"Esos tales son unos falsos apóstoles, unos trabajadores engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo.Y nada tiene de extraño: que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Por tanto, no es mucho que sus ministros se disfracen también de ministros de justicia. Pero su fin será conforme a sus obras." (Apóstol S. Pablo, 2 Cor. XI, 13-15)

viernes, 31 de enero de 2020

Escándalo: Bergoglio va a abolir el celibato eclesiástico, afirma de Mattei

(Por Roberto de Mattei - Corrispondenza Romana) La noticia que anticipamos estaba en el aire, pero la confirmación nos llega confidencialmente de algunos obispos que recibieron parte (no toda) de la exhortación apostólica post-sinodal del Papa Francisco en el Sínodo del Amazonas. Esta parte reproduce sustancialmente el párrafo 111 aprobado en el documento final del Sínodo.



« Muchas de las comunidades eclesiales del territorio amazónico tienen enormes dificultades para acceder a la Eucaristía. Pasan meses o años antes de que un sacerdote pueda regresar a una comunidad para celebrar la Eucaristía, ofrecer el sacramento de la Reconciliación o celebrar la Unción de los enfermos por los enfermos de la comunidad.

Valoramos el celibato como un regalo de Dios en la medida en que este don permite al discípulo misionero, ordenado al sacerdocio, dedicarse plenamente al servicio del Santo Pueblo de Dios. Estimula la caridad pastoral y rezamos para que haya muchas vocaciones que vivan el sacerdocio célibe . Sabemos que esta disciplina "no es requerida por la naturaleza misma del sacerdocio" (PO 16), aunque por muchas razones existe una relación de conveniencia con ella. En su encíclica sobre el celibato sacerdotal, San Pablo VI mantuvo esta ley, exponiendo las motivaciones teológicas, espirituales y pastorales que la motivan. En 1992, la exhortación post-sinodal de San Juan Pablo II sobre la formación sacerdotal confirmó esta tradición en la Iglesia Latina (PDV 29). Lumen Gentium 26, la autoridad competente establece criterios y disposiciones para ordenar a los hombres adecuados y reconocidos de la comunidad como sacerdotes, que tienen un diaconado fructífero permanente y reciben capacitación adecuada para el sacerdocio a fin de apoyar la vida de la comunidad cristiana a través de la predicación. de la Palabra y la celebración de los sacramentos en las zonas más remotas de la región amazónica ".

Entonces el tema está abierto. No hay razón para prohibir lo que se permitirá en algunas áreas del Amazonas en otras regiones del mundo. Los obispos alemanes, y no solo ellos, están dispuestos a extender el acceso al sacerdocio de los hombres casados ​​que las autoridades competentes consideren adecuados. Lo que se liquida no es solo una "disciplina eclesiástica" cambiante, sino una ley de la Iglesia fundada en un precepto de origen divino-apostólico.

Hace cincuenta años, en el simposio de los obispos europeos, celebrado en Chur en julio de 1969, el cardenal Leo-Joseph Suenens, durante su conferencia final, leyó un llamamiento de Hans Küng para suprimir el celibato de los sacerdotes. Esta solicitud fue consistente con el papel reconocido por la teología progresista en la sexualidad: un instinto que el hombre no debe reprimir a través del ascetismo, sino "liberar", encontrando en el sexo una forma de "realización" de la persona humana. Desde entonces, esta solicitud se ha ampliado, acompañándose con el proceso de secularización y autodemolición de la Iglesia.

En realidad, la transgresión del celibato y la simonía fueron las grandes plagas que siempre han afectado al Cuerpo Místico de Cristo en tiempos de crisis. Y el llamado a la continencia y la pobreza evangélica ha sido el estandarte de los grandes santos reformadores. En los próximos días de febrero, el antirreformador no será, como ha sucedido a menudo, un obispo o un grupo de obispos, sino el sucesor del propio San Pedro.

El celibato eclesiástico es una gloria de la Iglesia y lo que él humilla es la voluntad misma de Cristo, transmitida por los apóstoles en nuestros días. ¿Cómo imaginar que los católicos pueden callar ante este escándalo? (Roberto de Mattei)

Don Bosco, padre y maestro de la Juventud

El demonio hace muy agradable el camino al infierno, escondiendo sus trampas, como vio S. Juan Bosco en el siguiente sueño.

Fragmento del Sueño 68 (A.D. 1860) 
(Memorias Biográficas de San Juan Bosco, Tomo IX, págs. 166-181)



“Y penetramos por aquel camino. Era una senda hermosa, ancha, espaciosa y bien pavimentada. De un lado y de otro la flanqueaban dos magníficos setos verdes cubiertos de hermosas flores. En especial despuntaban las rosas entre las hojas por todas partes. Aquel sendero, a primera vista, parecía llano y cómodo, y yo me eché a andar por él sin sospechar nada. Pero después de caminar un trecho me di cuenta de que insensiblemente se iba haciendo cuesta abajo y aunque la marcha no parecía precipitada, yo corría con tanta facilidad que me parecía ir por el aire. Incluso noté que avanzaba casi sin mover los pies. Nuestra marcha era, pues, veloz.

“Pensando entonces que el volver atrás por un camino semejante hubiera sido cosa fatigosa y cansada, dije a mi amigo:
—¿Cómo haremos para regresar al Oratorio?
—No te preocupes —me dijo—, el Señor es omnipotente y querrá que vuelvas a él. El que te conduce y te enseña a proseguir adelante, sabrá también llevarte hacia atrás.

El camino descendía cada vez más. Proseguíamos la marcha entre las flores y las rosas cuando vi que me seguían por el mismo sendero todos los jóvenes del Oratorio y otros numerosísimos compañeros a los cuales yo jamás había visto. Pronto me encontré en medio de ellos.

“Mientras los observaba veo que de repente, ora uno otra otro, comienzan a caer al suelo, siendo arrastrados por una fuerza invisible que los llevaba hacia una horrible pendiente que se veía aún en lontananza y que conducía a aquellos infelices de cabeza a un horno.
—¿Qué es lo que hace caer a estos jóvenes?— pregunté al guía.
—Acércate un poco— me respondió.
“Me acerqué y pude comprobar que los jóvenes pasaban entre muchos lazos, algunos de los cuales estaban al ras del suelo y otros a la altura de la cabeza; estos lazos no se veían. Por tanto, muchos de los muchachos al andar quedaban presos por aquellos lazos, sin darse cuenta del peligro, y en el momento de caer en ellos daban un salto y después rodaban al suelo con las piernas en alto y cuando se levantaban corrían precipitadamente hacia el abismo. Algunos quedaban presos, prendidos por la cabeza, por una pierna, por el cuello, por las manos, por un brazo, por la cintura, e inmediatamente eran lanzados hacia la pendiente.
Los lazos colocados en el suelo parecían de estopa, apenas visibles, semejantes a los hilos de la araña y, al parecer, inofensivos. Y con todo, pude observar que los jóvenes por ellos prendidos caían a tierra.
Yo estaba atónito, y el guía me dijo:
—¿Sabes qué es esto?
—Un poco de estopa— respondí.
Te diría que no es nada —añadió—; el respeto humano, simplemente.
Entretanto, al ver que eran muchos los que continuaban cayendo en aquellos lazos, le pregunté al desconocido:
—¿Cómo es que son tantos los que quedan prendidos en esos hilos? ¿Qué es lo que los arrastra de esa manera?
Y él:
—Acércate más; obsérvalo bien y lo verás.
Lo hice y añadí:
—Yo no veo nada.
—Mira mejor— me dijo el guía.

