No tenemos Hermanos Mayores

El Antiguo Pacto ha sido revocado y los judíos necesitan a Jesús para salvarse


Por Don Curzio Nitoglia

prólogo

El 28 de octubre de 1965, poco antes del final del Concilio Vaticano II (8 de diciembre 1965), se promulgó la declaración conciliar Nostra Aetate  (en adelante NA ) sobre la relación entre  el judaísmo [1]  postbíblico o talmúdico  (distinto del Antiguo Testamento) y el cristianismo. A partir de esto, hubo una verdadera "subversión" de la doctrina católica sobre el tema de la contra religión /  judaica / poscristiana.



Juan Pablo II (1978-2005) convirtió a  NA en  el "caballo de batalla" de su largo pontificado y lo extendió por todas partes. Él, solo dos años después de su elección pontificia, declaró, a la luz de  NA,  que "el Antiguo Pacto  nunca fue  revocado " (Discurso de Maguncia, 17 de noviembre de 1980) y, seis años después, que "los judíos son  hermanos mayores de cristianos en la fe de Abraham "(Discurso en la sinagoga de Roma, 13 de abril de 1986).

A partir de estas dos afirmaciones (objetivamente contrarias a la fe católica), tanto Benedicto XVI (2005-2013) como el Papa Francisco (2013), no solo reiteraron los mismos errores, sino que explicaron otros nuevos (" los judíos postbíblicos no tienen necesidad de Jesús para salvarse "), ya contenido virtualmente en ellos y en  NA.

La doctrina católica enseña, por el contrario, que  1)  los judíos están separados de los cristianos  y no  son sus hermanos mayores en la fe; 2)  que  el Antiguo Pacto ha sido reemplazado por el Nuevo y Eterno Pacto ; 3)  y finalmente que  todos los hombres  ( incluidos los judíos )  necesitan a Jesús  (el único Redentor universal de la humanidad)  para salvarse a sí mismos. 


Finalmente, muy recientemente, en los primeros meses del año 2019, se publicó el libro  1) La Biblia de la Amistad. Extractos de la Torá / Pentateuco comentados por judíos y cristianos  (Cinisello Balsamo, San Paolo) con un "Prefacio" editado por el Papa Bergoglio y  2do)  inmediatamente después, hacia la Pascua del mismo año, se publicó un segundo libro sobre el mismo tema, titulado  Judios y cristianos,  editado por "Papa / Emérito" Benedicto XVI (Cinisello Balsamo, San Paolo) en colaboración con el rabino jefe de Viena Arie Folger.

En estos dos libros, el Papa Francisco y el "papa emérito" Benedicto XVI difundieron numerosos errores, si no verdaderas herejías materiales, con respecto a la fe en la divinidad de Cristo, al la Ssma. Trinidad, a las relaciones entre el Antiguo y el Nuevo Testamento, a la Redención universal de Jesús y al Dogma " Extra Ecclesiam [2]  nulla salus! ".

Por lo tanto, consideré necesario abordarlos en un volumen que,  Dios mediante, verá la luz en septiembre de 2019 en " Ediciones Radio Spada " (Cermenate - Como [3] ).

Los errores del Papa Ratzinger y Bergoglio conciernen  a)  en general  el problema judío / talmúdico  yb)  específicamente  1)  la cuestión del " Deicidio "; 2)   el problema  si los judíos crucificadores de Jesús supieran que Él era Dios ; 3 °)  ¿ Cuál es  la actitud de Dios hacia el judaísmo después de la religión bíblica después del Deicidio ? 4 °)  el grave  problema de fe que la Declaración de NA plantea a la conciencia de los fieles católicos ; y finalmente, al estudiar estas cuatro preguntas a la luz de la teología católica tradicional, inevitablemente se encuentra el 5)  cuestión del  judeo / cristianismo  y de los  cristianos judaizantes,  lamentablemente transmitidos, "autorizados" y empujados a juzgar silenciosamente por Bergoglio explícitamente y aún más por Ratzinger de una manera casi encubierta u oculta .

En esta presentación, abordaré brevemente los cinco problemas antes mencionados, que se examinaron exhaustivamente en el volumen anterior.


Capítulo 1 - El Deicidio

La Declaración Conciliar  Nostra Aetate  (28. X. 1965) a  n. 4-g  escribe: "La muerte de Cristo se debe  a los pecados de todos los hombres . Y si las autoridades judías con sus seguidores han trabajado por la muerte de Cristo, sin embargo,  lo que  se  cometió durante la Pasión no puede imputarse  sin distinción a  todos los judíos que viven en ese momento,  ni a los  judíos de nuestro tiempo ".

