"Esos tales son unos falsos apóstoles, unos trabajadores engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo.Y nada tiene de extraño: que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Por tanto, no es mucho que sus ministros se disfracen también de ministros de justicia. Pero su fin será conforme a sus obras." (Apóstol S. Pablo, 2 Cor. XI, 13-15)

viernes, 27 de noviembre de 2020

Cuando una muerte es un insulto - Antonio Caponnetto

 CUANDO UNA MUERTE ES UN INSULTO

Por Antonio Caponnetto

 


Difícil sintetizar en un par de líneas el oscuro fenómeno que desató la muerte de Maradona. Valga el intento:

         El sujeto que acaba de morir era un degenerado; un vicioso ostensible, que aglomeró en su conducta todos los pecados capitales. Una contrafigura, un antimodelo, un personaje despreciable. Los filigranas que supo hacer con una pelota no quiso ni supo hacerlo con su vida, a la que llevó, en no pocas ocasiones, al límite mismo del bestialismo. Sus predilecciones hacia la izquierda rabiosa y virulenta, tan ostensibles cuanto básicas, completaron el cuadro de una degradación que parecía no hallar fondo.

La deificación que se le tributó en vida –y que él fomentó como parte de su inmoralidad- hasta la actual apoteosis insensatamente organizada por el gobierno alrededor de su cadáver, muestran como pocas veces en la historia la inmensa y avasallante corrupción que envuelve al poder político, y la penosísima estupidización de las masas, incapaz el uno como las otras, de admirar a los verdaderos arquetipos, pero siempre prontos a glorificar a los canallas.

La reacción oficial de la Iglesia, desde el obsceno Bergoglio hacia abajo, pasando por Poli, Tucho, capellanes futboleros et caterva, fue la previsible en estos tiempos de felonías múltiples e idolatrías formales: se sumó a la oclocracia imperante y desbordada, laudando al finado cual si estuviera ante los funerales de Héctor o el tránsito de un Padre del Yermo. Frases estamparon los encumbrados pretes en estas horas aciagas, que escandalizan y ofenden la vida y la memoria de los hombres de bien. El precitado Tucho, verbigracia, –que al fin de cuentas también se llama Fernández- osó decir que Maradona “nunca perdió la fe popular de los sencillos”. El besólogo episcopal debería saber que el occiso era la cabeza de una “Iglesia Maradoniana”, fundada en Rosario el 30 de octubre de 1998, en nombre de cuyos principios blasfemos pidió ser embalsamado y exhibido. No habrá sido la Pachamama, pero de haberse cumplido con su voluntad póstuma, no habría faltado quien lo llevara después hasta los mismos jardines del Vaticano.

Se repite por todas partes que “al Diego” le debemos felicidad los argentinos todos; que no ha sido sino un surtidor de dichas, gozos y alegrías colectivas. Y el mismísimo Alberto, tras declarar tres días de duelo nacional y ordenar su velatorio en la Casa de Gobierno, usando el mismo argumento de la felicidad emanada por doquier, se preguntó retóricamente: “con qué autoridad moral puede alguien decirle algo?”.

La respuesta es muy simple: con la autoridad moral que no tiene el que se formula el interrogante. Con la autoridad moral que sí tienen, en cambio, los simples hombres buenos, que a diferencia del orgulloso papi de “Dyhzy”, no son aborteros, ladrones, mentirosos, verdugos de la nación, hermafroditas o mafiosos.

Mala señal para un pueblo cuando su máximo dador de felicidad es precisamente alguien que ha sido la antítesis de las dos condiciones que señalan los maestros clásicos para ser genuinamente feliz: vivir virtuosamente y contemplar lo que rectamente se ama.

Como paradójico saldo positivo del circo tanático orquestado por el Gobierno, quedan varias evidencias. La mentira infame de la cuarentena; el mito del distanciamiento social, la cruel insensatez de embarbijar a la población y la aberración de la llamada neonormalidad. De la noche a la mañana, en cuestión de minutos, todo este andamiaje homicida y tiránico montado por el Gobierno, en consonancia con el Nuevo Orden Mundial al que sirve, se vino completamente abajo. Las multitudes recuperaron por arte de magia la paleonormalidad habitual, ordinaria, común y corriente. Dieron la vuelta al mundo las fotos de esos morochos rubicundos en cuero, “ferné” o “birra” en ristre, amontonados, atiborrados y hacinados; llorando, gritando y mucho más, los unos encima de los otros.