“Tomé, en efecto, uno de aquellos lazos en la mano y pude comprobar que no daba con el otro extremo; por el contrario, me di cuenta de que yo también era arrastrado por él. Entonces seguí la dirección del hilo y llegué a la boca de una espantosa caverna. Y me detuve porque no quería penetrar en aquella vorágine y tiré hacia mí de aquel hilo y noté que cedía, pero había que hacer mucha fuerza. Y he aquí que después de haber tirado mucho, salió fuera, poco a poco, un horrible monstruo que infundía espanto, el cual mantenía fuertemente cogido con sus garras la extremidad de una cuerda a la que estaban ligados todos aquellos hilos. Era este monstruo quien apenas caía uno en aquellas redes lo arrastraba inmediatamente hacia sí.
Entonces me dije:
—Es inútil intentar hacer frente a la fuerza de este animal, pues no lograré vencerlo; será mejor combatirlo con la señal de la Santa Cruz y con jaculatorias.
Me volví, por tanto, junto a mi guía, el cual me dijo:
—¿Sabes ya quién es?
—¡Oh, sí que lo sé!, —le respondí—. Es el Demonio quien tiende estos lazos para hacer caer a mis jóvenes en el infierno.
“Examiné con atención los lazos y vi que cada uno llevaba escrito su propio título: el lazo de la soberbia, de la desobediencia, de la envidia, del sexto mandamiento, del hurto, de la gula, de la pereza, de la ira, etc. Hecho esto me eché un poco hacia atrás para ver cuál de aquellos lazos era el que causaba mayor número de víctimas entre los jóvenes, y pude comprobar que era el de la deshonestidad (impureza), la desobediencia y la soberbia. A este último iban atados otros dos. Después de esto vi otros lazos que causaban grandes estragos, pero no tanto como los dos primeros. Desde mi puesto de observación vi a muchos jóvenes que corrían a mayor velocidad que los demás.
Y pregunté:
—¿Por qué esta diferencia?
Porque son arrastrados por los lazos del respeto humano— me fue respondido.
“Mirando aún con mayor atención vi que entre aquellos lazos había esparcidos muchos cuchillos, que manejados por una mano providencial cortaban o rompían los hilos. El cuchillo más grande procedía contra el lazo de la soberbia y simbolizaba la meditación. Otro cuchillo, también muy grande, pero no tanto como el primero, significaba la lectura espiritual bien hecha. Había también dos espadas. Una de ellas representaba la devoción al Santísimo Sacramento, especialmente mediante la comunión frecuente; otra, la devoción a la Virgen María. Había, además, un martillo: la confesión; y otros cuchillos símbolos de las varias devociones a San José, a San Luis, etc., etc.
Con estas armas no pocos rompían los lazos al quedar prendidos en ellos, o se defendían para no ser víctimas de los mismos.
“En efecto, vi a dos jóvenes que pasaban entre aquellos lazos de forma que jamás quedaban presos en ellos; bien lo hacían antes de que el lazo estuviese tendido, y si lo hacían cuando éste estaba ya preparado, sabían sortearlo de forma que les caía sobre los hombros, o sobre las espaldas, o en otro lado diferente sin lograr capturarlos.
“Cuando el guía se dio cuenta de que lo había observado todo, me hizo continuar el camino flanqueado de rosas; pero a medida que avanzaba, las rosas de los linderos eran cada vez más raras, empezando a aparecer punzantes espinas. Finalmente, por mucho que me fijé no descubrí ni una rosa y, en el último tramo, el seto se había tornado completamente espinoso, quemado por el sol y desprovisto de hojas; después, de los matorrales ralos y secos, partían ramajes que al tenderse por el suelo lo cubrían, sembrándolo de espinas de tal forma que difícilmente se podía caminar.
“Habíamos llegado a una hondonada cuyos acantilados ocultaban todas las regiones circundantes; y el camino, que descendía cada vez de una manera más pronunciada, se hacía tan horrible, tan poco firme y tan lleno de baches, de salientes, de guijarros y de piedras rodadas, que dificultaba cada vez más la marcha.
“Había perdido ya de vista a todos mis jóvenes; muchísimos de ellos habían logrado salir de aquella senda insidiosa, dirigiéndose por otros atajos.”
* * *
S. Joannis Bosco, ora pro nobis!
* * *

jueves, 30 de enero de 2020

Conmemoración del V Centenario de la Primera Misa celebrada en la Argentina

4 DE ABRIL, 11 HS., BASÍLICA DE LUJÁN:
CELEBRACIÓN DEL V CENTENARIO DE LA
 PRIMERA MISA EN LA ARGENTINA


Queridos amigos: 

Unidos a los esfuerzos y a los anhelos de quienes nos vamos sumando a 
esta iniciativa, queremos ratificar nuestra invitación a celebrar 
el V Centenario de la Primera Misa en la Argentina. 

Un abrazo

En Cristo y en la Patria

Antonio Caponnetto


* * * * * * *

Adhiere:

Santa Iglesia Militante


* * * * * * *

miércoles, 29 de enero de 2020

Sr. Fred A. Leuchter (película completa subtitulada)

Ascenso y caída de Fred A. Leuchter -Autor del Informe "Leuchter"- 
Desmintiendo el "Holocausto"

"Es una película del exterminacionista Errol Morris sobre la vida del experto estadounidense en sistemas de ejecución Fred A. Leuchter y la investigación que condujo en 1988 (a raíz del juicio a Ernst Zündel) que le llevó a Auschwitz, buscando evidencia de las presuntas cámaras de gas homicidas del Holocausto.
 
Producida en 1999, en los Estados Unidos, la película tiene una duración total de 91 minutos y un presupuesto aproximado de medio millón de dólares americanos. Aunque el productor Errol Morris cree en el Holocausto, explica que su intención fue la de penetrar en la mente de alguien que lo niega y comprender su punto de vista.

La pregunta que intenta responder con esta película y por la cual eligió específicamente a Leuchter como figura principal es: ¿cómo una persona sin ningún antecedente de filiación o simpatía política con el nazismo o el antisemitismo, llega a negar el Holocausto? La motivación del cobro de sus honorarios parece absurda considerando que la defensa de sus hallazgos arruinaría definitivamente su carrera profesional. Por eso Morris intenta presentar a Leuchter como alguien que probablemente debido a una serie de errores llegó a una conclusión equivocada o políticamente incorrecta sobre el Holocausto.

Por su parte, Fred Leuchter ha expresado en las conferencias del Institute for Historical Review que frente a los descubrimientos que hizo en Auschwitz y sus posibles consecuencias, sintió un compromiso con la historia y una necesidad de revelar la verdad a aquellos que vinieran después de él."



* * * * * * *

lunes, 27 de enero de 2020

Día Internacional de Conmemoración en Memoria de las Víctimas del Holocausto

Es hoy. Una injusta Víctima y un Holocausto sangriento. Como todos los días, y siempre, y por la eternidad. 


"...la ofrenda de la tarde fue la pasión del Señor, la cruz del Señor, la oblación de la VÍCTIMA saludable, el HOLOCAUSTO acepto a Dios. Aquella ofrenda de la tarde se convirtió en ofrenda matutina por la resurrección. La oración brota, pues, pura y directa del corazón creyente, como se eleva desde el ara santa el incienso. No hay nada más agradable que el aroma del Señor: que todos los creyentes huelan así.

Así, pues, nuestro hombre viejo —son palabras del Apóstol— ha sido crucificado con Cristo, quedando destruida nuestra personalidad de pecadores y nosotros libres de la esclavitud del pecado."

De los comentarios de san Agustín, obispo, sobre los salmos (Salmo 140, 4-6: CCL 40, 2028-2029)

domingo, 26 de enero de 2020

Donald Trump, próximo Papa

Después de esto: 





Un converso Donald Trump ahora se postula al Papado

(sátira de The Remnant, publicada en 2016, oportunísima para hoy. )

En una noticia impactante que fue primicia la semana pasada, el hombre de negocios Donald Trump se convirtió al catolicismo y acaba de declarar su candidatura al Papado. El anuncio de hoy coincide con las controvertidas declaraciones del papa Francisco diciendo que el Sr. Trump no es cristiano. El Sr. Trump acaba de terminar un evento en las afueras de la ciudad de Nueva York. Si bien el video aún no está disponible, A-CNN consiguió la transcripción del audio que proporcionamos a continuación:

Gracias….gracias. Saben, ni bien comencé esta campaña, la gente no me creía. Primero dijeron, no se convierte, él nunca se convertirá. Después me convertí. Entonces dijeron, él nunca se bautizará, no querrá que el agua arruine su cabello. Pero después me bauticé. Después dijeron que no me confirmaría, y me confirmé. Y después dijeron él nunca se postulará al papado. Bueno aquí estoy, y me postulo para Papa; y lo voy a hacer muy bien debo decirles.

(Ovación, aplausos)

No tengo que hacer esto, si lo piensan realmente. No tengo que. Soy rico. Soy muy, muy rico. Armé una enorme compañía; una compañía gigante. Empleo a miles y miles de personas. Así que mis amigos, ellos me preguntan, dicen Donald, tienes todo lo que se pueda desear. Eres rico, tienes una mujer increíble, una familia increíble, eres muy exitoso, ¿por qué postularte al papado? Y yo digo, ¿saben qué? Tengo que postularme. Mi Iglesia me necesita. Los católicos me necesitan. Tengo que hacer que la Iglesia Católica vuelva a ser grande. Tengo que hacerlo…

(Ovación, aplausos)

“Saben, es triste decirlo, pero la Iglesia está en tan mal estado; un horrible estado con Francisco. La Iglesia Católica ya no gana más. No lo hacemos. ¿Cuándo fue la última vez que los católicos ganaron algo? ¿Lepanto? ¿Cuándo fue eso, el 1500? Ya no ganamos más nada. Pero, déjenme decirles, bajo un papado de Trump, vamos a volver a ganar. Vamos a ganar tanto. Vamos a ganar tanto que ustedes estarán cansados de ganar, ¿OK? Pero ahora, es terrible. Justo el otro día, veo al Papa alabando a Martín Lutero. ¡Martín Lutero! ¿Pueden creerlo?