Las cosas no son exactamente así, por el contrario, debemos distinguir bien:  1 °)  Cristo murió  para redimir los pecados de todos los hombres , es decir, la  causa  final  de la muerte de Cristo es la redención de toda la humanidad; pero  2 °)  la  causa eficiente,  que produjo la muerte de Cristo, no fueron los pecados de los hombres, sino  a)  el  judaísmo postbíblico,  en la persona de " Anás y Caifás" como " Sumo Sacerdote  y  Sumo Sacerdote / emérito " del  Sanedrín , quien, negando la divinidad de Cristo, lo condenó a muerte, luego fue ejecutado por los romanos y finalmente  b)  también a la mayoría del  pueblo judío  ά) que  vivió en la época de Jesús , quien ratificó la condena del grito del Sanedrín: " Crucifijo , crucifige eum "( Mt.,  XXVII, 22 ss. [4] ) ; y  β)  sus descendientes en la medida en que, sin creer en la divinidad y mesianicidad de Cristo, participan en la solicitud de sus antepasados: " Sanguis ujus super nos et  super filios nostros " ( Mt.,  XXVII, 25), de acuerdo con su ley ( Lev. XXIV, 10-16).

Para  todos  los Padres de la Iglesia, ya desde el siglo I hasta San Agustín (siglo V) [5]  , la  causa eficiente  y  voluntariamente responsable  de la muerte de Jesús es  ante todo  el judaísmo farisaico / talmúdico a través de sus líderes, y,  en secundis  por los simples fieles. Por lo tanto, en la muerte de Cristo, la comunidad religiosa posbíblica de  Israel está implicada de manera inequívoca  , quien ha rechazado la divinidad y la mesianismo de Jesús y aún persevera en el rechazo perpetrado por sus propios padres, pero (¡atención!) No todo  el linaje físico.  De hecho, un "pequeño remanente de Israel" ( Rom. IX, 27-28) fue fiel a Cristo: los Doce Apóstoles y unos pocos miles de Discípulos, aunque la mayoría de la gente participó activamente en la condena a muerte de Jesús.

El consentimiento " moralmente unánime " de los Padres es un signo de la tradición divina / apostólica. En nuestro caso (el Deicidio), los Padres eclesiásticos  están de acuerdo matemáticamente en la enseñanza de que la gran parte (infiel a Cristo) del pueblo judío, a saber, el judaísmo talmúdico  ,  como una religión anticristiana y antitrinitaria, es responsable, como una  causa eficiente, de la muerte de Cristo y dio lugar a una nueva religión cismática y herética contra el Antiguo Testamento: el talmudismo, que está separado del mosaismo, que creía, como Abraham, en el Mesías venidero, también anunciado por las profecías del Antiguo Testamento, hecho realidad luego de Jesús de Nazaret, y que aún hoy rechaza la divinidad de Cristo y lo condena como idólatra, ya que "como hombre afirmó ser Dios" ( Mt.,  XVI, 65;  Mc.,  XIV, 63;  Lc.,  xxii, 71;  Juan,  X, 36). El problema a resolver, por lo tanto, es solo uno: ¿Jesús es sí o no Dios? Tertium non datur. Si es Dios, el judaísmo talmúdico se derrumba, si no es Dios, el cristianismo es un fraude.

Con respecto a la culpa del judaísmo rabínico / talmúdico, en la muerte de Jesús, es necesario distinguir entre  ά)  los líderes , que sabían claramente, como enseña Santo Tomás de Aquino ( S. Th ., III, q. 47, aa . 5-6;  Ibid.,  II-II, q. 2, aa. 7-8) - que Jesús era el Mesías y quería ignorar o no admitir que era Dios (ignorancia afectada o deseada, lo que agrava la culpa); y  β ) las personas , que en su mayor parte siguieron a los líderes (mientras que solo un "pequeño resto" siguió a Cristo) y tenían ignorancia indeseable pero ganable, por lo tanto, una falta menos grave que los líderes, pero  objetivamente  o serio en sí mismo; mientras  subjetivamente, es decir, en el corazón de cada hombre, solo Dios entra, no podemos hacer nada y ni siquiera conocerlo. La gente, que había visto los milagros de Cristo, tiene la circunstancia atenuante de haber seguido al Sumo Sacerdote de la época (incluso entonces eran dos, de los cuales uno "emérito" ...), el Sanedrín, los Jefes de Israel (Escribas, Doctores de la Ley, Fariseos y Saduceos); su pecado es grave en sí mismo, incluso si está parcialmente disminuido, no totalmente borrado, por una ignorancia sabia pero no intencionada ( S. Th.,  II-II, q. 2, aa. 7-8).

El judaísmo rabínico de hoy, en la medida en que es el enjuiciamiento libre del judaísmo talmúdico postbíblico de los tiempos de Jesús y persiste en no aceptarlo como el Mesías-Dios, participa  objetivamente  en la responsabilidad del Deicidio ya que un hombre que se proclama a sí mismo como tal "merece la muerte" ( Mt.,  XXVI, 66) según la ley de la religión judía ( Deut.,  XIII, 6;  Lev.,  XXIV, 10-16).

