"Esos tales son unos falsos apóstoles, unos trabajadores engañosos, que se disfrazan de apóstoles de Cristo.Y nada tiene de extraño: que el mismo Satanás se disfraza de ángel de luz. Por tanto, no es mucho que sus ministros se disfracen también de ministros de justicia. Pero su fin será conforme a sus obras." (Apóstol S. Pablo, 2 Cor. XI, 13-15)

miércoles, 18 de agosto de 2021

"La Misa en Latín me salvó la vida"

          Visto en unamsanctamcatholicam, y traducido por Santa Iglesia Militante, este es un elegante testimonio sobre cómo la Misa tradicional en latín lleva a la Fe, libera del pecado sexual y enseña el significado de la hombría a una persona, y la pone en camino de salvación. Se trata de alguien muy nuevo en el Vetus Ordo y que todavía parece no haber considerado no estar bajo la tutela de la roma modernista. De todos modos, es una historia conmovedora de un hombre que ha reflexionado profundamente sobre estos asuntos. Lo contará por sí mismo:

* * * * * 

          Las circunstancias actuales en la Iglesia me han movido a escribir algo que es profundamente personal, habiendo definido el curso de mi vida durante los últimos tres años. Si bien puedo optar por sentir angustia y desesperación con respecto a las restricciones impuestas por el Papa Francisco en Traditionis Custodes, intentaré aprovechar este momento como una oportunidad para mirar hacia atrás y ver lo lejos que he llegado en mi relación con Cristo, el eterno defensor. de la Tradición, y recordar que siga esperando en Él y en Sus promesas, por trivial que suene y cuán desesperada sea la situación para nosotros, los católicos tradicionales, tanto en casa como afuera. No me detendré en todos los detalles de mi historia de conversión. También dejaré la erudición doctrinal y canónica del motu proprio a católicos mucho más competentes que yo, aunque este ensayo reflejará mis puntos de vista sobre este tema.

          Crecí en un hogar católico ya desaparecido, monoparental, una rara combinación de circunstancias en Filipinas. Sin embargo, es difícil no respirar el aire de una cultura católica (todavía) fuerte y absorber su influencia en su cosmovisión y moralidad personal. Fui a la escuela católica toda mi vida, ya que mi madre católica no practicante hizo muchos sacrificios para que esto fuera posible. A pesar de sus problemas con la fe católica, creía que la Iglesia católica hizo un buen trabajo en la enseñanza de los valores morales. De hecho, me hizo bautizar el día del cumpleaños de mi abuela, que se opuso. Basta decir que mi abuela tenía una opinión aún menos favorable de la Iglesia que ella. El Espíritu Santo obra Sus gracias, sin embargo los hombres pueden oponerse o ignorar Sus suaves inspiraciones. Le doy crédito a la fatídica decisión de mi madre de bautizarme por haberme reconciliado con la Iglesia mucho más tarde. Más sobre esa historia en breve.

          Crecer en las Filipinas en la década de 2000 fue madurar en el típico ambiente conservador del Novus Ordo de JPII: la liturgia se celebró mal (todavía me estremezco al ver casulla-alba), homilías cursis, parroquias destruidas (concedido, esto no fue tan malo en Filipinas), y una insistencia en ver toda la doctrina y la historia de la Iglesia a través de la lente del Concilio Vaticano II. Se nos enseñó, como sospecho, al igual que nuestros hermanos católicos estadounidenses en ese entonces, que la orientación versus populum era superior a la ad orientem, ya que daba la bienvenida a la comunidad al culto con el sacerdote, y que nadie entendió la Misa Tradicional en Latín; por lo tanto, las matronas al frente habían rezado el rosario en su lugar. Por supuesto, también nos enseñaron que el ecumenismo y la libertad religiosa para todos eran buenos para la Iglesia. Sin embargo, siendo este su entorno conservador de JPII, también nos enseñaron que la enseñanza de la Iglesia no cambió realmente y que la Iglesia Católica seguía siendo la verdadera Iglesia. Esto fue antes de Google, así que estuve de acuerdo con todo lo que mis diligentes profesores de religión me enseñaron. Pero incluso entonces, con el poco conocimiento que tenía de la tradición en los libros (por un lado, solo supe sobre la herejía del modernismo en la entrada biográfica del Papa San Pío X en un libro sobre los santos), ya vi las rupturas en lo que el La Iglesia ha enseñado y hecho antes, y más aún en cómo se comportó la jerarquía filipina con las sectas no católicas. Si bien Filipinas nunca ha tenido una escasez de apologistas laicos, la jerarquía parecía estar encerrada en una actitud demasiado conciliadora, incluso obsequiosa, hacia sectas como la Iglesia ni Cristo (INC) y Members Church of God International (MCGI), dos iglesias locales. , dado que siempre han atacado brutalmente a la Santa Madre Iglesia y le han robado miles de almas. De alguna manera, pensé, éramos la verdadera Iglesia, pero al mismo tiempo no teníamos una respuesta oficial por la rapacidad de estos falsos predicadores. 