(Abucheo)

Nuestro Papa está allí alabando a Martín Lutero; mientras millones de Hispanos en Latinoamérica se están convirtiendo al protestantismo. Es verdad. Estamos perdiendo millones y millones de personas con los protestantes y nuestro Papa no hace nada. No hace nada. Y yo no tengo nada en contra de los protestantes. Muchos de ellos son buenas personas. Yo empleo a miles de protestantes. Yo solía ser un protestante. Pero sus líderes son demasiado listos para nuestros líderes. Hoy tenemos personas de poder en la Iglesia que no tienen idea de lo que están haciendo. Son incompetentes. Todo lo que nuestros líderes hacen es “dialogar”. Ya no convertimos más, nosotros “dialogamos”. ¿Qué demonios es el diálogo? Discúlpenme, pero ¡¿no debiéramos estar convirtiendo a estas personas?! Si nosotros tenemos la Verdad, ¿por qué no los estamos convirtiendo? Pero nosotros no convertimos, nosotros “dialogamos”, y perdemos millones y millones de estas personas al protestantismo. Ellos dicen que si la cabeza de la Iglesia Católica piensa que está bien ser protestante, entonces ¿por qué convertirse? ¿Por qué necesitamos convertirnos? Que se convierta él. Que el Papa se convierta. Eso es lo que dicen. Se burlan de nosotros. No hay respeto ahí. Ningún respeto. Déjenme decirles, cuando sea Papa, nos van a volver a respetar.

(Ovación, aplausos)

Otra cosa que escucho mucho es sobre el 2º Vaticano. ¿Escucharon hablar del 2º Vaticano?

(La multitud grita “¡Vaticano II!”)

¿Vaticano II? ¿Es Vaticano II? Vaticano II, 2º Vaticano, a quién le importa. ¿Apesta, cierto? No importa cómo se llame, apesta.

(Ovación, aplausos)

El otro día miraba los números, amigos. Antes del Vaticano II – decenas de miles de vocaciones al sacerdocio y a la vida consagrada en este país, miles de bautismos, de primeras comuniones, de confirmaciones. Miles y miles de conversos, universidades católicas por todos lados, y me refiero a universidades católicas verdaderas, no a las universidades que hoy se llaman a sí mismas católicas. Decenas de miles de colegios católicos con todo tipo de monjas. Había tantos sacerdotes que las parroquias estaban abarrotadas, ¿OK? No podías caminar por la calle sin toparte con un sacerdote, así era, de tantos que había. La fe explotaba, era impresionante, era increíble. Y después… Ahí tienen al Vaticano II.

(Abucheo)

Después ahí tienen al Vaticano II y cambian todo. ¡Cambian todo! Tienen la mejor Iglesia en siglos, una Iglesia floreciente, una Iglesia vibrante, una Iglesia convertida, y cambian todo. ¿Qué tan estúpido es eso? ¿Qué tan estúpido?

(Abucheo)

Ustedes saben, la gente trata de criticarme y dicen que hablo demasiado vulgar y simple. Miren, tengo una excelente educación, me gradué como el mejor de mi clase en la Escuela de Finanzas de Wharton, la mejor escuela del país. Tengo un vocabulario inmenso. Es inmenso. De verdad lo es. Pero cuando veo algo como esto, en verdad, no hay otra palabra para esto. Tengo que llamarlo estúpido. Porque lo es. No hay otra palabra para esto.

(Ovación, aplausos)


Entonces, están teniendo éxito. La Iglesia estaba teniendo éxito, y entonces cambian todo. Entonces dicen en el Vaticano II que los sacerdotes no son realmente sacerdotes. Quiero decir, todos somos sacerdotes, ¿cierto? ¿No es eso lo que dijo Martín Lutero? ¿Todos somos sacerdotes? ¿El viejo amigo del Papa, Martín Lutero?

(Abucheo)

Después intentan decir, oh pero hay una diferencia. Los sacerdotes con alzacuello, si es que todavía usan alzacuello. El otro día vi a un sacerdote; tenía un cuello de tortuga y un jersey tipo cárdigan. Parecía Mister Rogers[1].¿Quién diablos quiere un sacerdote que se parece a Mister Rogers? ¿Quién quiere eso? Yo no sé. Como sea… entonces, los sacerdotes con cuello de tortuga, pueden decir misa y pueden escuchar confesiones, pero para todo lo demás, todos somos sacerdotes. Hombres, mujeres, niños, incluso quizás los musulmanes. No me importa, ¿los musulmanes pueden ser sacerdotes bajo el Vaticano II? No tengo idea. No me sorprendería, amigos, no me sorprendería. Es de locos.

(Abucheo)

Así entonces, después dicen que todos somos sacerdotes y ¿qué pasa con el sacerdocio? Cae en picada. Los números terminan por el suelo. ¿Para qué ser sacerdote si todo el mundo puede ser sacerdote? No tiene sentido. Entonces, ¿si eres un sacerdote puedes hacer qué? Consagrar y absolver, ¿cierto? Consagrar y absolver. ¿Y entonces qué hacen? Ahora tienen Paraliturgias. Les llaman Paraliturgias o “servicios de comunión”, ¿escucharon hablar de eso?.

(Abucheo)

El sacerdote consagra un manojo de hostias y después un laico, normalmente una mujer en el altar vestida con calzas. Probablemente Hillary [Clinton]. No me sorprendería si fuera Hillary.

(Risas)

¿Han notado que hoy todas las monjas se visten como Hillary? ¿Cuándo sucedió eso? ¿Cuándo es que las monjas comenzaron a vestirse como Hillary? Da miedo. Da miedo en verdad. Como sea, tienen un laico ahí arriba y lee el Evangelio y dice algunas palabras, y hacen esto y aquello, y después entregan la comunión que el sacerdote previamente consagró. El sacerdote ni siquiera está ahí, sólo consagró las hostias. En otras palabras, es descartable. Y después dicen, ‘pero él puede escuchar confesiones’. Él puede escuchar confesiones, pero ¿quién va a confesarse? ¿Quién se confiesa hoy en día? Cuando el Papa dice “quién soy yo para juzgar” , ¿quién se va a confesar?

(Abucheo)

Ahora todo es sobre la misericordia. El año de la misericordia. Dios te ha perdonado. Así que nadie va a confesarse. Y tiene sentido, francamente. Si ya estoy perdonado, ¿por qué ir a confesión, cierto? Entonces el número de sacerdotes cae al suelo. No hay vocaciones. Teníamos decenas de miles de vocaciones antes del Vaticano II y ahora no hay vocaciones. Y después dicen, bueno no tenemos vocaciones, así que tenemos que permitir sacerdotes casados y mujeres sacerdotes, y quizá sacerdotes protestantes. ¿Escucharon hablar de sacerdotes protestantes? ¿Por qué no? Queremos ser inclusivos, ¿cierto? ¿No queremos ser inclusivos? Ridículo, es simplemente ridículo.

(Abucheo)

Por eso cuando sea Papa vamos a hacer que el sacerdocio sea grandioso de nuevo.

(Ovación, aplausos)

Vamos a hacer el sacerdocio tan exclusivo. Les digo. Tan exclusivo y especial, no tienen idea. Vamos a tener a los mejores sacerdotes, los más brillantes. Van a estar haciendo fila para entrar en los seminarios. Y los seminarios van a ser los mejores seminarios, déjenme decirles. No más profesores bobos. Los seminarios hoy son un desastre, una vergüenza. Bien podrían tener a Bernie Sanders[2] manejando nuestros seminarios, así de mal están. Están llenos de profesores bobos de los años 60’s. Sus cerebros están quemados por lo que sea que fumaron. Quién sabe lo que fumaban en aquel entonces, sólo Dios sabe lo que fumaban. Pero se largarán, se los prometo, se largarán.

(Ovación, aplausos)

Se irán y el sacerdocio volverá a ser grandioso otra vez. Voy a hacer el sacerdocio tan exclusivo. ¿Y saben cómo lo voy a hacer? construyendo un comulgatorio. Voy a construir un espectacular, hermoso y gran comulgatorio en el altar de cada Iglesia católica, así es cómo lo haré.

(Ovación, aplausos)

Un bello comulgatorio separando a los laicos, como ustedes y yo, de los sacerdotes. Obviamente, yo voy a estar del otro lado de la barandilla, porque voy a ser Papa, pero ustedes me entienden.

(Risas)

Tenemos que construir un barandal porque no podemos dejar que todos entren al sacerdocio y no podemos desmerecer el sacerdocio. Queremos los mejores y más brillantes sacerdotes y para eso tenemos que hacer que el sacerdocio sea grandioso de nuevo. El sacerdocio no está bien hoy. Nuestros sacerdotes no son respetados. Son un hazmerreír. Vi uno el otro día que, de verdad, estaba montado en algo durante la misa. Tuve que preguntarle a mi amigo, le dije: ¿sobre qué está montado? Dijo que sobre una patineta hoverboard. Bajo un papado de Trump, si ustedes se suben a una hoverboarddurante la misa, la pueden seguir montando hasta cruzar la puerta porque, va a ser la última vez que los deje entrar.

(Ovación, aplausos)

Así que construiré un barandal. Un hermoso comulgatorio separando de los laicos a los sacerdotes, los verdaderos sacerdotes, los sacerdotes con sotana y alzacuello y vestimentas. Porque no es lo mismo, amigos. No es lo mismo. Los sacerdotes son sacerdotes y los laicos son laicos. No más confusión. No más confusión. Los sacerdotes son los que ofrecen el Sacrificio a Dios en nombre nuestro; nosotros sólo asistimos a los sacerdotes cuando ofrecen el Sacrificio.