El ex rabino jefe de Roma, que se convirtió al catolicismo en 1944/45, Israel Eugenio Zolli, escribe: "El  principio de corresponsabilidad  se extendió en el antiguo [...] Oriente y se extiende no solo a la familia del delincuente, sino también a los su ciudad, y cuando se trata de un rey, incluso  de  todo su país y toda su nación. [...] El principio de corresponsabilidad se aplica incluso en el jurado romano [6] "( Antisemitismo , Roma, AVE, 1945; descanso. Cinisello Balsamo, San Paolo, 2005, p. 56). Olas "El asesinato de Jesús pesa  sobre los judíos considerados como colectividad étnica y religiosa"(E. Zolli, ibidem, p. 90). Por lo tanto, no se puede excluir la corresponsabilidad del judaísmo postbíblico de los tiempos de Jesús como la de sus hijos: los judíos incrédulos que rechazan al Cristo, hasta que dicen: " Benedictus qui venit in nomine Domini " ( Sal.,  CVI, 8; CXIII, 2; CXVIII, 26;  Mt.,  XXI, 9;  Mc.,  XI, 9;  Lk.,  XIX, 37;  John , XII, 13) y: " Fijarán su mirada en el que crucificó " ( Mt. ,  XXIII, 38;  Lc.,  XIII, 35).


Capítulo 2 -  Crucifixión de Jesús, Divinidad de Cristo y Santa Trinidad

Tomás de Aquino ( S. Th ., III, q. 47, a. 6, ad 1um) pregunta "si los jefes de los judíos sabían que la persona que estaba crucificando era Dios mismo encarnado, la segunda persona del Santo. Trinidad". Él responde que  cuando Dios le habló a Adán sobre el matrimonio, le explicó que él era una figura de la unión de Cristo y de la Iglesia; Luego tuvo que explicarle el misterio de la Trinidad y la Unidad de Dios y el de la Encarnación de la Palabra  ( S. Th.,  II-II, q. 2, a.7,  in corpore ).

Además, el Angelicus especifica que  los Príncipes de los judíos tenían un conocimiento explícito del misterio de la Encarnación, Pasión y Muerte del Verbo Encarnado . En cuanto al misterio de la Trinidad, Santo Tomás responde: " Antes de Cristo, el misterio de la Trinidad se creía como el misterio de la Encarnación, es decir, explícitamente por los ancianos e implícitamente y casi velado por personas simples " ( S. Th.,  II-II, q.2, a 8,  in corpore ).


Capítulo 3 - ¿El judaísmo talmúdico es "rechazado" por Dios y "reemplazado" por la Iglesia?

La Declaración de  NA  n. 4-h  escribe: "Los judíos no deben ser presentados como  rechazados por Dios, ni  maldecidos , como si esto surgiera de las Escrituras".


En primer lugar, debemos especificar que estamos hablando del judaísmo,   la religión postbíblica y sus  fieles  , es decir, los judíos que siguen el Càbala y el Talmùd y no de la etnia judía ( NA  equívocamente sofisticada - cuando se usa la palabra "hebreos" en dos significados) totalmente diferente - hablando de las "relaciones entre el  linaje  de Abraham, que tendrían   lazos espirituales muy estrechos con la  Iglesia  de Cristo". Ahora no es posible combinar el "linaje" con lo "espiritual" y con la "Iglesia"; la carne y el sangre con el espíritu y el Cuerpo Místico de Cristo como si fueran conceptos unívocos, que tienen el mismo significado, mientras que son equívocos, es decir, tienen significados totalmente diferentes.

Entonces es necesario especificar los términos teológicos y bíblicos de  reprobación  y  maldición ; a) Reprobar:  significa rechazar, considerar inútil, desaprobar, romper una amistad. Ahora la Sinagoga Talmúdica, que el Apóstol San Juan llama dos veces " Sinagoga de Satanás " ( Apoc.,  II, 9; III, 9), después del asesinato de Cristo, fue desaprobada, rechazada por Dios, que él notó su infidelidad al Antiguo Pacto que tuvo con Abraham / Moisés (1900 a. C.) y la repudió para hacer un Nuevo Pacto con el "pequeño remanente" o "reliquia" de Israel fiel a Cristo y Moisés (Cf. Salvatore Garofalo,  La Noción Profética del "Resto de Israel", Roma, Lateranum, nos. 1-4, 1962), y con todos los gentiles listos para recibir el Evangelio (que en su mayor parte correspondía al don de Dios, mientras que solo una "reliquia" de Gentiles lo rechazó, para adorarse a sí mismos a través de ídolos paganos que se habían construido, narcisistamente, como un espejo). Dios desautorizó a aquellos que negaron a su Hijo único y consustancial, "Dios verdadero del Dios verdadero". Entonces, la Teología saludable ha interpretado las Escrituras y enseñado que el judaísmo postbíblico es reprobado o desaprobado por Dios, es decir, hasta que permanezca en el obstinado rechazo de Cristo, no está espiritualmente unido a Dios, no es querido por Él, no es en la gracia de Dios, no tener fe y "sin fe es imposible agradar a Dios" [7]  ( Heb.,  XI, 6); b) Maldición: significa condenar, no es una "maldición formal" lanzada por Dios (similar a la de la serpiente infernal en el Edén) como una maldición del mal, sino que es una " maldición objetiva ", es decir,  una situación que se ve como desordenada y, por lo tanto, condenado  por Dios, de quien  dice maldad  o " maldad dice ". De hecho, Dios no puede aprobar, decir bien o "decir bien" el rechazo de Cristo. Dios el Padre, habiendo comprobado la esterilidad del judaísmo farisaico y rabínico, que mató a los Profetas, a su Hijo y finalmente a los Apóstoles, condena, desaprueba y "dice mal" o "dice mal": " Sí quis non amat Dominus Nostrum Jesum Christum anatema sentarse "( I Cor., XVI, 22). Al igual que Jesús, quien, habiendo comprobado la esterilidad de una higuera, lo maldijo ( Mt. XXI, 19), es decir, no lo apreció, pero lo condenó por no tener éxito en ser desarraigado y quemado.

