"Esos tales son unos falsos apóstoles, unos trabajadores engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo.Y nada tiene de extraño: que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Por tanto, no es mucho que sus ministros se disfracen también de ministros de justicia. Pero su fin será conforme a sus obras." (Apóstol S. Pablo, 2 Cor. XI, 13-15)

sábado, 14 de agosto de 2021

¡Al fin reaccionó Sarah! Un comentario al respecto

¡Ha llegado la reacción de Sarah a Traditionis Custodes! Un comentario.


Finalmente, ha llegado la reacción [1] del Cardenal Robert Sarah, ex Prefecto del Culto Divino, al motu proprio Traditionis Custodes.

Ciertamente, la mayoría divulga partes de la intervención como:

Un padre no puede introducir desconfianza y división entre sus hijos fieles. No puede humillar a algunos enfrentándolos a otros. No puede condenar al ostracismo a algunos de sus sacerdotes. La paz y la unidad que la Iglesia pretende ofrecer al mundo debe experimentarse primero dentro de la Iglesia.

En materia litúrgica, ni la violencia pastoral ni la ideología partidista han producido jamás frutos de unidad. El sufrimiento de los fieles y las expectativas del mundo son demasiado grandes para entrar en estos callejones sin salida. ¡Nadie es demasiado en la Iglesia de Dios!

Sin embargo, nos centramos en otras partes:

Esta es sin duda la razón por la que Benedicto XVI pudo afirmar con autoridad: “En la historia de la liturgia hay crecimiento y progreso, pero no ruptura. Lo que las generaciones anteriores consideraron sagrado sigue siendo sagrado y grandioso para nosotros también, y de repente no puede ser prohibido por completo o incluso considerado dañino. Es deber de todos preservar las riquezas que se han desarrollado en la fe y la oración de la Iglesia, y darles el lugar adecuado ”. 

En un momento en que algunos teólogos intentan reabrir las guerras litúrgicas contrastando el misal revisado por el Concilio de Trento con el que está en uso desde 1970, es urgente recordarlo. Si la Iglesia no es capaz de mantener la continuidad pacífica de su vínculo con Cristo, no podrá ofrecer al mundo "lo sagrado que une las almas", en palabras de Goethe.

Más allá de la disputa sobre los ritos, está en juego la credibilidad de la Iglesia. Si afirma la continuidad entre lo que comúnmente se llama la Misa de San Pío V y la Misa de Pablo VI, entonces la Iglesia debe poder organizar su convivencia pacífica y su enriquecimiento mutuo. Si se excluyera radicalmente a uno en favor del otro, si se los declarara irreconciliables, se reconocería implícitamente una ruptura y un cambio de orientación. Pero entonces la Iglesia ya no podría ofrecer al mundo esa sagrada continuidad, que es la única que puede darle paz. Al mantener viva una guerra litúrgica en su interior, la Iglesia pierde su credibilidad y se vuelve sorda a la llamada de los hombres. La paz litúrgica es el signo de la paz que la Iglesia puede traer al mundo.

¡La continuidad que se busca entre dos ritos, Eminencia, no está ahí! ¡No puede haberlo!

El nuevo rito nació del ecumenismo, para hacer las paces (¡qué obsesión esta paz!) con los protestantes enemigos de la misa romana.

Jean Guitton, un amigo cercano de Montini, dijo: "Hay en Pablo VI la intención ecuménica de cancelar - o al menos corregir, mitigar - lo que es demasiado [sic!]" Católico ", en el sentido tradicional, en la Misa, y acercar la Misa católica, repito, a la Misa calvinista ”.

Con alegría lo proclamaron muchos pastores protestantes, y lo hemos escrito muchas veces.

Así lo afirmaron los cardenales Ottaviani y Bacci cuando, con respecto a la Misa de Pablo VI, hablan de una ruptura con el dogma definido en Trento: “El  Novus Ordo Missæ, considerando los nuevos elementos, susceptibles de diferente valoración, que aparecen subyacentes e implicados, representa, tanto en su conjunto como en sus detalles, un alejamiento impresionante de la teología católica de la Santa Misa, tal como se formuló en la XXII Sesión del Concilio. de Trento ".

Los editores del Breve Examen Crítico del Novus Ordo Missae fueron de la misma opinión : “Por tanto, el nuevo rito se da desde el principio como pluralista y experimental, ligado al tiempo y al lugar. Así rota para siempre la unidad del culto, ¿en qué consistirá ahora esa unidad de fe que siguió y de la que siempre se habla como sustancia a defender sin concesiones? Es evidente que el Novus Ordo ya no quiere representar la fe de Trento. Sin embargo, la conciencia católica está ligada a esta fe para siempre. Por tanto, el verdadero católico se encuentra, por la promulgación del Novus Ordo, en una trágica necesidad de opción ”.

Y la opción es: o la Misa romana, o la Misa de Pablo VI.

No es una elección pacífica, pero la paz no es un valor absoluto: quienes guardaron el Misal Romano durante la persecución de Montini libraron una guerra, una guerra que todavía se libra.

[1] El texto completo en sabinopaciolla.com

[2] Declaraciones a Radio-Courtoise el 19 de diciembre de 1993.

Fuente de la imagen newliturgicalmovement. org

Fuente: Radio Spada

Traducción: Santa Iglesia Militante

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se invita a los lectores a dejar comentarios respetuosos y con nombre o seudónimo.