(Aplausos)

Así es. ¿Saben dónde leí eso? ¿Quieren saber dónde leí eso? Es un libro llamado Trento. Soy un gran creyente de Trento.

(Fuerte ovación, aplausos)

Soy un gran creyente de Trento. Trento es fantástico. ¿Saben?, yo escribí un best seller. No sé si escucharon hablar de él, se llama El Arte del Negocio, ¿oyeron hablar de él?

(Ovación, aplausos)

Escucharon de él, muy bien. Yo escribí El Arte del Negocio y fue uno de los libros de negocios más vendidos de todos los tiempos. Yo solía decir, El libro,de negocios más vendido de todos los tiempos, pero ahora digo UNO de los libros de negocios más vendidos de todos los tiempos, porque si me equivoco por uno o dos libros los medios de comunicación empiezan a romperme las costillas. Entonces quién sabe, pero fue uno de los libros de negocios más vendidos de todos los tiempos. Tengo unos ejemplares allá atrás, dicho sea de paso, por si quieren una copia. De todas maneras, El Arte del Negocio es mi segundo libro favorito de todos los tiempos, pero ¿Trento? Trento es mi libro favorito. Trento es el número uno. Soy un gran creyente de Trento, ¿OK?

(Ovación, aplausos)

Bueno entonces, como converso, voy a mi primera misa el domingo pasado. Y me siento ahí. Y es en Nueva York por cierto, que es la Diócesis del Cardenal Dolan.

(Abucheo)

Por cierto, estoy acabando con él en las encuestas. ¿Vieron los últimos números de las encuestas? La última encuesta de Nueva York da: Trump 35%, Card. Dolan 5%. De verdad…de verdad.

(Ovación, aplausos)

Estoy acabando por completo al Cardenal en las encuestas. Pero a él no le gusta que lo llamen Cardenal Dolan, ¿cierto? Él se postula como “¡Tim!” Primero se postuló como “Tim” solamente, pero después cambió el slogan de su campaña y agregó la exclamación así que ahora es “¡Tim!” ¿Por qué no como Cardenal Dolan? Si eres un Cardenal, ¿por qué no estar orgulloso del hecho y postularte como Cardenal? Aunque, para ser honestos, con el tipo de historial que tiene como Cardenal quizá sea mejor llamarlo “¡Tim!” ¿Quién sabe? Podría estar en lo cierto en postularse sólo como “¡Tim!”.

(Risas)

Por cierto, “¡Tim!” es un gran promotor de la USCCB (Conferencia de los Obispos Católicos de los Estados Unidos). Un gran promotor de la USCCB. Quiere que la USCCB les diga a ustedes y a sus hijos qué hacer en cada una de sus diócesis, ¿OK? Estoy totalmente en contra de la USCCB, y cuando sea Papa, la voy a desmantelar. Es terrible.

(Aplausos)

Los números siguen cayendo y la USCCB sigue recibiendo dinero y perdiendo el tiempo, pero esto se acabó amigos. Será el fin, se los aseguro. Bueno…. Estaba sentado ahí en mi primera misa en su diócesis, y no sabía qué esperar porque no había ido a misa antes, y todos nos levantamos y empezaron a cantar una canción, ¿ok? Y me pregunto ¿qué canción es esta? Es como….muy mala. Y una señora, parecida a Nancy Pelosi[3], está allí ante el ambón con su mano levantada dirigiendo la canción y es terrible. Debo decirles. Por cierto, debo decirles que esto no va a pasar bajo un papado de Trump.

(Ovación, aplausos)

Sencillamente no va a pasar, se los prometo. Conozco músicos. Conozco grandes, grandes músicos. Músicos estupendos. Son amigos míos. Y me preguntan, me dicen, Donald, ¿qué pasa con las canciones en misa?, son tan malas. Y estos amigos son profesionales. Fueron a Julliard[4] , ok. Los mejores músicos, y quieren ayudar con la música litúrgica de Nueva York. Se mueren por ayudar con la música litúrgica en Nueva York, pero dicen, “Donald no podemos porque “¡Tim!” no nos deja”. Eso va a cambiar bajo un papado de Trump. Vamos a tener la mejor música, se los prometo.

(Aplausos)

Entones tocan una canción horrible, y el sacerdote camina y habla de saludar al vecino, y después dice las palabras y después nosotros decimos las palabras, y después todos dicen las palabras, y después la mujer despedaza los salmos con las guitarras y después nosotros decimos los salmos, y estoy sentado ahí preguntándome… ¿cuándo reza la gente en esta misa? ¿Tengo razón?

(Ovación, aplausos)

¿Cuándo reza la gente? ¿Es en los pocos segundos entre cuando hablamos? ¿Es durante la música mala? ¿Cuándo? Todo es hablar, hablar, hablar. La misa de hoy es como un grupo de políticos. Todo lo que hacen es hablar. Todo es palabras, nada de acción.

(Alguien del público: todo es palabras, ¡nada de oración!)

¿Quién lo dijo? ¿Esta señora de allí? Tienes toda la razón. Todo es palabras, nada de oración. Tienes razón. En algún momento sólo quería que se callaran, porque, miren. No tengo nada en contra de hablar, ok; puedo hablar por horas sin guión. No uso apuntador, y no uso notas. Alguien me dijo el otro día, pero Señor Trump, el Papa tampoco usa apuntador. Y dije, bueno de hecho él debería usar un apuntador, ok. Él debería usar un apuntador porque cuando se sale del guión y empieza a decir que Jesús se disculpó ante algunas personas, que dicho sea de paso muchos dijeron que era blasfemia, pero cuando eres el Papa y vas por ahí diciendo que Jesús se disculpó… Miren, yo no necesito disculparme por nada, ok. Y si yo no necesito disculparme por nada, ¿ustedes creen que Jesús va a necesitar disculparse por algo? No lo creo. No lo creo, entonces ciertamente, el Papa necesita un apuntador. Quizá puede tomar prestado el de Obama cuando lo despidan el próximo año.

(Ovación, aplausos)

Bueno, entonces estoy sentado ahí y la charla sigue y la mala música sigue, etc. Después a mitad de camino se supone que tengo que saludar a la gente y me digo….llevo sentado aquí media hora y no les he dicho ni una palabra a estas personas. De hecho, no hubiera podido decirles nada por toda esa música y la charla, y ahora después de media hora ¿se supone que tengo que presentarme? ¿Después de ignorarlos durante media hora? ¿Qué tan estúpido es esto? Perdonen, pero ¿qué estúpido es esto?

(Ovación, aplausos)

¿Y por qué saludo a estas personas cuando se supone que Jesús está en el altar? ¿No es eso lo que creen los católicos? ¿Qué Jesús está en el altar? Eso es lo que dice Trento, ¿cierto? Y a pesar de eso, tenemos a todas estas personas, estos católicos, y están sentados ahí diciendo hola, saludando y apretando manos, y ¿quién le presta atención a Jesús? No sé, quizás soy yo. Yo me convertí la semana pasada, ¿qué puedo saber? Pero me pareció extraño. Muestra una falta de reverencia, ¿no es cierto? Falta de reverencia.

(Ovación, aplausos)

Ya no tenemos reverencia en la Iglesia Católica. No hay más reverencia. Tienen que tener reverencia. Porque sin reverencia todo es una broma. Y la misa no es una broma, ¿o sí?. Y debo decirles que bajo un papado de Trump vamos a tener tanta reverencia en la misa de nuevo, que no podrán creerlo. Sencillamente no podrán creer tanta reverencia.

(Ovación, aplausos)

Y después viene la Eucaristía y empieza la música mala. Es como si estuviera en un pésimo concierto de Woodstock, de verdad. Empiezan las guitarras, el flaco con la colita empieza a cantar. Y veo a la gente yendo a recibir a Dios, ok. Yo recién me convertí, pero leí esto en Trento, ok, dice que creemos que la Eucaristía es Dios. Lo dice justamente acá, lo tengo resaltado, ok. Y las personas están recibiendo a Dios en la mano, se caen las migas, se quedan ahí y lo ponen en su boca como si fuera una patata frita. Están vestidos como si hubieran llegado recién del centro comercial. Y veo esto, y me pregunto, ¿qué estamos haciendo, gente? ¿Qué estamos haciendo? ¿Somos católicos o protestantes? Conozco unos protestantes que no recibirían la eucaristía como la recibimos nosotros, ni vestirían como veo a algunos vestidos. No hay respeto, amigos. Ningún respeto, ninguna reverencia. Miren, si tengo una reunión con un directivo y queremos hacer negocios, él viene vestido de traje. Eso es respeto. Si se aparece en pantalón corto y sandalias, le pido que se vaya de mi oficina, ok. Porque es una burla. No muestra ningún respeto y no se lo toma en serio. Está acabado. ¡Adiós!. Bajo un papado de Trump, ahí es donde estas personas van a estar. ¿No respetan al jefe? ¡Adiós!.