De ahora en más, el ciudadano que siga creyendo en que nos han estado cuidando la salud, a costa de nuestra libertad genuina y de nuestra dignidad creatural, o es un estulto o es un cómplice de la “plandemia”. De ahora en más, lo reiteramos, será tenido por necio o por aliado de la tiranía, el que no advierta que hay muertos de primera y otros de cuarta, que la plata y la fama no tienen protocolos sanitarios que cumplir, y que para los actuales gobernantes se puede prohibir el culto, la educación y la familia, pero se debe permitir el desborde de las hordas futboleras.

 Interrogado el asesino Ginés González García acerca del peligro de un contagio masivo ante los desmanes provocados por las tales hordas, respondió con uno de sus flatus vocis: “no se puede ir en contra del pueblo”. Esto es lo que sucede cuando se confía el cuidado de la salud pública un regenteador de chiqueros, a un repartidor de condones, a un promotor de vacunaciones probadamente dañinas, a un propulsor del filicidio y de la contranatura.

Ha muerto Maradona. Dios sabrá –siempre lo supo, ya lo sabe- lo que tiene que hacer con su alma. A nosotros, más que su previsible muerte, nos duele hasta la sangre, constatar una vez más que, en la patria, hace tiempo ha muerto la Verdad, el Bien y la Belleza.

Ha muerto Maradona. Su muerte, seguida de faraónicos tributos y de libertinajes por doquier, ha sido un insulto para los tantos muertos de estos meses de encierro; apenas dígitos de las estadísticas fraguadas por el oficialismo; apenas bolsas de cenizas; acaso apenas desconsolados agonizantes.

Que a nadie se le ocurra, tras lo visto y vivido, que debemos quedarnos en casa; sin templos, sin escuelas, sin cercanías hogareñas; sin responsos ni festejos ni duelos.


Antonio Caponnetto

domingo, 22 de noviembre de 2020

"Si vemos el error en la Iglesia presentarse como una doctrina divina, debemos dejar la perversidad judía" (San Jerónimo - Último domingo después de Pentecostés)

Dominica XXIV et Ultima Post Pentecosten - Último domingo después de Pentecostés 

El asedio y destrucción de Jerusalén por los romanos bajo el mando de Tito, 70 d.C.
David Roberts - 1850

†     Sequéntia sancti Evangélii secúundum Matthæum ( Matthew XXIV: 15-35)

Del Evangelio según san Mateo:

«En aquel  tiempo dijo Jesús a sus discípulos: «Cuando veáis, pues, la abominación de la desolación, anunciada por el profeta Daniel, erigida en el Lugar Santo (el que lea, que entienda), entonces, los que estén en Judea, huyan a los montes; el que esté en el terrado, no baje a recoger las cosas de su casa; y el que esté en el campo, no regrese en busca de su manto. ¡Ay de las que estén encinta o criando en aquellos días! Orad para que vuestra huida no suceda en invierno ni en día de sábado. Porque habrá entonces una gran tribulación, cual no la hubo desde el principio del mundo hasta el presente ni volverá a haberla. Y si aquellos días no se abreviasen, no se salvaría nadie; pero en atención a los elegidos se abreviarán aquellos días. «Entonces, si alguno os dice: «Mirad, el Cristo está aquí o allí , no lo creáis. Porque surgirán falsos cristos y falsos profetas, que harán grandes señales y prodigios, capaces de engañar, si fuera posible, a los mismos elegidos. ¡Mirad que os lo he predicho! «Así que si os dicen: «Está en el desierto», no salgáis; «Está en los aposentos», no lo creáis. Porque como el relámpago sale por oriente y brilla hasta occidente, así será la venida del Hijo del hombre. Donde esté el cadáver, allí se juntarán los buitres. «Inmediatamente después de la tribulación de aquellos días, el sol se oscurecerá, la luna no dará su resplandor, las estrellas caerán del cielo, y las fuerzas de los cielos serán sacudidas. Entonces aparecerá en el cielo la señal del Hijo del hombre; y entonces se golpearán el pecho todas las razas de la tierra y verán al Hijo del hombre venir sobre las nubes del cielo con gran poder y gloria. El enviará a sus ángeles con sonora trompeta, y reunirán de los cuatro vientos a sus elegidos, desde un extremo de los cielos hasta el otro. «De la higuera aprended esta parábola: cuando ya sus ramas están tiernas y brotan las hojas, sabéis que el verano está cerca. Así también vosotros, cuando veáis todo esto, sabed que El está cerca, a las puertas. Yo os aseguro que no pasará esta generación hasta que todo esto suceda. El cielo y la tierra pasarán, pero mis palabras no pasarán.»

