"Esos tales son unos falsos apóstoles, unos trabajadores engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo.Y nada tiene de extraño: que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Por tanto, no es mucho que sus ministros se disfracen también de ministros de justicia. Pero su fin será conforme a sus obras." (Apóstol S. Pablo, 2 Cor. XI, 13-15)

domingo, 15 de agosto de 2021

María Asunta al Cielo. Y un contraste.

 De las actas del Papa Pío XII. 

"La Iglesia universal ha manifestado en todos los tiempos y a lo largo de los siglos la fe en la Asunción corporal de la Santísima Virgen María; y dado que los Obispos de todo el mundo han llegado a un acuerdo casi unánime de esta verdad, consagrada en la Sagrada Escritura y profundamente enraizada en las almas de los fieles de Cristo, y que también está realmente concorde con otras verdades reveladas, debe definirse como un dogma de fe divina y católica, el Papa Pío XII, accediendo a las peticiones de toda la Iglesia, decretó que este privilegio de la Santísima Virgen María sea proclamado solemnemente, y así, el primer día de noviembre del año del Gran Jubileo, 1950, en Roma, en la plaza abierta ante la Basílica de San Pedro, rodeado por una multitud de muchos Cardenales y Obispos de la Santa Iglesia Romana que habían venido de todas partes, y ante una gran multitud de fieles, con todo el mundo católico regocijándose, proclamaron con declaración infalible la Asunción corporal de la Bienaventurada Virgen María al cielo: Por lo tanto, habiendo ofrecido a Dios continuas oraciones de súplica, y habiendo invocado la luz del Espíritu de la Verdad, para la gloria del Dios Todopoderoso que ha enriquecido a la Virgen María con su favor especial; en honor a su Hijo, el Rey inmortal de siglos y vencedor del pecado y la muerte; para el aumento de la gloria de la misma augusta Madre, y para la alegría y el júbilo de toda la Iglesia, por la autoridad de Nuestro Señor Jesucristo, de los santos apóstoles Pedro y Pablo, y por nuestra propia autoridad, pronunciamos, declaramos y lo definimos como un dogma revelado divinamente que: La Madre Inmaculada de Dios, María siempre Virgen, fue, al final de su vida terrenal, asunta en cuerpo y alma en la gloria celestial".

(Del Breviario Romano) 

*******

Comentario SIM: Contrástese a quienes definían gozosos prerrogativas a la Madre de Dios con quienes se jactan de sacarle títulos, como el de Corredentora. Pío XII hablaba como Papa, se vestía como Papa, enseñaba como Papa... ¡dichosa época en que era obvio decir que se trataba de todo un Papa! Sobre todo en estos tiempos, Santa María Asunta a los Cielos, ora pro nobis!

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se invita a los lectores a dejar comentarios respetuosos y con nombre o seudónimo.