"Esos tales son unos falsos apóstoles, unos trabajadores engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo.Y nada tiene de extraño: que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Por tanto, no es mucho que sus ministros se disfracen también de ministros de justicia. Pero su fin será conforme a sus obras." (Apóstol S. Pablo, 2 Cor. XI, 13-15)

domingo, 26 de septiembre de 2021

Arzobispo Viganò: "Como en los regímenes totalitarios, los buenos católicos han sido definidos como locos o enfermos"

"En este contexto de rebelión e infidelidad, quienes se mantienen fieles y se esfuerzan por seguir haciendo lo que siempre han hecho son objeto de una verdadera persecución. Comenzó con el ridículo de los tradicionalistas, designándolos como lefebvrianos o preconciliares . Entonces, de acuerdo con la práctica que hemos visto utilizada en los regímenes totalitarios, los buenos católicos han sido definidos como locos o enfermos, lo que los sociólogos llaman la patologización del disenso" .

A continuación se muestra todo el discurso pronunciado por el arzobispo Carlo Maria Viganò en Aquinas Communication , en Iowa.

EVENTO DEL SACERDOTE CANCELADO

Dubuque, Iowa

22 de septiembre de 2021

por Carlo Maria Viganò, arzobispo

Queridos hermanos sacerdotes:

Queridos hermanos y hermanas,

No les digo a todos nada que no sepan ya, cuando digo que la Iglesia de Cristo atraviesa una crisis muy grave, y que la Jerarquía católica ha fallado en las serias obligaciones de su misión apostólica y es en gran parte corrupta. Los orígenes de esta crisis y esta apostasía son ahora evidentes incluso para los más moderados. Se basa en haber querido alinear la Iglesia con la mentalidad del mundo, cuyo príncipe, no lo olvidemos, es Satanás: princeps mundi hujus (Jn 12, 31).

Como católicos, sabemos y creemos que la Santa Iglesia es indefectible; es decir, que no puede ser abrumado por las puertas del infierno, por la promesa de Nuestro Señor: portæ inferi non prævalebunt (Mt 16, 18). Pero lo que vemos que está sucediendo nos muestra la realidad de una situación terrible, en la que una parte corrupta de la Jerarquía, a la que llamo la iglesia profunda en aras de la brevedad, se ha rendido totalmente al estado profundo.. Es una traición que coloca a los Pastores y a los más altos niveles de la Iglesia ante una responsabilidad moral muy grave y exige elecciones valientes por parte de sacerdotes y laicos que en otras ocasiones serían difíciles de adoptar y justificar. Nos enfrentamos a una guerra, un enfrentamiento trascendental, en el que nuestros generales no solo no están dirigiendo al ejército a enfrentarse al enemigo, sino que en realidad le ordenan que deponga las armas y se rinda incondicionalmente, ahuyentando a los soldados más valientes y castigando a los más valientes. funcionarios leales. Todo el estado mayor de la Iglesia Católica se ha revelado como aliado del enemigo y es en sí mismo enemigo de aquellos a quienes debería defender: enemigo de Cristo y de aquellos que se enorgullecen de servir bajo su bandera.

¿Cómo entender, a la luz de la Revelación, esta situación que es tremenda y única en toda la historia de la Iglesia? Debemos tener ante todo una mirada sobrenatural, con la que entender que los acontecimientos presentes están permitidos por Dios y que, en cualquier caso, nunca conseguirán abrumar a la Iglesia. La gran apostasía ha sido predicha en las Sagradas Escrituras y no debe sorprendernos desprevenidos. Iluminados por las palabras del Apocalipsis de San Juan y por revelaciones privadas aprobadas, podemos comprender que el fin de los tiempos es necesario para separar finalmente el trigo de la cizaña, permitiéndonos reconocer quién está con Cristo y quién está en su contra. Asimismo, debemos entender que las tribulaciones que atravesamos son también el justo castigo durante décadas - me atrevo a decir siglos - de infidelidades de católicos y parte de la Jerarquía: infidelidades privadas y públicas, arraigadas en el respeto humano, en el miedo, en la moral. y desviaciones doctrinales, y en compromisos con la mentalidad secular y con los enemigos de Nuestro Señor. Si consideramos que la Revolución Francesa fue el castigo de Dios por el fracaso de Luis XIV en consagrarle la insignia del Reino, entendemos bien las consecuencias de la desobediencia del Rey de Francia para el futuro de Europa. y en compromisos con la mentalidad secular y con los enemigos de Nuestro Señor. Si consideramos que la Revolución Francesa fue el castigo de Dios por el fracaso de Luis XIV en consagrarle la insignia del Reino, entendemos bien las consecuencias de la desobediencia del Rey de Francia para el futuro de Europa. y en compromisos con la mentalidad secular y con los enemigos de Nuestro Señor. Si consideramos que la Revolución Francesa fue el castigo de Dios por el fracaso de Luis XIV en consagrarle la insignia del Reino, entendemos bien las consecuencias de la desobediencia del Rey de Francia para el futuro de Europa.