          Cuando se trataba de mi vida en la escuela más allá de las clases de religión y las misas del primer viernes, me resultaba bastante difícil seguir el ritmo de mis compañeros socialmente. Hablaron de sus padres jugando baloncesto con ellos o haciendo algo que un padre y un hijo deberían hacer juntos. Supongo que esta falta de una figura paterna me hizo difícil hacer amigos y abrirme a la gente, especialmente cuando hablo de mi situación única de no tener un padre en primer lugar. No ayudó que mi madre me dijera que le dijera a todo el mundo que mi padre estaba muerto (todavía no sé dónde está ni si está vivo). Además, mi naturaleza introvertida y reservada no ayudó. Ciertamente no tenía un modelo saludable de masculinidad, a pesar de estar matriculado en una escuela para varones.

          Sería injusto decir que fue este ambiente católico el que me llevó a perder la fe en mi adolescencia, ya que muchos compañeros no lo hicieron, pero es seguro decir que mi falta de exposición a un catolicismo que fue consistente en lo que dijo y lo que hizo apenas contribuyó a defender la exposición de mi cerebro adolescente a argumentos anticatólicos y antirreligiosos. Me engullí acríticamente los argumentos de los nuevos ateos, incluso si no había leído ninguno de sus libros (todavía no lo he hecho hasta ahora). Esto fue alrededor de 2005 cuando los hogares filipinos comenzaron a conectarse a Internet; Las búsquedas de Google me proporcionaron todos los argumentos seudofundados que necesitaba. Irónicamente, siempre he sido un culto, pero esto no me llevó a apuntalar las cosas que aprendí en mis clases de religión con argumentos de fuentes católicas. Me deleitaba ser ateo en una sociedad profundamente católica y consideraba a otros compañeros en el mismo barco como compañeros almas iluminadas (o más bien, seres puramente materiales). Era tan arrogante que cuando tenía 14 años, me declaré oficialmente ateo el mismo día de mi Confirmación. Lo revisé ya que se esperaba de mí y racionalicé que tenía curiosidad por el ritual. Mi aprecio por los rituales antiguos y arcanos en general y la estética premoderna me mantuvo apreciando la misa en latín y la belleza superficial del catolicismo tradicional. Lo revisé ya que se esperaba de mí y racionalicé que tenía curiosidad por el ritual. Mi aprecio por los rituales antiguos y arcanos en general y la estética premoderna me mantuvo apreciando la Misa en latín y la belleza superficial del catolicismo tradicional. 

          En pocas palabras, (como era de esperar) caí en la desesperación existencial y el pecado sexual. Tuve que seguir a mi madre a los Estados Unidos en 2014 a los 21 años después de que ella se casara con mi padrastro algunos años antes. Esto me llevó aún más al aislamiento social y a una anomia que hacía metástasis rápidamente. Hice pocos amigos y luché por relacionarme con la cultura estadounidense, que sorprendentemente encontré muy acogedora con los forasteros. Cuando tenía veintitantos años, me di cuenta de que no podía seguir viviendo así. No debe haber una razón para vivir, para luchar por algo, para trabajar hacia un extremo , incluso si durante ese tiempo no me daba cuenta que estaba hecho para cumplir ese fin. Sabía que no significaba ir a la escuela de posgrado, dado que originalmente había querido seguir una carrera académica, ya que aprendí muy pronto que los profesores adjuntos estaban mal pagados en este país. Así que al principio pensé que podría encontrar mi propósito siendo económicamente independiente. Además, sabía que tenía que mudarme si quería tener alguna oportunidad de comenzar mi propia vida, como los estadounidenses de mi edad. Esto me dio una dirección en la vida más allá de encontrar un trabajo para poder financiar mis intereses mundanos, pero eso no fue suficiente. En este punto todavía no sabía la respuesta. 