En la Sagrada Escritura, esta maldición de Israel por parte de Dios, como resultado de su desobediencia al Antiguo Pacto con él, se revela formalmente: "Yo [el Señor, ed] te ofrezco bendiciones y maldiciones. Bendiciones  si obedeces  los mandamientos divinos ...,  maldiciones  si desobedeces "( Deut.,  XI, 28).


Los "Padres Apostólicos" y la Doctrina de la "sustitución"

En la Teología del " período sub-apostólico",  el rasgo particularmente característico es la  controversia con el judaísmo contemporáneo . La afirmación del  judaísmo postbíblico  de seguir siendo el pueblo elegido  y  el único titular de las promesas de Dios,  en el lado cristiano, contrasta con la  doctrina de  que, debido a la infidelidad del pueblo judío al Antiguo Pacto con Dios, los cristianos son el Verus Israel , que aceptó el legado de las personas rechazadas por Dios  y lo  suplantó. Esto se expresa de la manera más categórica por San Ignacio de Antioquía y en la  Carta de Bernabé "(H. Jedin, Historia de la Iglesia,  Milán, Jaca Book, 1975, vol. Yo, pp. 183-184) [8] .

Los Padres Apostólicos son (cronológicamente) los primeros Padres de la Iglesia que tuvieron relaciones con los Apóstoles, cuyos escritos son los  testimonios más antiguos de la tradición divina / apostólica . Son el  primer eslabón en la cadena de transmisión del Mensaje de Cristo después de la muerte de los Apóstoles , por lo tanto, son los  primeros órganos de la Tradición Apostólica . Su objetivo principal era  transmitir fielmente la enseñanza recibida por los Apóstoles  directamente  de Cristo y entregada por los Apóstoles directamente a los Padres Apostólicos  (siglo I-II) ,  seguida por los Padres apologéticos (siglo II-III) y por los Padres eclesiásticos (III -8vo siglo).

Monseñor Luigi Carli (obispo de Segni y luego arzobispo de Gaeta) escribió en confirmación de la doctrina tradicional contradicha por  NA : "Es necesario distinguir el judaísmo del Antiguo Testamento del  judaísmo poscristiano . El primero (Antiguo Testamento) es una preparación del cristianismo; el segundo ( judaísmo postcristiano ) negó la mesianismo de Jesús y continúa rechazando al Mesías Jesucristo. En este sentido, existe una oposición de contradicción entre el cristianismo y el  judaísmo actual . El Antiguo Pacto también se basa en la cooperación de los hombres. Moisés recibe la declaración de Dios, que contiene las condiciones del Pacto bilateral. De hecho,  la Alianza no es incondicional (Deut ., XI, 1-28), pero está sujeto a la obediencia del pueblo de Israel: "Te ofrezco bendiciones y maldiciones. Bendiciones  si obedeces  los mandamientos divinos ...,  maldiciones si desobedeces "( Deut.,  XI, 28). El Pacto Antiguo también depende del comportamiento de Israel y Dios amenaza varias veces con romperlo debido a las infidelidades del pueblo judío, que Él, en algunas circunstancias, incluso quisiera destruir por completo ( Deut.,  XXVIII;  Lev ., XXVI, 14 ss. .;  Jer ., XXVI, 4-6;  Hos,  VII, 8 y IX, 6).

Después de la muerte de Cristo, el perdón de Dios no se otorga a todo Israel, sino solo a "un pequeño remanente /  reliquia " fiel a Cristo y a Moisés, quien predijo a Jesús. Siguiendo la infidelidad del pueblo de Israel, en su complejo, hacia Cristo y el Antiguo Testamento que lo anunciaron, el perdón de Dios se restringió solo a "un pequeño remanente /  reliquia ".

Por parte de Dios, a  diferencia  del hombre,  no hay ruptura del plan de Su Pacto, de Su llamado o vocación, sino solo  desarrollo y mejora  del Antiguo Pacto, en el nuevo y definitivo Pacto , que dará al "pequeño" descanse "de los judíos fieles al Mesías un" corazón nuevo "( Ezequiel, XVIII, 31; XXXVI, 26) y se abrirá a toda la humanidad [...]. Jesús no estableció una nueva religión, enseñó que Dios quería la salvación de toda la humanidad y que la venida de Cristo era la condición de tal salvación [...]. La comunidad cristiana permaneció fiel a la tradición del Antiguo Testamento, reconociendo en Jesús al Cristo-Mesías anunciado por los Profetas del Antiguo Testamento y malentendido por el judaísmo talmúdico. Para los cristianos, el judaísmo postbíblico es infiel al Antiguo Testamento, pero hay un fiel "pequeño remanente" que, al entrar en la Iglesia de Cristo, garantiza la continuidad de la Alianza (Antiguo-Nuevo), en vista de la venida de Cristo. vino. Él es la "piedra angular" ( Mt.,  XXI, 42) que "hizo de dos [pueblos: judíos y gentiles] una cosa" [cristianos] " [9].

