Bergoglio y "el cisma de Lefebvre"




Incluso este último viaje de Bergoglio nos dio sus "satisfacciones": las ridículas vestimentas de leopardo, poco Cristo y muchos clichés eco-globalistas, migrantes y, casi dando un salto hacia el caluroso verano de 1976 o 1988, "el Cisma de Lefebvre ".


Mons. Lefebvre - San Pío X

Nos referimos a la conferencia de prensa (ver aquí ) en el vuelo de regreso a Roma:

* * *

Jason Drew Horowitz (The New York Times, Estados Unidos)
- En el vuelo a Maputo reconoció que estaba siendo atacado por un sector de la Iglesia Americana, obviamente hay fuertes críticas de algunos obispos y cardenales, hay televisiones católicas y sitios web americanos muy críticos, e incluso algunos de sus aliados más cercanos han hablado de un complot contra ti. ¿Hay algo que estos críticos no entiendan de su pontificado? ¿Hay algo que haya aprendido de las críticas? ¿Tiene miedo de un cisma en la Iglesia Americana? Y si es así, ¿hay algo que pueda hacer, un diálogo, para evitarlo?

- "En primer lugar, la crítica siempre ayuda, siempre. Cuando uno recibe una crítica inmediatamente tiene que hacer autocrítica y decir: ¿es eso cierto o no? ¿Hasta qué punto? La crítica siempre me beneficia. A veces te hacen enojar... Pero hay ventajas. De camino a Maputo, uno de ustedes me dio ese libro en francés sobre cómo los americanos quieren cambiar al Papa. Sabía lo de ese libro, pero no lo había leído. Las críticas no provienen sólo de los norteamericanos, sino que están en todas partes, incluso en la Curia. Al menos los que te lo dicen tienen la ventaja de la honestidad para decírtelo. No me gusta cuando las críticas están debajo de la mesa: te hacen sonreír mostrando los dientes y luego te meten el puñal por detrás. Eso no es justo, no es humano. La crítica es un componente fundamental, y si su crítica no es correcta, usted está preparado para recibir la respuesta y hacer un diálogo y llegar al punto correcto. Esta es la dinámica de la verdadera crítica.

En cambio, la crítica a las gotas de arsénico, de las que hablábamos en relación con este artículo que le di al Padre Rueda, es un poco como tirar la piedra y esconder la mano.... Esto no es necesario, no ayuda. Ayuda a pequeños grupos cerrados, que no quieren escuchar la respuesta a las críticas. En cambio, una crítica justa -creo esto, esto, esto y esto- está abierta a la respuesta, esto construye, ayuda.

Frente al caso del Papa: No me gusta esto del Papa, lo critico, hablo, hago un artículo y le pido que responda, es justo. Hacer una crítica sin querer escuchar la respuesta y sin hacer el diálogo no es amar a la Iglesia, es ir detrás de una idea fija, cambiar al Papa, o hacer un cisma. Esto, está claro: siempre una crítica leal es bien recibida, al menos por mí.

Segundo, el problema del cisma: en la Iglesia ha habido muchos cismas. Después del Vaticano I, por ejemplo, la última votación, la de la infalibilidad, un grupo simpático abandonó y fundó los antiguos católicos para ser realmente "honestos" con la tradición de la Iglesia. Luego encontraron un desarrollo diferente y ahora hacen las ordenaciones de mujeres. Pero en ese momento eran rígidos, se pusieron detrás de una ortodoxia y pensaron que el Concilio estaba equivocado. Otro grupo se fue en silencio, pero no quiso votar.... El Vaticano II tuvo estas cosas entre las consecuencias. Quizás el más conocido de los desprendimientos postconciliares es el de Lefebvre. Siempre existe la opción cismática en la Iglesia, siempre. Pero es una de las opciones que el Señor deja a la libertad humana. No le temo a los cismas, rezo para que no existan, porque está en juego la salud espiritual de mucha gente. Que haya diálogo, que haya corrección si hay algún error, pero el camino del cisma no es cristiano. Pensemos en los comienzos de la Iglesia, como se inició con muchos cismas, uno tras otro: arios (sic), gnósticos, monofisitas.... Entonces vengo a contar una anécdota: fue el pueblo de Dios el que salvó de los cismas. Los cismáticos tienen siempre una cosa en común: se separan del pueblo, de la fe del pueblo de Dios. Y cuando en el Concilio de Éfeso se habló de la maternidad divina de María, el pueblo -esto es histórico- estaba a la entrada de la catedral cuando los obispos entraron para hacer el concilio. Estaban allí con palos. Se los mostraron a los obispos y gritaron: "¡Madre de Dios! Madre de Dios", como diciendo: si no haces esto, te están esperando... El pueblo de Dios siempre se adapta y ayuda. Un cisma es siempre un desapego elitista provocado por una ideología desprendida de la doctrina. Es una ideología, quizás justa, pero que entra en la doctrina y la separa... Por eso rezo para que no haya cismas, pero no tengo miedo. Este es un resultado del Vaticano II, no de este o aquel Papa. Por ejemplo, las cosas sociales que digo son las mismas que las de Juan Pablo II, ¡las mismas! Lo copio. Pero dicen: el Papa es comunista... Las ideologías entran en la doctrina y cuando la doctrina se desliza en las ideologías, existe la posibilidad de un cisma. Está la ideología de la primacía de la moral aséptica sobre la moral del pueblo de Dios. Los pastores deben guiar al rebaño entre la gracia y el pecado, porque la moralidad evangélica es ésta. En cambio, una moral de tal ideología pelágica te lleva a la rigidez, y hoy tenemos muchas escuelas de rigidez dentro de la Iglesia, que no son cismas sino caminos cristianos pseudo-esquemáticos, que terminarán mal. Cuando se ven cristianos, obispos, sacerdotes rígidos, detrás de ellos hay problemas, no hay santidad del Evangelio. Por eso debemos ser mansos con las personas que son tentadas por estos ataques, están pasando por un problema, debemos acompañarlos con mansedumbre".

