"Esos tales son unos falsos apóstoles, unos trabajadores engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo.Y nada tiene de extraño: que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Por tanto, no es mucho que sus ministros se disfracen también de ministros de justicia. Pero su fin será conforme a sus obras." (Apóstol S. Pablo, 2 Cor. XI, 13-15)

viernes, 30 de julio de 2021

Tamquam leo rugiens

 Los llamados papas conservadores siempre han sido muy celosos en decir las cosas correctas, pero sin establecer una vigilancia que genere oportunidades para imponer sanciones a los desobedientes y manifestantes.

A pesar de las condenas claras y firmes del modernismo y del tan detestado Sodalitium Pianum, el mismo  San Pío X excomulgó solo a dos herejes, los modernistas Alfred Loisy y George Tyrrell.


Pío XII ya escribió una encíclica excepcional, la Humani generis , en la que condena la Nouvelle Théologie , pero sin crear ninguna disposición para el castigo de sus autores. El resultado: los teólogos heterodoxos se inhibieron durante un tiempo, pero luego entraron con todas sus fuerzas durante y después del Concilio Vaticano II, revirtiendo completamente la situación.

Juan Pablo II fue aún peor. Ordenó a la Congregación para la Doctrina de la Fe promulgar un documento contra la Teología de la Liberación, la Instrucción Libertatis nuntius , pero, ante las protestas y amenazas de cisma provenientes de Brasil, terminó por dar marcha atrás y tener la Instrucción Libertatis conscientiae. Escrito , en el que plantea la posibilidad de la existencia de una teología de la liberación ortodoxa, algo más o menos posible como un triángulo cuadrado.

En el momento en que se censuró el libro de Leonardo Boff Church: Charisma and Power , él mismo recibió solo el obsequioso silencio de un año, algo más o menos equivalente a un pito, pero que fue suficiente para dejar a toda la izquierda en las garras del odio, hasta el punto de movilizar centros de defensa de los derechos humanos frente al Papa.

En Traditionis custodes , Francisco hace exactamente lo contrario. Después de decir cosas contrarias a la obstinada intención de hacer imposible no solo la celebración de la Misa Tradicional, sino incluso la vida de aquellas instituciones erigidas por la Iglesia para preservarla, determina las instituciones que ejercerán la función policial de perseguir y castigar a los ciudadanos desobedientes, con la misma intolerancia con la que la izquierda siempre ha actuado contra sus opositores.

En art. 7, escribe que “la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos y la Congregación para los Institutos de Vida Consagrada y Sociedades de Vida Apostólica, para los asuntos de su competencia, ejercerán la autoridad de la Santa Sede, velando por su cumplimiento con estas disposiciones ”.

La novedad de este artículo no es que las Congregaciones ejerzan la autoridad en nombre de la Santa Sede, pues eso es lo que constituye la esencia de un dicasterio - del griego dikastes , juez, como juzgan en nombre del Romano Pontífice - ni que lo hagan en materias en las que sean competentes.

Hay dos novedades en este artículo. La primera es que, una vez extinguida por completo la Comisión Ecclesia Dei , el rito tradicional pasa a ser responsabilidad de la Congregación para el Culto Divino, de la que el recién nombrado alcalde es un enemigo histórico, y, como decíamos ayer, los Institutos tradicionales pasan a Depender de la Congregación para los Religiosos, cuyo prefecto es alérgico a todo lo que nos recuerde la Tradición.

La segunda novedad es que estas Congregaciones deben vigilar para que el Motu Proprio sea debidamente observado. Es decir, Francisco está diciendo que esto no será solo en el papel: habrá censura, habrá persecución, habrá silenciamiento, habrá represión, habrá sanción canónica, habrá desaparición. En otras palabras, ya estamos bajo el dominio de una dictadura tan acorazada como la de la Unión Soviética o China. Los cuerpos de la iglesia tienen sus armas apuntadas a nuestras cabezas. Los tradicionalistas son el objetivo de los modernistas. Ahora es el momento de atacar.

No tienen prisa. Este no es un problema que deba resolverse de inmediato. Ya se ha creado el aparato institucional, y ahora basta con aplicar con serenidad las meditadas intervenciones, con la expectativa de que los más cobardes abandonen de antemano la resistencia.

Desde el punto de vista de la liturgia, la Congregación para el Culto Divino puede fácilmente emitir decretos, por ejemplo, autorizando la Comunión en la mano en las Misas Tridentinas o cambiando el calendario litúrgico para adaptarse al nuevo; si el mismo Francisco ya ha intentado meter el nuevo leccionario en el antiguo misal, ¿qué les impide cambiar de rúbrica e imponer nuevas oraciones? No se descarta que en poco tiempo, haya sacerdotes celebrando la Misa tradicional con túnica murciélago y estola de crochet, introducir canciones carismáticas en lugar del graduale y Kyriale, pudiendose unir a los ministros laicos de la comunión y a los lectores y las lectoras. Por eso el rito tradicional como tal cambió su competencia. El momento es anarquizar.

En cualquier caso, la vigilancia es lo que quiere imponer, más que cualquier cambio inmediato. Quieren introducir miedo, la mentalidad de control. ¡No hay tolerancia por parte de los modernistas y los conservadores deben ser conscientes de ello! Esta es una imposición pura y simple. No hay diálogo, sinodalidad, comunión, pluralidad, igualdad; ¡solo hay supremacía y destrucción! De eso se trata esto. Por parte del buen clero católico, sólo queda una resistencia sobria y valiente, porque “tu adversario, el diablo, te rodea como león rugiente -tamquam leo rugiens- , buscando a quien devorar” (1P 5,8) .

Por FratresInUnum.com, 30 de julio de 2021 
Traducción de Santa Iglesia Militante 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se invita a los lectores a dejar comentarios respetuosos y con nombre o seudónimo.