Para dar un ejemplo, Dios llamó a Judas para ser Apóstol, Lucifer para ser Angelo, pero no correspondieron con el don y el llamado de Dios, que no se arrepintió, sino que tomó nota de ellos y abandonó a los que primero Lo habían abandonado. " Deus non deserit nisi prius deseratur  / Dios abandona solo si es abandonado por primera vez" (San Agustín, tomado por el Concilio de Trento). Sin embargo, " si Deus deseratur, tunc deserit  / si Dios es abandonado, entonces Él abandona a los que ya lo han abandonado". Así fue para Lucifer, Adán, Caín, Judá y para Israel.



Capítulo 4 - La Declaración de  Nostra Aetate  sobre "Las relaciones de la Iglesia con las religiones no cristianas"

Hemos visto que entre la tradición católica divina / apostólica (los Padres apostólicos / apologistas / eclesiásticos y el Magisterio papal de San Pedro a Pío XII [10] ) y  NA  (28 de octubre de 1965) hay una  diferencia. Ahora, la tradición católica es una de las dos fuentes de revelación junto con las Sagradas Escrituras, consiste en la enseñanza común unánime de los Padres, que es  infalible;  mientras que  NA  tiene un valor singularmente  prudencial o "pastoral"  , por voluntad explícita de Juan XXIII y Pablo VI, que convocó y concluyó el Concilio Vaticano II como "Consejo Pastoral" [11] - ya que no consiste en la definición de alguna verdad dogmática o moral, sino en la aplicación de la doctrina al caso práctico . Por lo tanto, no es infalible ni irreformable y estar en  ruptura  o en  contraste  con la Tradición Apostólica unánime y constante (al menos desde el siglo I al V, como lo documenta la judía convertida y experta en Patrología, Denise Judant [12] ), debe ser correcto y reformado.

Los dos dogmas principales del cristianismo (la Santísima Trinidad y la divinidad de Jesucristo), para el judaísmo presente o postbíblico (que no es el Antiguo Testamento, sino el talmudismo rabínico / cabalístico), son una "blasfemia" ( Mt.,  XXVI, 65;  Mc.,  XIV, 63;  Lc.,  XXII, 71;  Juan,  X, 36) como dijo Caifás, por lo cual Cristo fue crucificado "porque como hombre se convirtió en Dios" ( Jn ., X, 33) y San Esteban fue condenado a lapidación ( Hechos de los Apóstoles,  VII, 1-59).

La ambigüedad de  NA consiste en dejar pasar a todos aquellos que descienden  genéticamente  de Abraham, ya que tienen vínculos  espirituales  o de fe con la Iglesia de Cristo, mientras que la sangre o la raza no tienen nada que ver con el espíritu y la fe. no puede funcionar como un puente lógico, enlace o "término medio" entre el judaísmo y el cristianismo en el razonamiento teológico sobre el judío / cristianismo.

En el  no. 4-e ,  NA  enseña: "Según San Pablo, los judíos, en la gracia de los padres,  siguen siendo queridos por Dios , cuyos dones y cuya vocación son sin arrepentimiento". En cambio, San Pablo solo dice que la vocación (llamada o regalo)  de parte de Dios  no cambia: " Ego sum Dominus et non mutor " ( Mal.,  III, 6). Mientras que la respuesta al llamado de Dios puede cambiar  por el hombre, como lo fue para Lucifer, inicialmente para Adán / Eva, que luego regresó a Dios, para Caín, para Esaú, para Judas Iscariote y para la mayoría del pueblo de Israel, que durante la vida de Jesús, correspondió mal a la llamado y al don de Dios, matando primero a los Profetas del Antiguo Testamento, luego a Cristo mismo y finalmente a sus Apóstoles del Nuevo Testamento (San Esteban en torno al 30, Santiago el Mayor en 42 y San Jaime el Menos en 62) ; de donde son  queridos por Dios , es decir, están en la gracia de Dios, solo "el pequeño descanso" de  aquellos que han aceptado el Mesías-Cristo vienen (Nuevo Testamento), como lo aceptaron sus padres en el Antiguo Testamento. De hecho, después del martirio de Santiago el Menor (año 62), los Apóstoles dejaron Palestina y fueron a evangelizar a los paganos con inspiración divina.