Recordemos el mensaje que Nuestro Señor confió a Santa Margarita María Alacoque en 1689, con la tarea de transmitirlo al Rey de Francia Luis XIV:

Haz saber al hijo mayor de Mi Sagrado Corazón, que así como su nacimiento temporal se obtuvo gracias a la devoción a los méritos de Mi Santa Infancia, así su nacimiento a la gracia y gloria eterna se obtendrá mediante la consagración que él hará. haz de sí mismo a mi Adorable Corazón, que quiere triunfar sobre su corazón, y por medio de él, sobre los corazones de los grandes de la tierra.

El Sagrado Corazón quiere reinar en su palacio, ser representado en sus estandartes y grabado en sus brazos, para hacerlo victorioso sobre todos sus enemigos, poniendo a sus enemigos orgullosos y altivos a sus pies, para hacerle triunfar sobre todos los enemigos de la Iglesia.

El Sagrado Corazón desea entrar con pompa y magnificencia en los palacios de príncipes y reyes, para ser honrado hoy tanto como fue ultrajado, humillado y despreciado durante su Pasión. Quiere ver a los grandes de la tierra abatidos y humillados a sus pies, como luego fue aniquilado.

Pero si hace más de tres siglos la desobediencia de quienes gobernaban los asuntos públicos ameritaba el severo castigo del Rey de reyes, imaginemos qué calamidades puede haber provocado la desobediencia de quienes gobiernan la Iglesia. Así, si con la Revolución Francesa la sociedad civil expulsó al Rey Universal de Su Divino Señorío para usurparlo y difundir los errores del Liberalismo y del Socialismo, con la Revolución Conciliar los Papas y Obispos quitaron la triple corona de la Cabeza del Cuerpo Místico. y su Vicario, haciendo de la Iglesia de Cristo una especie de república parlamentaria en nombre de la colegialidad y la sinodalidad. Tomemos nota de ello: Nuestro Señor Jesucristo no solo ya no es reconocido como Soberano de las naciones. Ya ni siquiera se le reconoce como Soberano de Su Iglesia, en el que la meta de la gloria de Dios y la salvación de las almas ha sido reemplazada por la gloria del hombre y la consecuente condenación de las almas. Lo que ayer fue un vicio, hoy es una virtud; lo que ayer era virtud es hoy vicio: toda la acción actual de la secta modernista que infesta el Vaticano, las diócesis y las órdenes religiosas se caracteriza por el vuelco de lo enseñado y transmitido.

En este contexto de rebelión e infidelidad, quienes se mantienen fieles y se esfuerzan por seguir haciendo lo que siempre han hecho son objeto de una verdadera persecución. Comenzó con el ridículo de los tradicionalistas, designándolos como lefebvrianos o preconciliares . Entonces, de acuerdo con la práctica que hemos visto utilizada en los regímenes totalitarios, los buenos católicos han sido definidos como locos o enfermos, lo que los sociólogos llaman la patologización del disenso . No crean que estoy usando expresiones exageradas: hace apenas unos días un sacerdote en Costa Rica fue suspendido del ministerio y obligado a someterse a un tratamiento psiquiátrico simplemente por haber celebrado la Misa de Pablo VI en latín a pesar de la prohibición de su Obispo, Mons. Bartolomé Buigues (aquí ). Hoy estamos asistiendo a la criminalización de los disidentes, y si aún no vemos su eliminación física, sabemos cuántos de ellos están suspendidos a divinis., privados de sus propios medios de sustento y desterrados de la vida eclesial. Y esto sucede mientras que a la vez personas escandalosas y fornicadores de todo tipo no solo no son castigados y expulsados ​​del Ministerio, sino que incluso son promovidos e inmortalizados en fotos de pie junto a Bergoglio, quien los tiene cerca porque sabe que puede usarlos. de la forma que más le convenga. Entendamos entonces por qué la corrupción de los prelados es fundamental para el plan de la secta conciliar: sus faltas son un excelente medio para obtener su obediencia y complicidad en la realización de las peores atrocidades contra la Iglesia y los fieles.