Juicio Final 

Homilía de San Jerónimo, Presbítero.

Com. sobre S. Mateo, libro 4.

La invitación a comprender, indica que la profecía no carece de misterio. Dice Daniel: “Y a la mitad de esta semana cesarán las hostias y los sacrificios, y estará en el Templo la abominación de la desolación, y durará la desolación hasta la consumación y el fin del mundo”. Y el Apóstol: “Y el hombre del pecado, y de la oposición, se opondrá a Dios, y se alzará contra todo lo que se llama Dios, o se adora, hasta llegar a poner su asiento en el templo de Dios, dando a entender que es Dios”. Y vendrá acompañado del poder de Satanás, para hacer perecer e inducir a apartarse de Dios a los que lo acojan.

 Esto puede entenderse, o del Anticristo, o de la imagen del César que Pilatos hizo colocar en el templo, o de la estatua ecuestre de Adriano, aún hoy emplazada en el Santo de los Santos. Como en el Antiguo Testamento la palabra abominación significa ídolo, por esto se añade “abominación de la desolación”, ya que el ídolo fue colocado en el Templo arruinado y destruido.

“Abominación de la desolación” puede significar doctrina perversa. Si vemos el error en el lugar santo, en la Iglesia, presentarse como una doctrina divina, debemos huir de Judea a las montañas, esto es, dejar “la letra que mata” y la perversidad judía, acercándonos a las colinas eternas, y mantenernos sobre el techo y sobre la azotea, adonde no pueden llegar los dardos inflamados del demonio; no bajar a recoger nada de la casa de nuestra vida primera; antes bien, sembrar en el campo de las Sagradas Escrituras a fin de recoger sus frutos; no recoger una segunda túnica, ya que a los Apóstoles les está prohibido poseerla.

(Breviario Romano) 

miércoles, 18 de noviembre de 2020

Alberto Fernández envía al Congreso un proyecto de ley de aborto libre para los nueve meses del embarazo

Una ley de aborto libre, para los nueve meses del embarazo, disfrazada de una ley de aborto para las primeras CATORCE semanas. 

Alberto Fernandez envía al Congreso Argentino los proyectos de "Interrupción Voluntaria del Embarazo" (eufemismo) junto con el Plan de los 1000 Días. (Ver informe Infovaticana)

Te pagamos si querés matar a tu hijo, y te pagamos si querés continuar con el embarazo...

El Nuevo Orden Mundial fuerza a que Argentina se ponga la soga al cuello a sí misma. (Crédito FB J.C. Monedero)

(Nótese la vaguedad de la denuncia de violación por declaración jurada (!), o cuando habla de la salud integral de la gestante (¿psicológica también?)