También de acuerdo con la doctrina conciliar (ver  NA : "los dones de Dios son irrevocables") y postconciliar (ver Juan Pablo II, Mainz, 17 de noviembre de 1980: "El antiguo pacto nunca se revocó") el judaísmo actual seguiría siendo el  titular del pacto con Dios . En cambio, la tradición católica (la Sagrada Escritura interpretada por unanimidad por los Padres Apostólicos / eclesiásticos y por el constante y tradicional Magisterio de la Iglesia) enseña que hay una  primera  y hay una  segunda  Alianza: irrevocable es lo que desde el  primer  paso hasta el  segundo toma el relevo. al otro, cuando este "anticuado y sujeto a un mayor envejecimiento, ahora está a punto de desaparecer" ( Heb., VIII, 8-13). Si no es que la gracia prometida a los propietarios por el  primer  Pacto no muere con él, sino que se otorga a los poseedores del  segundo : esto, de hecho, ocurrió cuando  casi todos  los poseedores del  primero,  rechazando a Cristo, no reconocieron el tiempo cuando Dios les dio había visitado ( Lc.,  XIX, 44). "Sin embargo, a quienes lo recibieron" el Visitante "les dio el don de la filiación divina" ( Juan,  I, 12), presionó con ellos (la "pequeña reliquia" del pueblo judío que aceptó a Cristo) el  segundo  Pacto y lo abrió a aquellos que (los paganos) vendrían "del este y del oeste, del norte y del sur" ( Lc., XIII, 29), transfiriendo al  segundo  todos los regalos que ya están en posesión del  primero . Así, muchos miembros del pueblo elegido rechazaron a Cristo, pero "un pequeño remanente" (Apóstoles y Discípulos) le dio la bienvenida ( Rom.,  XI, 1-10). Además, antes del fin del mundo, San Pablo prevé y revela, divinamente inspirado, la conversión final y masiva de la multitud de judíos ( Rom.,  XI, 26: " Et sic omnis Israel salvus fieret "). Esta palabra "conversión", "salvación" no agrada a los judíos actuales, desafortunadamente también desagrada a los prelados conciliares y postconciliares, " sed Verbum Domini manet in aeternum ".

La Declaración de  NA  no contiene una sola cita de un solo Padre de la Iglesia, de un solo pronunciamiento del Magisterio eclesiástico, ¿por qué? Simple, porque no hay ninguno! ¿Cómo podemos decir que debe aceptarse porque está en continuidad con la Tradición (ver Benedicto XVI y "la hermenéutica de la continuidad" entre la Tradición y el Vaticano II) y no en romper con ella?

Atención: el Evangelio nos advierte, como advirtieron los fariseos hace dos mil años: "El Reino de Dios te será quitado y entregado a otros". El pacto con Dios es nuevo y eterno y, por lo tanto, definitivo, pero solo con respecto a la Iglesia de Cristo; En cuanto a los demás (también el judaísmo postbíblico y el antiguo pacto) presupone una correspondencia con el plan divino. De ahí el problema de la verdadera Doctrina vivificada por la Caridad sobrenatural, que debe profesarse con fe sobrenatural, vivir integralmente y sin diluirse para ser "verdaderos hijos de Dios". De hecho, San Pablo revela, "sin fe es imposible agradar a Dios" ( Heb.,  XI, 6).



Capítulo 5 - Judaizar y Judeo / Cristianismo

Los  judaizantes,  teológicamente hablando, son "los  gentiles convertidos al cristianismo,  imitando las costumbres judías [...] y el pensamiento  requerido  para guardar la observancia de la totalidad o parte, de la  Ley  ceremonial  aunque Mosaico - prácticamente - eran casi todos los  cristianos de sangre judía " [13] . Si bien el término  judeo / cristianismo se  aplica estrictamente a los " cristianos judíos " , que creían que la  ley ceremonial del Antiguo Testamento  no había sido derogada  y por lo tanto entró  en conflicto  no solo con San Pablo, sino con el cristianismo mismo " [14] .

Este tema nos confronta con el "misterio de iniquidad que ya opera en este mundo" ( II Tess.,  II, 7) de la infiltración de los judaístas en el ambiente eclesial desde Juan XXIII hasta el Papa Bergoglio.

Por ejemplo, el periódico de la "Conferencia Episcopal Italiana"  Avvenire  (26. I. 2011, p. 26) informa un artículo de Enzo Bianchi, " Alrededor del Concilio la convergencia entre las Fe " en el que explica que "Juan Pablo II [... ], el 17 de noviembre de 1980 en Maguncia pronuncia una nueva fórmula, de hecho  contradictoria con diecinueve siglos de exégesis y teología cristiana,  en la que los judíos se definen como "el pueblo de Dios del Antiguo Pacto que nunca ha sido revocado". [...]. Se puede notar  la novedad y la audacia con respecto a todo el Magisterio eclesiástico anterior. [...]. La  teología del reemplazo  está tan  abandonada  para siempre ".

Las afirmaciones de los  judaístas  se basan, material y erróneamente, en el hecho de que el Mesías, nacido de la raza judía, habría establecido un Reino temporal en la tierra, que sería el de Israel. Al judío / cristianismo le gustaría "rastrear el cristianismo sobre el judaísmo, pidiéndole a la gente que se afilie - a través de la circuncisión [y la observancia de la ley ceremonial, ed] - a la nación judía" [15] .