La Coalición por los sacerdotes cancelados: La iniciativa es sin duda una respuesta a lo que está sucediendo, porque este proyecto pretende ayudar a los sacerdotes víctimas de persecuciones y abusos canónicos por parte de obispos infieles y renegados. Su autoridad, usurpada para hacer el mal antes que gobernar el rebaño que les ha sido confiado con sabiduría y caridad, se desvanece en el mismo momento en que la emplean contra el propósito para el que ha sido establecida. Es cierto que tienen el poder, pero este poder es un abuso tiránico sobre el que no se puede ni se debe callar. Es nuestro deber levantar la voz para condenar firmemente los actos ilegítimos de los pastores que se han mostrado mercenarios, si no lobos rapaces. Y también es nuestro derecho no solo desobedecer órdenes que sean ilegítimas, inválidas y nulas,

Permítanme también sugerir, junto con esta loable iniciativa, que se establezca una Fundación internacional que pueda recolectar ofrendas y donaciones de los fieles, desviándolos de parroquias y diócesis que conniven con el actual régimen bergogliano. Cuando los obispos vean que están recibiendo un golpe en sus cuentas bancarias, probablemente serán persuadidos de moderar su enfoque de condenar al ostracismo a los buenos sacerdotes. Cuando los tribunales, civiles o eclesiásticos, se pongan del lado de los perseguidos, sus perseguidores probablemente tendrán más cuidado de no abusar de su poder. Mientras tanto, iniciativas como la Coalición por Sacerdotes Canceladosy otros proyectos similares brindarán la oportunidad de practicar las obras de misericordia y adquirir méritos ante Dios. Cada uno de nosotros, según nuestros medios, puede hacer una contribución concreta, no necesariamente solo financiera, incluso simplemente destinando sus ofrendas a quienes las merecen y no a quienes las utilizan para oprimir al buen clero.

No olvidemos, sin embargo, que además de la asistencia material, todos estamos llamados a redescubrir el sentido de comunidad, del que la Jerarquía conciliar le encanta hablar sin poner nunca en práctica en un sentido católico. Si somos verdaderamente hermanos en Cristo, entonces, como hermanos, debemos ayudarnos unos a otros también acogiendo a nuestros sacerdotes, ofreciéndoles un lugar para quedarse, preparando un altar en el hogar alrededor del cual podamos reunir a nuestros amigos. Debemos poner nuestras capacidades a su servicio, incluso las más humildes, como saber cocinar, construir un muro o reparar un techo, para los que hoy son expulsados ​​de sus rectorías y se encuentran en la calle. Hay que pensar en los jóvenes que han respondido con generosidad a una vocación sacerdotal o religiosa en el seno de la Tradición y que hoy ven en peligro su Ordenación o Profesión religiosa si no aceptan las desviaciones doctrinales y morales que ahora les imponen. la secta conciliar. Debemos dejar claro a los pocos obispos y cardenales que permanecen fieles al Magisterio que no puede haber posibilidad de diálogo con quienes han demostrado ampliamente que están alineados con el enemigo. Y debemos rezar a la Divina Majestad, por intercesión de la Reina del Cielo y la Madre del Sacerdocio, pidiéndole que se digne a aceptar nuestros sufrimientos y los sufrimientos de estos buenos sacerdotes por la conversión de la Jerarquía que se ha corrompido. hoy de arriba hacia abajo.

A los muchos, demasiados sacerdotes, religiosos y clérigos -entre los que no olvidemos hay también muchas religiosas, monjas y hermanas- les dirijo mi afectuoso recuerdo, compartiendo sus sufrimientos, exhortándolos a todos a ofrecerse como víctimas en expiación por los pecados de los ministros de la Iglesia. Uníos en el Santo Sacrificio de la Misa a la ofrenda de la Víctima divina, pura, santa e inmaculada: que vuestra vida sea un sacrificio agradable a Dios, con verdadero espíritu sacerdotal. Y repitáis todos, antes del fin de vuestros días, las palabras del Cántico de Simeón: quia viderunt oculi mei salutare tuum (Lc 2, 30).

Recordé más arriba la causa de los males presentes: la rebelión contra el Reinado Universal de Nuestro Señor Jesucristo. La consagración de cada uno de nosotros, de familias, comunidades, naciones y de la Santa Iglesia al Sacratísimo Corazón de Jesús y al Inmaculado Corazón de María, puede conmover a la Santísima Trinidad a la compasión y poner fin a este terrible flagelo. o al menos acortarlo y acelerar el triunfo del Rey de reyes sobre el enemigo de la raza humana. Este es mi más sincero deseo; esta es la noble intención que debe animar cada una de nuestras acciones; este es el fundamento del tremendo e inexorable fin de los planes de Satanás. Christus vincit, Christus regnat, Christus imperat!

+ Carlo Maria Viganò, arzobispo

(Publicado en las últimas horas por aldomariavalli chiesaepostconcilio). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se invita a los lectores a dejar comentarios respetuosos y con nombre o seudónimo.