          No es que conecte los puntos de inmediato, pero también sentí que no podía dejar que mi adicción a la pornografía y la masturbación me definieran por el resto de mi vida. Me odiaba por mi incapacidad para dejarlo. Por esta época, también vi lo rota que estaba la sociedad estadounidense con respecto al matrimonio y la familia. Sin embargo, había dos cosas que me mantuvieron intrigado sobre el catolicismo. Uno era el hecho de que estaba rodeado de protestantes (nominales) y estaba tratando de buscar católicos con los que al menos compartiera algo. Otro fue que nunca perdí el interés por la misa en latín. Lo supe incluso antes del Summorum Pontificum, curiosamente también gracias a Google. Todavía no puedo explicar en términos naturales cómo este interés creció con el tiempo mientras estuve en los Estados Unidos, pero una explicación podría ser que estaba buscando la belleza (y el bien y la verdad) en toda la fealdad en la que me encontraba.

          La oportunidad de asistir a una Misa en latín finalmente me llegó en un viaje a la ciudad de Nueva York en noviembre de 2017, en la Iglesia de los Santos Inocentes. No entendí nada, ni sabía que existía algo llamado misal. Sabía que era diferente de todas las otras misas a las que había asistido en el pasado, tanto como creyente como escéptico. Se ajustaba a mis gustos estéticos, pero, por supuesto,  volví a casa con algo más que una apreciación superficial del arte. Sin duda, ya estaba leyendo sobre el catolicismo de nuevo, especialmente con respecto a las secuelas de Amoris Laetitia. No puedo recordar exactamente qué fue primero y cómo sucedió todo, pero inmediatamente antes de esto ya tenía dudas sobre temas como el matrimonio entre personas del mismo sexo, el movimiento transgénero y el divorcio sin culpa. Entonces, como ateo, descubrí por fin que el único axioma en la ideología secular era el cambio, y esto no satisfizo mis convicciones intelectuales; después de todo, había dejado de creer en Dios porque esa era la "verdad". Sin embargo, no navegué de regreso al Tíber de inmediato, en parte por los problemas con Amoris Laetitia , viendo que los liberales estaban ganando, y también porque el mal espíritu todavía intentaba confirmarme en mis vicios. 

          Tres meses después, en enero de 2018, volví a asistir voluntariamente a misa después de 10 años, obligándome a despertarme un domingo por la mañana temprano sin nada más que el deseo de aprender más sobre el Antiguo Rito y ver qué siguió a partir de ahí. El resto es la historia del Espíritu Santo. Poco a poco, me di cuenta de que el TLM era la expresión del catolicismo que no se presentaba al mundo con "si" y "peros". Más bien, parecía gritar y afirmar que la Iglesia era la Esposa de Cristo, que lo que estaba haciendo era el Verdadero Sacrificio y que abrió un portal a algo más allá del altar, más allá de este mundo. Fue toda una cosmovisión empaquetada en un par de gestos del sacerdote, quien como alter Christus era el actor principal, ipse Christus , devolviendo al Padre todo el bien que magnánimamente ha impartido al universo. Obviamente, no resolví de inmediato los diversos argumentos de la Tradición sobre la idoneidad de todo esto, pero fue este plano autoconsistente que vi incrustado en la Misa Antigua lo que finalmente cerró la brecha que percibí entre lo que la Iglesia siempre ha enseñado y lo que estaba haciendo actualmente. 

          En relación con el quebrantamiento de mi familia, la ruina de mi hombría y mi falta de propósito, la Misa del Papa San Gregorio Magno y San Pío V me enseñó que el mundo funciona según el orden y la razón. Por un lado, nada es superfluo en la Misa, ya que todas sus partes contribuyen a disponer adecuadamente a sus participantes para que participen verdaderamente de manera fructífera en el Sacrificio del Calvario. No solo hay belleza en las vestiduras, el canto y el dulce aroma del latín, sino que también las oraciones expresan una admisión franca de la fragilidad del hombre y suplican la liberación de su pecaminosidad a través de la economía de la salvación, como lo revelan las Escrituras y la Tradición. Es toda la historia de la salvación resumida en unos pocos gestos y movimientos sublimes. Comunica a través de su sucinta belleza que la única Belleza, el único Bien y Verdad que hay que perseguir, es a lo que apunta la Misa, de dónde deriva su belleza en primer lugar, y que el sacerdote ofrece el culto perfecto. Por un lado, recordé haber leído el Canon Romano en una traducción al inglés más antiguo, y no pude evitar llorar no solo por lo conmovedor que era o lo poderosa que era su poesía, sino más importante aún por cómo elevaba sistemáticamente toda la liturgia litúrgica. acción a la presencia de lo Divino en el momento de la Consagración.