* * *

En primer lugar, nos sorprende que los cismáticos sean reconocidos en tiempos de triunfante ecumenismo.

Un asombro efímero, porque los cismáticos no son, en la mente de Bergoglio, quienes se separan de la Iglesia y encuentran la suya propia, sino aquellos que se oponen a la gente, como si la gente fuera siempre y en cualquier caso tan infalible cuando era portador de ese sensus fidelium que es un eco fiel de la enseñanza de la Iglesia como en el caso del Concilio de Éfeso, en la medida en que tiene una moral diferente de la "ideología de la primacía de una moralidad aséptica" (cualquier referencia a Amoris Laetitia y las críticas es pura coincidencia ).

Otra característica de los cismáticos es la rigidez y los rígidos en la Iglesia son malos: por decencia y respeto por los oídos piadosos no hablamos de aquellos que son conocidos por su suavidad ...
Pero, ¿quiénes son estos cismáticos: los veterocatólicos, los gnósticos, los arrianos, los monofisitas (y decir que con el papa monofisita de Alejandría, el papa Bergoglio también hizo algunas reuniones ecuménicas, frente a la honestidad y la coherencia) y ... los lefebvristas.

No parece que Monseñor Marcel Lefebvre haya formado una iglesia personal suya, separada de la Iglesia romana o que sus herederos de la Fraternidad de San Pío X lo hayan hecho.
Además, la inexistencia del cisma de Lefebvre fue reconocida por el propio Vaticano a través del fallecido cardenal Darío Castrillon Hoyos, durante años comprometido en las relaciones con el llamado mundo de la tradición. Ciertamente, el obispo francés era rígido, rígido en la preservación de la fe católica integral, mientras que los predecesores de Francisco dieron derechos de ciudadanía en la Iglesia a los piratas de las herejías y la revolución.
Pero hubo un cisma que dijo Pablo VI acerca de él, del cual Francisco es muy devoto y compañía, y Juan Pablo II también lo dijo: ¡y Bergoglio "lo copió"!
Al pasar recordemos que lo mismo afirma, extrañamente sin duda , también el Eminentissimo Burke (ver aquí ) ...

De la clase de cismáticos, en la que el católico Lefebvre está injustamente numerado, notamos, sin embargo, que los autodenominados ortodoxos, además de profesar herejías, han constituido iglesias cada vez más sectarias y nacionales separadas de la única verdadera Iglesia de Jesucristo. No es un olvido, es una omisión deliberada.
De hecho, en el viaje anterior a Rumania, Bergoglio pudo decir: "Nosotros los católicos también tenemos personas cerradas, que no queremos y decimos:" No, los ortodoxos son cismáticos". Son cosas viejas. Los ortodoxos son cristianos. Pero hay algunos grupos católicos fundamentalistas: debemos tolerarlos, orar por ellos para que el Señor y el Espíritu Santo ablanden un poco el corazón." 
Cosas viejas! ¿No has leído el Dominus Iesus polaco-germánico que dice que las iglesias autodenominadas ortodoxas son iglesias hermanas e iglesias locales verdaderas (aunque no están en comunión con la Iglesia católica, que sería, o más bien en la que subsistiría) la verdadera Iglesia de Cristo)?

Bergoglio copia a Wojtyla. ¡Y lo copia bien también!

Y sería superfluo hablar de la iglesia patriótica china, el capellán del Partido Comunista, con el cual los modernistas, en virtud de una eclesiología muy precisa y herética, han estado tratando a los católicos clandestinos durante años.

Los modernistas y los comunistas católicos chinos, lo dicen ellos mismos, son una sola iglesia. Quién de una manera quién de otra siguen siendo cismáticos.
Porque, concluyendo con el no cismático Lefebvre: "No estamos en el cisma: somos los continuadores de la Iglesia Católica. Ellos son los que inventan las innovaciones para estar en el cisma." (Lille, 29 de agosto de 1976) y nuevamente "Queremos permanecer en la verdadera religión católica, queremos continuar esta religión. No somos cismáticos, no estamos excomulgados, no somos personas que se alejan de la Iglesia. ¡Esto no es verdad, es imposible que sea verdad! ¿Por qué, al continuar lo que la Iglesia Católica siempre ha hecho durante veinte siglos, sin cambiar nada, cómo podemos ser excomulgados? ¿Cómo podemos estar fuera de la Iglesia? Es imposible! Los que salen de la Iglesia son los que cambian todo, los que toman otro camino, los que han cambiado el camino en el Vaticano II [...] Este camino es falso, condenado por muchos Papas [...] Somos parte de la Iglesia Católica, ¡eso es seguro! Quienes toman otro camino, cambian el sacrificio de la Misa, cambian los sacramentos, todos los ritos, corren el riesgo de salir de la Iglesia, de perder almas" (Turín, 11 de junio de 1989).





Comentarios

  1. Que le agradezca Burke a Mons Lefebvre que gracias a él puede celebrar Misa tradicional en vez de hablar mal

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¿porque los necones no quieren responder que necesidad tuvo benenito de hacer un motu proprio para liberar la verdadera misa si según ellos no estaba prohibida??

      Eliminar

Publicar un comentario

Se invita a los lectores a dejar comentarios.

Entradas populares de la última semana