Señores Integristas para usted

"Me viene como símbolo una escena de la Chanson de Roland, cuando los cristianos vencen a los musulmanes y los ponen todos en fila delante de la pila bautismal, y uno con una espada. Y los musulmanes tenían que elegir entre el bautismo o la espada. Eso hicimos los cristianos. Era una mentalidad que hoy no podemos aceptar, ni comprender, ni puede funcionar más. Cuidemos los grupos integristas, cada uno tiene lo suyo. En Argentina hay algún rinconcito integrista por ahí. Y tratemos con la fraternidad ir adelante. El integrismo es una peste y todas las religiones tienen algún primo hermano integrista ahí, que se agrupa".


Definamos: "Integrismo es la actitud de determinados colectivos hacia los principios de la doctrina tradicional, de manera que rechazan cualquier cambio doctrinal, con la intención de mantener íntegros e inalterados tales principios. Tiene su origen en grupos católicos ultramontanos del siglo XIX que reaccionaron contra el laicismo proponiendo una política católica «íntegra»."

Los que seguramente no son integristas son los sodomitas públicos que se reciben en audiencias vaticanas, los idólatras de la Pachamama y Moloch, los que hacen desfalcos, los que relativizan los dogmas, los que desacralizan la Liturgia, los que consideran a todas las religiones por igual, los que han malformado doctrinalmente a varias generaciones, los que afirman, implícitamente o no, que todos se salvan, y un largo etcétera. Todos amigos de Bergoglio. Pero los Integristas son -somos- para el misericordioso pastor, una peste....

Digámosle entonces... 

«¿Integristas? Sí señores míos, y a mucha honra» 
Félix Sardá y Salvany. 
De «¿Integristas?», El Siglo Futuro: 1-2.
 (24 de agosto de 1889)



Comentarios

Entradas populares de la última semana