          Por lo tanto, es inútil buscar honores mundanos, riquezas u otras búsquedas vanas, ya que son, en el mejor de los casos, los medios para ese fin para el que todos fuimos creados. Además, no hay necesidad de revolcarse en el quebrantamiento del pecado original y sus consecuencias, desde nuestros padres inmediatos hasta nuestros primeros padres, desde la muerte de Cristo, el Logos, ya nos ha liberado de las cadenas de la Serpiente. Antes de mi conversión, ya había aceptado que todos los niños necesitaban un padre y una madre, pero finalmente me di cuenta de que solo el catolicismo aún tenía que ceder (al menos doctrinalmente) en cuestiones relacionadas con el matrimonio y la familia. Más que sentirme movido por un sentido meramente antropológico de la tradición, y en mi caso la determinación de un niño de no repetir los errores de sus padres, establecí la conexión entre la tradición y cómo se pasó principalmente de la generación anterior a la siguiente a través de la familia. Y es a través de la unidad básica de la familia que nos convertimos en miembros de una realidad más amplia: la sociedad civil y la Iglesia. La familia tradicional no es solo el modelo de los temas de conversación conservadores, sino que es el órgano más pequeño de un cuerpo místico que se extiende hasta el cielo. 

          Íntimamente conectado con esto, la Misa en latín también me ha enseñado a ser hombre, que es algo que nunca aprendí de mi padre ausente. La presencia exclusiva de hombres en el altar junto con las meticulosas rúbricas en la Misa es suficiente para disputar las afirmaciones contraproducentes de la ideología de género, aunque solo sea de hecho y no de palabra. Tanto las oraciones fijas como las propias de la Misa Antigua están impregnadas del espíritu de virtus, entendido en el sentido romano clásico. Además, me presentó a santos que eran varoniles, valientes y decididos, pero al mismo tiempo lo suficientemente humildes como para modelar sus vidas a la imagen del Hombre arquetípico. Los hombres de verdad, templados por la moderación y la virtud cristianas, no son tóxicos ni cosechan destrucción sobre los débiles, sino que usan su fuerza para luchar por lo que es correcto y justo, por lo que es verdaderamente bueno, incluso a costa de sufrir por ello. ¿Y quién más les señalaría esto que Jesucristo, a quien ven sufrir, morir y resucitar en gloria por medio del sacerdote todos los domingos? Con esto la Misa en latín me condujo a ese otro gran sacramento, la Confesión. A través del trabajo de sacerdotes pacientes en el confesionario pude liberarme del pecado sexual, 

           Puedo decir esto con confianza: la Misa en latín me salvó la vida y, con suerte, salvará mi alma. No habría escrito este ensayo ni habría conocido a Boniface y a otros amigos católicos si no hubiera hecho un esfuerzo por ir a una Misa menor un jueves por la noche en Nueva York. Me parece inapropiado decir que la Misa en latín fue mi “droga de entrada” al catolicismo, pero es cierto que todo empezó de ahí. No estoy sugiriendo que la Misa en latín siempre conducirá inevitablemente a la metanoia o incluso que sea la panacea de la crisis actual; ciertamente, es solo una herramienta que el Espíritu usa para penetrar corazones amurallados y aprisionados por el pecado. Sin embargo, creo que la restauración de la liturgia es la clave para desenredar la crisis actual. 

          Como todos los demás, sigo siendo un pecador y todavía lucho con muchas faltas. Pero estoy agradecido con el Señor por librarme del pecado sexual y del aislamiento social que trae consigo. Ahora, me estoy haciendo amigo de muchos católicos, más que nunca, y también disfruté de las citas por primera vez sin las garras de la degeneración pélvica. Todavía soy introvertido, pero descubrí que no es razón suficiente para construir muros a mi alrededor, especialmente cuando otros se acercan a mí. También pude comenzar una carrera que me permitió mantenerme a mí mismo y, con suerte, también me permitirá mantener a una futura familia. A través de la Misa en latín, aprendí a sobrellevar las dificultades por amor a Aquel que sufrió por mí, y a abrazar el doloroso proceso de cambio para ser un mejor hombre. 