(Ovación, aplausos)

Entonces, esa fue mi primera experiencia en misa, amigos, y casi me voy de ahí para ser honestos. Esta misa era tan mala, que casi me voy, pero después alguien me dijo que esta era la “nueva misa”. Aparentemente había una “vieja misa”, y ahora, está la “nueva misa” que se llama Novus Ordo, ¿escucharon hablar de ella?

(Abucheo)

Parece que es a la que asistí, pero no tenía idea, pensé que era solo la Misa. Que siempre había sido la Misa. Pero no, esta forma de misa aparentemente fue armada en 1969 por un papa, Pablo VI. Casi como una orden ejecutiva, a decir verdad. La impuso como hace Obama, y aunque no tenía consenso para esto, la impuso de todas formas y ahí la tienen. Bueno amigos, debo decirles, bajo un papado de Trump vamos a derogar y reemplazar la Novus Ordo.

(Fuerte ovación, aplausos)

Derogar y reemplazar la Novus Ordo. No tenemos opción, amigos, no tenemos opción. De verdad que no tenemos. El Novus Ordo va a colapsar por sí mismo de cualquier manera. La asistencia a Misa sigue cayendo. Tenemos que hacer algo. El Novus Ordo será derogado y será reemplazado con algo mucho mejor y magnífico. ¿No quisieran algo más reverente y hermoso para nuestra Misa?

(Ovación)

El otro día encontré este libro. Es un Misal de 1962. Lo leí, es fantástico. ¿Quizá volvamos al Misal de 1962? ¿Está bien?

(Ovación, aplausos)

Quizás volvamos al Latín. Soy un fanático del Latín. Cuando usábamos el Latín éramos Número Uno. Pasamos al Español y ahora los musulmanes nos sobrepasan en número. Ellos mantuvieron el árabe y pasan al primer puesto, nosotros descartamos el Latín, y pasamos al segundo puesto. Sólo digo. ¿Hay algún tradi en la audiencia? ¿Dónde están mis tradis? ¿Hay algún tradi aquí?

(Ovación, aplausos)

Debo decirles que amo a los tradis. Bajo el Papa actual los tradis son tratados como ciudadanos de segunda. Los llama, ¿cómo es la palabra? “Neo-Pelagianos.” “Neo-Pelagianos,” ¿pueden creerlo? Por cierto, ¿por qué el Papa siempre nos insulta? Siempre nos insulta. Nunca insulta a los musulmanes, o a los protestantes. Pero a nosotros nos insulta. No es muy buena persona en mi opinión, ¿ok? De hecho es un tipo bastante malvado. ¿Acaso no es malvado llamar “Neo-Pelagianos” a todo un grupo de católicos? Y, por cierto, ¿vieron los periódicos de hoy? ¿Dice hoy que no soy cristiano porque quiero construir un muro para proteger la frontera de nuestro país? ¿Pueden creerlo, amigos? Increíble.

(Abucheo)

Creo que también debiéramos construir un muro alrededor del Vaticano para que el Papa no vuelva a subirse nunca más a un avión, déjenme decirles. Demasiadas entrevistas en el avión. Demasiadas entrevistas.

(Ovación, aplausos)

¿Y no es este el Papa que siempre está hablando de los gases del efecto invernadero y el impacto ecológico y el daño a la tierra? Pero sigue volando por el mundo en uno de estos [aviones] 747 grandes que escupen toda clase de contaminantes por todos lados. ¿Por qué? ¿Para dar entrevistas? ¿Quieren al Papa volando de aquí para allá dando entrevistas o haciendo que la Iglesia vuelva a ser grande otra vez? Yo estaría cada día en el Vaticano haciendo que ganemos de nuevo, déjenme decirles.

(Ovación, aplausos)

Pero debemos cuidar a nuestros tradis. Bajo un papado de Trump, los tradis van a ser cuidados, se los puedo asegurar. Yo sé cómo construir. Yo me dedico a construir cosas. Vamos a tener un hermoso comulgatorio en el altar de cada Iglesia. Un comulgatorio grande y hermoso en las Iglesias más magníficas y bellas que hayan visto. El mejor incienso, la mejor música, el mejor todo. Y toda clase de misas en latín. Vamos a tener tantas misas en latín. ¡Va a ser impresionante! No más misas en latín a las 6 de la madrugada de un sábado. Vamos a tener misas en latín en cada parroquia y misas en latín de la mejor calidad. Tenemos que cuidar a nuestros tradis, amigos. Tenemos que hacerlo. Tenemos que hacerlo y lo vamos a hacer.

Y otra cosa que necesitamos es el Santo Oficio de Nuevo. ¿Qué pasó con el Santo Oficio? Fueron y se sacaron de encima el Santo Oficio y ¿ahora tienen qué? No tienen nada, eso es lo que tienen, honestamente, ¿pero cómo lo llaman ahora?

(Hombre del público: ¡CDF!)

Gracias. Eso es lo que lo llaman ahora, la CDF (Congregación para la Doctrina de la Fe). ¿Y a qué se dedica? Quién sabe a qué se dedica. ¿No dijo el papa Francisco a una orden religiosa que visitó, que ni siquiera se preocupe por la CDF? ¿Entonces qué diablos es realmente? ¿Acaso todavía impone disciplina a alguien?

(Hombre del público: ¡A los tradis!)

¡Ja!. Sí, tiene razón. Sólo a los tradis. Pero no, ellos ya no disciplinan a nadie. Miren, yo estoy totalmente a favor de la disciplina. Amo la disciplina. Soy el candidato más disciplinario por lejos. Pero necesitamos un Santo Oficio fuerte otra vez. Necesitamos construir un Santo Oficio tan grande y tan fuerte que a nadie se le ocurriría enredarse con él, ¿ok? Conozco algunos teólogos. Son como los mejores teólogos. Fueron a las mejores escuelas, tuvieron las mejores notas. Y son tipos fuertes, ok. Son asesinos. Ellos conocen las herejías. Y ellos vienen y me dicen, Señor Trump, los modernistas están por todas partes. Vienen a la Iglesia, ya están en la Iglesia, están en las escuelas, están en los seminarios, están en las parroquias, están en la Curia. Y les pregunto, ¿por qué no se deshacen de ellos? Y están tristes y están frustrados, y dicen, Señor Trump el Papa no nos deja hacerlo. Sabemos quiénes son, sabemos lo que dicen, son herejes, pero él no nos deja hacerlo. Es increíble. Es increíble. Una vez que me elijan Papa, esto va a cambiar.

(Ovación, aplausos)

Todo esto va a cambiar. Voy a construir un Santo Oficio tan grande, tan implacable, y tan fuerte que a ningún modernista se le ocurriría pronunciar una herejía. Y si lo hicieran que Dios los ayude. Estarían fuera de aquí tan rápido. Eso se los puedo prometer. Entonces, necesitamos traer de vuelta el Santo Oficio y hacerlo fuerte de Nuevo. Hacerlo respetado otra vez. No más CDF. La CDF está acabada. No más CDF.

(Ovación, aplausos)

Entonces, como dije antes, el Vaticano II fue un desastre. Simplemente fue un desastre. Estábamos ganando; cambiaron todo, ahora estamos perdiendo. Así que, el otro día, enciendo la TV y estoy viendo EWTN. Estoy viendo a Raymond Arroyo, y tiene a este tipo en el aire. Este comentarista, este autor, y me está vapuleando, no me soporta. ¿Cómo se llama? George Weigel[5]. ¿Escucharon hablar de George Weigel? Yo no. Qué tonto. Este tipo está sobrevalorado. Él usa lentes y entonces parece listo. Pero siempre se equivoca. Usted pensaría que si fue comentarista por veinte años de vez en cuando acertaría en algo, pero él siempre se equivoca. Él dice que Trump se equivoca sobre Trento, Trump se equivoca sobre el Vaticano II, Trump se equivoca con la misa. ¿Pero cómo puedo equivocarme? El Vaticano II fue como….un fracaso colosal. Fue un fracaso de acuerdo a cualquier medida estadística. ¿Pero qué sabe George? George no hizo nada. George está financiado por la clase dirigente católica, escribe biografías ilegibles de 500 páginas, toma siestas, y después da una entrevista. Yo construí una empresa que vale miles de millones de dólares. Una gran empresa. Una empresa increíble. Yo empleé a decenas de miles de personas. Yo sé cómo liderar organizaciones. Yo hago grandes negocios. George no ha manejado nada en toda su vida excepto su boca. Un perdedor absoluto. Los medios de comunicación católicos son tan deshonestos. Se los digo.

(Ovación, aplausos)

Los medios católicos son tan deshonestos. Justo el otro día “¡Tim!” organizó un evento, consiguió tal vez 50 personas, y sale en EWTN. Hay como 50 viejos ahí en el salón de bingo, y sale en el Catholic World Report, Catholic News Service, The Register, todos lados. Todos los comentaristas están hablando del evento de Tim. Si yo organizo un evento, hay 10.000 personas y 5.000 más que no pudieron entrar y Raymond Arroyo en EWTN dice “Hoy Trump organizó un evento y se presentaron algunas personas.” Así es. Tan deshonesto.

