Infanticidio, entierro de niños vivos en el Amazonas



El infanticidio y el suicidio han sido tradicionalmente parte de la cultura en muchas partes de la región amazónica. Entonces, ¿por qué el documento de trabajo del Sínodo Pan-Amazonas de octubre sugiere que la Iglesia Católica "debe tener rostro amazónico"?(...). 

Lo que el Papa y sus colaboradores no mencionan es que, además del sufrimiento causado por las corporaciones explotadoras, las comunidades mismas son también la fuente de esta falta de paz. Si bien se presta especial atención al "ecocidio", no se menciona el infanticidio, el suicidio ni el parricidio que forman parte del tejido de la vida en la amazonía. El próximo sínodo de octubre ha sido motivo de preocupación desde que se publicó su documento preparatorio, con sus llamados a la "conversión ecológica" y a las mujeres ordenadas. Desde entonces, se sugiere que se hagan hostias de yuca, en lugar de harina de trigo. 

Ahora, el documento de trabajo, Instrumentum Laboris, (IL) ha sido publicado y siguen existiendo muchas áreas de preocupación: un enfoque en la ecología integral y la eco-teología, la promoción de la teología india - una rama de la teología herética de la liberación - y el tema consistente que la iglesia tiene mucho que aprender de la espiritualidad pagana.

Hay muchos artículos buenos disponibles que exponen las amenazas del sínodo al celibato sacerdotal, al sacerdocio exclusivo de los hombres y la pureza doctrinal, por lo que el enfoque de este artículo será las prácticas antivida de las tribus en la región panamazónica. Según los documentos publicados hasta ahora, se atribuye al colonialismo moderno y occidental el aumento de los abortos, la violencia familiar y el uso de drogas en la zona. No hay referencias a la aceptación tradicional de estas prácticas anti-vida en la cultura amazónica.

El infanticidio en la amazonia.

Es difícil encontrar el número exacto de infanticidios que se cometen en la región, ya que muchos casos no se denuncian y los esfuerzos se ven obstaculizados por una teoría política que etiqueta a todas las intervenciones externas como "imperialistas", "colonialistas" o "patriarcales". 

Los relativistas culturales afirman que las poblaciones indígenas deberían estar protegidas de ser procesadas por la aplicación de prácticas culturales como el infanticidio y la eutanasia, y fruncir el ceño ante cualquier intento de descubrir cuántos niños y adultos están siendo asesinados. Tales activistas afirman que la recopilación de datos "en muchos casos es un intento de incriminar y expresar prejuicios contra los pueblos indígenas", y es una nueva forma de colonialismo.

De acuerdo con un artículo de 2018, alrededor de veinte grupos tribales de los trescientos de Brasil practican el infanticidio, y se estima que alrededor de cien niños son asesinados cada año.

Un estudio sobre el infanticidio en la tribu Zuruahá de Brasil arroja algo de luz sobre la filosofía detrás de la práctica. 

Señala que el infanticidio fue tolerado históricamente por varias razones: como un medio para librar a las comunidades tribales, que vivían en condiciones muy duras, de la carga de cuidar a los miembros más débiles o de asegurar que las madres pudieran cuidar adecuadamente a sus hijos nacidos. Así, gemelos, niños discapacitados o enfermos fueron asesinados (y todavía están siendo asesinados) después del nacimiento. Y si una madre muere durante el parto, su hijo casi seguramente será asesinado.

La superstición también juega un papel en estas culturas, incluso en la América Latina contemporánea. Los niños albinos se consideran malos y se matan una vez que se descubre la condición. Se da un ejemplo en el estudio de una familia de la tribu Kuikúru que mató a tres niños con albinismo. A un niño anterior se le permitió vivir, a pesar de tener la condición, porque sus padres pensaron que cambiaría de color con el paso del tiempo.