De Dios Nadie se Burla

Salmo II
¿Por qué se han amotinado las naciones y los pueblos meditaron cosas vanas?
Se han levantado los reyes de la tierra, y se han reunido los príncipes contra el Señor y contra su cristo.
Rompamos, dijeron, sus ataduras, y sacudamos lejos de nosotros su yugo.
El que habita en los Cielos se reirá de ellos, se burlará de ellos el Señor.
Entonces les hablará en su indignación, y les llenará de terror con su ira.
Mas yo constituí mi rey sobre Sión, mi monte santo.
Predicaré su decreto. A mí me ha dicho el Señor: “Tú eres mi hijo; yo te he engendrado hoy.
Pídeme, y te daré las naciones en herencia, y extenderé tus dominios hasta los confines de la tierra.
Los regirás con vara de hierro, y como vaso de alfarero los romperás”.
Ahora, pues, ¡oh reyes!, entendedlo bien: dejaos instruir, los que juzgáis la tierra.
Servid al Señor con temor, y ensalzadle con temblor santo.
Abrazad la buena doctrina, no sea que al fin se enoje, y perezcáis fuera del camino, cuando, dentro de poco, se inflame su ira. Bienaventurado serán los que hayan puesto en Él su confianza.

FSSPX: Urgente llamado a la oración



Es evidente que la situación internacional se está deteriorando considerablemente. Uno de los puntos más críticos se refiere a la prohibición de las Misas en público. Cuando sabemos que la Misa es la palanca que levanta el mundo, no podemos dejar de preocuparnos por el futuro.

Fieles y sacerdotes de la Fraternidad de todo el mundo están preocupados por oponerse a esta situación con medios proporcionados. El Superior General ha decidido lanzar una Cruzada de oración, basada en el rezo del Rosario, para alentar tal estado de ánimo, ayudándoles a luchar principalmente en el plano sobrenatural.

Se trata precisamente de una Cruzada por la misa y las vocaciones. Así, al mismo tiempo que responde a la necesidad actual, esta Cruzada responde al objetivo propio de la Fraternidad, permitiéndonos mantener nuestra preocupación por las vocaciones y nuestro apego a la Misa, ambos igualmente necesarios.

Cruzada de Oración
¡Misa y vocaciones, nuestros tesoros!

Queridos miembros de la Fraternidad, queridos fieles, queridos amigos,

Esta es una enérgica e implorante llamada a todos ustedes, y a todas las personas a las que puedan transmitirla: "¡Unamos nuestras fuerzas para obtener del Cielo la libertad incondicional de celebrar la Misa públicamente y de asistir a ella!” La Santa Misa es lo que más apreciamos en nuestros corazones. Que pueda volver a celebrarse con total libertad, pues la Misa contiene la solución a todos los males, a todas las enfermedades y a todos los miedos.

A esto se añade una intención de oración no menos importante: las vocaciones. Recemos y supliquemos al cielo que envíe muchos trabajadores a la Viña del Señor, muchos sacerdotes santos. ¡Nuestros seminarios han de estar siempre llenos! ¡Las almas están hambrientas, y no hay suficientes sacerdotes para satisfacerlas!

¿Seguiremos siendo insensibles a la situación actual? “El que pide, recibe, y al que llama se le abre” (Mt 7, 8), nos promete el Señor. Hagamos nuestra parte: las gracias sólo se obtienen si se piden con insistencia.

Queridos fieles, les invito a todos y a cada uno de ustedes, jóvenes y ancianos, seglares y almas consagradas, y les ruego que se unan a esta Cruzada de oración por la Misa y las vocaciones. Los Cruzados se pusieron en marcha para liberar la tumba de Jesucristo; pongámonos también nosotros en marcha para liberar el tesoro de Cristo Rey, su testamento de amor!

¿Cuándo iremos a la Cruzada? El 21 de noviembre, fiesta de la Presentación de la Santísima Virgen en el templo.

¿Quién será el capitán de esta Cruzada? La que estaba al pie de la Cruz, y a la que se le dijo: “Mujer, aquí tienes a tu hijo”. Aquella a quien se le ha confiado el cuidado de nosotros, cuyo Corazón es tan bueno y cuyo poder de intercesión es infalible!

¿Qué arma usaremos? La misma que nos ha dado el Cielo: el Rosario. ¡Un arma fácil de conseguir, fácil de manejar, de inmensa eficacia ante el Corazón de Dios, y que derrota al demonio, enemigo jurado de la Santa Misa y de los sacerdotes!

