El punto central en la historia de la humanidad

POR PETER KWASNIEWSKI

Mikhail Vasilievich Nesterov, Crucifixión (1908)


LA MUERTE DE DIOS, morir por la salvación de los hombres, es el punto central en la historia de la humanidad. Todas las edades lo atestiguan y convergen hacia él: los siglos anteriores apuntan a su llegada, los otros están destinados a cosechar sus frutos.

La muerte de Cristo es el centro de la historia, y también el centro de la vida de cada hombre en particular. A los ojos de Dios, cada hombre será grande en proporción cuanto participe en ese hecho; porque la única dignidad verdadera y eterna es la del sacerdote divino. El grado de santidad de cada uno estará en proporción exacta a medida que participe en esa sangrienta inmolación. Porque sólo el Cordero de Dios es santo.

Pero aunque Jesucristo, el Sumo Sacerdote divino, apareció sólo una vez en la tierra, para ofrecer Su gran sacrificio en el Calvario; sin embargo, cada día aparece en la persona de cada uno de sus ministros, para renovar su sacrificio en el altar. En cada altar, entonces, se ve el Calvario: cada altar se convierte en un lugar augusto, el Lugar Santísimo, la fuente de toda santidad. Allá todos deben ir a buscar Vida, y allí todos deben regresar continuamente, en cuanto a la fuente de las misericordias de Dios.

Quienes son los privilegiados del Maestro, nunca abandonan este lugar sagrado, pero allí "encuentran una vivienda", cerca del altar, de modo que nunca necesitan alejarse de él; tales son los monjes, cuyo primer cuidado es levantar templos dignos de contener altares. Al establecerse en el Santuario, consagran su vida al culto divino, y todos los días los ven agrupados alrededor del altar para el sacrificio sagrado. Este es el evento del día, el centro en el que las Horas, como los siglos, convergen: algunas como Horas de preparación y de espera en el recuerdo de la alabanza divina; estas comienzan con Laudes y Prima continúan en Tercia, la tercera hora. del día; las otras, Sexta, Nona, Vísperas y Completas, fluyen en las alegrías de acción de gracias hasta el atardecer, cuando los monjes cantan el cierre de la noche.

Así pasan los días de la vida, al pie del altar; así la vida del hombre encuentra su grandeza y su santidad fluyendo, por así decir, sobre el altar, allí para mezclarse con esa Preciosa Sangre que se derrama diariamente en ese lugar sagrado: porque, si la vida del hombre tiene valor de gota de agua, cuando se pierde en la Sangre de Cristo adquiere un valor infinito y puede merecer la misericordia divina para nosotros.

El que sabe lo que es el altar, de él aprende a vivir; vivir junto al altar es ser santo, agradar a Dios, y subir al altar para realizar los sagrados misterios es vestirse con la más sublime de todas las dignidades después de la del Hijo de Dios y su santa Madre .

Meditación de  Dom Pius de Hemptinne  (1879–1907). 

Comentarios

ENTRADAS MAS VISTAS DE LA ÚLTIMA SEMANA

Siguiendo el ejemplo de Bergoglio: Comunidad de mujeres "católicas" llama al culto a la Pachamama durante Mayo por ser ésta "el otro lado de María"

El Feminismo en la Iglesia Conciliar

La angustia según el Psi ”K” nálisis - Antonio Caponnetto

Los hermosos proyectos de los "obispos" austriacos y alemanes

Oh, Karol

Breve sermón de sábado

El Vaticano promueve la apostasía y una religión global

"Papa Juan Pablo II: santo de la Iglesia bipolar de Roma"

La tenebrosa pandemia de Bergoglio: día negro

Murió Hutton Gibson

NAVEGADOR DE ENTRADAS

Últimos comentarios

FACEBOOK

---------------------------------------

BLOGS

Omnia ad honorem Omnipotentis Dei et Ecclesiae Romanae!!