(Ovación, aplausos)

¿Entonces qué hay de los modernistas? Me preguntan sobre los modernistas. Lo escucho todo el tiempo. La gente se me acerca y dicen, Señor Trump, ¿qué va a hacer con los modernistas? Los modernistas tomaron mi parroquia. Los modernistas tomaron mi escuela. Lo escucho todo el tiempo. Justo el otro día, una pobre madre se me acercó y dijo, Señor Trump, no sé qué hacer. Llevé a mis hijos a misa el otro día y el sacerdote dijo que ‘Jesús no sabía quién era’. ¿Puede creerlo? Jesús no sabía quién era. Hablo en serio, dijo eso, amigos. Un sacerdote en una Iglesia Católica. ¿Pueden creerlo? En otra parroquia, un hombre se acerca y me dice que tocarán el bongó en su misa. Bongós, ¿ok? Bongós. Entonces, debo decirles que los modernistas están ahí. Están arruinando misas, cometiendo sacrilegios, blasfemias, herejías, etc. Voy a mandar al infierno a los modernistas, debo decirles.

(Ovación, aplausos)

Voy a golpear a los modernistas tan fuerte. Siempre dije sobre los modernistas, hay que descabezar a los modernistas. Derribar a sus líderes. Excomulgar a los líderes. Y tomar sus escritos y ponerlos en el Ind[6] (Index librorum prohibitorum). Estas no son buenas personas, ¿ok? Están asesinando almas. Las almas de todos, francamente. Necesitan saber que hablamos en serio. Yo mandaría absolutamente a todos los modernistas al infierno, ¿ok?

(Ovación, aplausos)

Finalmente amigos, déjenme terminar diciendo esto. Nuestra Iglesia ya no gana. Solía ganar. Ya no ganamos más. Perdemos con el diálogo, perdemos con los modernistas, perdemos con los protestantes. Cuando yo gane, cuando sea Papa, vamos a recuperar nuestra Iglesia. Vamos a hacer nuestra Iglesia grande otra vez. Vamos a hacer la Iglesia reverente otra vez. Vamos a expulsar a los modernistas tan rápido. Pero tan rápido. Vamos a ganar tanto. Vamos a ganar con conversiones, vamos a ganar con vocaciones, vamos a ganar con la Misa. Vamos a derogar el Novus Ordo y vamos a reemplazarlo con algo mucho mejor. Vamos a ganar el altar. Vamos a sellar el santuario con un bellísimo comulgatorio. Vamos a ganar tanto. Ganar y ganar. Vamos a ganar tanto que ustedes van a estar rogándome, por favor Santo Padre déjenos perder una vez o dos, no podemos soportarlo más. Y voy a decirles ¡de ninguna manera! ¡Vamos a seguir ganando! ¡Nunca vamos a perder! ¡Nunca más vamos a perder! ¡Regístrense y voten! ¡Los amo a todos! ¡Gracias!

Chris Jackson

[1] Mister Rogers: ministro presbiteriano, compositor, autor y presentador de televisión estadounidense. Rogers es conocido por ser el creador y presentador del programa de televisión Mister Rogers’ Neighborhood
[2] Bernie Sanders: político estadounidense, senador junior de los Estados Unidos por el estado de Vermont y precandidato del Partido Demócrata para las elecciones presidenciales de 2016.
[3] Nancy Pelosi: política estadounidense del Partido Demócrata. Actualmente es la Líder de la Minoría Demócrata de la Cámara de Representantes, cargo que ya ejerció entre 2003 y 2007.
[4] La Escuela Juilliard (en inglés The Juilliard School) es un conservatorio de artes situado en Nueva York. Se le identifica informalmente como Juilliard, e instruye en música, danza y teatro. Situada en la actualidad (2009) en el Lincoln Center, la escuela instruye a cerca de 800 estudiantes de pregrado y de grado. Está catalogada por el U.S. News & World Report como la institución de educación superior con la tasa de admisión más baja de los Estados Unidos (7,2 % en otoño de 2012), seguida por el Instituto Curtis, la Universidad Yale y la Universidad de Harvard.
[5] George Weigel (n. Baltimore, 1951) es un escritor y politólogo católico estadounidense. Fue el Presidente fundador de la Fundación James Madison. Es el autor del best-seller Testigo de la esperanza, libro biográfico sobre Juan Pablo II. Weigel ha recibido nueve doctorados honoris causa, además de la cruz Pro Ecclesia et Pontifice y la Medalla de Oro Gloria Artis del gobierno polaco.
[6] El Index librorum prohibitorum, en español Índice de libros prohibidos, es una lista de aquellas publicaciones que la Iglesia católica catalogó como libros perniciosos para la fe; además establecía, en su primera parte, las normas de la Iglesia con respecto a la censura de los libros. Fue promulgado por primera vez a petición del Concilio de Trento por el papa Pío IV el 24 de marzo de 1564 —impreso en Venecia por Paolo Manuzio—. El Index conoció más de cuarenta ediciones, a cargo de la Congregación del Índice, creada por el papa Pío V en 1571. La última edición fue la de 1948 hasta que el 8 de febrero de 1966 el papa Pablo VI lo suprimió

[Traducido por Marilina Manteiga. Artículo original. Introducción.]

Visto en Amor de la verdad - Católicos Alerta 

sábado, 25 de enero de 2020

La Argucia del “Anti-Semitismo”

Por Mons. Richard Williamson
¿Es (la palabra)“antisemita” esgrimida como una espada?
 Sólo pidan a quien la esgrime definir la palabra.
Hay palabras engañosas que parecen significar una cosa y son empleadas para significar otra bien distinta. Una de esas palabras más engañosas de todas es “anti-semitismo”. La palabra parece significar oposición a todos los Judíos simple y puramente porque son Judíos y, en este sentido, ésta palabra condena correctamente algo malo porque algunos Judíos son malvados pero ciertamente no todos. Por otro lado, es a menudo utilizada para condenar absolutamente toda oposición a cualquier cosa que cualquier Judío hace, y entonces la palabra está erróneamente condenando algo bueno, porque siempre que los Judíos hacen cualquier cosa mala, entonces la oposición a ellos es buena. Pero, ¿hacen los Judíos cosas malas? Obviamente. Ellos crearon el Islam para los Árabes, la Masonería para los Gentiles, y el Comunismo para el mundo moderno, todos estos con el fin principal de luchar contra Jesucristo y el Cristianismo, y así enviar almas al Infierno.
Un libro que todos los Católicos deben leer, quienes desean defender a la Iglesia contra el Islam, la Masonería y el Comunismo, ahora Globalismo, es Complot Contra la Iglesia por Maurice Pinay (nota: ver Tomo 1 y Tomo 2). El libro fue escrito justo antes del Vaticano II para ser puesto en las manos de todos los Padres Conciliares con el fin de advertirles del gran peligro en el cual la Iglesia se encontraría en el Concilio. Efectivamente. Los Padres del Concilio terminaron alabando al Islam (Unitatis Redintegratio), adoptando principios Masónicos (Dignitatis Humanae) y no mencionaron, mucho menos condenaron, al perverso sistema del Comunismo. He aquí como en su Capítulo sobre “Antisemitismo y Cristianismo”, Maurice Pinay analiza la traición de la palabra “antisemitismo”:—
A través de los siglos, los Judíos siempre han usado palabras vagas con una variedad de significados, escribe Pinay, para embaucar las mentes de los Gentiles y a sí impedirles defenderse a sí mismos contra el empuje Judío hacia la dominación mundial en esta guerra de 2,000 años contra el Cristianismo que Pinay cuidadosamente documenta a lo largo de su libro. Entonces en una primer etapa, por medio de tres argumentos, ellos buscan prevalecer sobre los líderes Gentiles para que condenen al “antisemitismo” en el primer sentido mencionado arriba, el de oposición a toda cosa y toda persona Judía: en primer lugar, Cristo, estableciendo la igualdad de todos los hombres ante Dios, condenó toda degradación de una raza entera; en segundo lugar, Cristo le dijo a todos los hombres que “se amen unos a otros”; en tercer lugar, ambos, Cristo y Su Madre, eran Judíos.
Pero en una segunda etapa, los Judíos, una vez que hubieron obtenido de los Gentiles la condenación de un “antisemitismo” vago, proceden a darle a la palabra un significado bien diferente, el segundo sentido mencionado arriba, el de oposición a cualquier cosa que los Judíos hacen. Así, los “antisemitas” son: todos los patriotas que ejercen su derecho de auto-defensa contra la subversión Judía en su país; todos los defensores de la familia contra los errores y vicios de toda índole fomentados por los Judíos para disolverla (ejemplo pornografía, aborto); todos los Católicos que defienden su santa religión contra toda forma de corrupción abierta o secretamente promovida por los Judíos para socavarla; todos los que dicen la verdad desenmascarando a los Judíos como los originadores de la Masonería y el Comunismo (ahora del Globalismo y feminismo, etc.); y todas las personas en general que se oponen a la subversión Judía de la Iglesia y de la civilización Cristiana. Y por su control de la política, finanzas, cine y sobre todo por sus medios de comunicación, los Judíos han logrado darle tanta carga eléctrica a esta pequeña palabra “anti-semita” que es suficiente para electrocutar a cualquiera que la toque.
Pero, ¿quién es lo suficientemente tonto como para haberles permitido controlar la política y finanzas? ¿Quién les ha permitido monopolizar prácticamente la industria del cine y los medios de comunicación? ¿Quién piensa que es muy inteligente el acabar con toda la censura y ahora está cooperando con ellos habilitándolos para que censuren el Internet? En cada caso, son los gentiles liberales, que por lo tanto están siendo esclavizados minuto a minuto en su Nuevo Orden Mundial. Doctor, ¡cúrate a ti mismo! Pues quien lee sus diarios o mira sus programas de televisión, ¿tiene otro a quien culpar más que a sí mismo por dejar que ellos tomen el control de su mente, y de su civilización?
Católicos, lean Complot Contra la Iglesia. Si alguien los está acusando de ser un “antisemita”, es muy posible que tengan razón de estar orgullosos.
Kyrie eleison.
(Comentario Eleison número CDLXVI (466) -18 de junio de 2016)

viernes, 24 de enero de 2020

Fieles se oponen a una celebración anglicana - Los antecedentes de una "tradición" postconciliar

Bergoglio es bendecido por el primate anglicano.