¿Cuándo terminará esta Cruzada? El Jueves Santo (1 de abril de 2021), en que celebraremos tanto la institución del Santo Sacrificio de la Misa como la del sacerdocio, es decir, lo más precioso que tenemos.

¿A quién le entregaremos los resultados de esta Cruzada? A la misma Virgen. Cada Distrito organizará el modo de recogerlos y los comunicará a la Casa General a su debido tiempo.

Si el Cielo, por la intervención de la Santísima Virgen, nos ofrece la posibilidad, la Fraternidad irá en una grandiosa peregrinación de acción de gracias a Lourdes en octubre de 2021.

¡Que Dios los bendiga a ustedes y a su generosidad!

Menzingen, 11 de noviembre de 2020, Fiesta de San Martín
Don Davide Pagliarani, Superior General

martes, 10 de noviembre de 2020

Sobre el Katejon,el Anticristo y la Parusía

 Sobre el Katejon,el Anticristo y la Parusía 

A Mons. Antonio Padovani (1862-1914),

un gran exégeta olvidado.

Puede verse en formato .pdf



 

I.- Prefacio[2].

 

Y sí. Todo parece indicar que, una vez más, la historia se repite. Todo parece indicar que este pasaje tan famoso, casi devenido un clásico de la escatología bíblica[3], no está solo en lo que respecta a falsos supuestos, porque en definitiva eso y no otra cosa es lo queparece explicar la gran variedad de opinionesen este tema puntual.

 

La gran variedad de opiniones que desde siempre ha existido en la exégesis del katejon, ninguna de las cuales ha sido capaz de aquietar el intelecto, parece ser un signo ineludible que la interpretaciónha estado yendo por caminos errados, o para decirlo con las expresivas palabras deMons. Padovani:

Todas estas sentencias están viciadas de un pecado original”.

 

Después de casi dos mil años de exégesis, esta confesión del P. Prat es muy reveladora al respecto:

 

“¿Cuál es el obstáculo? Los Tesalonicenses lo habían aprendido de boca del Apóstol, pero ahora lo ignoramos y todo lleva a creer que lo ignoraremos por siempre (…) No sólo que no se ha hallado todavía el obstáculo, sino que dudamos que alguna vez se lo haya buscado en la dirección correcta[4].

 

Entre las numerosas explicaciones excogitadas (Nuestro Señor, el mismo San Pablo, el decreto inmutable de Dios que retarda la venida del Anticristo, San Miguel Arcángel, los dos Testigos, la predicación del Evangelio en todo el mundo, etc.) acaso la más conocida y que más defensores ha cosechado a lo largo de la historia sea la identificación del katejon en sus dos vertientes como masculino y como neutro en las figuras del Emperador y del Imperio Romano.

 

Pero curiosamente esta interpretación pudo subsistir a pesar del mentís que la historia le dio. Straubinger, por lo general tan medido y cauto en sus palabras, la descarta de plano cuando comenta en el v. 6:

 

“La antigua creencia de que ese obstáculo sería el Imperio Romano, quedó desvirtuada por la experiencia histórica y no parece posible mantenerla, pues todos los Padres y autores están de acuerdo en que se trata de un hecho escatológico”.

 

Sin embargo, ante el hecho innegable de la caída del Imperio Romano (y lo mismo dígase incluso del Sacro Imperio Romano de la Edad Media que perduró hasta los tiempos modernos) algunos autores buscaron refugiarse ora en el poder espiritual o sea en la Iglesia (Santo Tomás), ora en los estados cristianos y en el orden romano (Bover, Castellani, etc.).

 

Pero cualquiera puede ver que ésto no es más que una fácil escapatoria ante el evidente error exegético de algunos Padres que fueron llevados a esta conclusión, lo cual es de suma importancia señalarlo, más por una mala exégesis del Profeta Daniel que por el texto mismo de San Pablo.

