"Esos tales son unos falsos apóstoles, unos trabajadores engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo.Y nada tiene de extraño: que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Por tanto, no es mucho que sus ministros se disfracen también de ministros de justicia. Pero su fin será conforme a sus obras." (Apóstol S. Pablo, 2 Cor. XI, 13-15)

sábado, 7 de agosto de 2021

Fuentes vaticanas: Bergoglio utilizará un "sistema de espionaje" para suprimir la Misa Tradicional


En conversaciones con varias fuentes, todos expertos del Vaticano o miembros del Vaticano que deseaban permanecer en el anonimato, LifeSite se enteró de que se espera que el Papa Francisco tenga la intención de implementar su motu proprio Traditiones custodes , esencialmente destinado a suprimir la misa en latín tradicional, con la ayuda de un sistema de espionaje y, sobre todo del titular de la Congregación de Religiosos, el cardenal João Braz de Aviz. Éste tiene una historia de dura persecución contra las comunidades religiosas de orientación tradicional, en particular los Franciscanos de la Inmaculada. 

En su motu proprio del 16 de julio (artículo 7), el Papa encomendó a la Congregación para los Religiosos, así como a la Congregación para el Culto Divino, dirigida por el arzobispo Arthur Roche, la tarea de supervisar la implementación de sus instrucciones. 

El arzobispo Carlo Maria Viganò, en su nueva respuesta al motu proprio Traditionis custodes del 16 de julio, también habla de la persecución de las comunidades de fieles en curso tanto bajo Braz de Aviz como bajo el Papa Francisco.Se refiere al hecho de que el Papa Francisco ha puesto ahora a las comunidades que mantienen viva la Misa tradicional en latín bajo la autoridad directa de Braz de Aviz, "como un triste preludio de un destino ya sellado".

“No olvidemos - continúa Viganò - la suerte de las florecientes órdenes religiosas culpables de haber sido bendecidas por numerosas vocaciones nacidas y cultivadas gracias a la odiada liturgia tradicional y la fiel observancia de la regla”.

Dos fuentes le dijeron a LifeSite que el Papa usará un "sistema de espionaje" o una "red de espionaje". Como escribió una fuente del Vaticano: “Utilizarán el sistema de espionaje. En todas partes hay gente demasiado entusiasta que informará a Roma que el rito antiguo se está celebrando en alguna parte, o acusará a los obispos que no intervengan ”. La información recopilada por estos "espías", continuó la fuente, será utilizada contra aquellos obispos que ya son considerados desagradables.

"El mayor daño lo harán el cardenal Braz de Aviz y su secretario", continuó la fuente. Acusarán a la gente de "estar en contra del Concilio Vaticano II o en contra del Papa".

Dice un experto observador del Vaticano que pidió permanecer en el anonimato: “Creo que el Papa castigará de todas las formas posibles a cualquier obispo que lo desafíe directamente. Ha utilizado sus redes de espionaje con buenos resultados a lo largo de su carrera y nunca ha parado ”. Esta fuente cree que el Papa también podría usar las acusaciones de encubrimiento de abuso sexual como una herramienta para silenciar a los obispos resistentes.

Esta fuente teme que los obispos de nuestros días ya tengan una disposición debilitada desde el principio, y que por tanto puedan caer fácilmente. "En este momento tenemos una enfermedad mental en la Iglesia que hace que las personas psicológicamente frágiles quieran demostrar su lealtad mediante el suicidio ritual".

Por ejemplo, esta fuente indica comunidades religiosas que ya han implementado con entusiasmo las directivas papales, incluso si han llevado a la destrucción de sus comunidades, convirtiéndose así en "enemigos de sí mismos para demostrar su obediencia".

Un observador del Vaticano le dijo a LifeSite que por ahora, durante el verano, "no pasará nada" y que será difícil decir qué pasará. Pero está claro que "el Vaticano es un régimen, y es obvio que Bergoglio quiere eliminar la misa tradicional". Este Papa, continuó la fuente, "tiene un odio ideológico profundamente arraigado" contra esta Misa, y es "un hombre de poder agresivamente autocrático que no acepta la oposición".

“Por eso - prosiguió este experto vaticano - bien puedo imaginar que debemos prepararnos”.

Incluso el abad Claude Barthe, uno de los organizadores de la peregrinación anual Summorum pontificum que atrae a miles de católicos a Roma, ha emitido algunas advertencias. Dijo en una entrevista que este nuevo motu proprio Traditionis Custodes “es obviamente muy doloroso. Obstaculizará la difusión de la Misa tradicional. Comenzarán nuevas persecuciones ”.

Barthe dijo que las comunidades religiosas que antes estaban bajo la protección de la comisión Ecclesia Dei ahora se verán "afectadas".

“Ellos también están en la mira… El documento lo dice claramente, la carta del Papa lo indica de manera cínica. Se trata de destruir la celebración tradicional de la Misa haciendo que no haya más sacerdotes para celebrarla ”.

El experto en liturgia francés continúa describiendo lo que sucederá bajo el nuevo liderazgo de Braz de Aviz: “La Congregación de Religiosos, presidida por el Cardenal Braz de Aviz, está muy alineada con Francisco y se pondrá a trabajar para poner las cosas en orden. Por ejemplo, realizarán visitas canónicas a los seminarios para verificar que la enseñanza impartida allí sea conforme con el Vaticano II, y para asegurarse de que estudian y celebran allí la nueva liturgia. En resumen: el objetivo será desalentar las vocaciones. Cuando objetamos: pero así haréis secar las vocaciones de estos institutos, responden: pero no necesitamos a estas personas, son inútiles. (¡Esta fue la respuesta real de cierta persona que no nombraré!) ”.

Con respecto a la pregunta de qué debemos hacer en preparación, aprendimos del obispo Athanasius Schneider que él espera que muchos sacerdotes y laicos tradicionales continúen la liturgia tradicional y las devociones clandestinamente. Lo que esto implicará específicamente está por verse.

Monseñor Viganò [ aquí  - aquí ], en su juicio sobre la situación actual tras el motu proprio, escribió que “los obispos, sacerdotes y clérigos incardinados en diócesis u órdenes religiosas saben que la espada de Damocles de la destitución pende sobre ellos, de su destitución del oficio eclesiástico y de la privación de sus propios medios de subsistencia ".

Original de LifeSite vía extracto de Chiesa e post concilio - Traducción de Santa Iglesia Militante

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se invita a los lectores a dejar comentarios respetuosos y con nombre o seudónimo.