El judío / cristianismo (condenado por el Concilio de Jerusalén en 49 y adoptado por el Concilio Vaticano II en 1965) es la anulación radical y total del valor salvífico del sacrificio de Jesús en la cruz y de la gracia cristiana que se deriva de él; en resumen, es la apostasía (es decir, pasar de una religión a otra sustancialmente diferente) y la destrucción del cristianismo apostólico, que hoy es reemplazado por la  religión holocaustica,  que "reemplaza" el Holocausto de Jesús con la shoah judía [16 ] . En este caso se puede decir, sin temor a equivocarse, que "el antiguo Holocausto de Cristo nunca fue abrogado" por el nuevo "holocausto" del pueblo judío (1942/45) y que el "Nuevo Pacto sigue siendo válido e irrevocable ", Para lo cual la doctrina judaizante de  NA de la "sustitución" de la Iglesia por la "Sinagoga de Satanás" ( Apoc.,  II, 9; III, 9) no se sostiene, es la famosa "mentira de Ulises" que regresa en el curso de la historia.

El estudio cuidadoso de los dos libros del Papa Francisco y Benedicto XVI inevitablemente lleva a estas terribles pero verdaderas conclusiones. Hemos entrado plenamente en la "gran apostasía universal" ( II Tes.,  II, 3), que precede al Reino del Anticristo final ( I Juan,  II, 19; IV, 3).

Ciertamente, el Papa no debe ni puede cambiar el Depósito revelado, sino que debe mantenerlo intacto y transmitirlo fielmente. Ahora parece que desde Juan XXIII hasta Ratzinger / Bergoglio, tanto el dogma como la moralidad han sido adulterados por los neo-modernistas judaizantes. Los fieles católicos no pueden seguirlos, ya que los Apóstoles no obedecieron al Sumo Sacerdote del Templo, ahora rabínico / talmúdico y ya no es un mosaico, después del Deicidio, sino que permanecieron fieles al Antiguo y Nuevo Testamento en la divina Persona de Cristo.

Ahora, si  1)  uno no debe obedecer órdenes ilegítimas, lo que llevaría a pecar contra la fe y la moral; 2 °) ni el Papa elegido legítimamente puede ser nombrado por el Episcopado (reunido en un Consejo imperfecto o disperso en el mundo) y nombrar a otro en su lugar. Significaría retener a los obispos superiores al Papa y negar implícitamente la primacía de la jurisdicción del pontífice romano, definido por la "fe revelada y católica" por el Primer Concilio Vaticano (DB, 1823, 1831). Entonces sería herético. Ahora, un error (modernismo de Bergoglio) no se corrige con otro error (conciliar galicano etc). Por lo tanto, es necesario mantener la fe de siempre y pedirle a Dios que abra o "cierre" los ojos del Pontífice, quien habla herejías y no quiere escuchar las advertencias que le hacen, con razón, algunos cardenales y obispos.

Estas líneas y las páginas del libro que sigue pueden ayudar a los fieles católicos a ver la seriedad de los errores,  especialmente los ocultos y ocultos por Ratzinger , los de Bergoglio evidentes, y mantenerse alejado de ellos para mantener el Evangelio predicado por Cristo y los Apóstoles. y no el "contador / evangelio del gueto" y el "contra / iglesia" o "Sinagoga de Satanás", predicado por los "pontífices supremos" judaizantes del Concilio / Vaticano II y del neomodernismo postconciliar o postcristiano o "metacristiano", como lo llamó Teilhard de Chardin.

Presentado por Carlo Natalini para Radio Spada

Notas:

[1]  Ver F. Spadafora, Cristianismo y judaísmo, Caltanissetta, Crinon, 1987.

[2]  Ver F. Spadafora, Fuera de la Iglesia no hay salvación, Caltanissetta, Crinon, 1988.

[3]  http://www.edizioniradiospada.com  ; edizioniradiospada@gmail.com

El libro - Curzio Nitoglia, No tenemos hermanos mayores  . El Antiguo Pacto ha sido revocado y los judíos necesitan a Jesús para salvarse , Cermenate - Como, Radio Spada, 2019 - tiene alrededor de 200 páginas y cuesta 15 euros.

[4]  San Agustín, en cuanto a los  judíos que vivieron en el tiempo de Cristo , observa: "Oh judíos, ¿cuándo mataste a Cristo? Cuando, afilando tu lengua como una espada bien afilada, gritaste: "Crucifícalo, crucifícalo" "( Com. In Matt.,  XXVII, 22). En cuanto a los  judíos que vivieron y vivieron después de la muerte de Jesús , si ellos, considerándolo un impostor que se convirtió en Dios por el hombre, lo consideran digno de muerte como los Sumos Sacerdotes ( Mt. , XXVI, 66;  Mc ., XIV, 64), de acuerdo con su antigua ley ( Lev ., XXIV, 10-16), también participan en la condenación a la muerte de Cristo,  aparte del cargo .