Las normas sociales también impulsan el infanticidio: los bebés nacidos de madres solteras generalmente se matan y es aceptable matar a un niño de un sexo no deseado, particularmente a las niñas, ya que la preferencia es por los niños. Una tribu permite el infanticidio una vez que han nacido cuatro hermanos del mismo sexo, sin importar de qué sexo se trate.

Este comentario sobre la tribu yanomámi explica su justificación de la matanza de niños:"Las mujeres yanomámi tenían plena autonomía para decidir si sus hijos deberían vivir o no. La madre se retira al bosque para dar a luz y si no acoge al niño en sus brazos, es como si el niño nunca hubiera nacido. Así, se interpreta que, en esa cultura, también hay un "nacimiento posterior al parto", en otras palabras, un acto de ser "nacido culturalmente":

Cuando la madre no recibe al recién nacido, no lo toca y lo abandona en el bosque. De esta manera, el niño no nace en la comunidad ".

Otro ejemplo muestra cómo se desarrollan estas prácticas en la vida real. El siguiente episodio tuvo lugar en la tribu Surawaha en la década de 1990 con la familia Suzuki que vivía como misioneros cristianos. Los Suruwhahas no habían tenido contacto con el mundo exterior hasta la década de 1970.

"En un momento durante la estadía de Suzukis con los Suruwaha, la tribu aparentemente decidió que dos niños que no parecían estar desarrollándose adecuadamente debían morir. Los padres de los niños se suicidaron en lugar de matar a los dos. La tribu luego enterró a los niños vivos de todos modos como era la costumbre, dice Suzuki. Una, una niña llamada Hakani, sobrevivió a la terrible experiencia, pero posteriormente murió por inanición. Su hermano mayor la mantuvo con vida durante algunos años, contrabandeando sus restos de comida, antes de finalmente depositarla a los pies de Suzukis ". Los Suzukis adoptaron a la niña, una medida que planteó el tema de la tolerancia de los brasileños al infanticidio a la prominencia internacional.

Esta tolerancia se nutre del apoyo de las celebridades de Hollywood, algunas de las cuales han adoptado la protección de las prácticas culturales que tratan la muerte de manera muy similar a la que han adoptado la causa del aborto legal. 

Estos relativistas culturales confían en académicos, éticos y antropólogos para apoyar sus afirmaciones. Por ejemplo, un antropólogo de la Universidad de Brasilia describe la racionalización que hacen los nativos de matar niños de esta manera:“Un niño indígena, cuando nace, no es una persona. Él o ella se someterá a un largo proceso de personalización hasta que adquiera un nombre y, con eso, el estado de "persona".
(...)


* * *

Videos sobre Infanticidio en el Amazonas:




* * *



Comentarios


  1. kevlar steiner
    Hace 49 minutos
    Señores argentinos, paren el comunismo, el aborto y todo lo que va unido a ello antes de que se apoderen de todo el pais, como ha pasado en España. Eso se presenta con disfraces de "democracia" de "libertad" t de todo lo demás, pero es un disfraz, luego la democracia desaparece, la libertad también. Escribo desde España, no se dejen engañar, España está destruida de raiz, no permitan que a la Argentina le pase lo mismo, no le abran la puerta a los falsos profetas, a los comunistas, a los abortistas a los defensores de la sodomía, a los curas progres que son las antítesis del cristianismo,, etc. etc primero ellos toman el poder y despues meten en la carcel a todo el que no piense como ellos, como está pasando en España con la Fiscalía del odio. No dejen que pase en su pais lo que ha pasado en el nuestro, por la traición de todos

    https://www.youtube.com/watch?v=NtPPGSoYs8Q
    CAPITAL FEDERAL
    CON ABORTO NO TE VOTO
    TLV1

    ResponderEliminar
  2. Mejor que en esos lugares confeccionen la hostia con yuka asi por lo menos no se transubstancia y no se cometen más sacrilegios de los que ya hay.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Se invita a los lectores a dejar comentarios.

Entradas populares de la última semana