          Sin embargo, a pesar de mi testimonio personal y el de muchos otros, Francisco y el resto de la multitud del Espíritu del Vaticano II siguen conspirando para reprimirlo. Más allá de la posible envidia ante la vista del creciente número de católicos (especialmente jóvenes) que se refugian en la Misa en latín para escapar del páramo modernista que ha definido a la Iglesia hoy, saben a nivel intelectual que la Misa de todos los tiempos es la piedra angular. de todo lo que el catolicismo ha representado antes de la década de 1960. O más bien, lo que siempre ha representado y representará más allá de sus arruinadas carreras clericales. Su presencia duradera y continua los pica como una reprimenda viviente del fracaso de su proyecto de bonhomía con el mundo, el saeculum, olvidando mientras cumplen con su deber jurado de llevar el mundo al saecula saeculorum.en cambio, con los ángeles y los santos, o bien pensando en vano que pueden lograr ambas cosas. En un mundo proteico gobernado solo por el dictado de solve et coagula de Baphomet , la Misa apunta a su arquetipo, la Palabra eterna e inmutable, y lo proclama con confianza como su único Rey verdadero, contra las pretensiones del príncipe de este mundo vestido con varios disfraces. . 

          La supresión ilícita de la misa en latín está demostrando ser el mayor desafío para mi fe hasta el momento. Una parte de mí quiere gritar y expresar mi ira mordazmente en las redes sociales; otra parte de mí incluso trata de susurrar que todo lo que hice en 2018 con la ayuda de Dios fue en vano, y que bien podría ceder a la desesperación volviendo a mis viejos vicios. Sin embargo, ¿no probaría esto que el Papa Francisco tiene razón al afirmar que la misa en latín es solo una fuente de discordia entre la Iglesia militante, con pocos buenos frutos para mostrar de su trabajo? ¿No sería eso demasiado fácil para nuestros críticos, que dicen que nuestro apego a ella es mera nostalgia y estética insulsa? Estoy tratando de aferrarme a la esperanza, viendo esto como una oportunidad para demostrarle que Él realmente me ha cambiado y que lo seguiré adondequiera que Él me lleve. Los malos papas van y vienen, las tendencias eventualmente mueren, y las herejías tendrán su día de ajuste de cuentas, pero la promesa de Cristo permanece. Lo ha demostrado a través de la negativa de la Misa en latín a morir en las décadas posteriores al Concilio, cuando la descristianización de la sociedad no era tan evidente, y cómo todavía produce innumerables dones para la Iglesia a pesar de todas las amenazas de represión. Esto podría ser, después de todo, una reprimenda para nosotros por parte de Cristo, por ser a veces orgullosos, afligidos y amargados, como nuestros enemigos dicen que somos, pero ¿no siempre somete Él a quienes ama a sufrir? Nada impuro entrará en su presencia; y cómo todavía produce innumerables dones para la Iglesia a pesar de todas las amenazas de represión. Esto podría ser, después de todo, una reprimenda para nosotros por parte de Cristo, por ser a veces orgullosos, hipócritas y amargados, como nuestros enemigos dicen que somos, pero ¿no siempre somete Él a aquellos a quienes ama a sufrir? Nada impuro entrará en su presencia; y cómo todavía produce innumerables dones para la Iglesia a pesar de todas las amenazas de represión. Esto podría ser, después de todo, una reprimenda para nosotros por parte de Cristo, por ser a veces orgullosos, afligidos y amargados, como nuestros enemigos dicen que somos, pero ¿no siempre somete Él a quienes ama a sufrir? Nada impuro entrará en Su presencia;Bienaventurados los de limpio corazón, porque ellos verán a Dios (Mt. 5: 8). 

          Apenas puedo reunir palabras de consuelo para mis compañeros católicos, porque todavía no sé cómo podemos responder eficazmente a este último ataque contra la Tradición. Al menos para mí, espero que todas estas pruebas en la Iglesia (que han avanzado a un ritmo preocupante a partir del Sínodo Amazónico en 2019) signifiquen que el Diablo se está quedando sin tiempo; por lo tanto, ha estado trabajando arduamente las veinticuatro horas del día para destruir la Iglesia. De todos modos, cualquier cosa que diga será repetida y mejor expresada por otros. Sin embargo, debemos tomar la determinación de no permitir que esta última saga del Vaticano, de este papado, sea motivo de escándalo para nosotros. Oremos más, aceptemos más el sufrimiento, vayamos más a la misa en latín. El Espíritu nos conducirá a formas más concretas de responder a los modernistas, pero respondamos a la malicia con caridad, a la detracción con humildad y al abuso con paciencia. Introibo ad altare Dei, qui laetificat juventutem meam (Sal. 42: 4). 

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Se invita a los lectores a dejar comentarios respetuosos y con nombre o seudónimo.