[5]  De S. Ignazio d'Antiochia († 107) a S. Agostino († 430) y S. Cirillo d'Alessandria († 444). Como puede verse, estos son más de 300 años de enseñanza patrística de origen sub-apostólico.

[6]  Por ejemplo, si el emperador romano pierde la guerra contra los bárbaros, junto con él y debajo de él, todo el pueblo romano ha perdido la guerra bárbaro / romana.

[7]  En San Pablo se revela divinamente: "Esos [judíos]  han matado al Señor Jesús  [" Dominum occiderunt Jesum "] y a los Profetas y también nos han perseguido; que  no agradan a Dios  [ " Deo no placent "] y son enemigos de todos los hombres, impidiéndonos hablar a los gentiles para que se salven. ¡De esta manera llenan la medida de sus pecados! Pero ahora la ira de Dios ha alcanzado la cima de su cabeza "( I Tes ., II, 15-16).

[8]  Tenga en cuenta que el profesor Jedin era un alemán de origen judío y perdió a sus padres en un III Reich Lager, pero cuando supo que Hitler había muerto, celebró en privado una misa por él.

[9]  Ver Monseñor Luigi Maria Carli,  La cuestión judía ante el Concilio Vaticano II , en "Palestra del Clero", n. 4, 15 de febrero de 1965, págs. 192-203.

[10]  Solo para dar un ejemplo, pensemos en la encíclica  Mit brennender Sorge,  promulgada el 14 de marzo de 1937 por Pío XI, a cuya escritura funcionó la tarjeta de entonces. Eugenio Pacelli futuro Pío XII en 1939, donde se condena el racismo materialista y puramente biológico y también se afirma que " La Palabra se habría encarnado con un pueblo que luego lo confundiría en la cruz ". Así, la doctrina de  la responsabilidad colectiva , en el espacio y el tiempo,  del judaísmo talmúdico en la muerte de Cristo fue formalmente enseñada por el Magisterio papal hasta 1937 .

[11]  El entonces Cardenal Joseph Ratzinger en el  Discurso a la Conferencia Episcopal de Chile ,  Santiago de Chile, 13 de julio de 1988 (reportado en " Il Sabato ", n. 31, 30 de julio -5 de agosto de 1988) declaró: "El Concilio Vaticano II  se impuso no definir  ningún dogma, sino que eligió deliberadamente  permanecer en un nivel modesto , como un  mero Consejo pastoral ".

[12]  Denise Judant,  Judaisme et Christianisme , éd. du Cèdre, París, 1969; Id.,  Jalons pour une théologie chrétienne d'Israel , éd. du Cèdre, París, 1975.

[13]   F. Vernet, en " Dictionnaire Apologétique de la Foi Catholique ", París, Beauchesne, 1911, vol. II, col. 1654, entrada « Juifs et Chrétiens ».

[14]  aquí

[15]   Ibidem, col. 1655.

[16]  Es innegable que el origen de la revolución teológica del Vaticano II es la "religión holocaústica" o el "mito de la Shoah", que habría sido preparado y favorecido por la teología preconciliar (sobre la maldad intrínseca del judaísmo infiel postbíblico) a Cristo y al Antiguo Testamento, que lo anunció), que habría armado la mano del III Reich. Entonces, el problema de la Shoah es un problema no solo histórico / político (basado en el que nació el Estado de Israel en 1948), económico (gracias al cual Israel ha obtenido miles de millones de dólares de compensación de medio mundo), sino sobre todo teológico (Gracias a lo cual Israel ha obtenido la rehabilitación religiosa completa de algunos hombres de la Iglesia que son aún más falsos y traidores a Judas Iscariote). No podemos entender la teología modernista y judaizante del Vaticano II si no hemos entendido el mito de la Shoah, que es el principio y fundamento del Concilio Vaticano II .

Comentarios

  1. Alguien debería avisarle a Raad Salaam, él piensa otra cosa sobre el judaismo actual, no lo separa del judaísmo del AT.

    - Raad Salam Naamanm, cristiano católico caldeo y Doctor en filología Arabe ha presentado su libro: "Todo sobre el judaísmo" en el Estudio Teológico Agustiniano de Valladolid.
    https://www.youtube.com/watch?v=9anASFVQDUA

    ResponderEliminar
  2. son aún más falsos y traidores a Judas Iscariote...¿a?
    " La Palabra se habría encarnado con un pueblo que luego lo confundiría en la cruz " ¿con?
    ¿"pontífices supremos" o sumos pontífices?
    ¿quién hizo esta traduccion?
    los errores del papa tal, los errores del papa cual, Nitoglia cuando van a aprender a no llamarle papas a los herejes.
    no se puede leer un artículo así..../&%

    ResponderEliminar
  3. Pastoral blablabla montini promulgó un documento que ata a los bautizados al error.
    El breve In Spiritu Sancto, ahi no dice nada que es pastoral instituye con todo el peso de su autoridad claramente usurpada por cierto.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario

Deje su comentario.

Se invita a los lectores a dejar comentarios.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

Entradas populares de la última semana