La ceremonia anglicana programada para llevarse a cabo el 1 de febrero de 2020 dentro de los muros de una iglesia católica de la diócesis de Richmond (Estados Unidos), con el acuerdo del obispo, fue cancelada debido a la movilización de los fieles deseosos de defender de la fe.

Monseñor Barry Knestout, obispo de Richmond en el estado de Virginia (EE. UU.), creyó que podría autorizar un gesto ecuménico a favor de "la Iglesia Episcopal", una rama de la fe anglicana. A este fin, decidió prestar la iglesia de San Beda para la "consagración episcopal" de una "mujer obispo", Susan Haynes. Para justificar su acción, citó varios documentos del Concilio Vaticano II.

Sin embargo, no contaba con la movilización de los fieles de la diócesis, que presentaron, el 7 de enero de 2020, una petición solicitando a su obispo la cancelación total de la ceremonia.

"Esta ceremonia plantea un problema dado que el Papa León XIII declaró solemnemente que las ordenaciones anglicanas son inválidas, y la Iglesia afirma en su enseñanza constante la imposibilidad de que una mujer reciba el sacramento del Orden", declararon los fieles, recordando también los diversos cánones de la ley de la Iglesia que prohíben la celebración de una ceremonia de este tipo dentro de un templo católico.

Con 3207 firmas obtenidas en solo unos días, la petición logró rápidamente su objetivo. Conscientes del desorden causado, fueron los episcopales, ¡y no el obispo!, quienes decidieron cancelar el evento.

"Con profunda tristeza recibí la carta de la representante elegida para el episcopado, Susan Haynes, en la que explicaba su deseo de encontrar otro lugar para la ceremonia", declaró el obispo de Richmond, el 17 de enero.

Monseñor Knestout ya puede calmar su tristeza, porque esta cancelación está en concordancia con la enseñanza tradicional y constante de la Iglesia, que prohíbe la communicatio in sacris activa y formal. Esto consiste, para un católico, en organizar o participar en un culto heterodoxo, fuente de indiferentismo práctico en materia de religión y causa de escándalo entre los fieles.

Rito anglicano en la iglesia romana de Sant'Ignazio. Una tradición postconciliar.


“Maravillosa ocasión anoche; un servicio nocturno en la magnífica Iglesia de San Ignacio de Loyola, durante el cual el Arzobispo Ian Ernest fue instalado por el Arzobispo Justin Welby como nuevo director del Centro Anglicano de Roma y como representante del Arzobispo de Canterbury ante la Santa Sede " .

Así es como el Centro Anglicano en Roma escribe alegremente en Facebook el 13 de noviembre, retomado por el propio Dr. Welby (es un dogma de fe definido por Leon XIII que las ordenaciones anglicanas son inválidas y nulas). Del perfil de Facebook del Arzobispo de Canterbury vimos las siguientes fotos.




Bergoglio recibió ayer a toda la compañía, incluidas a las damas con sotana.


Una desfiguración inaudita para el Patriarca de la Compañía de Jesús que la Providencia dio a la Iglesia militante como un subsidio contra los protestantes; un terrible insulto a la gloriosa hueste de jesuitas que fueron cruelmente martirizados por los anglicanos; Una nueva profanación de los modernistas contra las iglesias católicas y la Iglesia católica que durante cincuenta años y más han tiranizado.

Y digamos cincuenta años y más porque este asunto Cato-Anglicano se remonta a 1966 cuando Pablo VI recibió con gran pompa al entonces (seudo) arzobispo de Canterbury Ramsey a quien le dio su anillo pontificio después de haberlo hecho bendecir a la multitud en San Paolo extra muros. Tal vez se había olvidado de que el destinatario no solo era un hereje, sino un laico disfrazado de obispo.

Pablo VI pone su anillo episcopal en el dedo de Michael Ramsey, entonces primado de la iglesia anglicana, el 24 de marzo de 1966

Un olvido común también para sus sucesores: tanto Juan Pablo II como Benedicto XVI dieron bendiciones conjuntas con el (seudo) arzobispo de Canterbury.
El primero con un anglicano incluso abrió la Puerta Santa de San Pablo extra muros.

Juan Pablo II y Robert Runcie, entonces Primado Anglicano, imparten la bendición conjunta en la Catedral de Canterbury el 29 de mayo de 1982
Apertura de la Puerta Santa de San Pablo extra muros, 25 de abril de 2000

Ratzinger, en la Abadía de Westminster durante la reunión ecuménica del 17 de septiembre de 2010 recibió el homenaje de la "presbítera". Luego, una profanación similar a la que tuvo lugar el 13 de noviembre en San Ignacio: pero ahora al (seudo) arzobispo Rowan Williams se le permitió celebrar su rito sacrílego en Santa Sabina.





También en este caso, como ya se dijo para las vísperas anglicanas en San Pedro del 13 de marzo de 2017, podemos decir nihil sub sole novi : es la tradición de la iglesia conciliar.

(Fuentes: Radio Spada - Catholic News Agency - FSSPX.Actualités - 24/01/2020)

miércoles, 22 de enero de 2020

Enero de 1793

Alberto Camus. “El hombre rebelde

Luis XVI y el abad Edgeworth de Firmont al pie de la guillotina, el 21 de enero de 1793, por Charles Benazech.


“El 21 de enero, con el asesinato del rey-sacerdote, se acaba lo que se ha llamado significativamente la pasión de Luis XVI. Por cierto, es un repugnante escándalo el haber presentado como un gran momento de nuestra historia el asesinato público de un hombre débil y bueno. Bien lejos está este cadalso de marcar una cumbre. Queda por lo menos que, por sus considerandos y sus consecuencias, el juicio del rey se encuentra en la bisagra de nuestra historia contemporánea. Simboliza la desacralización de esta historia y la desincarnación del dios cristiano. Dios hasta ahora tomaba parte en la historia a través de los reyes. Pero se mata a su representante histórico; no hay más rey. Queda sólo una apariencia de Dios relegado en el cielo de los principios.

Los revolucionarios bien pueden apelar al Evangelio. De hecho, asestan al cristianismo un terrible golpe del que no se ha levantado todavía. En verdad, parece que la ejecución del rey, seguida, como se sabe, de escenas convulsivas de suicidio o de locura, se ha desarrollado toda entera en la consciencia de lo que se cumplía. Luis XVI parece haber, alguna vez, dudado de su derecho divino, aunque haya rechazado sistemáticamente todos los proyectos de ley que atentaban contra su fe. Pero a partir del momento que intuye o conoce su suerte, parece identificarse –su lenguaje lo muestra- con su misión divina, a fin de que sea claramente dicho que el atentado contra su persona apunta al rey-cristo, a la encarnación divina, y no a la carne asustada del hombre. Su libro de cabecera, en el Temple, es la “Imitación de Cristo”.

La dulzura, la perfección que este hombre, de sensibilidad sin embargo mediana, muestra en sus últimos momentos, sus observaciones indiferentes acerca de todo lo que pertenece al mundo exterior y, para terminar, su breve vacilación sobre el cadalso solitario, ante este terrible tambor que cubría su voz, tan lejos de este pueblo del que esperaba hacerse oír, todo eso permite imaginar que no es Capeto quien muere, sino Luis de derecho divino, y con él, en cierto modo, la cristiandad temporal. Para todavía afirmar mejor este vínculo sagrado, su confesor lo sostiene en su vacilación recordándole su parecido con el dios de dolor. Y Luis XVI entonces vuelve en sí usando a su vez el lenguaje de este dios: “Beberé, dice, el cáliz hasta el final”. Después, estremeciéndose, se abandona a las manos innobles del verdugo.”


