienen carta blanca, pero si es necesario autorizar, el Papa no se fía de ellos: hay que pasar por Roma.

Mientras decenas de sacerdotes, muchas veces apoyados por sus obispos, se burlaron de la Congregación para la Doctrina de la Fe al "bendecir" a las parejas homosexuales sin ninguna reacción romana excepto una velada aprobación de Francisco a través de su mensaje al Padre Martin, los futuros sacerdotes serán estrechamente vigilados si consideran la posibilidad de celebrar según la Misa de San Pío V.

Evidentemente, es más fácil ocultar su falta de autoridad aterrorizando a los fieles que no resistirán, que controlar el cisma alemán. Como si no hubiera nada más urgente que golpear a esta parte del rebaño...



Vacunación contra el lefebvrismo


El gran miedo a la contaminación del virus lefebvrista es exorcizado con la vacuna obligatoria Vat. II -del laboratorio Moderno- (artículo 3, párrafo 1): "El obispo comprobará que estos grupos no excluyan la validez y la legitimidad de la reforma litúrgica, de las disposiciones del Concilio Vaticano II y del Magisterio de los Sumos Pontífices".

Y se elimina sin piedad todo aquello que pudiera ser una fuente potencial de contagio (artículo 8): "Quedan abrogadas las normas, instrucciones, concesiones y costumbres anteriores que no se ajusten a las disposiciones del presente Motu Proprio".

Arrastrado por su entusiasmo, el Papa prácticamente dice que la Misa antigua es un virus peligroso del que es necesario protegerse. Por ejemplo, en el artículo 1 se precisa: "Los libros litúrgicos promulgados por los santos Pontífices Pablo VI y Juan Pablo II, en conformidad con los decretos del Concilio Vaticano II, son la única expresión de la lex orandi del Rito Romano".

Si el Novus ordo es la única expresión de la lex orandi, ¿cómo calificar a la Misa Tridentina? ¿Está en un estado de ingravidez litúrgica o canónica? ¿No tiene esta Misa derecho al lugar que todavía ocupan el rito dominico, el rito ambrosiano o el rito lionés en la Iglesia latina?

Esto es lo que se desprende de lo que dice el Papa en la carta que acompaña al Motu proprio. Parece que, sin sospechar del paralogismo que comete, escribe: "Me reconforta en esta decisión el hecho de que, tras el Concilio de Trento, San Pío V también derogó todos los ritos que no podían presumir de una antigüedad probada, estableciendo un único Missale Romanum para toda la Iglesia latina. Durante cuatro siglos, este Missale Romanum promulgado por San Pío V fue, pues, la principal expresión de la lex orandi del Rito Romano, cumpliendo una función unificadora en la Iglesia".

La conclusión lógica que se desprende de esta comparación es que este rito debe mantenerse. Más aún cuando la bula Quo primum de San Pío V lo protege contra cualquier ataque.

Así lo confirmó también la comisión de cardenales reunida por Juan Pablo II, que afirmó, casi unánimemente (8 de 9), que ningún obispo podía impedir que un sacerdote celebrara la Misa antigua, después de haber observado, por unanimidad, que esta última jamás había sido prohibida.

Y también lo confirma aquello que el Papa Benedicto XVI aceptó y ratificó en Summorum pontificum.

No obstante, para Francisco, los ritos antiguos mantenidos por San Pío V, incluida la llamada Misa Tridentina, aparentemente no tienen ningún valor unificador. El nuevo rito, y solo él, con sus cincuenta años de existencia, sus infinitas variaciones y sus innumerables abusos, es capaz de dar unidad litúrgica a la Iglesia. La contradicción es flagrante.

Volviendo a su idea de la eliminación de especies, el Papa escribe a los obispos: "Sobre todo, les corresponde trabajar por la vuelta a una forma unitaria de celebración, verificando caso por caso la realidad de los grupos que celebran con este Missale Romanum".

Una ley claramente opuesta al bien común

La impresión general que surge de estos documentos -Motu proprio y carta adjunta del Papa- da la impresión de un sectarismo acompañado de un abuso de poder manifiesto.

La Misa Tradicional pertenece a la parte más íntima del bien común en la Iglesia, por lo tanto, restringirla, rechazarla, arrojarla a los guetos y, en última instancia, planificar su desaparición, no puede tener ninguna legitimidad. Esta ley no es una ley de la Iglesia, porque, como dice Santo Tomás, una ley no puede ser válida si atenta contra el bien común. 

Pero hay algo más en los entresijos, un tinte evidente de la saña manifestada por ciertos fanáticos furibundos de la reforma litúrgica contra la Misa Tradicional. El fracaso de esta reforma queda puesto de manifiesto, como en un claroscuro, por el éxito de la Tradición y de la Misa Tridentina.

Por eso no pueden aceptarla. Sin duda, imaginan que su total desaparición hará que los fieles regresen a las iglesias drenadas de lo sagrado. Trágico error. El magnífico auge de esta celebración digna de Dios solo resalta más su pobreza: ella no es la causa de la desertificación producida por el nuevo rito.

Lo cierto es que este Motu proprio, que tarde o temprano terminará en el olvido de la historia de la Iglesia, no es una buena noticia en sí mismo: marca un freno, por parte de la Iglesia, en la reapropiación de su Tradición, y retrasará el fin de la crisis que ha durado más de sesenta años.

En cuanto a la Fraternidad San Pío X, encuentra en esto un nuevo motivo de fidelidad a su fundador, Monseñor Marcel Lefebvre, y de admiración por su previsión, su prudencia y su fe.

Si bien la Misa tradicional está en vías de ser eliminada, y las promesas hechas a las sociedades Ecclesia Dei también se están cumpliendo, la Fraternidad San Pío X encuentra en la libertad que le legó el Obispo de Hierro, la posibilidad de continuar luchando por la fe y el reinado de Cristo Rey.

Fuentes: Saint-Siège - FSSPX.Actualités