 

Esto es observado incluso por BedaRigaux en su (flojita) tesis doctoral:

 

“La opinión de los Padres no puede llamarse tradicional a menos que provenga realmente de una tradición y no si es debida a una conjetura exegética, como bien parece ser el caso. Según el mismo Vosté, en efecto, esta pretendida tradición apostólica tendría por fundamento una falsa interpretación de Daniel. Tertuliano sería el primer escritor eclesiástico que habría propuesto la interpretación κατέχον = imperio romano. Pero según él y otros, el Imperio romano está figurado en Daniel por la cuarta bestia, que representa el poder más férreo contra los santos. A sus ojos, Roma debía ser el último imperio antes del fin del mundo, y muy naturalmente, el Anticristo no podría venir más que después de su caída[5].

 

Siendo esto así, ¿qué podremos decir del katejon?

 

II.- A modo de introducción.

 

Tal vez no estará de más recordar en breves palabras la ocasión o contexto de esta segunda carta a los Tesalonicenses.

 

La Iglesia de Tesalónica, si bien no fue la primera fundada por San Pablo fue, con todo, la primera de todas en recibir de su pluma una epístola.

 

Ambas fueron escritas desde Corinto, al poco tiempo de haber tenido que huir de Tesalónica y en un corto intervalo de tiempo que los autores ubican entre los años 51-53.

 

Después de huir de Tesalónica a causa de la persecución de los judíos (Hech. XVII), San Pablo permaneció en Corintodonde esperó a Timoteo, que fue el encargado de llevarle las noticias sobre la naciente comunidad; pero no fueron allí todas buenas nuevas y es por eso que San Pablo tiene que escribirles por primera vez, “no sólo para fortificarlos y exhortarlos a la perseverancia en medio de las persecuciones, sino también para defenderse de las acusaciones de sus enemigos, para exhortarlos a llevar una vida verdaderamente divina, y finalmente para instruirlos sobre la segunda Venida de Cristo” (Padovani).

 

La segunda carta, por su parte, nos muestra a los Tesalonicenses con ideas no sólo erróneas, sinopeor aúnpeligrosas sobre la Parusía, las que producían un efecto muy nocivo en la comunidad; en efecto, lo que en la primera epístola no era más que una inquietud, a saber, la suerte de los muertos en la Parusía y algunos desórdenes (cap. IV-V), en la segunda ya se ve como un peligro que hay que desterrar dado que los Tesalonicenses están inquietos y turbados debido a un grave error sobre la Parusía que además ha producido consecuencias muy perjudiciales en cuanto a la desidia y pereza de algunos de sus miembros.

 

Es, pues, para cortar de raíz este error sobre la Parusía y su consiguiente efecto práctico que San Pablo escribe la segunda y corta epístola.

 

III.- Comentario.

 

El capítulo I se abre con una salutación de Pablo, Silvano y Timoteo, seguida de una alabanza por la fe y constancia en medio de las persecuciones, lo cual da pie al Apóstol para describir la Parusía y la consiguiente recompensa y castigo prácticamente a través del resto del capítulo.

 

El capítulo II es el centro y razón de ser de la carta, y para poder entenderlo creemos que la clave se encuentra en elv. 6que debemos citar lo más literal posible.

 

Y ahora lo que detiene (τὸ κατέχον), sabéis, para que él se revele en el tiempo suyo.

 

Como se vé,katéjon ha sido vertido por lo que detiene, según la traducción de Jünemann, siempre tan exacta y literal, aunque volveremos sobre este tema más abajo.

 

Curiosamente la clave para entender el katejon no está en el análisis de este término sino en la parte final: para que él se revele en el tiempo suyo y más en concreto en las últimas palabras.

 

Straubinger, al comentar con su característica y exquisita prudencia el v. 7, ya había lanzado el grito de alerta a los exégetas, pero nadie le prestó atención y la gran mayoría dio por supuesto algo que debió haber probado.

 

En concreto, al comentar todo este oscuro pasaje, nos advertía:

 

“(Es)difícil saber a quién se refieren cada vez los distintos verbos”.

 

La gran mayoría de los autores pareció tomar como algo obvio que la revelación anunciada aquí era la del Anticristo, pero ¿podemos estar completamente seguros?