Visto en Revista Verbo - Año XXXI - Julio 1989

A Roma sepultada en sus ruinas


Buscas en Roma a Roma ¡oh peregrino!
y en Roma misma a Roma no la hallas:
cadáver son las que ostentó murallas
y tumba de sí proprio el Aventino.

Yace donde reinaba el Palatino
y limadas del tiempo, las medallas
más se muestran destrozo a las batallas
de las edades que Blasón Latino.

Sólo el Tiber quedó, cuya corriente,
si ciudad la regó, ya sepultura
la llora con funesto son doliente.

¡Oh Roma en tu grandeza, en tu hermosura,
huyó lo que era firme y solamente
lo fugitivo permanece y dura!

Quevedo

lunes, 20 de enero de 2020

Sobre la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos

1) Leemos en  Avvenire: "La tradicional (?) Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos comenzará hoy (sábado 18 de enero) y es una iniciativa ecuménica que alguien podría pensar que nació después del Vaticano II, pero la historia es más antigua ".

Aclaremos

Dado que si es cierto que la historia de esta semana de oración es de más de dos siglos, Avvenire profundiza en el panegírico y no dice que surgió por iniciativa protestante; pero la Iglesia Católica no se ha había nunca adherido, excepto en años mucho más recientes y precisamente coincidiendo con los casos del falso ecumenismo introducido por el Concilio.

El hecho es que el 25 de enero de 1959, al final de la octava de oración por la unidad, el Papa Juan XXIII convocó el Concilio Vaticano II, que llevó a la Iglesia Católica al Movimiento Ecuménico. El Concilio finalmente abrió las puertas a una cooperación oficial entre la Secretaría de Fe y Constitución del Consejo Ecuménico de Iglesias (además, un término impropio, porque la Iglesia es una y las otras son denominaciones cristianas) y la Secretaría del Vaticano para la promoción de la Unidad. En 1966 se realizó una consulta conjunta sobre la Semana de Oración por la Unidad de los Cristianos, que terminó con el establecimiento de un grupo de trabajo mixto para la preparación del material de la Semana. En 1968 el primer proyecto estaba listo. Todos los años desde 1973 un grupo ecuménico, de diferentes partes del mundo, es invitado a preparar el primer borrador del material de la semana, que luego es revisado por la comisión preparatoria internacional. Este "viaje" alrededor del mundo quiere subrayar el carácter verdaderamente ecuménico de la Semana de Oración.
La larga historia de colaboración condujo, en 2004, a la publicación conjunta del texto por la comisión de Fe y Constitución y el Consejo Pontificio para la promoción de la unidad entre los cristianos.

Falso ecumenismo

La palabra retorno ( reditus ) nunca se menciona en el Decreto Conciliar Unitatis redintegratio . Por lo tanto, la conversión se hizo cargo de la reversión . Cito a Romano Amerio: "Las confesiones cristianas, incluida la católica, no deben volverse la una a la otra, sino que todas juntas gravitan hacia el Cristo total que está fuera de ellas (ya no en la Iglesia Católica, por lo tanto) y en el que deben converger ». ( Iota unum , Lindau 2009, p. 492)

Por lo tanto, la variación en la doctrina consiste en el hecho de que la unión de todas las Iglesias se realiza en lugar de en la Iglesia Católica, en la llamada Iglesia de Cristo y por un movimiento de convergencia de todas las confesiones hacia un centro que está fuera de cada una . La variación en el concepto de misión también se deriva inevitablemente de una variación del concepto de unión de cristianos: las religiones no cristianas deben entrar en la unidad religiosa de la humanidad y, exactamente como en el caso de los hermanos separados, esto ya no sucede debido al efecto de su conversión al cristianismo, ya está presente en sus valores intrínsecos que es suficiente para profundizar, encontrando así la verdad más profunda que subyace en todas las religiones.

El " Ut unum sint " por el cual el Señor oró y se entregó a sí mismo, la verdadera unidad, que no es una razón pragmática, organizativa ni de asentimiento, sino la comunión en Cristo en su Iglesia, en sí mismo se realiza como un don sobrenatural que se hace realidad en aquellos que " permanecen " y aquellos que " regresan " a la Iglesia tal como el Señor la quiso y la estableció: la Única, Santa, Católica, Apostólica y también Romana.

-----------------------------------------------------------

2) "Semana alternativa" para el regreso de los disidentes a la verdadera Iglesia:

La única unión verdadera solo puede hacerse con el regreso ( por reditum ) de los hermanos separados a la verdadera Iglesia de Dios (Pío XI, Mortalium animos , 6 de enero de 1928).

18 de enero: Ora por la conversión de todos los herejes y vagabundos.
19 de enero: Ora por la conversión de los Focianos (llamados ortodoxos) y todos los cismáticos.
20 de enero: Ora por la conversión de los luteranos y todos los protestantes
21 de enero: Ora por la conversión de los anglicanos.
22 de enero: Ora por la conversión de los católicos que ya no practican
23 de enero: Ora por la conversión de los judíos.
24 de enero: Ora por la conversión de los musulmanes
25 de enero: Ora por la conversión de todos los infieles.

-----------------------------------------------------------------

3) De la Carta del Santo Oficio a los obispos de Inglaterra
 [16 de septiembre de 1864]
De la uni(ci)dad de la Iglesia (1)
[De la Carta del Santo Oficio a los obispos de Inglaterra, de 16 de septiembre de 1864]——————————Nota: (1) ASS 2 (ed. 2; 1870) 657 ss; Collect. S.C. de Propag. Fide I (1907) 1262.——————————2885 Dz 1685 Se ha comunicado a la Santa Sede que algunos católicos y hasta varones eclesiásticos han dado su nombre a la sociedad para procurar, como dicen, la unidad de la cristiandad — erigida en Londres el año 1857 — y que se han publicado ya varios artículos de revistas, firmados por católicos que aplauden a dicha sociedad o que se dicen compuestos por varones eclesiásticos que la recomiendan.
 Y a la verdad, qué tal sea la índole de esta sociedad y a qué fin tienda, fácilmente se entiende no sólo por los artículos de la revista que lleva por título The Unicn Review, sino por la misma hoja en que se invita e inscribe a los socios. En efecto, formada y dirigida por protestantes, está animada por el espíritu que expresamente profesa, a saber, que las tres comuniones cristianas: la romano-católica, la greco-cismática y la anglicana, aunque separadas y divididas entre sí,con igual derecho reivindican para sí el nombre católico. La entrada, pues, a ella está abierta para todos, en cualquier lugar que vivieren, ora católicos, ora greco-cismáticos, ora anglicanos, pero con esta condición: que a nadie sea lícito promover cuestión alguna sobre los varios capítulos de doctrina en que difieren, y cada uno pueda seguir tranquilamente su propia confesión religiosa. 
Mas a los socios todos, ella misma manda recitar preces y a los sacerdotes celebrar sacrificios según su intención, a saber: que las tres mencionadas comuniones cristianas, puesto que, según se supone, todas juntas constituyen ya la Iglesia Católica, se reúnan por fin un día para formar un solo cuerpo…2886 Dz 1686 El fundamento en que la misma se apoya es tal que trastorna de arriba abajo la constitución divina de la Iglesia. Toda ella, en efecto, consiste en suponer que la verdadera Iglesia de Jesucristo conste parte de la Iglesia Romana difundida y propagada por todo el orbe, parte del cisma de Focio y de la herejía anglicana, para las que, al igual que para la Iglesia Romana, hay un solo Señor, una sola fe, un solo bautismo (cf. Ep 4,5)…2887 Nada ciertamente puede ser de más precio para un católico que arrancar de raíz los cismas y disensiones entre los cristianos, y que los cristianos todos sean solícitos en guardar la unidad del espíritu en el vínculo de la paz (Ep 4,3)… Mas que los fieles de Cristo y los varones eclesiásticos oren por la unidad cristiana, guiados por los herejes y, lo que es peor, según una intención en gran manera manchada e infecta de herejía, no puede de ningún modo tolerarse.
2888 La verdadera Iglesia de Jesucristo se constituye y reconoce por autoridad divina con la cuádruple nota que en el símbolo afirmamos debe creerse; y cada una de estas notas, de tal modo está unida con las otras, que no puede ser separada de ellas; de ahí que la que verdaderamente es y se llama Católica, debe juntamente brillar por la prerrogativa de la unidad, la santidad y la sucesión apostólica
Así, pues, la Iglesia Católica es una comunidad conspicua y perfecta del orbe de la tierra y de todas las naciones, con aquella unidad por cierto de la que es principio, raíz y origen indefectible la suprema autoridad y «más excelente principalía» (1) del bienaventurado Pedro, príncipe de los Apóstoles, y de sus sucesores en la cátedra romana. Y no hay otra Iglesia Católica, sino la que, edificada sobre el único Pedro, se levanta por la unidad de la fe y la caridad en un solo cuerpo conexo y compacto (Ep 4,16).
Nota:
(1) S. IRENAEUS, Adv. haer. 3, 3 [PG 7, 849 A]

Dz 1687 Otra razón por que deben los fieles aborrecer en gran manera esta sociedad londinense es que quienes a ella se unen favorecen el indiferentismo y causan escándalo.