"Esos tales son unos falsos apóstoles, unos trabajadores engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo.Y nada tiene de extraño: que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Por tanto, no es mucho que sus ministros se disfracen también de ministros de justicia. Pero su fin será conforme a sus obras." (Apóstol S. Pablo, 2 Cor. XI, 13-15)

sábado, 28 de agosto de 2021

La paradójica reacción de las comunidades “ex-Ecclesia Dei” al motu proprio Traditionis Custodes

Desde el canal laportelatine.org , el sitio oficial del distrito francés de la Fraternidad Sacerdotal San Pío X, vía el sitio italiano Radio Spada, subimos un escrito reciente del sacerdote italiano Don Daniele di Sorco. Traducción de Santa Iglesia Militante

¡Disfrute la lectura!

Amicus Platón, sed magis amica veritas. "Platón me es querido, pero la verdad me es más querida". Si por un lado lamentamos sinceramente un motu proprio que anula casi todos los derechos de la ciudad a la liturgia tradicional, por el otro no podemos dejar de advertir el carácter paradójico de las reacciones de los institutos “ex-Ecclesia Dei”.

El más emblemático es sin duda el del padre Paul-Joseph, superior del distrito francés de la Fraternidad de San Pedro. En una entrevista con Famille Chretienne, afirmó que “la Sociedad de San Pedro nunca ha rechazado el Concilio Vaticano II. Para nosotros no presenta dificultades fundamentales, sino solo peticiones de aclaración sobre algunos puntos que interpretamos a la luz de la tradición de la Iglesia, como recomienda Benedicto XVI ”. Y de nuevo: "nunca hemos cuestionado" "la vigencia y fecundidad del misal de Pablo VI".

Estas palabras nos recuerdan que, contrariamente a lo que algunos piensan, las posiciones de la Sociedad de San Pedro sobre el Concilio y la Nueva Misa son completamente diferentes a las de la Sociedad de San Pío X.

La Fraternidad San Pío X afirma que en el Concilio y en la enseñanza de los papas posconciliares hay verdaderos errores, que surgen en discontinuidad con respecto a la doctrina católica de todos los tiempos. Por ejemplo, libertad religiosa, ecumenismo, colegialidad, por nombrar solo los más importantes. La Fraternidad de San Pedro reduce todo esto a un problema de interpretación y detalle.

La Fraternidad San Pío X afirma que la nueva misa, aunque no siempre inválida, es sin embargo siempre ilícita, porque expresa la fe de una manera fundamentalmente ambigua, que puede ser aceptada tanto por católicos como por no católicos. como han dicho los mismos teólogos protestantes.

Se objetará que no todos los sacerdotes de la Fraternidad de San Pedro ocupan el mismo cargo que su superior de distrito. Quizás incluso sea cierto. Pero, ¿desde cuándo un católico tiene derecho a tener un cargo público (aunque solo sea por ser parte de un Instituto que apoya oficialmente este cargo) en asuntos que afectan la fe, lo cual está en contradicción con su cargo privado? Si es así, los mártires no existirían.

Ésta es una pregunta que nos llevaría muy lejos. Aquí simplemente nos gustaría señalar que la reacción del padre Paul-Joseph al motu proprio Traditionis custodes también es inconsistente con su propia posición doctrinal.

La moralidad, de hecho, nos enseña que, en la alternativa entre dos acciones, de las cuales una es en sí mejor mejor y la otra es en sí menos buena (pero igualmente buena), si el superior nos ordena hacer la menos buena, es lo que se convierte, ya no en sí mismo, sino de hecho, en lo mejor. Y, por tanto, no hay razón para oponerse. Por ejemplo, entre el estudio y la oración, la última acción es en sí misma mejor. Pero, si el superior me ordena estudiar en lugar de rezar, no tengo derecho a resistirme, porque estudiar sigue siendo una buena obra, que puede ser objeto de un mandato legítimo.

Lo mismo ocurre con la nueva misa. La Fraternidad de San Pedro la considera "fecunda" (Padre Paul-Joseph), "absolutamente legítima" (carta de 71 sacerdotes SSP al Padre Bisig, 8 de septiembre de 1999; llamamiento de la SSP a la Comisión "Ecclesia Dei", 29 de junio de 2000) y por tanto bueno, aunque quizás menos bueno que la misa tradicional (aunque Francisco, en la carta a los obispos que acompaña a su motu proprio, condena esta opinión).

Pero entonces, dado que el Papa o el obispo ordena concelebrarlo, o celebrarlo individualmente, o (como en el caso de Traditionis custodes) para promoverlo y orientar paulatinamente a los fieles "tradicionalistas", ¿por qué oponerse? Si la Nueva Misa es buena, puede ser objeto de un mandamiento legítimo. Más aún si el Papa motiva su decisión con preocupación por la unidad de la Iglesia… Es

muy diferente si pensamos, como la Fraternidad San Pío X, que la Nueva Misa es ilícita y, por tanto, mala. En este caso, no puede ser objeto de un mandato legítimo. Y no solo podemos, sino que debemos oponernos a él, porque no puede haber verdadera obediencia a un orden inherentemente injusto.

Por tanto, una de dos cosas: o la nueva Misa es “fecunda” y “legítima”, y entonces por qué no, si el Papa así lo desea, aceptar su uso, incluso exclusivo; o es malo, y entonces tenemos el derecho y el deber de permanecer apegados a la Misa tradicional y rechazar la novedad.


Don Daniele di Sorco

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se invita a los lectores a dejar comentarios respetuosos y con nombre o seudónimo.