 

El término griego para indicar tiempo no es el mero χρόνος sino elκαιρὸς. Mucho se ha escrito sobre ésto, pero lo mejor será dejar hablar a los autores.

 

Zerwick, inLc. XXI, 8interpretaκαιρὸςcomo tiempo esperado.

 

Rouiller, en su estudio sobre el tema, explica:

 

El término usado (kairòs) nos envía al designio de salvación de Dios, a los “tiempos” importantes de este plan libre, benevolente y sabio”.

 

Por su parte, R. Peretó Rivas, en su trabajo sobre el Obstáculo[6], resume bien nuestra cuestión diciendo:

 

Antes de pasar al siguiente punto, es importante destacar una expresión que aparece en el original griego y que resulta imposible de traducir con la riqueza que encierra el original. Nos referimos a kairós, es decir, “tiempo oportuno” o “tiempo de la salvación” y se distingue, de ese modo, de kronos, que es pura sucesión. La tradición bíblica posee un rico desarrollo de esta noción de tiempo. Haré aquí una breve referencia al mismo según el pensamiento paulino a fin de comprender más adecuadamente la intención del Apóstol al referirse al momento en el cual el obstáculo será quitado.

 

El kairós se asocia, en primer lugar, al advenimiento de Cristo, el cual se dio en la plenitud de los tiempos, o en el tiempo oportuno. Por ejemplo, escribe Pablo a los Corintios citando a Isaías: “En el tiempo oportuno (kairós) te escuché y en el día de la salvación te ayudé”. Este es el tiempo oportuno, este es el día de la salvación”[7]. El kairós suscita un tiempo nuevo, una situación que no se había producido hasta ahora, pues, al estar incardinado en la persona y obra de Cristo, los dones escatológicos y eternos se encuentran ya presentes entre nosotros.

 

Al haber irrumpido Dios en la historia, lo eterno está presente en ella configurando una nueva época. El kairós es al mismo tiempo historia y eternidad, un tiempo con plenitud de sentido, pero a la vez fugaz y contingente, al que hay que estar atento cada vez que aparece. En el kairós neotestamentario desaparece la tensión griega entre idea e historia. Se trata de un tiempo de plenitud, con densidad eterna, mientras que la historia que los sucesivos kairoi van delineando, es historia de la salvación. Por lo tanto, la salvación es temporal e histórica.

 

Este tiempo presente es el kairós, es el “tiempo oportuno” que, a la vez que constituye un anticipo de las promesas, aguarda a la vez la consumación, en una tensión dialéctica entre el “ya” y el “todavía no”. De este modo, el kairós no es kronos puesto que pierde el sentido trágico de caducidad inexorable y se convierte en un tiempo de construcción y esperanza. Lo que convierte al tiempo en kairós, lo que lo hace oportuno, es la irrupción de Dios en él”.

 

Pues bien, tenemos hasta aquí la duda de Straubinger más la interpretación, bastante común, de este término y la verdad es que ya nada parece ser tan sencillo como antes.

 

domingo, 8 de noviembre de 2020

¡Felicidades, Sra. Úrsula Haverbeck!

Hoy 8 de noviembre celebró en libertad sus 92 años Ursula Haverbeck.

Excelentes noticias: tal como lo habíamos anunciado, el 5 de noviembre por la mañana, la prisionera política alemana Ursula Haverbeck ha sido liberada tras ser encarcelada por orden de los judíos a la edad de 90 años por sus cargos revisionistas.

La Sra. Haverbeck había celebrado su 91 cumpleaños tras las rejas en la prisión de Beliefeld.

Los judíos tienen tanto miedo de la verdad que se ven obligados a encarcelar a nonagenarios para tratar de silenciarlos.


Saliendo de la prisión en la mañana del 5 de noviembre



Llegando a su hogar


Poema de Ursula Haverbeck en la prisión de Bielefeld, 5 de noviembre de 2018

RESPONSABILIDAD

Es difícil entender que personas sin sentido común

caminan obstinadamente por el camino de la gran mentira

día tras día en una rutina. 

La carga de la mentira es pesada – el hombre se vuelve pequeño, ciego y estúpido por miedo y ya no ve la salida. 

Está tan tangiblemente cerca que solo tiene que atreverse a decir la Verdad en voz alta, esa verdad que al final siempre gana. 

¿Qué estáis esperando?

Prepárate para defender lo justo. 

Ursula Haverbeck,

5 de noviembre de 2018






Importantísimas declaraciones de Monseñor Viganó

 CONFERENCIA COMPLETA (SUBTÍTULADA) DE CARLO MARIA VIGANÓ

"COMO EL CONCILIO VATICANO II SIRVIÓ AL NUEVO ORDEN MUNDIAL"

domingo, 1 de noviembre de 2020

El conveniente silencio de Bergoglio

 
Vincent Loquès - Simone Barreto Silva - Nadine Devillers (Mártires de Niza)

Por lo general, en el Ángelus / Regina Caeli que se canta cada domingo en la Plaza de San Pedro, el obispo de Roma menciona algunos eventos importantes de la semana pasada que le preocupan.

Hoy, Francisco guardó un silencio absoluto sobre el evento más aterrador de la semana para los católicos, el ataque terrorista en Niza , que victimizó a tres católicos, son los nuevos mártires Nadine Devillers, 60; Vincent Loquès, de 45 años; y Simone Barreto Silva, 44. Su secretario de Estado había enviado al obispo uno de esos mensajes de formalidad el mismo día del incidente, pero muchos se sorprendieron por la ausencia total de cualquier referencia este domingo:

Ahora bien, de una manera bastante distinta a los otros ataques contra cristianos en Francia, que fueron perpetrados por musulmanes radicalizados nacidos en Francia, esta vez el terror tiene un origen diferente: los desembarcos ilegales en la pequeña isla italiana de Lampedusa, entre Sicilia y Túnez. . El terrorista, que seguirá sin nombre, llegó de Túnez a Lampedusa hace apenas unas semanas, cruzó rápidamente la península italiana y llegó a Niza, que está cerca de la frontera franco-italiana.

Si nuestros queridos lectores recuerdan correctamente, Lampedusa (y los inmigrantes ilegales que han transformado la vida de los habitantes de esa isla en un infierno cotidiano) ha sido un símbolo del pontificado de Francisco. El primer viaje de su pontificado fue a Lampedusa (julio de 2013), donde quiso establecer su buena fe en relación con los desembarcos ilegales. Solo tuvo palabras de preocupación por los inmigrantes ilegales, y ningún ofrecimiento de consuelo ni a los habitantes de Lampedusa ni a los gobiernos y ciudadanos europeos que tienen que lidiar con este gran problema: los desembarcos ilegales son tan numerosos que es imposible separar los refugiados reales (una minoría muy pequeña) de los migrantes económicos y los terroristas incrustados. Y esto sin mencionar la preocupación legítima de muchos ciudadanos europeos con respecto a un cambio demográfico completo (incluido el religioso) en el futuro cercano sobre el que no han votado debido a un número abrumador de inmigrantes ilegales.

Por tanto, sería grotesco e inapropiado que Francisco se solidarizara con los Mártires de Niza y con la población francesa en general si, en primer lugar, no presentaba sus más sentidas disculpas por su irreflexiva defensa de los desembarcos ilegales. Ha sido el fanático número uno del desembarco de Lampedusa y, como la voz más ruidosa de Italia, tiene una inmensa responsabilidad personal por la situación que condujo directamente al ataque terrorista en la Basílica de Notre-Dame de l'Assomption, en Niza. Una de esas mártires, Simone Barreto Silva, era ella misma una migrante, pero una migrante legal , una católica fiel que solo quería ir a misa esa mañana de lunes a viernes, antes de ser masacrada por un migrante de Lampedusa.

Si Francisco no va a decir que lo siente profundamente, entonces es mucho mejor permanecer en silencio. (Fte: Rorate Caeli)

Por otra parte, hoy Fiesta de Todos los Santos, se celebra el 50 aniversario de la fundación de la FSSPX. Lo que sigue nos hace ver que hace muchos años ya su fundador veía el problema que tratamos en el post con una claridad sorprendente: